En Pri­mer Per­so­na

Adria­na Strupp (58) se es­pe­cia­li­za en la pre­ven­ción de psi­co­pa­to­lo­gías so­cia­les. Sus 12 li­bros, ba­sa­dos en tes­ti­mo­nios, pro­mue­ven la ver­ba­li­za­ción de con­flic­tos.

Clarin - Mujer - - Sumario - T: Ma­ria­na Pe­rel / Es­pe­cial pa­ra Mu­jer / f: Al­fre­do Mar­tí­nez

Es­pe­cia­lis­ta en pre­ven­ción de psi­co­pa­to­lo­gías ju­ve­ni­les. “La im­por­tan­cia de ha­blar de los conf lic­tos”.

Es­ta es la pre­gun­ta que se ha­ce la psi­có­lo­ga Adria­na Strupp: “¿Qué es­tá dis­pues­to a ha­cer, o ca­llar, un ado­les­cen­te pa­ra per­te­ne­cer?”. Ella es­tá de­di­ca­da a la pre­ven­ción de psi­co­pa­to­lo­gías so­cia­les en ni­ños y ado­les­cen­tes; to­das las que uno pue­da ima­gi­nar­se. Des­de ha­ce 30 años afron­ta cua­dros de al­coho­lis­mo, bu­li­mia o abu­so se­xual en­tre otros. Sus 12 li­bros es­tán es­cri­tos so­bre es­tos te­mas y ba­sa­dos en his­to­rias rea­les. So­lo tra­ba­ja en co­le­gios: “Más del 80% de los abu­sos son in­tra­fa­mi­lia­res, esas fa­mi­lias ja­más com­pra­rían el li­bro”. Otra de sus ra­zo­nes pa­ra prio­ri­zar los ám­bi­tos edu­ca­ti­vos es que: “la de­ci­sión de de­jar el al­cohol es in­di­vi­dual, pe­ro es mu­cho más fá­cil cuan­do es acom­pa­ña­da por los pa­res que, en la ado­les­cen­cia, pe­san más que la fa­mi­lia. En reali­dad siem­pre ayu­dé a los de­más, pe­ro no dan­do li­mos­na, sino he­rra­mien­tas...”. Las re­fle­xio­nes de Adria­na se des­en­ca­de­nan en un es­ta­do de re­fle­xión cons­tan­te.

Maes­tra pre­coz

Ella na­ció y vi­ve en zo­na nor­te. Fue cria­da en el seno de una fa­mi­lia de cla­se me­dia: “En casa ha­bía mu­ca­ma con ca­ma”. Lo ha­bi­tual. Un día -ella te­nía 11 años- no­tó que la nue­va em­plea­da gi­ra­ba y gi­ra­ba una no­ta de com­pras. No sa­bía leer. Le ofre­ció su ayu­da, la acep­tó; tam­bién que la al­fa­be­ti­za­ra. Se ar­mó un gru­po de ocho jo­ven­ci­tas, to­das em­plea­das do­més­ti­cas, que en cin­co me­ses apren­die­ron a leer y a es­cri­bir con la pe­que­ña maes­tra que se ser­vía de pi­za­rrón y ti­zas. “Ve­nían ves­ti­das de do­min­go, per­fu­ma­das y fe­li­ces. Yo re con­ten­ta”. Con 14, ven­dió un mues­tra­rio de ro­pa de be­bé. No es que su fa­mi­lia ne­ce­si­ta­ra di­ne­ro, ella que­ría ser in­de­pen­dien­te. Pe­ro no lo era de la mi­ra­da de sus pa­res: “En el co­le­gio yo era el bi­cho ra­ro. Se veía mal que le die­ra cla­ses a mu­ca­mas”. En la ado­les­cen­cia te­nía ami­gos pe­ro, si in­vi­ta­ban al gru­po se­lec­to, a ella la de­ja­ban afue­ra. “Eso me ha­cía mal, ob­vio; lo que pa­sa­ba era que no da­ba con el per­fil po­pu­lar. En lo ab­so­lu­to”.

Strupp es­tu­dió psi­co­lo­gía, se re­ci­bió en 1982. Tra­ba­jó sie­te años en su con­sul­to­rio pri­va­do y en hos­pi­ta­les. Ad­qui­rió ex­pe­rien­cia con ni­ños au­tis­tas y en­fer­mos ter­mi­na­les en el Ins­ti­tu­to de On­co­lo­gía Án­gel Rof­fo. “Tam­bién aten­día chi­cos en si­tua­ción de ca­la­bo­zo. Su­fría, sa­bía que era im­po­si­ble lu­char con­tra el sis­te­ma”. Has­ta que un día di­jo ‘Bas­ta’. El de­to­nan­te fue la lle­ga­da de un chi­co 11 años a la Co­mi­sa­ría 1a. “¡Más bien que lo ma­té, me ro­bó la pe­lo­ta!”, lo es­cu­chó de­cir. Era la se­gun­da vez que ase­si­na­ba con el ar­ma de su pa­dre. “Vol­ví llo­ran­do a casa, cons­cien­te de que no po­día ayu­dar­lo, ya te­nía ar­ma­da su es­truc­tu­ra psí­qui­ca”. Sa­bía, tam­bién, que exis­tía una sa­li­da: la pre­ven­ción, aun­que to­da­vía no ima­gi­na­ba có­mo im­ple­men­tar­la. Ese día, el im­pac­to fue tan tre­men­do que Adria­na re­nun­ció a to­do. Y se fue. Un lar­go via­je por Is­rael y Eu­ro­pa. Cuan­do vol­vió a la Ar­gen­ti­na te­nía 28 años. Co­la­bo­ró en me­dios pe­rio­dís­ti­cos. Se ca­só a los 32. Su es­po­so te­nía dos hi­jos de 14 y 15 años, la pa­re­ja vi­vía ro­dea­da de ado­les­cen­tes. “Veía que to­ma­ban al­cohol, fu­ma­ban ma­rihua­na. No sa­bía qué ha­cer pa­ra que no se des­ba­rran­ca­ran”.

Tes­ti­mo­nios que mo­ti­van

En­ton­ces sur­gió la idea: “Me pu­se a es­cri­bir his­to­rias de vi­das rea­les, pre­ser­van­do la iden­ti­dad de los pro­ta­go­nis­tas, que lle­ga­ran di­rec­to al corazón; si­tua­cio­nes con las que los ado­les­cen­tes pu­die­ran iden­ti­fi­car­se, y en su pro­pio len­gua­je”. Ti­tu­ló a su co­lec­ción Un pa­so an­tes. Al­gu­nos de sus tí­tu­los: Cla­ra, una his­to­ria de

si­len­cio (so­bre el si­da); Es­cu­ché que al­guien llo­ra­ba (al­cohol y dro­gas); Da­nie­la, la otra his­to­ria (bu­li­mia y anore­xia), Pa­lo­ma, hay que se­guir vo­lan­do (pro­ble­mas de iden­ti­dad co­mo con­se­cuen­cia de la dic­ta­du­ra mi­li­tar). Y el úl­ti­mo, Ci­ca­tri­ces (abu­so se­xual).

Sus li­bros se dis­tri­bu­yen en es­cue­las de to­do el país,

des­de las más ex­clu­si­vas has­ta las más hu­mil­des. “Los sín­to­mas son los mis­mos, la di­fe­ren­cia es que las cla­ses so­cia­les al­tas usan co­caí­na, las más po­bres, pa­co”. Los tex­tos vie­nen acom­pa­ña­dos por pre­gun­tas pa­ra alum­nos y do­cen­tes, ofre­cen a to­dos la opor­tu­ni­dad de pen­sar­se en voz al­ta y de es­cu­char a los de­más.

Adria­na le­yó Ci­ca­tri­ces en un co­le­gio don­de una ado­les­cen­te de 14 años, que to­das ha­bían de­ja­do de la­do por til­dar­la de “pros­ti­tu­ta por­que dor­mía en lo del no­vio”, con­fe­só, llo­ran­do, que su pa­pá la vio­la­ba, por eso huía de su casa. En­ton­ces, quie­nes la des­pre­cia­ban, le ofre­cie­ron su ho­gar, con­sue­lo y sos­tén.

Ani­mar­se a pe­dir ayu­da

A par­tir de ca­da lec­tu­ra los chi­cos re­co­no­cen no só­lo que hay otros con los mis­mos pro­ble­mas, sino que se ani­man a pe­dir ayu­da a rea­li­zar de­nun­cias. “De eso se tra­ta el li­bro, “de de­cir­lo bien fuer­te pa­ra que te au­xi­lien lo an­tes po­si­ble.” Y en tren de de­cir, se­ña­la a los co­le­gios ca­rí­si­mos que se nie­gan a tra­ba­jar con los li­bros. “¿Des­pués qué ha­ce­mos?, te di­cen. Va­mos a per­der alum­nos”. Pe­ro tam­bién des­ta­ca a los que se es­fuer­zan, “co­mo Adria­na En­rio­ri, del Na­cio­nal Ra­món Car­gano, de Co­rrien­tes, que siem­pre con­si­gue ho­ga­res sus­ti­tu­tos, lo que sea ne­ce­sa­rio. Con­mue­ve ver lo que ella ha­ce por ca­da alumno.”

A tra­vés de los en­cuen­tros en las es­cue­las, Adria­na lo­gra ac­ce­der a la co­ti­dia­nei­dad de los ado­les­cen­tes: “Así su­pe que aho­ra las chi­cas com­pi­ten pa­ra ver quién ha­ce se­xo oral a ma­yor can­ti­dad de va­ro­nes en los bo­li­ches, sin co­no­cer­los. Cuan­do les pre­gun­té si lo dis­fru­ta­ban me con­fe­sa­ron que no, y que por eso se al­coho­li­za­ban en la ‘pre­via’, an­tes de ir a los bo­li­ches, pa­ra so­por­tar­lo”.

Na­dar con­tra co­rrien­te

“Cuan­do yo era chi­ca, to­dos so­ñá­ba­mos con ser al­go, yo que­ría ser maes­tra, y pa­ra per­te­ne­cer bas­ta­ba te­ner el pu­ló­ver de mo­da. Hoy los chi­cos só­lo quie­ren ser fa­mo­sos, no im­por­ta en qué, pe­ro ‘fa­mo­sos’. La cul­tu­ra de lo des­car­ta­ble ca­ló hon­do. Lo peligroso es que pa­ra per­te­ne­cer les pi­den que se em­bo­rra­chen de vier­nes a do­min­go, que se per­ju­di­quen a ellos mis­mos”. ¿La fa­mi­lia? “Es im­por­tan­te, pe­ro en la ado­les­cen­cia la fuer­za que ad­quie­re el gru­po de pa­res la su­pera am­plia­men­te”. Si tu­vie­ra que re­su­mir qué en­se­ña en las es­cue­las, res­pon­de: “A na­dar con­tra la co­rrien­te: ‘No ten­go que de­jar de co­mer pa­ra ser co­mo las de­más, y si me que­do sola, me la ban­co’. Tra­to de ayu­dar­los a po­ner en fun­cio­na­mien­to las emo­cio­nes de ma­ne­ra in­te­li­gen­te: el cuidado y amor a uno mis­mo, y a los de­más”.

Sus char­las po­drían ase­me­jar­se a un jue­go de trans­pa­ren­cias don­de se evi­den­cia lo cla­ro, lo os­cu­ro. “Siem­pre pi­do que res­ca­ten mo­men­tos de fe­li­ci­dad”, des­cri­be, y cuen­ta es­ce­nas sim­ples pe­ro va­lio­sas, co­mo el día en que una chi­ca son­rió al nom­brar a las ami­gas que la acom­pa­ña­ron con un ma­te cuan­do se pe­leó con el no­vio; otra en la que al­gu­nos chi­cos va­lo­ra­ron el ter­cer tiem­po de un par­ti­do de fút­bol. Strupp les hi­zo ver que en esos mo­men­tos es­ta­ban so­brios y que las chi­cas no eran ni las más al­tas ni ru­bias ni es­bel­tas.

“A par­tir de las lec­tu­ras em­pie­zan a re­gis­trar que no va­le la pe­na re­ga­lar sus vi­das pa­ra per­te­ne­cer, que las fe­li­ci­da­des ma­yo­res vie­nen sin adi­ti­vos ni ta­cos al­tos”. To­dos sus li­bros ofre­cen, al fi­nal, una trans­for­ma­ción, una puer­ta de sa­li­da. ¿Adón­de abre? “Al con­ven­ci­mien­to de que só­lo sien­do él mis­mo, el ado­les­cen­te va a po­der ser fe­liz y dis­fru­tar de la vi­da”.

Des­pués de tan­tos años, mano a mano, con jó­ve­nes, Strupp sa­be que tor­ció más de un rum­bo, ate­so­ra ca­da ex­pe­rien­cia. “En ca­da en­tre­vis­ta que hi­ce pa­ra

Ci­ca­tri­ces se me par­tía el corazón, pe­ro al com­pro­bar que el ma­te­rial era útil sen­tía que el es­fuer­zo ha­bía va­li­do la pe­na. Y a la vez, que­da­ba tan­to por ha­cer”.

To­dos son nues­tros hi­jos

De lo que sí hi­zo, hay mu­cho. Es­ta anéc­do­ta tie­ne ca­si 15 años: Adria­na iba ma­ne­jan­do con su hi­ja Maia, en­ton­ces te­nía 10, cuan­do vio a un hom­bre gol­pean­do a su hi­ji­to. Fre­nó, sa­lió del au­to, se in­ter­pu­so en­tre am­bos. Fir­me. Los ve­ci­nos lla­ma­ron a la po­li­cía. Maia llo­ra­ba, “te­nía mie­do que te ma­ta­ran, ma­má”, le di­jo des­pués. “La reali­dad es que ja­más me­dí el pe­li­gro. Si veo al­go así me me­to, in­ter­ce­do. Una di­ce “mis hi­jos”, si to­das hi­cié­ra­mos de cuen­ta de que to­dos son nues­tros hi­jos y los cui­dá­ra­mos por igual, ¿no ten­dría­mos un mun­do dis­tin­to?”

Su gran am­bi­ción es lle­gar a la ma­yor can­ti­dad de ado­les­cen­tes po­si­ble. “Hay gol­pes de los que no po­dés za­far; de otros, sí. La reali­dad es que la so­cie­dad es­tá em­pu­jan­do a que nues­tros chi­cos pa­guen con su pro­pia vi­da. Creo que a tra­vés de las lec­tu­ras en las es­cue­las los ayu­do a que no les cues­te tan ca­ro crecer; que en­cuen­tren sa­li­das. Que sean más fe­li­ces”.

“La lec­tu­ra los ayu­da a re­co­no­cer que hay otros con los mis­mos pro­ble­mas, los ani­ma a pe­dir ayu­da y tam­bién a de­nun­ciar abu­sos”

Adria­na Strupp y el va­lor de la pre­ven­ción. “Ha­blar de los pro­ble­mas ayu­da a re­fle­xio­nar y evi­ta que se con­vier­tan

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.