In Me­mo­riam

Clarin - Mujer - - Sociedad - Las aven­tu­ras de Caty Khar­ma Por Pa­tri­cia Suá­rez

Aun­que los pro­ble­mas eran no po­cos pa­ra Caty des­de que su ma­ri­do la aban­do­na­ra, ha­bía lo­gra­do arre­glar­se con los chi­cos gra­cias a la ayu­da de su pa­dre, Wal­ter. El se que­da­ba to­do el día en la casa, aten­dien­do a los bebés y es­tu­dian­do tiem­pos ver­ba­les en es­pe­ran­to. Le so­lía que­dar tan­to tiem­po li­bre, que has­ta lim­pia­ba la casa, en­ce­ra­ba los pi­sos y ha­bía pen­sa­do en to­mar un cur­so por In­ter­net de cro­chet. Es­to úl­ti­mo no lo pu­do ha­cer por­que fue ra­bio­sa­men­te cen­su­ra­do por su es­po­sa que le in­sis­tió que el cro­chet era un ca­mino de ida a la ho­mo­se­xua­li­dad, sin re­gre­so po­si­ble. Wal­ter se la que­dó mi­ran­do: ¿qué ten­dría que ver la in­cli­na­ción se­xual de una per­so­na con el pun­to va­re­ta? De to­das for­mas, pa­ra te­ner la fies­ta en paz de­jó de la­do el in­te­rés por el cro­chet y bus­có otra for­ma pro­duc­ti­va pa­ra pa­sar el tiem­po li­bre den­tro de la casa de Caty.

Es­ta in­quie­tud de su ma­ri­do, te­nía a Cla­ra a mal­traer. Ya ha­bían pa­sa­do por si­tua­cio­nes se­me­jan­tes, de apa­ren­te ar­mo­nía con­yu­gal y de pron­to a Wal­ter le da­ba una olea­da de tras­torno de an­sie­dad y sa­lía a pe­dir­le matrimonio a cual­quier mu­jer ma­yor de edad de sus al­re­de­do­res. “Cla­ra”, di­jo, “de pron­to me ilu­mi­né y me lle­gó con cla­ri­dad el men­sa­je de aque­llo que de­bo ha­cer con mi tiem­po li­bre.” La es­po­sa tem­bló de pies a ca­be­za y sin­tió que se le iba el pul­so. “Voy a es­cri­bir mis me­mo­rias de ju­ven­tud. To­do lo que yo lu­ché por un mun­do me­jor, por un fu­tu­ro me­jor, por la li­be­ra­ción.” La ma­dre de Caty se apo­yó en el can­to de la me­sa: ¿su ma­ri­do ha­bría es­ta­do oyen­do mu­cho a Sil­vio Ro­drí­guez mien­tras dor­mía a los bebés? “¿Qué li­be­ra­ción, Wal­ter?” “To­das: acor­dá­te que yo es­tu­ve siem­pre a fa­vor de las teorías de Fran­co Ba­sa­glia de que los lo­cos de­bían vivir fue­ra de los ma­ni­co­mios.” “Wal­ter”, si­guió la es­po­sa, “vos ESTUVISTE IN­TER­NA­DO y no te de­ja­ron sa­lir, allá por el año ’65 por­que te in­to­xi­cas­te con Va­lium di­suel­to en ju­go de man­da­ri­nas y no vol­vías del de­li­rio. ¡La úni­ca li­be­ra­ción por la que lu­chas­te fue la del ce­po del dó­lar!” Wal­ter se dio vuel­ta, en­ca­mi­nán­do­se al bal­cón, in­dig­na­do. “¡No!”, chi­lló des­de el bal­cón pa­ra que lo oye­ra to­do el edi­fi­cio y to­da la ca­lle Bra­sil, “yo li­be­ré cón­do­res, tor­tu­gas laúd, osos grizz­lis, mascotas, sea mon­keys. Y por si fue­ra po­co lo que ten­go pa­ra con­tar de mi pa­sa­do re­vo­lu­cio­na­rio, re­cor­dá que yo co­no­cí al Che Gue­va­ra y has­ta la vic­to­ria siem­pre.” La ma­dre del Caty fue has­ta el bal­cón y de dos zan­ca­das vio­len­tas me­tió a Wal­ter den­tro. La ve­ci­na de al la­do

lo mi­ra­ba con cu­rio­si­dad. Ce­rró las ven­ta­nas y le ha­bló mi­ran­do di­rec­to a los ojos con esas mi­ra­das que echan ra­yos, a ver si lo­gra­ba ha­cer­le un elec­tros­hock por lo me­nos y lo po­nía en eje: “Wal­ter, vos co­no­cis­te al Che Gue­va­ra cuan­do te­nía nue­ve años y vi­vía en Al­ta­gra­cia; los dos es­ta­ban en la guar­dia pa­ra que les aten­die­ran por un ata­que de as­ma. Me lo con­tó tu ma­má el día que te en­vol­vis­te con la bandera nor­te­ame­ri­ca­na y te qui­sis­te pren­der fue­go. Te pi­do por fa­vor que no te ha­gas el hé­roe re­vo­lu­cio­na­rio. ¿Y sa­bés qué? Sí, me pa­re­ce bien que apren­das cro­chet y te­jas ani­ma­li­tos pa­ra los bebés”. Así se ter­mi­nó la cues­tión so­bre el uso del tiem­po li­bre de Wal­ter Kar­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.