DE­BA­TE

Ma­ría Lui­sa Fe­me­nías, Cla­ra Co­ria y Do­ra Ba­rran­cos ana­li­zan for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des de las mu­je­res. Una mi­ra­da agu­da so­bre la so­cie­dad.

Clarin - Mujer - - Front Page - T: Ca­ro­la Sainz / csainz@clarin.com / f: Lu­ciano Thie­ber­ger

FEMINISMO Y GENERO: UNA MI­RA­DA AGU­DA SO­BRE EL ROL DE LA MU­JER

Con trans­cri­bir par­te de su tra­yec­to­ria se po­drían com­ple­tar to­das las lí­neas de es­te re­por­ta­je. Gi­gan­tes en sus dis­ci­pli­nas, Ma­ría Lui­sa Fe­me­nías, Cla­ra Co­ria y Do­ra Ba­rran­cos se reunie­ron con Cla­rín Mu­jer pa­ra ha­blar de las con­quis­tas fe­me­ni­nas, los avan­ces y las asig­na­tu­ras pen­dien­tes, a par­tir de sus es­tu­dios y ex­pe­rien­cias en cues­tio­nes de gé­ne­ro. Jun­to a Eva Gi­ber­ti y Dia­na Maf­fía, es­te mar­tes, las tres re­ci­bie­ron Diplomas al Mé­ri­to, que otor­ga la Fun­da­ción Konex, en la ca­te­go­ría Es­tu­dios de Gé­ne­ro. Aquí, sus re­fle­xio­nes: Por pri­me­ra vez, en 37 años de his­to­ria, la Fun­da­ción Konex en­tre­ga una men­ción es­pe­cial a Es­tu­dios de Gé­ne­ro, den­tro de la ca­te­go­ría Hu­ma­ni­da­des. ¿Qué sig­ni­fi­ca es­te pre­mio pa­ra us­te­des? Do­ra: Es un re­co­no­ci­mien­to a los es­tu­dios, a la con­di­ción fe­me­ni­na, a las con­di­cio­nes de gé­ne­ro que exis­ten, que son asi­mé­tri­cas, je­rar­qui­za­das. Tam­bién es un re­co­no­ci­mien­to a nues­tras preo­cu­pa­cio­nes, en mi ca­so, tan­to aca­dé­mi­cas co­mo ci­vi­les en torno a los de­re­chos de las per­so­nas en la enor­me diás­po­ra de la se­xua­li­dad. Re­co­no­ce a to­das esas dig­ni­da­des. Cla­ra: Pa­ra mí tam­bién es muy im­por­tan­te por­que ha­ce más de 30 años que los es­tu­dios de gé­ne­ro se han ins­ta­la­do en la Ar­gen­ti­na. No es so­lo una ta­rea: se tra­ta de sa­car­le el an­ti­faz al mo­de­lo pa­triar­cal, un mo­de­lo je­rár­qui­co que ge­ne­ra pri­vi­le­gios que aten­tan con­tra cual­quier gra­do de so­li­da­ri­dad en­tre los gé­ne­ros. Es muy im­por­tan­te pa­ra no que­dar­nos en la su­per­fi­cie e ir al fon­do, por­que el fon­do tie­ne que ver con un mo­de­lo de po­der. Sea quien sea quien lo ejer­za, si es un mo­de­lo je­rár­qui­co y pa­triar­cal, es un mo­de­lo an­ti­so­li­da­rio. Ma­ría Lui­sa: A ni­vel per­so­nal es una ma­ne­ra de le­gi­ti­mar pú­bli­ca­men­te un es­pa­cio que, en ge­ne­ral, siem­pre se mi­ni­mi­za. Que ha­ya un re­co­no­ci­mien­to pú­bli­co de un lugar pres­ti­gio­so, pres­ti­gia la ta­rea que se ha he­cho sis­te­má­ti­ca­men­te ha­ce 30 años. Y más por­que lo he­mos he­cho no­so­tras y mu­chas otras mu­je­res que han de­ja­do sus vi­das en es­to: que sal­ga a la su­per­fi­cie es un ali­vio, un ali­cien­te pa­ra las que si­guen en la lu­cha. Ad­hie­ro con Cla­ra en no que­dar­nos en la su­per­fi­cie, que con es­to ya al­can­za­mos to­do. Las le­yes son un pi­so. Hay que des­ar­mar un en­tra­ma­do so­cial muy pre­jui­cio­so. La ley tie­ne un va­lor sim­bó­li­co im­por­tan­tí­si­mo pe­ro lle­va tiem­po has­ta que su va­lor sim­bó­li­co es asi­mi­la­do por el se­ñor y la se­ño­ra co­mún. Hay mu­chos te­mas pa­ra tra­tar. En­tre los pri­mor­dia­les, se en­cuen­tra la vio­len­cia de gé­ne­ro. Con­ta­mos con le­yes, pe­ro ca­da 32 ho­ras una mu­jer es agre­di­da. Cla­ra: Se ha­bla de las mu­je­res co­mo víc­ti­mas pe­ro tam­po­co se ha­cen cam­pa­ñas pa­ra los hom­bres, que son los vic­ti­ma­rios. Es muy lla­ma­ti­vo que en los pro­gra­mas de TV o el ci­ne no se ha­ga una pu­bli­ci­dad y un aná­li­sis de lo que es un hom­bre gol­pea­dor y por qué gol­pea. Tie­ne que gol­pear por­que se sien­te tan frá­gil, dé­bil e im­po­ten­te. En la me­di­da en que la so­cie­dad so­lo pien­se que el hom­bre es po­ten­te por­que pa­ga to­do, pa­ga la olla, pa­ga se­xual­men­te, el mo­de­lo pa­triar­cal per­sis­ti­rá. Hay que ir al fon­do, ha­cer cam­pa­ñas pa­ra los hom­bres. Pa­ra mos­trar­les que no tie­nen que ha­cer­lo y vean por qué lo ha­cen. Do­ra: Yo agre­ga­ría al­go más: la no­ción de la vio­len­cia con­tra la mu­jer tie­ne 50 años. De­mo­ró mu­cho en ser in­cor­po­ra­da por nues­tras an­te­ce­so­ras, las fe­mi­nis­tas. En nom­bre del “ho­nor” mas­cu­lino, los có­di­gos pe­na­les prác­ti­ca­men­te au­to­ri­za­ban has­ta la muer­te de la mu­jer en ca­sos de in­fi­de­li­dad. Des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, se cam­bia la agen­da y apa­re­ce fuer­te­men­te la no­ción de vio­len­cia con­tra las mu­je­res. Creo que el pri­mer or­den de es­ta vio­len­cia fue la se­xual, la más omi­ti­da, la más ma­qui­lla­da, la más per­mi­ti­da, por­que el or­den pa­triar­cal tie­ne do­ble ra­ce­ro. Es un or­den sim­bó­li­ca­men­te vio­len­to. Sa­car­le las bri­das va más allá de la cons­truc­ción de un nue­vo or­den ju­rí­di­co, que de he­cho es­ta­mos te­nien­do. Ma­ría Lui­sa: No creo que la vio­len­cia con­tra las mu­je­res ten­ga una so­la cau­sa. Es­toy de acuer­do con que hay una cau­sa psi­co­ló­gi­ca. Es de­cir, que el hom­bre pue­de sen­tir siem­pre pues­ta a prue­ba su vi­ri­li­dad. Y esa es una car­ga muy pe­sa­da: no ter­mi­nan de re­co­no­cer el cos­to que tie­ne. Pe­ro tam­bién hay vio­len­cias es­truc­tu­ra­les y le­ga­les que po­co a po­co se van re­vir­tien­do. To­do es­to con­flu­ye en un lugar ex­cul­pa­dor, que es: “acá es­ta la víc­ti­ma”. Por eso no se ve al vic­ti- ma­rio. Una vez que lo­ca­li­cé a la víc­ti­ma, la pu­se en un lugar del que es di­fí­cil sa­lir, no so­lo psi­co­ló­gi­ca­men­te sino so­cial­men­te. Aso­cio ese lugar con el es­pa­cio se­cun­da­rio que a ve­ces ocu­pa la mu­jer a ni­vel fa­mi­liar, so­cial, la­bo­ral, po­lí­ti­co. ¿Có­mo nos ven hoy, to­man­do co­mo pun­to de par­ti­da sus lar­gas in­ves­ti­ga­cio­nes y tra­ba­jos? Cla­ra: En es­te mo­men­to que la vio­len­cia de gé­ne­ro es­tá tan a la vis­ta, la di­fi­cul­tad de la su­bor­di­na­ción fe­me­ni­na pa­re­ce­ría es­tar pues­ta ahí. Y ése es un as­pec­to, na­da más. Hay al­go de lo cual no se ha­bla, que es la na­tu­ra­li­za­ción del lugar de la mu­jer. Es “na­tu­ral” que si es­ta­mos sen­ta­dos a la me­sa y al­guien pre­gun­ta “¿hay sal?”, se­gu­ra­men­te sea la mu­jer la que se pa­re a bus­car­la. Tal vez el otro no se la pi­de di­rec­ta­men­te. Pe­ro la mu­jer asu­mió, por si­glos y si­glos, que la sal le co­rres­pon­de: hay una na­tu­ra­li­za­ción tan­to del hom­bre co­mo de la mu­jer. Am­bos na­tu­ra­li­za­ron que lo que le co­rres­pon­día a la mu­jer era la su­bor­di­na­ción y el pri­vi­le­gio, al va­rón. Ese con­flic­to con­ti­núa en las mu­je­res jó­ve­nes. Aun­que las pa­re­jas “ayu­dan”, “co­la­bo­ran”, ellas sue­len ha­cer- se car­go de las ta­reas del ho­gar... Cla­ra: Con­ti­núa por­que no han apren­di­do a ne­go­ciar. No es que las mu­je­res son ma­chis­tas o re­pi­ten ac­ti­tu­des ma­chis­tas: la cul­tu­ra es pa­triar­cal. Tan­to hom­bres co­mo mu­je­res he­mos na­ci­do en una cul­tu­ra pa­triar­cal, que tie­ne de­ter­mi­na­dos pri­vi­le­gios y co­sas es­ta­ble­ci­das. Y a ese te­ma no se va, no se va al te­ma del po­der por­que se in­sis­te en co­lo­car el po­der so­la­men­te en los lu­ga­res pú­bli­cos. Y el po­der es­tá en la ca­sa, en la ca­ma, en la me­sa, en el sub­te­rrá­neo, en to­dos la­dos. Ma­ría Lui­sa: Es­toy de acuer­do. Vein­te años atrás, el ejer­ci­cio de po­der del va­rón era le­gí­ti­mo, y la ley lo am­pa­ra­ba. Si la mu­jer pro­tes­ta­ba, la ley no la am­pa­ra­ba. Ahí pa­re­ce in­tere­san­te lo que di­jo Do­ra so­bre vio­len­cia se­xual. Si ana­li­za­mos los con­tra­tos se­xua­les o ma­tri­mo­nia­les que con­ce­bían el cuer­po de la mu­jer co­mo pa­tri­mo­nio del va­rón, era im­po­si­ble que la mu­jer ale­ga­ra que la ha­bían vio­len­ta­do por­que esa fi­gu­ra no exis­tía en la dé­ca­da del 60. ¿Y en es­te país ha­ce cuán­to que exis­te la vio­la­ción ma­tri­mo­nial? No hay una cau­sa ni un fo­co úni­co, hay una plu­ra­li­dad de cau­sas que con­ver­gen en pri­vi­le­gios. Y ahí sí, los pri-

vi­le­gios han si­do his­tó­ri­ca­men­te de los va­ro­nes, in­dis­tin­ta­men­te in­clu­so de las op­cio­nes se­xua­les, has­ta ha­ce po­co. ¿Qué opi­nan so­bre el avan­ce de la mu­jer en el país? Do­ra: Yo soy una op­ti­mis­ta irre­den­ta, he­mos re­co­rri­do un lar­go ca­mino. Pa­ra las que ha­ce­mos his­to­ria, eso es inexo­ra­ble. Has­ta 1926 te­nía­mos un Có­di­go Ci­vil que in­fe­rio­ri­za­ba ju­rí­di­ca­men­te a la mu­jer. En 1968 ob­tu­vi­mos la ple­ni­tud ju­rí­di­ca. Des­de en­ton­ces, he­mos te­ni­do un pa­no­ra­ma de cam­bios no­ta­bles: la ley de vio­len­cia do­més­ti­ca, la Ar­gen­ti­na es­tá den­tro de los paí­ses que ha in­cor­po­ra­do pe­nal­men­te la no­ción de fe­mi­ci­dio. He­mos cam­bia­do mu­cho, aun­que eso no sig­ni­fi­que ne­ce­sa­ria­men­te re­co­no­ci­mien­to. Pien­so en el CO­NI­CET: hay ca­si 53% de mu­je­res. En la cús­pi­de del CO­NI­CET hay so­lo 25%, pe­ro sí hay ma­yor con­cien­cia. Si el feminismo fue­ra ca­si de au­to­ma­tis­mo in­mi­nen­te, ten­dría­mos el mun­do pa­tas pa­ra arri­ba ha­ce mu­cho: el pro­ble­ma es dar­se cuen­ta, vi­si­bi­li­zar. Y eso es di­fí­cil. Por ejem­plo, si a las cien­tí­fi­cas se les pre­gun­ta si han si­do dis­cri­mi­na­das, van a de­cir que ja­más lo han si­do. Eso es fun­da­men­tal pa­ra dar otros pa­sos... ¿Qué es fun­da­men­tal, re­co­no­cer la dis­cri­mi­na­ción? Do­ra: Que se den cuen­ta de la sub­ver­sión de sí mis­mas. Y tam­bién ne­ce­si­ta­mos la con­cien­cia de los va­ro­nes. En el pa­sa­do, el feminismo con­tó con la com­pa­ñía de va­ro­nes de bue­na vo­lun­tad. El feminismo ha apren­di­do mu­cho a lo lar­go de es­te si­glo. Soy op­ti­mis­ta. Ha­brá gran­des cam­bios, que la ge­ne­ra­ción de mis nie­tas va a dis­fru­tar. Ma­ría Lui­sa: Pen­sar que par­ti­ci­pa­mos en las mar­chas por el di­vor­cio, que lle­gó re­cién con la De­mo­cra­cia. Pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes, el di­vor­cio ya es un he­cho. Ellas per­te­ne­cen a la ge­ne­ra­ción del ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio. Ma­ría Lui­sa: Que ten­ga­mos con­ti­nui­dad de­mo­crá­ti­ca ha evi­ta­do cor­tes ta­jan­tes don­de los re­tro­ce­sos fue­ron te­rri­bles. Tam­bién el feminismo es una for­ma de de­mo­cra­ti­za­ción de la es­truc­tu­ra so­cial por­que coar­ta pri­vi­le­gios, da de­re­chos, vi­si­bi­li­za. La mu­jer se de­bi­li­ta cuan­do el país re­tro­ce­de. En tiem­pos de cri­sis y des­em­pleo, la ma­ter­ni­dad y el em­ba­ra­zo pue­den ser vis­tos co­mo una con­tra­rie­dad a la ho­ra de bus­car tra­ba­jo, por ejem­plo. Cla­ra: To­tal­men­te, pe­ro por un sis­te­ma que las co­lo­ca allí. Las mu­je­res son las que pri­me­ro van a su­frir o mo­rir en una gue­rra. Pe­ro to­do eso es­tá ba­sa­do en un mo­de­lo de re­la­ción. Y acá hay una idea im­por­tan­te: el ga­to­par­dis­mo. Me preo­cu­pa mu­chí­si­mo que, a pe­sar de to­dos los avan­ces pro­du­ci­dos en los úl­ti­mos 30, 40 años, mu­chas crean o sean mos­tra­das en los me­dios co­mo mu­je­res “in­de­pen­dien­tes”, que ya han ga­na­do to­do por­que ocu­pan los mis­mos lu­ga­res que los va­ro­nes, cuan­do en reali­dad es­tán su­bor­di­na­das a un mo­de­lo, que las ha­cen se­guir sien­do ob­je­to y no su­je­to. Lo ve­mos a dia­rio en TV. Eso es ga­to­par­dis­mo. Al­gu­nas mu­je­res lle­gan a car­gos muy im­por­tan­tes uti­li­zan­do re­cur­sos mas­cu­li­nos. No son ge­ne­ro­sas con las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, no com­par­ten es­pa­cios... Cla­ra: Esos son re­cur­sos del pa­triar­ca­do. Ma­ría Lui­sa: En esa lí­nea yo veo un bom­bar­deo de do­bles dis­cur­sos. Los mo­de­los con los cua­les las chi­cas se iden­ti­fi­can si­guen sien­do Bar­bie o Vio­let­ta, que cum­plen con to­dos los man­da­tos de fe­mi­ni­dad y de mas­cu­li­ni­dad, si in­clu­yo al no­vio Ken. Uno de los man­da­tos que veo con “tram­pa” es el de la ma­ter­ni­dad, no por la ma­ter­ni­dad mis­ma, sino por el re­co­no­ci­mien­to que en­cuen­tran las ado­les­cen­tes muy jó­ve­nes, de 13/14 años, de que el úni­co lugar de vi­si­bi­li­dad e im­por­tan­cia en mu­chos de sus con­tex­tos es ser ma­dres. En­ton­ces te­ne­mos un pro­ble­ma muy se­rio de ma­ter­ni­dad ado­les­cen­te. Co­no­cen to­dos los mo­dos pa­ra cui­dar­se y nos los usan por­que hay un man­da­to muy sub­te­rrá­neo de que tie­nen que mos­trar la vi­ri­li­dad y ob­via­men­te es­to se mues­tra en un em­ba­ra­zo. Las chi­cas asi­mi­lan ese man­da­to de ser ma­dres co­mo su pro­yec­to de vi­da, cuan­do no sa­ben ni si­quie­ra lo que es un pro­yec­to de vi­da. Do­ra: Hay un do­ble dis­cur­so, pe­ro tam­bién te­ne­mos una fe­mi­ni­za­ción de la ma­trí­cu­la uni­ver­si­ta­ria ex­traor­di­na­ria. Ha­ce 60 años, Fi­lo­so­fía no era un lugar pa­ra mu­je­res. Sí Le­tras o His­to­ria. He­mos cam­bia­do mu­cho el pa­no­ra­ma. Pe­ro aún en paí­ses co­mo el nues­tro -don­de las mu­je­res es­tán muy bien po­si­cio­na­das en la Cien­cia por la enor­me can­ti­dad pre­sen­te en el Co­ni­cet y fue­ra de él- sub­ya­ce la idea de que las cien­cias “al den­te” no son pa­ra las mu­je­res. To­da­vía esa con­tra­dic­ción tre­men­da sub­sis­te, el man­da­to fa­mi­liar. Y ahí es muy di­fí­cil que en­tre el Es­ta­do. Mi preo­cu­pa­ción es que to­dos los avan­ces que tu­vi­mos son con­tra­ria­dos por la fal­ta de in­ter­ven­ción ati­na­da res­pec­to de es­ta deses­truc­tu­ra­ción de los po­de­res je­rar­qui­za­dos, co­mo la es­cue­la. Co­mo se dic­tan Cien­cias Na­tu­ra­les, de­be­rían dar­se no­cio­nes ele­men­ta­les de gé­ne­ro. Es­to des­ha­bi­li­ta­ría los mo­de­los pa­triar­ca­les y ade­más se­ría una con­tri­bu­ción fun­da­men­tal des­de el pun­to de vis­ta pre­ven­ti­vo de la vio­len­cia. Con­cre­ta­men­te, in­cor­po­rar cues­tio­nes de gé­ne­ro a la es­cue­la. Cla­ra: Lo de Do­ra es in­tere­san­te. Una de las co­sas que su­ce­de es que el feminismo si­gue te­nien­do ma­la pren­sa. En los 80, cuan­do em­pe­za­mos con el Cen­tro de Es­tu­dios de la Mu­jer, tra­ba­ja­mos es­tos te­mas. El feminismo se es­tu­dió fuer­te­men­te du­ran­te una o dos dé­ca­das. Pe­ro aho­ra prác­ti­ca­men­te ha des­apa­re­ci­do. No se tra­ba­ja, no se lo es­tu­dia, no se lo en­tien­de. Y ade­más se lo aso­cia con los ex­tre­mos, con que­rer “re­ven­tar” al hom­bre u ocu­par su lugar. Si­gue sien­do un te­ma ta­bú. Do­ra: No­so­tras éra­mos muy ex­clu­yen­tes tam­bién, al prin­ci­pio. Hoy veo que hay una gran diás­po­ra: hay fe­mi­nis­mos de mu­chos más co­lo­res que an­tes y for­mas, ex­pre­sio­nes y so­li­da­ri­da­des nue­vas. Me pa­re­ce que hoy te­ne­mos una diás­po­ra en el feminismo. Hay mu­chos fe­mi­nis­mos que tie­nen que ver con reivin­di­ca­cio­nes de se­xua­li­da­des, por ejem­plo, y eso hay que aten­der­lo tam­bién. A las aca­dé­mi­cas nos vino muy bien el ata­jo de “gé­ne­ro” por­que asus­ta­ba y era muy arro­lla­dor el tér­mino “feminismo”, ele­men­to de sub­je­ti­va­ción que apa­re­cía so­bre la ob­je­ti­vi­dad de la Cien­cia. Fue muy es­tra­té­gi­co el cam­bio. Aquí me pa­re­ce que to­das va­mos a coin­ci­dir: lo que me­nos nos preo­cu­pa es ro­tu­lar a la gen­te de fe­mi­nis­ta o no fe­mi­nis­ta. Lo que nos in­tere­sa es có­mo nues­tras con­gé­ne­res se ani­man a dar sal­tos, a sa­lir­se de sus cár­ce­les, a que­bran­tar esos man­da­tos, que nos han ti­ra­ni­za­do. ¿Y qué ocu­rre con la par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca? Do­ra: El pro­ble­ma es que el ejer­ci­cio del po­der tie­ne un fer­men­to con­tra­dic­to­rio: a la mu­jer no se le per­do­na lo mis­mo que a un va­rón. La ca­rre­ra po­lí­ti­ca de una mu­jer to­da­vía es in­men­sa­men­te di­fí­cil. Pa­ra los va­ro­nes, per­der tiem­po en po­lí­ti­ca es ga­nar tiem­po. El tiem­po es un ele­men­to fun­da­men­tal en la acu­mu­la­ción de po­der y una mu­jer no tie­ne tiem­po muer­to por­que es po­li­ge­ren­te. Una mu­jer si­gue ge­ren­cian­do su ca­sa es­té en el la­bo­ra­to­rio o en el par­la­men­to. To­da­vía es­tá en agen­da el te­ma del abor­to. Aho­ra pa­re­ce que po­dría­mos te­ner la san­ción de la Ley de Pa­ri­dad, que in­clu­ye la igual­dad: 50% en las lis­tas. Con­ta­mos con Ley de Cu­po, ex Pre­si­den­tas, Vi­ce, go­ber­na­do­ras. ¿Es ne­ce­sa­ria una ley pa­ra al­can­zar la pa­ri­dad?

Do­ra: ¡Ahhh! Sus­pen­de­la dos días y vas a ver có­mo que­da to­do (ri­sas). Ma­ría Lui­sa: En es­to voy a ser op­ti­mis­ta (ri­sas). Yo creo que la pre­sen­cia fe­me­ni­na en pues­tos de po­der ayu­da a que las chi­cas pue­dan iden­ti­fi­car­se con una fi­gu­ra fe­me­ni­na, aun­que sea pa­ra cri­ti­car. Al­guien lle­gó. Y de­mues­tra que ese es­pa­cio exis­te. Eso for­ma par­te del pro­ce­so iden­ti­fi­ca­to­rio. Cla­ra: Las mu­je­res ten­dría­mos que te­ner las mis­mas opor­tu­ni­da­des que el va­rón sim­ple­men­te por­que so­mos se­res hu­ma­nos, no por ser mu­je­res. Eso es lo que se va ter­gi­ver­san­do y des­di­bu­jan­do cuan­do no se ve a fon­do lo que sig­ni­fi­ca el mo­de­lo pa­triar­cal. ¿Có­mo ven el fu­tu­ro? Do­ra: Se­gu­ra­men­te den­tro de 200 años, es­tos te­mas van a ful­gu­rar co­mo co­sas muy ar­cai­cas. Es­pe­ro. Si­go apos­tan­do a que ha­ga­mos pac­tos de con­vi­ven­cia pa­ra vi­das equi­ta­ti­vas y dig­nas. Cla­ra: El mun­do es­tá cam­bian­do. Es un pro­ce­so. Ma­ría Lui­sa: No veo una his­to­ria li­neal, sino con que­bra­du­ras y al­ti­ba­jos y mu­chas co­mi­llas im­pon­de­ra­bles, co­mo la con­ta­mi­na­ción del pla­ne­ta y el au­ge de los fun­da­men­ta­lis­mos. Nin­guno son fa­vo­ra­bles pa­ra las mu­je­res y tam­po­co pa­ra los va­ro­nes.

Las ele­gi­das. Fe­me­nías, Co­ria y Ba­rran­cos fue­ron dis­tin­gui­das jun­to a Eva Gi­ber­ti y Dia­na Maf­fía pa­ra la ca­te­go­ría Es­tu­dios de Gé­ne­ro, que el mar­tes pa­sa­do otor­gó la Fun­da­ción Konex.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.