Si­monty

Clarin - Mujer - - News - Por Pa­tri­cia Suá­rez

Ye­ni­fer Aré­va­lo, fue la pri­me­ra no­via de Si­món. Igual que él, Ye­ni­fer, na­ci­da en Puer­to Ri­co y re­si­den­te en Tam­pa, Es­ta­dos Uni­dos, se de­di­ca­ba al aje­drez. Ha­bía ga­na­do unos tor­neos en Mia­mi y sa­lió sub­cam­peo­na en las Olim­pía­das de Aj­drez de Mos­cú y Cam­peo­na ab­so­lu­ta en Cu­le­bri­ta, is­la de Cu­le­bra, Puer­to Ri­co, ya que nin­guno se pre­sen­tó co­mo con­trin­can­te. Fue mien­tras via­ja­ba a Mia­mi por pri­me­ra vez co­mo aje­dre­cis­ta pro­fe­sio­nal, más o me­nos por el 2006, cuan­do co­no­ció a Si­món. Lo de ellos fue mi­rar­se y desear­se lo­ca­men­te. Des­de ese día de amor a pri­me­ra vis­ta, ja­más se se­pa­ra­ron. En el mun­do del aje­drez se veía con bue­nos ojos es­ta pa­re­ja que se ha­bía for­ma­do. La in­te­li­gen­cia de am­bos ten­dría que lle­var­los a buen puer­to. Pron­to, Ye­ni­fer y Si­món se ins­ta­la­ron en Ams­ter­dam, me­ca del aje­drez, aun­que nin­guno de los dos en­ten­día me­dia pa­la­bra de neer­lan­dés. Los pe­rió­di­cos es­pe­cia­li­za­dos les sa­ca­ban fo­tos com­par­tien­do un ta­ble­ro, o imá­ge­nes aun más se­xies en las que la cur­vi­lí­nea Ye­ní­fer la­mía al rey ne­gro. ¿Eran fe­li­ces los dos? Sí, y el me­dio los ama­ba: eran in­vi­ta­dos a to­dos los cam­peo­na­tos y cuan­do el cam­peo­na­to fi­na­li­za­ba ellos abrían el bai­le sa­lien­do a mo­ver­se en al­gu­na sal­sa. No obs­tan­te, Ye­ni­fer ya ha­bía pues­to las car­tas so­bre el ta­pe­te: ella que­ría te­ner un hi­jo con él. A Si­món lo de ser pa­dre no le ha­cía mu­cha gra­cia, pe­ro le con­tes­tó que lle­ga­do el mo­men­to bus­ca­rían el be­bé. Aho­ra jus­to es­ta­ban via­jan­do cons­tan­te­men­te a tor­neos de aje­drez o dan­do works­hops por los paí­ses más re­cón­di­tos del pla­ne­ta… Ye­ni­fer le pi­dió que es­pe­ci­fi­ca­ra un pla­zo: él dio una fe­cha cer­ca­na al ter­cer mi­le­nio y ella le dio un ul­ti­ma­tum: lo es­pe­ra­ría só­lo tres ovu­la­cio­nes más. Ocu­rrió en­ton­ces que pro­me­dian­do de la se­gun­da ovu­la­ción a la ter­ce­ra, Ye­ni­fer de­ci­dió que­dar­se en el der­pa de Ho­lan­da pa­ra pre­pa­rar a su cuer­po pa­ra re­ci­bir al be­bé, cuan­do Si­món de­bió via­jar a Ar­gen­ti­na ha­cia el 2013 pa­ra ver a su pa­dre que es­ta­ba en­fer­mo de cáncer y des­pués so­bre­vi­vió. Ye­ni­fer acla­ró a la pren­sa en es­tos días, que en su re­la­to de los tiem­pos pa­sa­dos ella en ver­dad NO hu­bie­ra pre­fe­ri­do que su sue­gro mu­rie­ra de cáncer. En ese via­je, Si­món apro­ve­chó a ver­se con un ami­go que tra­ba­ja­ba en un bar de San Tel­mo don­de ¡oh, ca­sua­li­dad!, se ju­ga­ba al aje­drez. Fue una de esas no­ches cuan­do co­no­ció a Caty Kar­ma que pa­só a to­mar una co­pa. Aun­que él ne­gó el ro­man­ce con la san­tel­men­se, Ye­ni­fer su­po lo que es­ta­ba ocu­rrien­do a la se­gun­da no­che que él no asis­tió a la ci­ta en Sky­pe. Sa­bía que la en­ga­ña­ba con otra, una mu­jer siem­pre se hue­le esas co­sas, y ya ven que al fi­nal él se ca­só con ella y ter­mi­nó con Ye­ni­fer. La nue­va pa­re­ja, aun­que no le lle­ga­ba a los to­bi­llos a la que for­ma­ba con Ye­ni­fer, fue lla­ma­da SI­MONTY en el mun­do del aje­drez. Por eso, aho­ra cuan­do en­tre­vis­ta­ron a Ye­ni­fer co­mu­ni­cán­do­le el in­mi­nen­te di­vor­cio en­tre su ex Si­món Al­va­ra­do y Caty Kar­ma, ella ape­nas si pu­do chas­quear los la­bios y co­men­tar: “Ella es muy com­ple­ja pa­ra él y él es un hom­bre sen­ci­llo. Es co­sa del kar­ma. Lla­mán­do­se ella Ca­ta­li­na Kar­ma, ¿qué du­da ca­be?”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.