“Las fra­gan­cias son un re­fle­jo de la per­so­na­li­dad, del es­ta­do de áni­mo y del hu­mor. Siem­pre es me­jor te­ner op­cio­nes”.

Clarin - Mujer - - Complementos -

o you li­ke it? (¿Te gus­tó?), fue lo pri­me­ro que pre­gun­tó Ken­zo Ta­ka­da an­tes de em­pe­zar a son­reir pa­ra una lar­ga se­rie de sel­fies y fo­tos. En el Mu­seo de Ima­gen y So­ni­do de San Pa­blo, lo es­pe­ra­ba des­de la CEO Glo­bal de Avon, She­ri Mc Coy, has­ta re­pre­sen­tan­tes de la fir­ma de cos­mé­ti­ca y pe­rio­dis­tas de Bra­sil, Chi­le, México y Ar­gen­ti­na, que via­ja­ron es­pe­cial­men­te pa­ra el lan­za­mien­to de las fra­gan­cias Avon Li­fe, que reali­zó en con­jun­to con la mar­ca. La pre­sen­ta­ción, muy ex­clu­si­va, fue du­ran­te un al­muer­zo en un sa­lón de­co­ra­do con pa­ne­les y arre­glos flo­ra­les, que in­cluían úni­ca­men­te las flo­res uti­li­za­das en el per­fu­me: vio­le­tas, li­rios y peo­nías blan­cas. “Si tu­vie­ra que ele­gir una so­la fra­gan­cia, to­ma­ría a las que son a ba­se de f lo­res/ ama­de­ra­das. En es­te ca­so, se­lec­cio­na­mos a la vio­le­ta co­mo no­ta prin­ci­pal. Que­ría­mos crear una co­lec­ción ac­ce­si­ble pa­ra to­das las mu­je­res”, des­cri­be.

¿Su ins­pi­ra­ción? “Pro­vie­ne de mi in­fan­cia, vien­do a mi ma­dre y mis her­ma­nas ves­ti­das con sus tra­di­cio­na­les ki­mo­nos lle­nos de co­lo­res y ele­men­tos flo­ra­les. Tra­té de lle­var es­tas imá­ge­nes a mi crea­ción aun­que la ma­yo­ría de mis re­fe­ren­cias pro­ven­gan de la com­bi­na­ción de dis­tin­tas cul­tu­ras. Gra­cias a los di­fe­ren­tes via­jes que pu­de ha­cer, des­cu­brí dis­tin­tos pig­men­tos de co­lor, estilos de ro­pa y las for­mas de ves­tir esos di­se­ños. Real­men­te tra­té de com­bi­nar di­fe­ren­tes ho­ri­zon­tes en mis co­lec­cio­nes”, cuen­ta el di­se­ña­dor ja­po­nés que de chi­co so­ña­ba con vi­si­tar Pa­rís y lo­gró ins­ta­lar­se en Fran­cia el 1° de enero de 1965, don­de mon­tó un im­pe­rio con su fir­ma y lí­neas de per­fu­mes. “Des­de en­ton­ces nun­ca más me fui”, ad­mi­te. Us­ted fue uno de los pri­me­ros di­se­ña­do­res que ven­dió su mar­ca al gru­po LVMH. Fue van­guar­dis­ta en un mo­men­to muy dis­tin­to al que vi­vi­mos hoy, en el que las mar­cas son par­te de las gran­des cor­po­ra­cio­nes. Sí, de­fi­ni­ti­va­men­te, son épo­cas dis­tin­tas. Cuando yo co­men­cé, no exis­tían los gran­des gru­pos co­mo hay hoy. Bá­si­ca­men­te eran ca­sas de mo­da in­de­pen­dien­tes: ca­da una crea­ba sus pro­duc­tos. Tam­bién fue­ron los co­mien­zos del ready-to-wear o prêt-à-por­ter (lis­to pa­ra usar) y el fin de la era hip­pie. Sen­tía­mos que to­do era po­si­ble; que­ría­mos rom­per de­ter­mi­na­das re­glas. Era muy di­ver­ti­do. ¿Ex­tra­ña el mun­do de la mo­da y el di­se­ño? ¿Có­mo fue esa ex­pe­rien­cia de trans­fe­rir su nom­bre? Sí, siem­pre lo voy a ex­tra­ñar, pe­ro Ken­zo es­tá en bue­nas ma­nos, y hoy no se­ría ca­paz de se­guir ade­lan­te con se­me­jan­te tra­ba­jo ex­tre­mo, ne­ce­sa­rio pa­ra cu­brir to­das las tem­po­ra­das, to­dos los des­fi­les… Lo hi­ce de ma­ne­ra in­ten­sa du­ran­te 30 años. Pe­ro cuando me re­ti­ré a fi­nes de 1999, co­mien­zos de 2000, pen­sé que po­día de­jar de tra­ba­jar. Y des­pués de dos o tres años, sen­tí que me abu­rría. Por eso vol­ví a tra­ba­jar; ten­go que man­te­ner mi men­te en fun­cio­na­mien­to. Eso le da un sen­ti­do. Es por eso que hoy me sien­to tan or­gu­llo­so de tra­ba­jar con Avon. Real­men­te es una gran com­pa­ñía y un gran pro­yec­to. Jun­tos lo­gra­mos que bue­nas fra­gan­cias es­tén al al­can­ce de mi­llo­nes de mu­je­res y hom­bres. ¿Có­mo ve a la mo­da de hoy? ¿Qué opina del he­cho de que su fir­ma se de­mo­cra­ti­ce en tien­das co­mo H&M, don­de aca­ba de rea­li­zar otra alian­za? Creo que la co­lec­ción de H&M es al­go gran­dio­so. Cuando co­men­cé, en cier­ta for­ma, ése era el ob­je­ti­vo: ha­cía­mos pren­das lis­tas pa­ra usar que, en ese mo­men­to, era la nue­va de­mo­cra­ti­za­ción de la mo­da. A ve­ces, hay que crear pa­ra to­dos, de lo con­tra­rio, ¿cuál es el sen­ti­do? La mo­da, en la ac­tua­li­dad, es de­fi­ni­ti­va­men­te más rá­pi­da que an­tes. Tam­bién es una cues­tión de mar­ca, co­mu­ni­ca­ción, po­si­cio­na­mien­to y crea­ti­vi­dad. El am­bien­te es más com­pe­ti­ti­vo y a ve­ces di­fí­cil de se­guir, pues hay mu­chas fir­mas y gran­des di­se­ña­do­res. La mo­da es un am­bien­te du­ro e im­pli­ca mu­cho tra­ba­jo, si uno quie­re man­te­ner­se bien arri­ba. Afor­tu­na­da­men­te, emer­gen nom­bres aún hoy. En lo que con­cier­ne el es­ti­lo ja­po­nés, que us­ted ha im­pues­to exi­to­sa­men­te, ¿có­mo de­fi­ni­ría y ex­pli­ca­ría su rein­ven­ción a lo lar­go de los años? La mo­da ja­po­ne­sa ha traí­do cier­to es­ti­lo de cor­tes, com­bi­na­ción de ma­te­ria­les, y a ve­ces for­mas más sim­pli­fi­ca­das. Las ex­pec­ta­ti­vas de ca­li­dad en Ja­pón son al­tas, y eso me gus­ta. El es­ti­lo ja­po­nés es­tu­vo muy

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.