Me­du­sas

Clarin - Mujer - - Agenda -

Pi­sar una me­du­sa, lla­ma­da co­mún­men­te agua­vi­va, no es el fin del mun­do. Al pa­re­cer, el bi­chi­to aun muer­to, es ca­paz de da­ñar con el áci­do de sus ten­tácu­los si al­gún ba­ñis­ta in­fe­liz lo to­ca o pisa. Que fue lo que su­ce­dió al ma­ri­do de Caty Khar­ma cuando co­rría por en­tre los mé­da­nos de Os­ten­de a re­con­ci­liar­se en un abra­zo de amor con ella. Caty que­dó pa­ra­da en me­dio de la pla­ya he­la­da con los bra­zos abier­tos, y vio al ti­po caer re­don­do en la are­na. Pri­me­ro pen­só que se tra­ta­ba de un in­far­to y ni si­quie­ra tu­vo que pre­gun­tar­se si ella de­bía o no lla­mar a Emer­gen­cias des­pués de la si­tua­ción en que él la ha­bía pues­to. No tu­vo ne­ce­si­dad de ha­cer­se la pre­gun­ta por­que la­men­ta­ble­men­te el ce­lu­lar no cap­ta­ba el wi fi del apart ho­tel y a pe­sar de que toda la cos­ta te­nía 4G a ella jus­to no le fun­cio­na­ba.

Cuando se acercó al fu­tu­ro ca­dá­ver de Si­món, vio que -la­men­ta­ble­men­te- no se tra­ta­ba de un cas­ti­go di­vino, sino que el idio­ta ha­bía des­tro­za­do a una me­du­sa con el ta­lón. Só­lo la me­du­sa avis­pa de mar que -la­men­ta­ble­men­te- sur­ca los ma­res tro­pi­ca­les de Aus­tra­lia cau­sa la muer­te en se­gun­dos; nun­ca ha­bría por la cos­ta atlán­ti­ca una me­du­sa aus­tra­lia­na. La que ha­bía ata­ca­do post mor­tem a Si­món era una vul­gar olin­dia y no­más irri­ta­ba la piel, bas­tan­te do­lo­ro­sa­men­te, a juz­gar por los gri­tos y re­tor­ci­mien­tos que Si­món ex­pe­ri­men­ta­ba. ¿Po­dría ser tal vez que Si­món fue­ra lo bas­tan­te sen­si­ble co­mo pa­ra su­frir un shock anafi­lác­ti­co en po­cos mi­nu­tos y fa­lle­cer? No, -la­men­ta­ble­men­teSi­món no era alér­gi­co a nin­gu­na co­sa.

“Pi­sas­te un agua vi­va, Si­món”, sen­ten­ció Caty y lo ayu­dó a in­cor­po­rar­se. “Te­ne­mos que con­se­guir vi­na­gre pa­ra po­ner en la he­ri­da”. Si­món pu­so los ojos en blan­co del do­lor y far­fu­lló: “¿Voy a mo­rir?” Caty sol­tó una ri­si­ta co­mo un la­dri­do. “Hay que bus­car un su­per­mer­ca­do”, in­di­có ella y “com­prar una bo­te­lla de vi­na­gre.” Al bor­de del co­lap­so, más por el mie­do que por el do­lor, Si­món pre­gun­tó: “¿Có­mo vas a ha­cer pa­ra sa­ber dón­de hay un su­per­mer­ca­do acá? Los mé­da­nos nos ta­pan la vi­sión del pue­blo…”

Fue en ese ins­tan­te cuando en­tró en es­ce­na la glo­rio­sa y nun­ca bien pon­de­ra­da Cla­ra­be­lla Kar­ma. “Ma­má”, pi­dió Caty en el ce­lu­lar, “es­toy en la pla­ya con Si­món y aca­ba de pi­sar un agua­vi­va. Tie­ne el ta­lón y el to­bi­llo irri­ta­do y gri­ta co­mo un cer­do. ¿Sa­bés por acá dón­de hay un su­per­mer­ca­do chino pa­ra com­prar vi­na­gre, pa­sar­le y que se me­jo­re el ar­dor?”. Pa­ra una ma­dre to­dos los des­va­ríos y equí­vo­cos sen­ti­men­ta­les de una hi­ja son mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción y no­ches en blan­co. Es­ta no­che, por ejem­plo, Cla­ra ha­bía lo­gra­do dor­mir a los me­lli tem­prano y aho­ra es­ta­ba dán­do­se una pan­za­da de vi­deos de Mi­guel Bo­sé des­de los ini­cios de su ca­rre­ra, mien­tras su ma­ri­do, en una si­lla ha­ma­ca te­jía un ri­no­ce­ron­te be­bé. Las pa­la­bras de Caty la de­ja­ron pen­san­do y con­tu­vo su lengua, mien­tras ac­ti­va­ba el GPS y bus­ca­ba la red de su­per­mer­ca­dos chi­nos de la cos­ta atlán­ti­ca. In­ten­ta­ba re­pri­mir las fra­se de dos pa­la­bras que pu­ja­ba por sa­lir de su men­te co­mo un hue­vo del in­te­rior de la ga­lli­na, y ca­da vez que las te­nía con­tra el bor­de de los dien­tes, la man­da­ba al fon­do del pa­la­dar. Co­mo si el grito “¡De­já­lo mo­rir!” fue­ra un chi­cle die­té­ti­co al que hay que aplas­tar pa­ra en­con­trar­le un po­co el sabor dul­ce. Al fin ti­ti­ló una lu­ce­ci­ta en el bus­ca­dor de Cla­ra Khar­ma: ha­bía un su­per­mer­ca­do chino en la Av. Jor­ge Bun­ge, aun­que quién sa­be si a ho­ra tan tem­pra­na, fue­ra de tem­po­ra­da, es­tu­vie­ra abier­to… Cla­ra bal­bu­ceó a toda ve­lo­ci­dad la res­pues­ta y lue­go en un su­su­rro ape­nas au­di­ble, no pu­do más y lan­zó el chi­cle en un arco de bú­me­rang: “¡De­já­lo mo­rir a ese de­ge­ne­ra­do!”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.