“Si el ar­tis­ta só­lo bus­ca fa­ma, ten­drá re­sul­ta­dos po­bres”

San­dra Tor­luc­ci es rec­to­ra de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de las Ar­tes. La for­ma­ción aca­dé­mi­ca de crea­do­res, el mun­do co­mer­cial y el off, en la vi­sión de una pe­da­go­ga.

Clarin - Mujer - - En Primera Persona - T: Pau­la Stil­man / Es­pe­cial para Mu­jer / f: Sil­va­na Boemo

tea­tro. Te­ner pro­xi­mi­dad al ar­te in­flu­ye en la ma­ne­ra de rea­li­zar cual­quier ac­ti­vi­dad.”

Ca­be pre­gun­tar­se si con­di­cio­na, co­mo ar­tis­ta y es­pec­ta­do­ra el he­cho de ser rec­to­ra de una uni­ver­si­dad de ar­te. Tor­luc­ci está con­ven­ci­da: “Siem­pre vi el mun­do co­mo di­ce Nietzs­che. ‘No po­des mi­rar la cien­cia fue­ra de la ór­bi­ta del ar­te, ni el ar­te fue­ra de la ór­bi­ta de la vi­da’. Yo fui siem­pre una es­pec­ta­do­ra y una lec­to­ra crí­ti­ca. La ca­pa­ci­dad de ana­li­zar y ra­cio­na­li­zar a mí no me dis­tan­cia de la emo­ción.”

El es­tu­dio y la pro­duc­ción ar­tís­ti­ca no es ajeno a las nue­vas tec­no­lo­gías: “El mo­do de per­ci­bir, trans­mi­tir y te­ner ac­ce­so a las ma­ni­fes­ta­cio­nes ar­tís­ti­cas mu­chas ve­ces está me­dia­do por pan­ta­llas di­gi­ta­les. Eso es ha­bi­tual para los es­tu­dian­tes que cre­cie­ron en la era di­gi­tal. Pe­ro el ar­te es una ma­ni­fes­ta­ción hu­ma­na y en ca­da ca­rre­ra los alum­nos des­plie­gan un len­gua­je pro­pio, in­he­ren­te a ca­da dis­ci­pli­na. Y al mis­mo tiem­po, en es­ta épo­ca, las ar­tes tien­den a in­ter­ela­cio­nar­se. Si ge­ne­ra­li­za­mos po­dría­mos de­cir que los es­tu­dian­tes de tea­tro son más po­lí­ti­cos, los de dan­zas y mú­si­ca más dis­ci­pli­na­dos, los de ar­tes vi­sua­les más au­tó­no­mos. Hay ca­rac­te­rís­ti­cas sub­je­ti­vas li­ga­das a ca­da pro­duc­ción es­pe­cí­fi­ca. Lo cier­to es que el ar­tis­ta es una ima­gen de su épo­ca y en es­te sen­ti­do, cam­bia con el tiem­po así co­mo él, con su ar­te in­ci­de en la mo­di­fi­ca­ción de la cul­tu­ra”, re­fle­xio­na. Y agre­ga: “El mun­do y el país cam­bia­ron. Yo em­pe­cé a es­tu­diar en el úl­ti­mo año de la dic­ta­du­ra. Cam­bia­ron los do­cen­tes, los pro­gra­mas, los pla­nes de es­tu­dio, la for­ma de par­ti­ci­par de los es­tu­dian­tes, hoy ca­da vez más in­vo­lu­cra­dos en lo so­cial”.

So­bre el éxi­to y el fra­ca­so

La ciu­dad de Bue­nos Ai­res al­ber­ga in­con­ta­bles es­pa­cios de­di­ca­dos a las más di­ver­sas ma­ni­fes­ta­cio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.