“Los ar­tis­tas tie­nen un mo­do de pen­sar, ba­sa­do en per­cep­cio­nes y sen­ti­mien­tos, an­tes que en un ar­ma­do ló­gi­co y ra­cio­nal de las ideas”

Clarin - Mujer - - En Primera Persona -

ar­tís­ti­cas, en­tre los cir­cui­tos co­mer­cia­les y los in­de­pen­dien­tes. “En el ca­so del cir­cui­to co­mer­cial pri­ma el en­tre­te­ni­mien­to, tan­to en las ar­tes per­for­má­ti­cas co­mo au­dio­vi­sua­les, y se des­ta­ca lo de­co­ra­ti­vo en las ar­tes vi­sua­les, co­mo la pin­tu­ra y la fo­to­gra­fía. En Ar­gen­ti­na y par­ti­cu­lar­men­te en Bue­nos Ai­res hay pro­duc­cio­nes de al­tí­si­mo ni­vel. El off siem­pre es te­rri­to­rio de la ex­pe­ri­men­ta­ción, re­no­va­ción. Allí es más di­fí­cil la le­gi­ti­ma­ción, pe­ro está la fuer­za poé­ti­ca en su es­ta­do más po­de­ro­so”, di­ce Tor­luc­ci.

¿Y, ade­más, en qué tra­ba­jás? La pre­gun­ta es ca­si ar­cai­ca, pe­ro to­da­vía se la es­cu­cha. La dis­pa­ran los que no ven el queha­cer ar­tís­ti­co co­mo un trabajo ge­nuino, pre­con­cep­to que va muy aso­cia­do a la idea del éxi­to y el fra­ca­so. So­bre el pun­to, Tor­luc­ci di­ce: “El éxi­to y el fra­ca­so se vi­ven co­mo en el res­to de la cul­tu­ra; al­gu­nos, al in­gre­sar a la UNA vin­cu­lan el éxi­to con la fa­ma, pe­ro lue­go, a lo lar­go de la ca­rre­ra esa idea se mo­de­ra; es un te­ma que sub­ya­ce en la en­se­ñan­za ar­tís­ti­ca. Des­de mi pun­to de vis­ta, si lo que mue­ve al ar­tis­ta es la idea de éxi­to o fra­ca­so en el sen­ti­do de la fa­ma, los re­sul­ta­dos se­rán po­bres.”

Ar­te y reali­dad

Tor­luc­ci siem­pre está tra­ba­jan­do en al­gún nue­vo pro­yec­to, pe­ro con­fie­sa que le gus­ta­ría, es­pe­cial­men­te, re­po­ner la obra de Gri­sel­da Gam­ba­ro que se dio en el mar­co del mo­vi­mien­to Ni una me­nos. “Cuan­do la hi­ci­mos tra­ba­ja­mos la cues­tión de tra­ta de per­so­nas con la Fun­da­ción Ma­ría de los An­ge­les de Su­sa­na Tri­mar­co, la Fun­da­ción Ma­dres contra el Pa­co, Abue­las en su bús­que­da de nie­tos. Es im­por­tan­te que el ar­te re­fle­je la reali­dad, las co­sas que pa­san, la his­to­ria”. Y ha­cién­do­se car­go de su rol de mu­jer es­ta­ble­ce: “Hay que re­co­no­cer que to­da­vía las rec­to­ras so­mos una mi­no­ría y siem­pre ocu­pa­mos lu­ga­res de me­nor im­por­tan­cia. Se siente el pe­so de una so­cie­dad machista. Es al­go cul­tu­ral, ins­ta­la­do, que se da ca­si de ma­ne­ra na­tu­ra­li­za­da. Yo pres­to es­pe­cial aten­ción a ese te­ma y pon­go de ma­ni­fies­to cons­tan­te­men­te la cues­tión de la fra­gi­li­dad fe­me­ni­na fren­te a lo mas­cu­lino, a pe­sar de que tra­ba­ja­mos mu­cho para que es­to no su­ce­da. De to­das for­mas, en el ám­bi­to de las ar­tes hay que se­ña­lar que exis­te mu­cha más pre­sen­cia fe­me­ni­na que en otras áreas aca­dé­mi­cas.”

“Una for­ma de apren­der”

En el trans­cur­so de un día Tor­luc­ci en­car­na dis­tin­tos ro­les. Es ma­dre, rec­to­ra, do­cen­te, ar­tis­ta. “Aho­ra mis hi­jos son adul­tos, pe­ro de chi­cos los lle­va­ba a to­dos la­dos, au­las, ci­nes, ofi­ci­nas. Creo que les re­sul­tó bien por­que hoy los veo se­gu­ros, be­llos y con­ten­tos con sus vi­das. Siem­pre me de­di­qué a ellos y si­mul­tá­nea­men­te a mi ca­rre­ra. Ser rec­to­ra hoy me lle­va ca­si to­da la ener­gía. El rol ar­tís­ti­co y el do­cen­te se com­bi­nan en mí y me re­tro­ali­men­tan, pe­ro re­co­noz­co que la do­cen­cia me re­sul­ta fun­da­men­tal. Para mí es una for­ma de apren­der, de en­ten­der los cam­bios de épo­ca y es­tar aten­ta a las ne­ce­si­da­des de ca­da ge­ne­ra­ción. Es so­bre to­do en las au­las en don­de se me ocu­rren las me­jo­res ideas. No pue­do de­jar de dar cla­ses. En­se­ñar im­pli­ca crea­ti­vi­dad y fun­cio­na cuan­do el víncu­lo con los es­tu­dian­tes se es­ta­ble­ce

do­cen­te.”. en un ni­vel poé­ti­co. ¡So­bre to­do en la en­se­ñan­za ar­tís­ti­ca! An­tes que na­da, yo me sien­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.