QUE NO DE­CAI­GA EL RO­DEO

Los da­tos de los tac­tos pos­tser­vi­cio mues­tran una caí­da no­ta­ble en las ta­sas de pre­ñez. Pa­ra evi­tar ma­yo­res pér­di­das de ter­ne­ros hay que mo­ni­to­rear al ro­deo.

Clarin - Revista Rural - - Sumario - Ja­vier Confalonieri ME­DI­CO VE­TE­RI­NA­RIO ja­con­fa@ hot­mail.com

Un ser­vi­cio com­ple­men­ta­rio en es­ta épo­ca ayu­da a re­du­cir el im­pac­to de la ba­ja en las pre­ñe­ces del úl­ti­mo verano.

Lle­gan­do al mes de ju­nio, y lue­go de ha­ber re­co­pi­la­do da­tos so­bre la si­tua­ción reproductiva de va­rios lu­ga­res, un diag­nos­ti­co es­ti­ma­ti­vo de los por­cen­ta­jes de pre­ñez del úl­ti­mo en­to­re mues­tran que és­tos fue­ron po­bres de­bi­do a los re­tra­so oca­sio­na­dos por los ex­ce­so hí­dri­co re­gis­tra­dos en­tre fe­bre­ro y abril.

Los da­tos de las pre­ñe­ces ob­te­ni­das os­ci­lan en­tre el 60% al 75%, en cam­pos de la Cuen­ca del Sa­la­do, tam­bién en la Me­so­po­ta­mia y NOA, mos­tran­do un com­por­ta­mien­to errá­ti­co res­pec­to de 2014.

Por el mo­men­to, y des­car­tan­do la pre­sen­cia de en­fer­me­da­des ve­né­reas o abor­tí­ge­nas, la ex­pli­ca­ción y ca­si con­clu­sión a la que se

LA ESTIMACION DE PRE­ÑE­CES PA­RA 2014 OS­CI­LA EN­TRE 60% A 75%, EN LA CUEN­CA DEL SA­LA­DO, NOA Y ME­SO­PO­TA­MIA

es­tá arri­ban­do, es que es­ta ma­la per­for­ma­ce reproductiva se pro­du­jo por las dos olas de ca­lor que se vi­vie­ron en di­ciem­bre del año pa­sa­do y la de enero de es­te año, lo cual pue­de ha­ber oca­sio­na­do dos si­tua­cio­nes po­si­bles: por un la­do, una me­nor ex­pre­sión de ce­lo por par­te de las hem­bras, in­clu­si­ve la anu­la­ción del mis­mo (anes­tro), pro­du­ci­do por el es­trés ca­ló­ri­co y, por otro la­do, si los ani­ma­les ha­bían si­do ser­vi­dos y es­ta­ban en los pri­me­ros es­ta­dios de la ges­ta­ción, 15 a 45 días de pre­ñez, el ca­lor su­fri­do, pu­do oca­sio­nar la muer­te y reab­sor­ción em­brio­na­ria.

Es­to se re­fuer­za, pues­to que va­rios pro­to­co­los de in­se­mi­na­ción en va­qui­llo­nas (ca­te­go­ría en la que ma­yor por­cen­ta­je de pre­ñez se pue­de es­pe­rar, al­re­de­dor del 55 al 60% de pre­ñez), que se desa­rro­lla­ron en esa épo­ca, arro­ja­ron por­cen­ta­jes de pre­ñez muy po­bres, del 25% al 35% de ges­ta­ción, en di­fe­ren­tes zo­nas del país, en el ca­so de plan­teos con ha­cien­da pa­ra el con­su­mo de car­ne.

De­bi­do a que es­tas ta­sas ya no se pue­den re­me­diar, lo que sí se pue­de y se de­be­ría to­mar en cuen­ta es la po­si­bi­li­dad de ha­cer un ser­vi­cio com­ple­men­ta­rio du­ran­te los me­ses de ju­nio-ju­lio. En aque­llos ca­sos en los cua­les que­da­ron 30% o 35% de las va­cas va­cías, no es via­ble, a mi en­ten­der, la po­si­bi­li­dad de venta, con lo cual al dar­les un ser­vi­cio de oto­ño se pue­de ga­nar al­gu­nos me­ses de ges­ta­ción. De es­ta for­ma, de­be­re­mos ma­ne­jar dos ro­deos, con ter­ne­ros a con­tra es­ta­ción, que na­ce­rán en fe­bre­ro-mar­zo del 2015, y po­dre­mos re­agru­par las va­cas en un so­lo lo­te nue­va­men­te en el ser­vi­cio de oc­tu­bre-no­viem­bre del año que vie­ne.

Pa­ra com­pli­car un po­co más el pa­no­ra­ma, me gus­ta­ría ha­cer una re­se­ña acer­ca de un pro­ble­ma que se pre­sen­ta con fre­cuen­cia en los cam­pos y es un te­ma de dis­cu­sión en­tre ve­te­ri­na­rios y pro­duc­to­res.

Son las mer­mas que se pre­sen­tan en­tre el tac­to y la pa­ri­ción. Lo nor­mal y acep­ta­do es que sea del 3% al 4%. Pe­ro, de­sa­for­tu­na­da­men­te, es­te por­cen­ta­je se ele­va mu­cho, has­ta un 20% o 25%, en ca­sos ex­tre­mos.

Lo co­mún en es­tos ca­sos es que pien­se en que hu­bo un error en el diag­nós­ti­co de ges­ta­ción du­ran­te el tac­to. Sin em­bar­go, un ve­te­ri­na­rio con ex­pe­rien­cia, a lo su­mo, pue­de te­ner un error de diag­nós­ti­co de 1% a 2%.

Otros fac­to­res que in­flu­yen en es­tos fal­tan­tes de ter­ne­ros, en con­di­cio­nes nor­ma­les son: per­di­das de ges­ta­cio­nes, sin cau­sa de­ter­mi­na­da, sim­ple­men­te se pro­du­ce el abor­to (tal cual ocu­rre mu­chas ve­ces en las mu­je­res), trau­ma­tis­mos, ya sea por en­cie­rres, mal tra­to (ca­ba­lla­zos), tras­la­dos, etc.

En ge­ne­ral es­tas si­tua­cio­nes pue­den lle­gar a ex­pli­car ese 3% de per­di­das.

Por otra par­te, en­tre las en­fer­me­da­des con­tra las cua­les nos en­fren­ta­mos en­tre pre­ñez y tac­to, en ge­ne­ral, son di­ver­sas. Es­tás las ve­né­raes , con pre­do­mi­nio de Campy­lo­bac­te­rio­sis, pues­to que la Tri­co­mo­nia­sis afec­ta es­ta­dios más tem­pra­nos de ges­ta­ción, en­ton­ces en ge­ne­ral las va­cas lle­gan va­cías al tac­to.

Otra de las cau­sas más co­mu­nes son los abor­tos pro­du­ci­dos por la Neos­po­ra Ca­ni­nun, el cual es un pa­rá­si­to in­tra­ce­lu­lar, que pro­du­ce la Neos­po­sis Bo­vi­na.

Co­mo el nom­bre del pa­ra­si­to lo in­di­ca, ne­ce­si­ta de los pe­rros, zo­rros etc, pa­ra cum­plir par­te de su ci­clo bio­ló­gi­co y lle­var a ca­bo su di­se­mi­na­ción.

La en­fer­me­dad que si­gue en pre­va­len­cia con un 16% de ca­sos po­si­ti­vos es la Lep­tos­pi­ro­sis Bo­vi­na. Es­ta bac­te­ria, so­bre­vi­ve y es trans­mi­ti­da, fun­da­men­tal­men­te en am­bien­tes hú­me­dos (has­ta los seis me­ses), te­rre­nos en­char­ca­dos, etc, si to­ma­mos en cuen­ta las gran­des llu­vias que han caí­do en di­fe­ren­tes re­gio­nes, es­ta en­fer­me­dad se va a pre­sen­tar con fuer­za du­ran­te es­te año. Por suer­te, hay va­cu­nas pre­ven­ti­vas, y con tra­ta­mien­to an­ti­bió­ti­co en el ca­so de va­cas po­si­ti­vas.

En el ca­so de Bru­ce­lo­sis Bo­vi­na, una en­fer­me­dad abor­ti­va por ex­ce­len­cia, zoo­nó­ti­ca y que se da en eta­pas avan­za­das de ges­ta­ción, es­tá ba­jan­do su in­ci­den­cia en los ro­deos. Con una co­rrec­ta va­cu­na­ción y eli­mi­na­ción de los ani­ma­les po­si­ti­vos, se pue­de erra­di­car la pa­to­lo­gía de los cam­pos.

Otro ítem a to­mar muy en cuen­ta es la ca­li­dad de la ali­men­ta­ción. En los ali­men­tos en mal es­ta­do hay hon­gos que pue­den pro­du­cir abor­tos. Ade­más, exis­ten bac­te­rias abor­ti­vas co­mo, E. Co­li o Sal­mo­ne­lla sp., que tam­bién en­gro­san las es­ta­dís­ti­cas.

TER­NE­ROS. UN DIAG­NOS­TI­CO AN­TI­CI­PA­DO AU­GU­RA UNA MER­MA DE LAS CA­BE­ZAS.

VENEREAS. LAS EN­FER­ME­DA­DES DE ES­TE TI­PO SON DE GRAN IM­POR­TAN­CIA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.