EN LA MIRA DEL MUN­DO

Es­tu­dian­tes y pro­fe­sio­na­les ex­tran­je­ros cuen­tan por qué eli­gen a la Ar­gen­ti­na pa­ra es­tu­diar te­mas vin­cu­la­dos a la pro­duc­ción y el am­bien­te e im­pul­sar su desa­rro­llo per­so­nal.

Clarin - Revista Rural - - Portada - Lu­cas Villamil lvi­lla­mil@cla­rin.com

Es­tu­dian­tes y pro­fe­sio­na­les ex­tran­je­ros lle­gan des­de to­dos los con­ti­nen­tes a la Ar­gen­ti­na pa­ra for­mar­se en

te­mas vin­cu­la­dos a la pro­duc­ción y el am­bien­te. El país se con­so­li­da co­mo un gran po­lo de atrac­ción.

Es­tu­dian­tes y cien­tí­fi­cos de otros paí­ses cuen­tan por qué eli­gen a la Ar­gen­ti­na pa­ra ge­ne­rar co­no­ci­mien­to.

Por la im­por­tan­cia que la pro­duc­ción de ali­men­tos tie­ne en su desa­rro­llo, la Ar­gen­ti­na se con­vir­tió en un fo­co de atrac­ción a ni­vel mun­dial. Los po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios pu­sie­ron su mi­ra­da en es­tas pam­pas pa­ra par­ti­ci­par del de­ba­te pro­duc­ti­vo, pe­ro ade­más, es­tu­dian­tes e in­ves­ti­ga­do­res de los cin­co con­ti­nen­tes co­men­za­ron ha­ce al­gu­nos años a in­tere­sar­se por la pro­duc­ción lo­cal de co­no­ci­mien­to.

Cla­rín Ru­ral con­ver­só con al­gu­nos de los vein­te es­tu­dian­tes ex­tran­je­ros que lle­ga­ron es­te cua­tri­mes­tre a la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la UBA (Fau­ba) pa­ra sa­ber qué los trae has­ta acá, sa­ber có­mo se ve des­de afue­ra el flu­jo de co­no­ci­mien­to ar­gen­tino e in­tuir qué es lo que mue­ve a los jó­ve­nes del mun­do a in­tere­sar­se por la agri­cul­tu­ra y las cien­cias am­bien­ta­les en la ac­tua­li­dad.

Ju­lie De­clety tie­ne 21 años y es pa­ri­si­na, pe­ro ac­tual­men­te es­tu­dia Agro­no­mía en la uni­ver­si­dad Grou­pe ISA (Ins­ti­tut Su­pe­rieur d’Agri­cul­tu­re) de Li­lle, en el nor­te de Fran­cia. “Me in­tere­sa la cues- tión de la nu­tri­ción de la po­bla­ción mun­dial, un te­ma en el que es­tá ha­bien­do mu­chos cambios y de­sa­fíos. Las cien­cias am­bien­ta­les son al­go re­la­ti­va­men­te nue­vo y ac­tual­men­te son muy im­por­tan­tes. Lo que es­tu­dio reúne la agro­no­mía con la eco­no­mía y la ad­mi­nis­tra­ción agra­ria”, di­jo.

De­clety lle­gó a la Fau­ba pa­ra ha­cer una ma­te­ria de la ca­rre­ra Agro­no­mía ( So­cio­lo­gía y Ex­ten­sión Agra­rias) y dos ma­te­rias de la ca­rre­ra Eco­no­mía y Ad­mi­nis­tra­ción Agra­rias ( Eco­no­mía Agrí­co­la y Geo­gra­fía Eco­nó­mi­ca). “Es­tas ma­te­rias me per­mi­ten en­ten­der cuál es la si­tua­ción de la agro­no­mía en Ar­gen­ti­na hoy, cuá­les son sus ca­rac­te­rís­ti­cas, cuál es su his­to­ria, có­mo y por qué se lle­gó a la agro­no­mía ar­gen­ti­na que co­no­ce­mos hoy. No son ma­te­rias que es­toy acos­tum­bra­da a cur­sar en Fran­cia, pe­ro me pa­re­cen muy in­tere­san­tes. Ade­más, al es­tu­diar al­gu­nas ma­te­rias de eco­no­mía y ad­mi­nis­tra­ción agra­rias es­toy des­cu­brien­do otro la­do de las cien­cias agra­rias ha­cia el cual po­dría orien­tar­me el pró­xi­mo año”.

Tam­bién del nor­te fran­cés, pe­ro de la ciu­dad de An­gers, lle­gó

Sa­muel Da­ni­lo, de 22 años. Su pa­dre tie­ne un tam­bo en la re­gión de la Bre­tag­ne y él es­tu­dia Agro­no­mía en la Es­cue­la Su­pe­rior de Agri­cul­tu­ra con el ob­je­ti­vo de in­cor­po­rar­se a la em­pre­sa fa­mi­liar en los pró­xi­mos años. Vino a Buenos Aires pa­ra es­pe­cia­li­zar­se en te­mas de pro­duc­ción ani­mal.

“Es­toy ha­cien­do cursos de Pro­duc­ción de Car­ne Bo­vi­na, Pro­duc­ción Le­che­ra, Pro­duc­ción y Uti­li­za­ción de Fo­rra­jes y So­cio­lo­gía. Ade­más es­toy ha­cien­do una es­pe­cia­li­za­ción en Pro­duc­ción Le­che­ra. Es­te país es mu­cho más gran­de y la uti­li­za­ción de fo­rra­jes y los sis­te­mas pro­duc­ti­vos son muy di­fe­ren­tes”, di­jo el fran­cés. La vo­ca­ción tam­be­ra, al igual que en to­do el mun­do, pa­re­ce ser al­go que se he­re­da de fa­mi­lia.

Al igual que Da­ni­lo, la nor­te­ame­ri­ca­na Clai­re Mu­lli­gan asis­te a la cá­te­dra de pos­gra­do en pro­duc­ción le­che­ra, y ha­ce la ma­te­ria Pro­duc­ción de Fo­rra­jes con la idea de su­mar­se pró­xi­ma­men­te al tam­bo que su pa­dre ma­ne­ja en el no­roes­te del es­ta­do de Nue­va York. Tie­ne 20 años y es alum­na de la uni­ver­si­dad neo­yor­qui­na de Cor-

APREN­DER EL IDIO­MA Y LA CUL­TU­RA AR­GEN­TI­NOS ES OTRO DE LOS ATRAC­TI­VOS PA­RA LOS ES­TU­DIAN­TES

nell, don­de es­tu­dia la ca­rre­ra de Cien­cia Ani­mal.

“La Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la UBA es re­co­no­ci­da en Nue­va York co­mo una uni­ver­si­dad de pres­ti­gio. Soy la pri­me­ra que eli­ge es­te pro­gra­ma de in­ter­cam­bio y es­toy muy fe­liz por­que ade­más de es­tu­diar, voy a apren­der español y quie­ro via­jar y co­no­cer el país”, di­jo Mu­lli­gan. Lue­go agre­gó: “La pro­duc­ción de le­che y de car­ne ar­gen­ti­nas son muy re­co­no­ci­das en Es­ta­dos Uni­dos. Ve­nir acá me da la po­si­bi­li­dad de ver lo que ya he es­tu­dia­do mu­cho des­de una pers­pec­ti­va di­fe­ren­te. Igual­men­te, el me­jo­ra­mien­to de la efi­cien­cia y la ca­li­dad es el fo­co en am­bos paí­ses”.

Yoa­na Fau­re, de 21 años, es mi­tad do­mi­ni­ca­na y mi­tad fran­ce­sa. Su fa­mi­lia vi­ve en la is­la ca­ri­be­ña de Saint Mar­tins y ella ac­tual­men­te es­tu­dia en la Es­cue­la Su­pe­rior de Agri­cul­tu­ra de An­gers, al igual que Sa­muel, pe­ro se es­pe­cia­li­za en Cien­cias Am­bien­ta­les. Cuan­do fi­na­li­ce sus es­tu­dios pien­sa vol­ver al ca­ri­be, don­de se crió, pa­ra apli­car sus co­no­ci­mien­tos en ma­ne­jo am­bien­tal en al­gu­na de las tan­tas is­las que hay allí. “Hay mu­cho pa­ra ha­cer. En mu­chas is­las hay pro­duc­ción de car­ne y le­che y tie­nen pro­ble­mas am­bien­ta­les pa­ra re­sol­ver. Me gus­ta el me­dio tro­pi­cal, que es muy di­fe­ren­te al de Fran­cia y la Ar­gen­ti­na”, ex­pli­có.

En Buenos Aires, Fau­re es­tu­dia Cien­cias Am­bien­ta­les, con­cre­ta­men­te las ma­te­rias Ma­ne­jo de bos- ques, Re­le­va­mien­to de re­cur­sos na­tu­ra­les, Sis­te­mas de In­for­ma­ción Geo­grá­fi­ca, Ca­li­dad de agua y con­ta­mi­na­ción y Cam­bio glo­bal. ”El curso que pre­fie­ro es el de ma­ne­jo de bos­que por­que es otra for­ma de pro­duc­ción agrí­co­la que voy a es­tu­diar con más de­ta­lles cuan­do vuel­va a Fran­cia. Tam­bién tu­ve que apren­der los ti­pos de bos­ques que hay en Ar­gen­ti­na, al­gu­nas es­pe­cies que no co­no­cía y fui al Jar­din Bo­tá­ni­co de Pa­ler­mo pa­ra ver al­gu­nas de ellas”, co­men­tó. Des­pués aña­dió: “Creo que acá hay más li­ber­tad en la pro­duc­ción y me­nos re­cur­sos fi­nan­cie­ros pa­ra desa­rro­llar la pro­ble­má­ti­ca del me­dio am­bien­te. Hay mu­cho co­no­ci­mien­to; la cá­te­dra de quí­mi­ca, por ejem­plo, es muy bue­na, pe­ro le fal­tan re­cur­sos.”

El otro eu­ro­peo que lle­gó ha­ce po­cas se­ma­nas pa­ra su­mar­se a la Fau­ba es Jo­sé Ma­nuel Pe­rals Fer­nán­dez, pro­ve­nien­te de Al­me­ría, en el sur de Es­pa­ña, don­de cur­sa el ter­cer año de Cien­cias Am­bien­ta­les. “Aquí es­toy cur­san­do Quí­mi­ca de la con­ta­mi­na­ción y To­xi­co­lo­gía y Cam­bio Glo­bal. Me in­tere­sa el com­por­ta­mien­to de los con­ta­mi­nan­tes en el me­dio na­tu­ral y en nues­tros or­ga­nis­mos, y las pro­ble­má­ti­cas am­bien­ta­les de las emi­sio­nes an­tró­pi­cas de­ri­va­das de las in­dus­trias y los cul­ti­vos”, di­jo. El español re­mar­có que, en com­pa­ra­ción con su uni­ver­si­dad, los la­bo­ra­to­rios de la Fau­ba no es­tán tan tec­ni­fi­ca­dos, al me­nos en te­mas vin­cu­la­dos con el efec­to am­bien­tal de la ac­ti­vi­dad hu­ma­na.

En­tre los re­pre­sen­tan­tes la­ti­noa­me­ri­ca­nos se en­cuen­tra el me­xi­cano Axel Me­de­ros, de 22 años, quien es­tu­dia Ges­tión de Eco­no­mía Am­bien­tal en la Uni­ver­si­dad

Sa­muel Da­ni­lo

Fran­cia

La pro­duc­ción y uso de fo­rra­jes aquí es di­fe­ren­te de Gua­da­la­ja­ra, Mé­xi­co, y en su ciu­dad tra­ba­ja­ba en una em­pre­sa in­dus­trial. Es­ta ha­cien­do el ta­ller de Pro­ble­má­ti­cas Am­bien­ta­les y cur­san­do Ges­tión y con­ser­va­ción de re­cur­sos na­tu­ra­les y Aná­li­sis de ries­gos am­bien­ta­les.

“Me fas­ci­na La­ti­noa­mé­ri­ca y que­ría apren­der un po­co de la cul­tu­ra ar­gen­ti­na. Ade­más ha­bía es­cu­cha­do mu­chas re­fe­ren­cias po­si­ti­vas so­bre la UBA -di­jo-. Los te­mas que más me lla­man la aten­ción son los de la ma­te­ria de aná­li­sis de ries­gos am­bien­ta­les ya que es al­go de in­te­rés per­so­nal de­bi­do a que me in­tere­sa ejer­cer en di­cho ám­bi­to y po­der lle­gar a ha­cer eva­lua­cio­nes de im­pac­to am­bien­tal pa­ra las cons­truc­cio­nes y te­ner un des­pa­cho de es­tu­dios am­bien­ta­les, al­go que en Mé­xi­co tie­ne un mer­ca­do po­ten­cial muy gran­de”.

Por su par­te, la co­lom­bia­na Ste­fa­nia Duar­te lle­gó des­de Vi­lla­vi­cen­cio, cer­ca de Bo­go­tá, don­de es­tu­dia in­ge­nie­ría agroin­dus­trial en la Uni­ver­si­dad de los Lla­nos, y es­tá cur­san­do Tra­ta­mien­to de aguas y efluen­tes e In­ves­ti­ga­ción ope­ra­ti­va en la Fau­ba; y Bio­tec­no­lo­gía y Mi­co­lo­gía ex­pe­ri­men­tal en la Fa­cul­tad de Cien­cias Exac­tas. “En tra­ta­mien­tos de aguas y efluen­tes es­ta­mos vien­do có­mo in­ter­pre­tar la de­man­da bio­ló­gi­ca de oxí­geno (DBO) y la de­man­da quí­mi­ca de oxí­geno (DQO) de un agua re­si­dual, pa­ra así sa­ber qué mé­to­do de re­cu­pe­ra­ción del agua em­plear. En bio­tec­no­lo­gía es­ta­mos vien­do reac­to­res bio­ló­gi­cos pa­ra pro­ce­sos ali­men­ta­rios y pro­duc­ción de en­zi­mas; y en mi­co­lo­gía ex­pe­ri­men­tal es­ta­mos vien­do la ac­ti­vi­dad en­zi­má­ti­ca de los hon­gos y su prin­ci­pa­les apli­ca­cio­nes en la in­dus­tria. El te­ma de los hon­gos, su cul­ti­vo y apli­ca­ción in­dus­trial

me tie­ne fas­ci­na­da, de he­cho va a ser mi pro­fun­di­za­ción pa­ra la te­sis de gra­do y mi es­pe­cia­li­za­ción”, afir­mó Duar­te.

To­dos los es­tu­dian­tes ex­tran­je­ros que lle­ga­ron es­te año a la Fau­ba coin­ci­die­ron en se­ña­lar al­gu­nas par­ti­cu­la­ri­da­des del mé­to­do de en­se­ñan­za de los pro­fe­so­res ar­gen­ti­nos. Se­gún co­men­ta­ron, aquí se da una ma­yor in­ter­ac­ción en­tre los pro­fe­so­res y los alum­nos que la que se da en sus paí­ses.

“Aquí hay mu­cho lu­gar pa­ra el de­ba­te per­ma­nen­te, y eso ge­ne­ra

LAS CLASES EN AR­GEN­TI­NA SON MAS IN­TER­AC­TI­VAS QUE EN OTROS PAI­SES, HAY MAS LU­GAR PA­RA EL DE­BA­TE

momentos muy ri­cos de pen­sa­mien­to y apren­di­za­je”, di­jo Fau­re. Y Me­de­ros la apo­yó: “En Mé­xi­co los pro­fe­so­res ha­blan des­de un lu­gar mu­cho más le­jano, es muy di­fí­cil que se den de­ba­tes con los alum­nos”.

La de­man­da de es­tu­dian­tes ex­tran­je­ros por es­tu­diar en la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la UBA se re­la­cio­na con su pres­ti­gio aca­dé­mi­co y con la fir­ma de con­ve­nios de mo­vi­li­dad mu­tua, acuer­dos ins­ti­tu­cio­na­les, pro­gra­mas de be­cas bi­na­cio­na­les y de in­ter­cam­bio con otras uni­ver­si­da­des del mun­do, que in­clu­yen a alum­nos y a pro­fe­so­res.

Hoy, la Fau­ba cuen­ta con 25 con­ve­nios vi­gen­tes de in­ter­cam­bio con uni­ver­si­da­des ex­tran­je­ras de Amé­ri­ca la­ti­na, Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa. “Nues­tra uni­ver­si­dad es­tá po­si­cio­na­da en­tre las prin­ci­pa­les de Amé­ri­ca la­ti­na y, en ma­te­ria de agro­no­mía y cien­cias am­bien­ta­les, li­de­ra to­dos los ran­kings de la re­gión”, ase­gu­ró Ma­rie­la An­dreoz­zi, di­rec­to­ra de Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les de la Fau­ba, y di­jo que pa­ra el se­gun­do cua­tri­mes­tre de 2014 ya hay otros quin­ce ex­tran­je­ros ins­crip­tos, y se es­pe­ra que el nú­me­ro au­men­te, pues­to que las ins­crip­cio­nes cie­rran a me­dia­dos de ju­nio.

En los úl­ti­mos años hu­bo va­rios fac­to­res que hi­cie­ron fluc­tuar la pre­sen­cia de vi­si­tan­tes en las au­las de Agro­no­mía, en­tre ellas los vai­ve­nes eco­nó­mi­cos. Se­gún in­di­có An­dreoz­zi, 2011 fue el año que más es­tu­dian­tes ex­tran­je­ros es­tu­dia­ron en la Fau­ba: fue­ron 50. Des­de en­ton­ces, la in­fla­ción de la Ar­gen­ti­na se su­mó a la cri­sis eu­ro­pea, y es­to ge­ne­ró una ba­ja en la lle­ga­da de alum­nos de otros paí­ses a la Ar­gen­ti­na.

“Los es­tu­dian­tes ex­tran­je­ros lle- gan a la Fau­ba prin­ci­pal­men­te de Eu­ro­pa (en es­pe­cial de Es­pa­ña, Fran­cia y Ale­ma­nia), y de Amé­ri­ca la­ti­na (en ma­yor me­di­da de Co­lom­bia, Bra­sil y Chi­le). No obs­tan­te, tam­bién vie­nen de Mé­xi­co, Pa­na­má, Es­ta­dos Uni­dos, Suiza e In­gla­te­rra, en­tre otros paí­ses”, enume­ró la en­car­ga­da de ges­tio­nar los in­ter­cam­bios en­tre es­tu­dian­tes lo­ca­les y fo­rá­neos.

CUL­TU­RAS. ALUM­NOS DE FRAN­CIA, EE.UU., CO­LOM­BIA, MÉ­XI­CO, ES­PA­ÑA Y REP. DO­MI­NI­CA­NA, EN­LA FAU­BA.

EN LA FAU­BA. JO­VE­NES DE FRAN­CIA, EEUU, ME­XI­CO, ES­PA­ÑA, CO­LOM­BIA Y REP. DO­MI­NI­CA­NA.

Es­te cua­tri­mes­tre hay vein­te es­tu­dian­tes ex­tran­je­ros en la Fa­cul­tad de Agro­no­mía. Los pro­gra­mas de in­ter­cam­bio son im­pul­sa­dos a tra­vés de con­ve­nios con uni­ver­si­da­des

ex­tran­je­ras. Tam­bién lle­gan pro­fe­sio­na­les de otros paí­ses pa­ra tra­ba­jar en los la­bo­ra­to­rios del INTA y Conicet.

Jo­sé Ma­nuel Pe­rals Fer­nán­dez

Es­pa­ña

Me in­tere­sa co­no­cer el efec­to de los con­ta­mi­nan­tes

Ju­lie De­clety

Fran­cia

Me in­tere­sa la cues­tión de la nu­tri­ción del mun­do

Axel Me­de­ros

Mé­xi­co

Quie­ro ha­cer eva­lua­cio­nes de im­pac­to am­bien­tal

Clai­re Mu­lli­gan

Es­ta­dos Uni­dos

La efi­cien­cia y la ca­li­dad son el fo­co aquí y allá

Ste­fa­nia Duar­te

Co­lom­bia

Me fas­ci­na la apli­ca­ción in­dus­trial de los hon­gos

Yoa­na Fau­re

Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na

Acá hay más li­ber­tad pe­ro me­nor can­ti­dad de re­cur­sos

EN EL LA­BO­RA­TO­RIO. DE IZ­QUIER­DA A DE­RE­CHA, EL ESPAÑOL JO­SE MA­NUEL PE­RALS FER­NAN­DEZ, LA FRAN­CE­SA JU­LIE DE­CLETY Y EL ME­XI­CANO AXEL ME­DE­ROS.

EN PA­RE­JA. EL ALE­MAN LEON­HARD SCHNITTGER JUN­TO A SU MU­JER, LA IN­VES­TI­GA­DO­RA AR­GEN­TI­NA MO­NI­CA JA­COBS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.