MER­CA­DO CON­GE­LA­DO

El mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio ru­ral ya lle­va tres años ca­si pa­ra­li­za­do, prin­ci­pal­men­te por las tra­bas pa­ra la com­pra de dó­la­res. Cla­rín Ru­ral ha­bló con los que más en­tien­den del te­ma pa­ra sa­ber cuál es hoy el va­lor de los cam­pos ar­gen­ti­nos.

Clarin - Revista Rural - - Sumario - Lu­cas Vi­lla­mil lvi­lla­mil@cla­rin.com

¿Por qué la com­pra-ven­ta de tie­rras es­tá pa­ra­li­za­da? ¿Cuán­to va­len hoy los cam­pos ar­gen­ti­nos?

La de­man­da glo­bal de ali­men­tos se mul­ti­pli­ca a to­da ve­lo­ci­dad y las tie­rras fér­ti­les, un re­cur­so li­mi­ta­do, son el oro del fu­tu­ro. Pe­ro en la Argentina, una ver­da­de­ra mi­na por la can­ti­dad y ca­li­dad dis­po­ni­ble de ese re­cur­so es­tra­té­gi­co, una reali­dad pa­ra­le­la pa­re­ce ha­ber con­ge­la­do el atrac­ti­vo eco­nó­mi­co del sue­lo. Ha­ce ya tres años que el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio ru­ral es­tá ca­si pa­ra­li­za­do, pe­ro to­do in­di­ca que se tra­ta de una co­yun­tu­ra tem­po­ral que es­ca­pa a una ten­den­cia irre­ver­si­ble.

En es­te con­tex­to, Cla­rín Ru­ral con­ver­só con los que más co­no­cen so­bre la ofer­ta y de­man­da de la tie­rra argentina pa­ra com­pren­der cuá­les son hoy los fac­to­res que con­di­cio­nan el mer­ca­do y tra­zar los po­si­bles es­ce­na­rios del fu­tu­ro.

Cris­tián Be­láus­te­gui, pre­si­den­te de Com­pa­ñía Argentina de Tie­rras y de la Cá­ma­ra Argentina de In­mo­bi­lia­rias Ru­ra­les (CAIR), ex­pli­ca que la tie­rra es un mer­ca­do ab­so­lu­ta­men­te do­la­ri­za­do por­que se com­pa­ra glo­bal­men­te.

“Hoy uno pue­de sa­ber exac­ta­men­te cuán­to va­le un cam­po de de­ter­mi­na­das con­di­cio­nes en Es­ta­dos Uni­dos o en cual­quier la­do -di­ce-. Es por eso que una de las prin­ci­pa­les ra­zo­nes que ge­ne­ra­ron la pa­rá­li­sis del mer­ca­do son las res­tric­cio­nes pa­ra la com­pra de dó­la­res”. Lue­go, Be­láus­te­gui co­men­ta que exis­ten ven­de­do­res de cam­pos que acep­tan el dó­lar al cam­bio ofi­cial, pe­ro so­lo pa­ra ope­ra­cio­nes chi­cas.

Se­gún in­di­ca el pre­si­den­te de CAIR, en el úl­ti­mo tri­mes­tre del 2013 hu­bo sig­nos de reac­ti­va­ción tras dos años ca­si sin ope­ra­cio­nes, pe­ro eso du­ró has­ta abril de es­te año. “Aho­ra el mer­ca­do es­tá in­mer­so en la mis­ma in­cer­ti­dum­bre en la que es­tá la eco­no­mía argentina”, di­ce Be­láus­te­gui. Lue­go agre­ga que el ni­vel de las po­cas ope­ra­cio­nes que se es­tán rea­li­zan­do es me­diano o ba­jo ya que “los bol­si­llos gran­des es­tán vin­cu­la­dos a los in­ver­so­res ex­tran­je­ros”.

La restricción pa­ra la com­pra de dó­la­res es el pri­mer fac­tor de pe­so al mo­men­to de ana­li­zar el mer­ca­do. El otro fac­tor que Be­láus­te­gui des­ta­ca en­tre los de­ter­mi­nan­tes es la Ley de Tie­rras, que li­mi­ta la ven­ta de tie­rras a ex­tran­je­ros a un 15% del te­rri­to­rio na­cio­nal y que aun

no fue co­rrec­ta­men­te re­gla­men­ta­da. Se­gún in­di­ca Be­láus­te­gui, has­ta el mo­men­to so­lo nue­ve pro­vin­cias pre­sen­ta­ron las equi­va­len­cias que per­mi­ti­rán sa­ber cuán­tas hec­tá­reas pue­de com­prar un ex­tran­je­ro en ca­da lo­ca­li­dad, de acuer­do con el va­lor pro­duc­ti­vo y so­cial de las tie­rras en cues­tión (Ver La ley de Tie­rras...).

Es­ta ins­tan­cia afec­ta el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio por­que, tal co­mo men­cio­na Be­láus­te­gui, las in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras son las que mu­chas ve­ces trac­cio­nan las ope­ra­cio­nes. Con es­te ac­tor fue­ra de jue­go y con los in­ver­so­res lo­ca­les fal­tos de di­vi­sas, se re­du­ce drás­ti­ca­men­te la de­man­da.

An­drés Cha­bri­llon, ope­ra­dor in­mo­bi­lia­rio del no­res­te de En­tre Ríos, di­ce que en los pri­me­ros tres me­ses del año han au­men­ta­do las con­sul­tas en su zo­na res­pec­to de 2013, pe­ro que se han con­cre­ta­do po­cas ope­ra­cio­nes.

“El mer­ca­do no des­pe­ga por la fal­ta de se­ña­les del go­bierno y la im­po­si­bi­li­dad de con­se­guir di­vi­sas pa­ra con­cre­tar el pa­go de ope­ra­cio­nes. Ade­más, to­da­vía no se ha ter­mi­na­do de rea­li­zar el cen­so

LOS VA­LO­RES ES­TAN AME­SE­TA­DOS DES­DE LA BA­JA QUE SE RE­GIS­TRO EN­TRE ME­DIA­DOS DE 2012 Y CO­MIEN­ZOS DE 2013

pre­vis­to en la Ley de Tie­rras ni se han pu­bli­ca­do las equi­va­len­cias pa­ra mu­chas zo­nas, por lo que las po­cas con­sul­tas que vie­nen del ex­te­rior mu­chas ve­ces no pue­den ser res­pon­di­das sa­tis­fac­to­ria­men­te”, ex­pli­ca.

Por su par­te, Car­los Alberto Ai­mar, ope­ra­dor in­mo­bi­lia­rio en La Pam­pa, San Luis y sur de Cór­do­ba, coin­ci­de en re­mar­car la inac­ti­vi­dad del mer­ca­do. “Res­pec­to a años an­te­rio­res po­dría­mos de­cir que es­tá en un 80% inac­ti­vo. So­lo se han rea­li­za­do al­gu­nas ope­ra­cio­nes pun­tua­les y de ven­tas por si­tua­cio­nes fa­mi­lia­res o so­cie­ta­rias muy es­pe­cia­les”, di­ce. Y coin­ci­de en las ra­zo­nes de la pa­rá­li­sis: “El ce­po cam­bia­rio y la ley de ex­tran­je­ri­za­ción de la tie­rra”.

“En de­fi­ni­ti­va son to­dos erro­res de pu­ra tor­pe­za del go­bierno na­cio­nal, que de ma­ne­ra inex­pli­ca­ble y des­de ha­ce va­rios años le vie­ne dan­do la es­pal­da al cam­po. Es­ti­mo que lo úni­co que ac­ti­va en par­te al mer­ca­do es que to­dos sa­be­mos que la pre­si­den­te ya tie­ne fe­cha de ven­ci­mien­to y eso des­pier­ta bue­nas ex­pec­ta­ti­vas. To­dos ima­gi­na­mos que el pró­xi­mo go­bierno ten­drá otra vi­sión y otra re­la­ción con el sec­tor”, aña­de Ai­mar.

Las re­gio­nes tra­di­cio­nal­men­te mar­gi­na­les, que en los úl­ti­mos años ha­bían ex­pe­ri­men­ta­do un fuer­te desa­rro­llo de la mano de una gran trans­for­ma­ción pro­duc­ti­va, tam­bién su­frie­ron la pa­rá­li­sis del mer­ca­do y ape­nas co­mien­zan a vis­lum­brar un nue­vo cam­bio de es­ce­na­rio.

El for­mo­se­ño Ber­nar­do Zie­se­niss re­cuer­da que For­mo­sa era con­si­de­ra­da una zo­na mar­gi­nal de­bi­do a las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas, la dis­tan­cia de cen­tros pro­duc­ti­vos y puer­tos y, prin­ci­pal­men­te, la in­fra­es­truc­tu­ra de re­des via­les y re­des eléc­tri­cas.

“Aho­ra he­mos da­do un pa­so ade­lan­te en in­fra­es­truc­tu­ra de ca­mi­nos y re­des eléc­tri­cas, lo cual alen­tó a in­ver­so­res a fi­jar­se en nues­tra pro­vin­cia co­mo al­ter­na­ti­va pro­duc­ti­va. Allí avan­zó la ga­na­de­ría y es allí don­de se ha mo­vi­do el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio”, ex­pli­ca Zie­se­niss. Y con­ti­núa: “La si­tua­ción ac­tual del mer­ca­do no es la mis­ma que ve­nía­mos te­nien­do ha­ce dos años. Te­nía­mos con­sul­tas se­ma­na­les de va­rios co­le­gas de zo­na nú­cleo con in­ver­so­res in­tere­sa­dos en ad­qui­rir cam­pos en nues­tra zo­na y ve­mos que han ba­ja­do mu­cho el in­te­rés. Al­gu­nos ne­go­cios que te­nía­mos tra­ba­ja­dos han de­ci­di­do es­pe­rar me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra pro­du­cir. No obs­tan­te to­do es­te pa­no­ra­ma de me­nos in­ver­so­res, se han he­cho al­gu­nas ope­ra­cio­nes en la zo­na y creo que te­ne­mos muy bue­nas pers­pec­ti­vas a fu­tu­ro, prin­ci­pal­men­te en la ga­na­de­ría”.

Res­pec­to a los va­lo­res ma­ne­ja­dos en esa re­gión, Zie­se­niss di­ce que la ma­yo­ría de los cam­pos pa­ra ven­der son ga­na­de­ros o mix­tos, y que to­da­vía hay mu­chos cam­pos sin desa­rro­llar que ron­dan en 5.000 pe­sos la hec­tá­rea y cam­pos desa­rro­lla­dos que ron­dan los 12.000 pe­sos la hec­tá­rea.

En ge­ne­ral, quie­nes aun de­ci­den rea­li­zar ope­ra­cio­nes con­tem­plan va­lo­res que es­tán por de­ba­jo de los reales.

El úl­ti­mo in­for­me de la in­mo­bi­lia­ria L.J.Ra­mos afir­ma que “hay un le­ve in­cre­men­to de la de­man­da, con re­que­ri­mien­tos orien­ta­dos ha­cia cam­pos de ap­ti­tud agrí­co­la de zo­na pam­pea­na, prin­ci­pal­men­te”. Res­pec­to a la ofer­ta, L.J.Ra­mos di­ce que tam­bién se ob­ser­va un in­cre­men­to que in­clu­ye a cam­pos de la zo­na pam­pea­na, y que la de­ci­sión de ven­ta es fir­me.

Res­pec­to a los pre­cios, el in­for­me di­ce que la ten­den­cia ge­ne­ra­li­za­da es de va­lo­res ame­se­ta­dos des­de la ba­ja que se re­gis­tró a par­tir de me­dia­dos de 2012 has­ta el 2013. “Co­mo re­fe­ren­cia, la zo­na nú­cleo mai­ce­ra ron­da los 15.000/16.000 dó­la­res por hec­tá­rea, los cam­pos ga­na­de­ros de Cuen­ca del Sa­la­do ron­dan los 2.500/2.800 dó­la­res por hec­tá­rea y en el es­te de Bue­nos Ai­res se ha­bla de 5.000/7.000 dó­la­res la hec­tá­rea”, in­di­ca L. J. Ra­mos, y agre­ga que no se es­pe­ran nue­vas ba­jas de pre­cios.

Se­gún Cha­bri­llon los cam­pos ga­na­de­ros de En­tre Ríos se es­tán co­mer­cia­li­zan­do en un ran­go de pre­cios de 16.000 a 24.000 pe­sos, de­pen­dien­do de los ac­ce­sos, ins­ta­la­cio­nes y la po­si­bi­li­dad o no de in­ten­si­fi­car la pro­duc­ción vía pas­tu­ras. Mien­tras tan­to, los cam­pos agrí­co­las de esa zo­na se ofre­cen en va­lo­res que van des­de los 36.000 has­ta los 60.000 pe­sos, pe­ro se con­cre­tan muy po­cas ope­ra­cio­nes, in­di­có.

El si­tio web de CAIR tam­bién ofre­ce al­gu­nas ci­fras re­fe­ren­cia­les. Por ejem­plo, los cam­pos de la zo­na de Pi­lar, en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, ron­dan en­tre los 15.000 y 24.000 dó­la­res por hec­tá­rea. En la zo­na de Azul y Ola­va­rría, en la mis­ma pro­vin­cia, los cam­pos se pa­gan en­tre 2.600 y 2.900 dó­la­res

por hec­tá­rea, y en la lo­ca­li­dad bo­nae­ren­se de Pehua­jó va­rían en­tre 5.500 y 7.500 dó­la­res por hec­tá­rea. En la lo­ca­li­dad cor­do­be­sa de Mar­cos Jua­rez, se­gún los da­tos deCAIR los cam­pos va­len en­tre 8.000 y 14.000 dó­la­res, mien­tras que en Ge­ne­ral Dehe­za o Río Cuar­to, en el cen­tro de Cór­do­ba, los va­lo­res son de en­tre 6.000 y 10.000 dó­la­res la hec­tá­rea.

Muy di­fe­ren­tes son los pre­cios que se ma­ne­jan en zo­nas co­mo el

SE­GUN CAIR, LOS CAM­POS DE PEHUA­JO, EN EL OES­TE BO­NAE­REN­SE, VA­LEN EN­TRE 5.500 Y 7.500 DO­LA­RES/HECTAREA

nor­te de San Luis, que son pu­ra­men­te de cría, don­de los va­lo­res so­lo al­can­zan los 300 dó­la­res por hec­tá­rea.

En Tres Is­le­tas, Cha­co, los cam­pos con mon­te se co­mer­cia­li­zan se­gún CAIR a en­tre 380 y 600 dó­la­res la hec­tá­rea, mien­tras que los cam­pos lim­pios al­can­zan los 1.700 dó­la­res por hec­tá­rea.

El in­for­me de L.J.Ra­mos di­ce que los pro­pie­ta­rios de cam­pos mar­gi­na­les es­tán abier­tos a con­si­de­rar con­tra­ofer­tas, tan­to de pre­cio co­mo de for­ma de pa­go, in­clu­yen­do per­mu­tas, pla­zo con sal­do fi­ja­do en es­pe­cies, etc. “Los pro­pie­ta­rios de cam­pos de zo­na pam­pea­na han asu­mi­do la ba­ja que se dio des­de fi­na­les de 2011, pe­ro son me­nos fle­xi­bles a con­si­de­rar for­mas de pa­go que no sean con dó­la­res”, ad­vier­te.

Cha­bri­llon abo­na a esa te­sis. “No es fá­cil coor­di­nar ope­ra­cio­nes en pe­sos. Ge­ne­ral­men­te, las con- trao­fer­tas a ofer­tas re­ci­bi­das en pe­sos son al pro­me­dio en­tre el blue y el ofi­cial y sin ce­der un cen­ta­vo en la pre­ten­sión ori­gi­nal. Es de­cir, si se acep­ta la ofer­ta de pa­go en pe­sos, no se acep­ta ba­jar el va­lor ori­gi­nal­men­te pe­di­do por el cam­po”.

En es­te es­ce­na­rio, pa­re­ce di­fí­cil es­ta­ble­cer va­lo­res re­fe­ren­cia­les pa­ra los cam­pos, pe­ro se­gún ex­pli­ca Be­láus­te­gui, el va­lor de la tie­rra pro­duc­ti­va ya no es un pa­rá­me­tro in­terno de un país. “Cuan­do un in­ver­sor ana­li­za un pro­yec­to com­pa­ra la pro­duc­ti­vi­dad de las tie­rras y el ries­go país. Eso es lo que hoy ha­ce que in­ver­tir en la Argentina ten­ga un ma­yor cos­to y no sea atrac­ti­vo pa­ra in­ver­sio­nis­tas”. Eso ex­pli­ca que el va­lor de los cam­pos ar­gen­ti­nos sea hoy mu­cho más ba­jo que el de cam­pos nor­te­ame­ri­ca­nos con la mis­ma ap­ti­tud pro­duc­ti­va.

Con esa pau­ta, las pers­pec­ti­vas de un nue­vo Go­bierno pa­re­cen

alen­tar cier­to mo­vi­mien­to en el mer­ca­do. Mu­chos pa­re­cen pen­sar que el fac­tor ries­go país de­ja­rá de ser tan de­ter­mi­nan­te en el fu­tu­ro, y quie­ren es­tar lis­tos pa­ra el nue­vo con­tex­to.

Se­gún Cha­bri­llon, las pers­pec­ti­vas pa­ra los pró­xi­mos me­ses son de un com­por­ta­mien­to si­mi­lar al ac­tual. “Es­ta­mos de­pen­dien­do mu­cho de las se­ña­les del go­bierno

“LOS IN­VER­SO­RES SA­BEN QUE EL FU­TU­RO DE ARGENTINA ES­TA EN EL CAM­PO”, AFIR­MA CAR­LOS AI­MAR

ha­cia el mer­ca­do y del con­tex­to ex­terno”, di­ce.

Des­de CAIR, en cam­bio, ase­gu­ran que “se co­mien­za a vis­lum­brar un cam­bio de ac­ti­tud en los in­ver­so­res que se ade­lan­tan cla­ra­men­te a los he­chos del mer­ca­do, apos­tan­do a la re­com­po­si­ción del sec­tor en los pró­xi­mos años”. Pe­ro ad­vier­ten que a pe­sar de es­te pa­no­ra­ma, la ren­ta­bi­li­dad de los cam­pos si­gue arro­jan­do nú­me­ros ajus­ta­dos, lo que de al­gún mo­do pa­ra­li­za al­gu­nas ope­ra­cio­nes.

“Los gru­pos in­ver­so­res se mues­tran op­ti­mis­tas de­bi­do a que a me­diano pla­zo, tras las elec­cio­nes ge­ne­ra­les del 2015, los re­cla­mos del sec­tor po­drían ser es­cu­cha­dos y so­lu­cio­na­dos fa­vo­ra­ble­men­te”, di­cen en CAIR.

Ai­mar coin­ci­de con es­ta idea. “Las ex­pec­ta­ti­vas post 2015 son muy po­si­ti­vas. Sin du­da los in­ver­so­res sa­ben que el fu­tu­ro de Argentina es­tá en el cam­po y la ex­por­ta­ción de su pro­duc­ción, con una ávi­da de­man­da a ni­vel mun- dial. El mun­do ne­ce­si­ta y de­man­da ali­men­tos y nues­tro cam­po pue­de es­tar en­tre los prin­ci­pa­les pro­vee­do­res en can­ti­dad y ca­li­dad”.

An­te la au­sen­cia ca­si com­ple­ta de ofer­ta y de­man­da es muy di­fí­cil es­ta­ble­cer un va­lor real pa­ra la tie­rra argentina, pe­ro aun ba­jo el in­flu­jo de fac­to­res ba­jis­tas ar­ti­fi­cia­les, se pue­de ase­gu­rar que los pro­duc­to­res cuen­tan con un ca­pi­tal va­lio­so. Los pro­nós­ti­cos coin­ci­den en una pron­ta reac­ti­va­ción del mer­ca­do.

TRAN­QUE­RA CE­RRA­DA. TO­DO UN SIMBOLO DE LOS TIEM­POS QUE CO­RREN EN EL CAM­PO.

NO SE NE­GO­CIA. LOS PO­COS QUE ACEP­TAN HA­CER TRANSAC­CIO­NES EN PE­SOS LO HA­CEN CON UN PRO­ME­DIO EN­TRE EL BLUE Y EL OFI­CIAL, Y NO NE­GO­CIAN EL PRE­CIO.

RE­FE­REN­CIAS. SE­GUN EX­PLI­CA EL ES­PE­CIA­LIS­TA CRISTIAN BELUSTEGUI, EL VA­LOR DE LA TIE­RRA PRO­DUC­TI­VA YA NO ES UN PA­RA­ME­TRO IN­TERNO DE UN PAIS.

VA­RIA­BLES. LA PRO­DUC­TI­VI­DAD DE LA TIE­RRA CUEN­TA, PE­RO TAM­BIEN SE TIE­NE EN CUEN­TA LA SITUACION PO­LI­TI­CA.

MI­SIO­NES. ALLI, EL CRE­CI­MIEN­TO GA­NA­DE­RO IM­PUL­SO LOS PRE­CIOS DE LA TIE­RRA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.