HIS­TO­RIA PA­RA CON­TAR

De Chas­co­mús a Wis­con­sin, el re­co­rri­do de un ve­te­ri­na­rio in­quie­to, cu­rio­so y algo con­ver­sa­dor.

Clarin - Revista Rural - - Sumario - An­drés Ma­ti­na­ta cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Ro­dol­fo Peralta, un ve­te­ri­na­rio de re­fe­ren­cia.

Si us­ted asis­te a una jor­na­da de ga­na­de­ría en cual­quier rin­cón del país, es muy pro­ba­ble que Ro­dol­fo Peralta se en­cuen­tre en­tre los di­ser­tan­tes. Es que a su ex­ten­sa ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, su­ma un vas­to cu­rrí­cu­lum co­mo con­fe­ren­cis­ta.

En un ca­fé de San Tel­mo, fren­te a un pocillo que re­vuel­ve con par­si­mo­nia, re­cuer­da su in­fan­cia en Chas­co­mús, cuan­do co­men­zó a dar los pri­me­ros pa­sos en la ac­ti­vi­dad que mar­ca­ría su vi­da.

Ma­yor de tres her­ma­nos, el pe­que­ño Ro­dol­fo acom­pa­ña­ba a su pa­dre Wal­de­mar, que tra­ba­ja­ba en la con­sig­na­ta­ria Sau­lo y Ha­cen­da­dos y era pro­duc­tor ga­na­de­ro. En ple­na in­fan­cia, em­pe­zó a afi­nar su ojo y sa­bía re­co­no­cer a sim­ple vis­ta un buen ani­mal.

En sus con­fe­ren­cias, el ve­te­ri­na­rio ce­de el lu­gar al do­cen­te. Qui­zás, es­ta ca­pa­ci­dad guar­da es­tre­cha re­la­ción con su tí­tu­lo se­cun­da­rio de maes­tro, que ob­tu­vo en la Es­cue­la Nor­mal de Chas­co­mús. s. “Era el úni­co de la ba­rra de e ami­gos que es­ta­ba en el Nor- mal”, di­ce, con una am­plia a son­ri­sa.

De esos años, re­me­mo­ra a tra­ve­su­ras inocen­tes, co­mo arro­jar las clá­si­cas bom­bi­tas de olor, o in­ver­tir las bu­jías del co­che de al­gún pro­fe­sor, los bai­les en pue­blos ve­ci­nos y la prác­ti­ca de de­por­tes co­mo bás­quet y re­mo. Pe­ro sin aban­do­nar ja­más el tra­ba­jo en el cam­po de su pa­dre, in­clu­so du­ran­te su eta­pa de es­tu­dian­te uni­ver­si­ta­rio.

A la ho­ra de ele­gir una ca­rre­ra, las ex­pe­rien­cias vi­vi­das jun­to un­to a su pa­dre su­ma­ron mu­chos pun-pun- tos, y se ins­cri­bió en Ve­te­ri­na­ria. En ese mo­men­to, y por ser maes­tro, no pu­do rea­li­zar el cur­so de in­gre­so en la fa­cul­tad de La Pla­ta

-los ba­chi­lle­res si po­dían- y en­fi­ló ha­cia Bue­nos Ai­res.

Si que­ría es­tu­diar en La Pla­ta, el sis­te­ma de equi­va­len­cias exi­gía que de­bía ren­dir sie­te asig­na­tu­ras en me­nos de una se­ma­na. “Los exá­me­nes eran en Do­lo­res, apro­bé el pri­me­ro y al día si­guien­te des­apro­bé, así que bus­qué otros rum­bos”, ex­pli­có.

De Chas­co­mús a Bue­nos Ai­res sin es­ca­las, el jo­ven Peralta se en­con­tró con un mun­do nue­vo. En un ca­lu­ro­so mes de enero, co­men­zó el cur­so de in­gre­so y des­em­bar­có en una pen­sión en Vi­lla De­vo­to, don­de com­par­tió ha­bi­ta­ción con tres po­li­cías y vi­vió du­ran­te los pri­me­ros años de su ca­rre­ra.

Siem­pre tra­ba­jó du­ran­te su ca­rre­ra. Pri­me­ro en una agen­cia de fle­tes, y des­pués en una ve­te­ri­na­ria. Con el tra­ba­jo, más los in­gre­sos por su la­bor do­cen­te en la fa­cul­tad, se mu­dó de la pen­sión a un de­par­ta­men­to.

En sus pri­me­ros tiem­pos en la fa­cul­tad, en­ta­bló re­la­ción con Guillermo Cal y Ju­lio García To­bar, que en los si­guien­tes años in­cli­na­rían la ba­lan­za pa­ra que el fu­tu­ro ve­te­ri­na­rio se ca­pa­ci­ta­ra en el ex­tran­je­ro.

La ho­ja de ru­ta de un pro­fe­sio­nal ve­te­ri­na­rio en aquel en­ton­ces era cla­ra: se gra­dua­ba, re­tor­na­ba a su lu­gar de ori­gen y abría su pro­pio ne­go­cio. En es­te pun­to fue cuan­do de­fi­nió su in­cli­na­ción pro­fe­sio­nal. En una épo­ca don­de el cri­te­rio pa­sa­ba por ser un mé­di­co clí­ni­co, el fla­man­te egresado re­do­bló la apues­ta. “Mi idea era ser más bien pro­duc­cio­nis­ta que clí­ni­co, y en esos años cos­ta­ba mu­cho, no se en­ten­día”, ana­li­za.

El si­guien­te pa­so fue en­viar car­tas a dis­tin­tas uni­ver­si­da­des, y lle­gó a en­viar vein­te a In­gla­te­rra, Es­ta­dos Uni­dos y Aus­tra­lia. Al­gu­nos años des­pués, y ya ca­sa­do, se­guía con el ob­je­ti­vo de for­mar­se afue­ra. Ca­da día re­for­za­ba el es­tu­dio del idio­ma in­glés, y fi­nal­men­te pu­do ga­nar un con­cur­so di­ri­gi­do a do­cen­tes de la uni­ver­si­dad, que otor­ga­ba una be­ca pa­ra es­tu­diar en EE.UU. Te­nía en vis­ta las uni­ver­si­da­des de Illi­nois, Cor­nell y Wis­con­sin. Lue­go de apli­car en las tres, fue ad­mi­ti­do en Wis­con­sin, y lle­gó con su es­po­sa y su pri­mer hi­jo, de tres me­ses. “Ca­da vez que me acuer­do de esos dos años me emo­ciono, fue­ron inol­vi­da­bles”, con­fie­sa.

De vuel­ta en Argentina, hi­zo ba­se en Chas­co­mús y des­pués de al­gu­nos tra­ba­jos ale­ja­dos de la ga­na­de­ría, re­cu­pe­ró su es­pa­cio en la fa­cul­tad, y pu­do in­gre­sar co­mo ju­nior a la con­sul­to­ra GAP, si­gla de Ge­né­ti­ca Apli­ca­da a la Pro­duc­ción. De la mano de su men­tor García To­bar pu­do ac­ce­der a tres em­pleos: el cen­tro de Ge­né­ti­ca Cia­le (que en esos años era Co­me­ga), Cre­sud y un tam­bo tan­di­len­se.

Es­te fue el pun­to de par­ti­da de una ca­rre­ra pro­lí­fi­ca, que se orien-

SIEM­PRE TU­VO EN CLA­RO QUE QUERÌA DAR UN PA­SO MAS ALLA DEL CLASICO PER­FIL CLINICO DE LOS VE­TE­RI­NA­RIOS

to ha­cia la cría. Y en 1983, des­pués de brin­dar una char­la en Cia­le so­bre de­tec­ción de ce­los, vie­ron mu­cha pas­ta en ese jo­ven ve­te­ri­na­rio de voz mo­du­la­da, y lo alen­ta­ron a se­guir en es­te ca­mino.

Pa­dre de cin­co hi­jos, dos es­tán vin­cu­la­dos al agro y con uno de ellos -ve­te­ri­na­rio tam­bién- com­par­te al­gu­nas ta­reas. Y a su in­men­so amor al tra­ba­jo, le su­ma cu­rio­si­dad y mu­cha de­di­ca­ción. Tan­to, que en un mo­men­to de la en­tre­vis­ta aban­do­na los re­cuer­dos, y cuen­ta los de­ta­lles de una jor­na­da que pre­pa­ra pa­ra dar en San Luis: sin du­das, un ve­te­ri­na­rio to­do te­rreno.

EN SU HA­BI­TAT. EN UN CAM­PO DE SAL­TA, DU­RAN­TE UNA PAU­SA EN UNA JOR­NA­DA GA­NA­DE­RA

RE­CUER­DOS. CON SU ES­PO­SA EL DIA QUE APRO­BÓ LA TE­SIS EN WINSCONSIN, EEUUEEUU. A LA DERECHADERECHA, PRO­BAN­DO AL AROARO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.