AHO­RA, A CUI­DAR AL TRI­GO DE LA MAN­CHA AMA­RI­LLA

Es una de las en­fer­me­da­des más co­mu­nes en el ce­real. Las cla­ves pa­ra ma­ne­jar­la con éxi­to.

Clarin - Revista Rural - - Agricultura Sanidad - Marcelo Car­mo­na ES­PE­CIA­LIS­TA EN FITOPATOLOGIA

Mu­chos cli­ma­tó­lo­gos anun­cian un año 2014, con ca­rac­te­rís­ti­cas hú­me­das y muy llu­vio­so.

En es­te con­tex­to se de­be­rá pres­tar mu­cha aten­ción a la ocu­rren­cia e in­ten­si­dad de las man­chas fo­lia­res del tri­go.

Den­tro de ellas, la man­cha ama­ri­lla me­re­ce una con­si­de­ra­ción es­pe­cial por ser la más fre­cuen­te en Argentina

Es­ta en­fer­me­dad es una de las más co­mu­nes en el cul­ti­vo de tri­go y, es­pe­cial­men­te, en aque­llos lo­tes ba­jo mo­no­cul­ti­vo y siembra di­rec­ta.

La en­fer­me­dad es cau­sa­da por el hon­go ne­cro­tró­fi­co Drechs­le­ra tri­ti­ci-re­pen­tis, un pa­tó­geno que so­bre­vi­ve en los ras­tro­jos en des­com­po­si­ción del cul­ti­vo y tam­bién por la co­lo­ni­za­ción que ha­ce de las se­mi­llas.

Los sín­to­mas de es­ta en­fer­me­dad son evi­den­tes, prin­ci­pal­men­te, en ho­jas y con­sis­ten en man­chas ma­rro­nes y ro­dea­das por un ha­lo ama­ri­llen­to. An­tes de apa­re­cer el ha­lo ama­ri­llo, la le­sión apa­re­ce de bor­des ma­rro­nes y cen­tro pa­ji­zo que pue­de con­fun­dir­se con los pri­me­ros sín­to­mas de otra man­cha, la Bi­po­la­ris so­ro­ki­nia­na (man­cha bo­rro­sa).

A me­di­da que pro­gre­sa la in­fec­ción, es­te ha­lo ama­ri­llen­to se ha­ce muh­co más no­ta­ble.

En los ras­tro­jos, el hon­go so­bre­vi­ve en la for­ma de fruc­ti­fi­ca­cio­nes se­xua­les, de­no­mi­na­das pseu­do­te­cios, den­tro de los cua­les se pro­du­cen las es­po­ras que ini­cian los ci­clos pri­ma­rios de la en­fer­me­dad en los lo­tes ba­jo mo­no­cul­ti­vo de tri­go. El hon­go tam­bién so­bre­vi­ve en la se­mi­lla don­de es­po­ru­la so­bre la mis­ma o en el co­leop­ti­le.

Es­ta en­fer­me­dad tam­bién pue­de trans­mi­tir­se di­rec­ta­men­te a la pri­me­ra ho­ja o plú­mu­la.

La se­mi­lla in­fec­ta­da ini­cia los ci­clos pri­ma­rios en cam­pos sin ras­tro­jo de tri­go en su­per­fi­cie o ba­jo rotación.

El ma­ne­jo de es­ta en­fer­me­dad in­clu­ye di­fe­ren­tes tác­ti­cas que pue­de apli­car el pro­duc­tor. En­tre ellas es­tá el tra­ta­mien­to de se­mi­llas con fun­gi­ci­das efi­cien­tes. Tam­bién una es­tra­te­gia, apli­can­do tec­no­lo­gía de pro­ce­sos, es la rotación de cul­ti­vos de mo­do de eli­mi­nar el inocu­lo de los ras­tro­jos. Por otra par­te, le elec­ción de va­rie­da­des de tri­go con me­jor com­por­ta­mien­to a es­ta en­fer­me­dad es una tác­ti­ca que de­be te­ner­se en cuen­ta, co­mo par­te de una es­tra­te­gia pa­ra com­ba­tir es­ta en­fer­me­dad. Ade­más es im­por­tan­te eli­mi­nar las plan­tas “gua­chas” de tri­go, que sir­ven co­mo puen­tes ver­des pa­ra so­bre­vi­ven­cia de la en­fer­me­dad en el lo­te.

Asi­mis­mo, hay que con­si­de­rar al con­trol quí­mi­co, apli­can­do los um­bra­les de da­ño, si la can­ti­dad de en­fer­me­dad jus­ti­fi­ca el cos­to del tra­ta­mien­to.

Por otra par­te, hay que te­ner en cuen­ta que la fer­ti­li­za­ción ni­tro­ge- na­da, si hay dé­fi­cit o la­va­do de ni­tró­geno, pue­de vol­ver más agre­si­va a la en­fer­me­dad.

Pa­ra el ata­que de es­te ti­po de en­fer­me­da­des es cla­ve el mo­ni­to­reo. El pe­río­do de es­ta ta­rea de­be co­men­zar al fi­nal del ma­co­lla­je e ini­cio de en­ca­ña­zón y de­be fi­na­li­zar en el es­ta­dio de grano le­cho­so.

Pa­ra la cuan­ti­fi­ca­ción de la in­ci­den­cia de la en­fer­me­dad se con­si­de­ra ho­ja en­fer­ma a la que pre­sen­te al me­nos una man­cha de dos mi­lí­me­tros o más de diá­me­tro.

En el mo­men­to en que la in­ci­den­cia fo­liar al­can­ce el UDA (Um­bral de ac­ción) se de­be pro­ce­der a la apli­ca­ción de fun­gi­ci­da.

En ter­mino ge­ne­ra­les (aun­que de­pen­de de los cos­tos, pre­cio del tri­go y del rin­de po­ten­cial), el UDA se si­túa al­re­de­dor del 20% de in­ci­den­cia fo­liar des­de el mo­men­to en que se elon­ga la ca­ña de tri­go (en- ca­ña­zón) en ade­lan­te.

Pa­ra el tra­ta­mien­to fun­gi­ci­da son re­co­men­da­ble, ma­yor­men­te, los pro­duc­tos per­te­ne­cen al gru­po de los tria­zo­les y al de sus mez­clas con las es­tro­bi­lu­ri­nas.

La mez­cla de tria­zol más es­tro­bi­lu­ri­na o las que in­clu­yen car­bo­xa­mi­das, son mas efi­cien­tes pa­ra el con­trol y con ma­yor per­sis­ten­cia.

Mu­chos ci­clos

Un pa­tó­geno es po­li­ci­cli­co cuan­do pro­du­cen más de una ge­ne­ra­ción por es­ta­ción de cul­ti­vo, co­mo es el ca­so de la man­cha ama­ri­lla. Exis­ten nu­me­ro­sos ci­clos de in­fec­ción por ci­clo de cul­ti­vo.

Aquí plan­tas u ho­jas en­fer­mas se cons­ti­tu­yen en im­por­tan­tes fuen­tes de inócu­lo pa­ra nue­vas ho­jas o plan­tas den­tro del mis­mo ci­clo de cul­ti­vo.

El nú­me­ro de ci­clos pa­to­gé­ni­cos de­pen­de­rá del tiem­po re­que­ri­do pa­ra com­ple­tar ca­da uno de ellos.

El pe­río­do de la­ten­cia (tiem­po des­de la pe­ne­tra­ción has­ta la apa­ri­ción de las fruc­ti­fi­ca­cio­nes) es muy im­por­tan­te ya que con­tro­la el nú­me­ro de in­fec­cio­nes re­pe­ti­das que pue­den ocu­rrir du­ran­te el ci­clo del cul­ti­vo.

Por es­ta ra­zón, los pa­tó­ge­nos po­li­cí­cli­cos que ata­can re­pe­ti­da­men­te du­ran­te el ci­clo de cul­ti­vo, si tie­nen un cor­to ci­clo de re­pro­duc­ción (la­ten­cia), se­rán ca­pa­ces de ge­ne­rar epi­de­mias mu­cho más ex­plo­si­vas.

El uso más fre­cuen­te de los fun­gi­ci­das es su apli­ca­ción en ór­ga­nos aé­reos pa­ra el tra­ta­mien­to de en­fer­me­da­des po­li­cí­cli­cas. Mu­chos de los fun­gi­ci­das que se apli­can en cul­ti­vos ex­ten­si­vos pa­ra con­tro­lar los pa­tó­ge­nos fo­lia­res tie­nen el ob­je­ti­vo de bus­car de­te­ner la al­ta ta­sa epi­de­mio­ló­gi­ca de es­te ti­po de en­fer­me­da­des.

Por ello, el im­pac­to del quí­mi­co en es­te ti­po de uso, es la de ba­jar esa ta­sa epi­de­mio­ló­gi­ca, es de­cir, fre­nar el cre­ci­mien­to del pa­tó­geno y de la en­fer­me­dad.

En una año Ni­ño, co­mo el que se au­gu­ra una vez lle­ga­da la pri­ma­ve­ra, una de las re­co­men­da­cio­nes más im­por­tan­te es in­ten­si­fi­car los mo­ni­to­reos, ser in­fa­li­bles con el um­bral de tra­ta­mien­to y has­ta ba­ja­rar la po­si­bi­li­dad de au­men­tar las do­sis de mar­be­te en un 20% más.

De es­ta ma­ne­ra, el fun­gi­ci­da apli­ca­do en el mo­men­to y a la do­sis co­rrec­to ase­gu­ra­rá la efi­cien­cia y per­sis­ten­cia del tra­ta­mien­to en un año com­ple­ta­men­te a fa­vor de los hon­gos, es­pe­cial­men­te de aque­llos cau­san­tes de man­chas fo­lia­res.

MO­NI­TO­REO. DE­BE CO­MEN­ZAR EN­TRE EL FI­NAL DEL MA­CO­LLA­JE Y EL LLE­NA­DO DE GRA­NOS.

MAN­CHA MA­LA. ES LA AMA­RI­LLA, QUE ES­TA EN LO­TES DE TRI­GO EN DI­REC­TA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.