EL PA­SO A PA­SO DE LA FERTILIZACION

La fuen­te, la do­sis, el mo­men­to y la for­ma de apli­ca­ción, son cla­ve.

Clarin - Revista Rural - - Agricultura - Cla­rín Ru­ral cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

El es­pe­cia­lis­ta Fer­nan­do García, di­rec­tor del IPNI Cono Sur. se­ña­la que al mo­men­to de fer­ti­li­zar se de­be em­pe­zar a eva­luar as­pec­tos que ha­cen a la sus­ten­ta­bi­li­dad, co­mo la efi­cien­cia del uso de los re­cur­sos, más allá de la ren­ta­bi­li­dad. García brin­dó re­cien­te­men­te una char­la en un ci­clo de ca­pa­ci­ta­ción pro­pues­to por Ni­de­ra a tra­vés de su pro­gra­ma Agri­cul­tu­ra Cons­cien­te, en la que des­me­nu­zó los cua­tro fun­da­men­tos bá­si­cos de la nu­tri­ción de cul­ti­vos: uti­li­zar la fuen­te ade­cua­da de fer­ti­li­zan­tes, en la can­ti­dad, mo­men­to y lu­gar de apli­ca­ción ade­cua­dos.

Res­pec­to de la do­sis a apli­car, in­di­có que es fun­da­men­tal es­ta­ble­cer la re­la­ción en­tre la de­man­da del cul­ti­vo y la ofer­ta de nu­trien­tes del sue­lo. “Pa­ra co­no­cer la de­man­da con­ta­mos con tablas que nos in­di­can cuán­to ab­sor­be el cul­ti­vo y cuán­to re­mue­ve, es de­cir cuán­to se va en gra­nos, de ca­da uno de los nu­trien­tes. Mien­tras que pa­ra co­no­cer el abas­te­ci­mien­to de nu­trien­tes el aná­li­sis de sue­lo es la he­rra­mien­ta fun­da­men­tal”.

García re­mar­có que al es­ta­ble­cer

AL EVA­LUAR LA DO­SIS SE DE­BE TE­NER EN CUEN­TA TAN­TO LA REN­TA­BI­LI­DAD CO­MO EL MAN­TE­NI­MIEN­TO DE LA FER­TI­LI­DAD

la do­sis tam­bién se de­be eva­luar los im­pac­tos que ten­drá so­bre el sue­lo, que van des­de los apor­tes de car­bono -por ma­yor ge­ne­ra­ción de re­si­duos- has­ta los efec­tos en la es­truc­tu­ra y su ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­mien­to de agua.

Otro con­cep­to que de­jó García al eva­luar la do­sis es que “de­be ase­gu­rar una bue­na ren­ta­bi­li­dad”, se­ña­lan­do que hay as­pec­tos que lle­van a ele­gir la do­sis óp­ti­ma eco­nó­mi­ca pa­ra los nu­trien­tes de ma­yor mo­vi­li­dad, co­mo el ni­tró­geno, pe­ro que tam­bién se de­be te­ner en cuen­ta el man­te­ni­mien­to de la fer­ti­li­dad del sue­lo cuan­do se tra­ta de nu­trien­tes de me­nor mo­vi­li­dad, co­mo el fós­fo­ro y el po­ta­sio.

Res­pec­to del mo­men­to de apli­ca­ción, el es­pe­cia­lis­ta se­ña­la que es ne­ce­sa­rio co­no­cer cuán­do los cul­ti­vos re­quie­ren los nu­trien­tes y cuán­do el sue­lo se los pue­de su­mi­nis­trar. Por lo tan­to, es im­por­tan­te en­ten­der la di­ná­mi­ca de ca­da nu­trien­te. Ade­más, se de­ben con­si­de­rar los me­ca­nis­mos de pér­di­da de nu­trien­tes, co­mo son el la­va­do, des­ni­tri­fi­ca­ción y vo­la­ti­li­za­ción en el ca­so del ni­tró­geno o las pér­di­das por es­cu­rri­mien­to en el ca­so del fós­fo­ro.

El es­pe­cia­lis­ta in­di­có que exis­ten nu­me­ro­sas fuen­tes y for­mas de fer­ti­li­zan­tes y de abonos or­gá­ni­cos que, en es­ta­do so­lu­ble, pue­den apor­tar los nu­trien­tes a los cul­ti­vos, pe­ro que se de­be te­ner muy en cuen­ta la reac­ción que ten­drá la fuen­te ele­gi­da al ser in­cor­po­ra­da y en­trar en con­tac­to con el sue­lo.

Res­pec­to del lu­gar de apli­ca­ción del fer­ti­li­zan­te, García in­di­có que se de­be cen­trar la aten­ción en el si­tio don­de es­tán cre­cien­do las raí­ces y en las reac­cio­nes quí­mi­cas del sue­lo que pue­de pre­sen­tar la fuen­te de nu­trien­tes que se ha ele­gi­do. Ex­pli­có que tan­to las apli­ca­cio­nes al vo­leo co­mo las lo­ca­li­za­das tie­nen ven­ta­jas y des­ven­ta­jas pe­ro que to­das de­ben ser con­si­de­ra­das da­do que son úti­les en dis­tin­tas si­tua­cio­nes se­gún las ca­rac­te­rís­ti­cas del lo­te.

MAS NU­TRIEN­TES. OPE­RA­RIOS CAR­GAN FER­TI­LI­ZAN­TE EN UNA SEM­BRA­DO­RA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.