UN BUEN PAR­TO ES UN GRAN PA­SO PA­RA UN CI­CLO EXI­TO­SO

En ple­na épo­ca de pa­ri­cio­nes, hay que to­mar mu­chos re­cau­dos ali­men­ti­cios y sa­ni­ta­rios en la ma­dre pa­ra que se pro­du­ca un alum­bra­mien­to de la cría sin pro­ble­mas.

Clarin - Revista Rural - - Ganaderia Sanidad - ja­con­fa@ hot­mail.com Ja­vier Confalonieri ME­DI­CO VE­TE­RI­NA­RIO

Es­ta­mos en los me­ses don­de se desa­rro­lla la ma­yo­ría de los par­tos bo­vi­nos del año. De no exis­tir un par­to exi­to­so, el res­to de la ca­de­na de even­tos nun­ca se pro­du­ci­rá. Ade­más, pa­ra el cria­dor, el ter­ne­ro na­ci­do, cria­do, des­te­ta­do y ven­di­do es el fin úl­ti­mo de su pro­duc­ción.

Mu­chas ve­ces no se to­ma en cuen­ta el even­to par­to, na­ci­mien­to, alum­bra­mien­to, co­mo tal, y las im­pli­can­cias que es­ta si­tua­ción in­vo­lu­cra. Co­mo de­cía un pro­fe­sor de la fa­cul­tad, “el par­to es el mo­men­to don­de más cer­ca de la muer­te se en­cuen­tra el ter­ne­ro”.

Son mu­chos los cam­bios a los que son so­me­ti­dos los fe­tos, al pa­sar de su vi­da in­tra­ute­ri­na (tem­pe-

EN LOS RO­DEOS DE PRODUCCION DE CAR­NE SE PIER­DE UN 4% DE HI­JOS DE VA­QUI­LLO­NAS Y UN 3% EN LAS VA­CAS

ra­tu­ra con­tro­la­da, ali­men­ta­ción ase­gu­ra­da, pro­te­gi­do, etc), a la vi­da ex­tra­ute­ri­na (me­dio am­bien­te). Afor­tu­na­da­men­te, la na­tu­ra­le­za es sa­bia y los ani­ma­les es­tán ca­pa­ci­ta­dos pa­ra lle­var ade­lan­te la pa­ri­ción sin ayu­da en la gran ma­yo­ría de los ca­sos.

Jus­ta­men­te lo que nos in­tere­sa en es­te ar­tícu­lo no son aque­llos ca­sos en los cua­les el par­to no se pro­du­ce de for­ma es­pon­tá­nea, na­tu­ral y fi­sio­ló­gi­ca, sino que al­gún fac­tor al­te­ra el nor­mal desa­rro­llo.

En ge­ne­ral, en los ro­deos de cría se pier­de un 4% de hi­jos de va­qui­llo­nas y un 3% en las va­cas. En cam­bio, tam­bo es­ta ci­fra as­cien­sa a un 8% en va­qui­llo­nas y del 6% en va­cas, du­ran­te las pri­me­ras 24 ho­ras de na­ci­do.

El por­qué es tan im­por­tan­te es­te mo­men­to, se de­be a que ya se co­mien­za a ju­gar el fu­tu­ro del ter­ne­ro pa­ra so­bre­vi­vir y pro­du­cir.

Si el par­to no fue nor­mal es­ta­mos an­te una dis­to­cia y po­de­mos te­ner des­de un ter­ne­ro muer­to, a un par­to de­mo­ra­do y re­suel­to de di­fe­ren­tes ma­ne­ras, (trac­ción for­za­da, ce­sá­rea, etc).

En es­te úl­ti­mo ca­so, la sa­li­da de un ter­ne­ro vi­vo, és­te su­frió di­fe­ren­tes gra­dos de as­fi­xia el cual, en mu­chas opor­tu­ni­da­des, pre­sen­ta­rá tras­tor­nos de dis­tin­ta ín­do­les (res­pi­ra­to­rios-di­ges­ti­vos), en al­gu­nos ca­sos en for­ma in­me­dia­ta (24 a 48 ho­ras) y otras ve­ces se­rá du­ran­te el trans­cur­so del pri­mer mes de vi­da. En otros ca­so, el ter­ne­ro ten­drá una so­bre­vi­da “nor­mal”, pe­ro que trae­rá apa­re­ja­dos pro­ble­mas pro­duc­ti­vos a fu­tu­ro (nun­ca po­drá al­can­zar su po­ten­cial má­xi­mo, ya sea en la ga­nan­cia de pe­so o en las fu­tu­ras lac­tan­cias).

Los fac­to­res a to­mar en cuen­ta pa­ra in­ten­tar mi­ni­mi­zar es­tas pér­di­das, por un la­do, es el co­rrec­to uso de to­ros con fa­ci­li­dad de par­to com­pro­ba­da, fun­da­men­tal­men­te en la ca­te­go­ría va­qui­llo­nas, ya sean es­tas de 15 me­ses o de 27 me­ses. A ve­ces, el pro­ble­mas no es el to­ro, sino el ta­ma­ño de la pel­vis de la va­qui­llo­na, mo­ti­vo por el cual se ha­bla de un fe­to ab­so­lu­ta­men­te gran­de (cuan­do la pel­vis tie­ne di­men­sio­nes nor­ma­les pe­ro el fe­tos de 32-36 ki­los o más, por la ma­la elec­ción del to­ro) o de fe­to re­la­ti­va­men­te gran­de (cuan­do el pro­ble­ma es que la pel­vis es chi­ca, juve- nil, co­mo pa­ra que pa­se un ter­ne­ro de ta­ma­ño nor­mal y pe­so ade­cua­do, 22 a 28 ki­lo­gra­mos).

Otro de los as­pec­tos im­por­tan­tes es la ubi­ca­ción de los ani­ma­les a pa­rir en un lo­te que tra­te de dis­mi­nuir las in­cle­men­cias cli­má­ti­cas, que no ha­ya anega­mien­tos o que ten­ga la po­si­bi­li­dad re­pa­ro etc. Las ma­dres de­ben te­ner un es­ta­do cor­po­ral ade­cua­do al par­to, (una con­di­ción de 3, en la es­ca­la 1 a 5, se­ría lo desea­ble). Co­mo re­gla, una va­ca pre­ña­da ja­más de­be­ría trans­cu­rrir su úl­ti­mo ter­cio de ges­ta­ción per­dien­do pe­so, mu­cho me­nos una va­qui­llo­na. So­lo en si­tua­cio­nes muy par­ti­cu­la­res ,por no de­cir ex­tre­mas (se pue­de pen­sar en las inun­da­cio­nes que se es­tán desa­rro­llan­do por el río Pa­ra­ná, Pa­ra­guay y el Uru­guay en es­tos me­ses), la pér­di­da de pe­so de la hem­bra de­be pro­du­cir­se. En las con­di­cio­nes pro­duc­ti­vas que hoy tie­ne la cría, las res­tric­cio­nes las im­po­ne ca­si nor­mal­men­te el me­dio don­de es­ta­mos lle­van­do las va­cas.

Por otra par­te, el es­ta­do sa­ni­ta­rio de­be­ría ser ca­si una ob­se­sión del pro­duc­tor, por­que el es­ta­do in­mu­ni­ta­rio de la ma­dre es fun­da­men- tal pa­ra la trans­fe­ren­cia de in­mu­no­glo­bu­li­nas y cé­lu­las del sis­te­ma in­mu­ne al re­cién na­ci­do, el cual ad­quie­re sus pri­me­ras ar­mas de­fen­si­vas de la ma­dre a tra­vés del ca­los­tra­do. Es­te es un pun­to fun­da­men­tal y de­ci­si­vo en el fu­tu­ro del ter­ne­ro, pues­to que de­be to­mar una can­ti­dad de ca­los­tro en un pla­zo má­xi­mo de tiem­po y de una ca­li­dad ade­cua­da. A es­to se lo co­no­ce co­mo la re­gla de las tres “C”, ca­li­dad, can­ti­dad, cro­no­lo­gía.

Es­to es, 3 a 4 li­tros en las pri­me­ras seis ho­ras de vi­da. En es­te pe­río­do es en el cual se pro­du­ce la me­jor y ma­yor ab­sor­ción de las de­fen­sas que le trans­fie­re en for­ma pa­si­va la ma­dre al hi­jo. Lue­go co­mien­za a de­caer la efi­ca­cia y la efi­cien­cia de es­te sis­te­ma. A las 12 ho­ras de na­ci­do, la ab­sor­ción es prác­ti­ca­men­te nu­la. Por és­to es que la va­cu­na­ción pre­par­tos es tan im­por­tan­te pa­ra dar­le ca­li­dad al ca­los­tro, con las va­cu­nas con­tra las dia­rreas neo­na­ta­les o de pri­me­ra edad, co­mo mí­ni­mo, en­fer­me­da­des cau­sa­les de mu­chas muer­tes en re­cién na­ci­dos. Si es po­si­ble se de­ben apli­car dos do­sis, con 45 días pre par­to y 15 días pre­vios al mis­mo. Es­ta es otra de las ra­zo­nes por las que se in­sis­te con el es­ta­cio­na­mien­to y or­de­na­mien­to de los ser­vi­cios.

CUI­DA­DA. LA MA­DRE, EN TIEM­PO DE PA­RIR, DE­BE ES­TAR EN UN LO­TE CON AL­GUN RE­PA­RO.

DIS­TO­CIA. CON PRO­BLE­MAS AL PAR­TO: EL TER­NE­RO TEN­DRA ME­NOR PO­TEN­CIAL.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.