DIE­TA QUE HA­CE LA DI­FE­REN­CIA

En el en­gor­de a co­rral, el maíz, jun­to con una fuen­te pro­tei­ca, son los prin­ci­pa­les ali­men­tos de la ra­ción. La ca­li­dad de los com­po­nen­tes es cla­ve pa­ra la ter­mi­na­ción.

Clarin - Revista Rural - - Ganaderia Nutricion - INTA Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

La ne­ce­si­dad por par­te de los pro­duc­to­res de man­te­ner la pro­duc­ti­vi­dad y com­pe­ti­ti­vi­dad de la ga­na­de­ría ha ge­ne­ra­do un pro­ce­so de in­ten­si­fi­ca­ción pro­duc­ti­va, que ha adop­ta­do a los sis­te­mas de en­cie­rre co­mo es­tra­te­gia. Es­te mo­do de en­gor­de com­pren­de un ma­ne­jo nu­tri­cio­nal ba­sa­do en el ba­lan­ceo de la die­ta me­dian­te el su­mi­nis­tro de con­cen­tra­dos con pro­teí­na.

En es­te pro­ce­so evo­lu­ti­vo de la ga­na­de­ría el su­mi­nis­tro “ad-li­bi­tum” de dietas de ter­mi­na­ción a co­rral con al­to ni­vel de grano de maíz es­tá sien­do am­plia­men­te di­fun­di­do en la Cuen­ca del Sa­la­do, de­bi­do prin­ci­pal­men­te a su prac­ti­ci­dad y ba­jo cos­to. En los ca­sos en que el grano es en­si­la­do, el con­su­mo di­rec­to en au­to­con­su­mo es una op­ción prác­ti­ca pe­ro re­quie­re del su­mi­nis­tro en co­me­de­ros de con­cen­tra­dos pro­tei­cos pa­ra ba­lan­cear la die­ta.

Pues­to que con la in­clu­sión de con­cen­tra­dos pro­tei­cos du­ran­te el pro­ce­so de en­si­la­do de gra­nos es po­si­ble dis­po­ner de una ra­ción ba­lan­cea­da, evi­tan­do las com­pli­ca­cio­nes ope­ra­ti­vas del su­mi­nis­tro del ali­men­to dia­rio y las va­ria­cio­nes en el con­su­mo de con­cen­tra­do pro­tei­co cuan­do es­te se su­mi­nis­tra se­pa­ra­do del grano, téc­ni­cos de la Es­ta­ción Ex­pe­ri­men­tal del INTA Cuen­ca del Sa­la­do rea­li­za­ron un tra­ba­jo pa­ra eva­luar la ca­li­dad del grano de maíz en­si­la­do com­bi­na­do dis­tin­tas fuen­tes pro­tei­cas.

Pa­ra el en­sa­yo “se uti­li­zó grano de maíz de un mis­mo cul­ti­vo co­se­cha­do en el mes de ju­nio con dos ni­ve­les de hu­me­dad ( 24,6% y 16,5%). El grano fue par­ti­do lue­go de la co­se­cha y en­si­la­do en mi­cro­si­los de PVC”.

In­me­dia­ta­men­te des­pués del par­ti­do del grano se in­clu­ye­ron las dis­tin­tas fuen­tes pro­tei­cas pa­ra al­can­zar 13% de pro­teí­na bru­ta (PB) to­tal.

Los tra­ta­mien­tos sur­gie­ron de la com­bi­na­ción de dos ni­ve­les de hu­me­dad en el grano de maíz: Al­ta Hu­me­dad (AH) y Ba­ja Hu­me­dad (BH) y seis ti­pos de con­cen­tra­do pro­tei­co: Con­trol ( C): grano de maíz, U: urea al 1,8% en ba­se se­ca, G: pe­llet de gi­ra­sol (38,4%PB), SG: grano de so­ja en­te­ro (38,6%PB), SP: grano de so­ja par­ti­do (38,6%PB), SPLL: pe­llet de so­ja (46,5%PB).

A los 90 días de en­si­la­do se to­ma­ron mues­tras pa­ra de­ter­mi­na­ción de ma­te­ria se­ca (MS), ma­te­ria or­gá­ni­ca (MO), di­ges­ti­bi­li­dad de la ma­te­ria se­ca (DMS), PB, pro­teí­na so­lu­ble (Psol), fi­bra en de­ter­gen­te neu­tro (FDN), al­mi­dón (Alm), ex­trac­to eté­reo (EE), lig­ni­na (Lig) y pH.

Con el aná­li­sis de los re­sul­ta­dos, los re­fe­ren­tes del INTA observaron que “no se en­con­tra­ron di­fe­ren­cias en­tre ni­ve­les de hu­me­dad del grano en ma­te­ria or­gá­ni­ca, pe­ro sí di­fe­ren­cias sig­ni­fi­ca­ti­vas en ma­te­ria se­ca, di­ges­ti­bi­li­dad de la ma­te­ria se­ca, pro­teí­na bru­ta, fi­bra en de­ter­gen­te neu­tro, CSA, ex­trac­to eté­reo, pH, lig­ni­na, pro­teí­na so­lu­ble, y al­mi­dón pa­ra ba­ja y al­ta hu­me­dad res­pec­ti­va­men­te.

Tam­bién se de­ter­mi­nó que “la di­ges­ti­bi­li­dad de la ma­te­ria se­ca fue in­fe­rior cuan­do se in­clu­yó pe­llet de gi­ra­sol y grano de so­ja par­ti­do. La pro­teí­na bru­ta se in­cre­men­tó en to­dos los ca­sos con res­pec­to a Con­trol y no hu­bo di­fe­ren­cias en­tre los dis­tin­tos con­cen­tra­dos pro­tei­cos”.

Se­gún ex­pli­can los téc­ni­cos “co­mo era es­pe­ra­ble la fi­bra en de­ter­gen­te neu­tro y lig­ni­na se in­cre­men­ta­ron cuan­do se uti­li­zó pe­llet de gi­ra­sol. Un efec­to de amo­ni­fi­ca­ción pu­do ha­ber ge­ne­ra­do di­so­cia­ción de com­ple­jos lig­ni­na-car­bohi­dra­tos per­mi­tien­do su de­gra­da­ción, dis­mi­nu­yen­do la lig­ni­na en urea”.

Se­gún el tra­ba­jo “el al­mi­dón dis­mi­nu­yó cuan­do se uti­li­zó pe­llet de gi­ra­sol y grano de so­ja par­ti­do. El pH se in­cre­men­tó en el tra­ta­mien­to con urea al­can­zan­do va­lo­res que pue­den afec­tar la fermentación y con­ser­va­ción del grano”. Ade­más “se ob­ser­vó in­ter­ac­ción ni­vel de hu­me­dad por tra­ta­mien­to pa­ra la va­ria­ble pro­teí­na so­lu­ble”. So­lo “hu­bo di­fe­ren­cias sig­ni­fi­ca­ti­vas en­tre ni­ve­les de hu­me­dad pa­ra grano de so­ja en­te­ro, mien­tras que en am­bos ni­ve­les de hu­me­dad “la pro­teí­na so­lu­ble fue mar­ca­da­men­te su­pe­rior en urea e in­fe­rior en pe­llet de so­ja”.

Rea­li­za­do el tra­ba­jo, los téc­ni­cos de INTA con­clu­ye­ron que “con­si­de­ran­do la ma­yo­ría de las va­ria­bles el si­la­je de grano en Al­ta Hu­me­dad fue de me­jor ca­li­dad nu­tri­cio­nal que en Ba­ja Hu­me­dad”, sin em­bar­go “el por­cen­ta­je de pro­teí­na bru­ta fue me­nor en Al­ta Hu­me­dad”, pro­ba­ble­men­te de­bi­do a la ma­yor fermentación y a la de­gra­da­ción de las pro­teí­nas. Asi­mis­mo se ob­ser­vó que “la in­clu­sión de dis­tin­tos con­cen­tra­dos pro­tei­cos al si­lo de grano de maíz me­jo­ró la ca­li­dad nu­tri­cio­nal”.

Se­gún ade­lan­tan los téc­ni­cos “fu­tu­ros tra­ba­jos se fo­ca­li­za­rán en tra­tar de de­ter­mi­nar qué mo­di­fi­ca­cio­nes se pro­du­cen en la ca­li­dad nu­tri­cio­nal de la pro­teí­na in­clui­da en el pro­ce­so de en­si­la­do”.

MAS CO­RRAL. LA INTENSIFICACION GA­NA­DE­RA VIE­NE GE­NE­RAN­DO MA­YOR COM­PE­TI­TI­VI­DAD A LOS PRO­DUC­TO­RES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.