FA­NA­TI­COS DE LA PI­CA­DA

Los Ce­rei­gi­do su­ma­ron una pi­ca­do­ra al tam­bo pa­ra ga­nar efi­cien­cia.

Clarin - Revista Rural - - Ganaderia Silo - Cla­rín Ru­ral cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Ha­ce 30 años, los her­ma­nos Ricardo y José Luis Ce­rei­gi­do inau­gu­ra­ban su pri­mer tam­bo en Tren­que Lau­quen, pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, con 60 va­qui­llo­nas y mu­cha ilu­sión. Ac­tual­men­te, tras mu­chos sue­ños con­cre­ta­dos, la ex­plo­ta­ción in­clu­ye dos tam­bos de 600 ani­ma­les ca­da uno, en­gor­de de no­vi­llos Ho­lan­do –hi­jos de las va­cas de or­de­ñe– y cul­ti­vos de maíz, pas­tu­ras y ce­ba­da des­ti­na­dos al ali­men­to de los ani­ma­les.

El año pa­sa­do, con la in­cor­po­ra­ción de una pi­ca­do­ra Ja­guar 930, la fa­mi­lia lo­gró ce­rrar el círcu­lo com­ple­to de la pro­duc­ción, al te­ner la po­si­bi­li­dad de con­fec­cio­nar sus pro­pios ali­men­tos pa­ra los ani­ma­les. La má­qui­na hi­zo su de­but en oc­tu­bre, y se­gún Juan­jo Ce­rei­gi­do, miem­bro del equi­po, ya lle­va he­chas va­rias tan­das de si­los de pas­tu­ra.

Pre­via­men­te a la ad­qui­si­ción de la má­qui­na, la em­pre­sa con­tra­ta­ba los ser­vi­cios de un con­tra­tis­ta pa­ra ha­cer el pi­ca­do. “Ha­cia 2002 la má­qui­na que te­nía­mos no lle­ga­ba a ha­cer to­das las hec­tá­reas que re­que­ría­mos. Es­tá­ba­mos pi­can­do un mes se­gui­do, pe­ro era muy di­fí­cil te­ner los maí­ces ver­des en es­ta­do óp­ti­mo du­ran­te 30 días. Ahí en­tró la fi­gu­ra del con­tra­tis­ta”, cuen­ta Ce­rei­gi­do.

El año pa­sa­do, los Ce­rei­gi­do vie­ron la opor­tu­ni­dad de con­se­guir un cré­di­to pa­ra com­prar una má­qui­na pro­pia y dar­le una vuel­ta de tuerca más a la em­pre­sa. “El ob­je­ti­vo era ha­cer re­ser­vas de ca­li­dad en el mo­men­to óp­ti­mo. Ahí es cuan­do de­ci­di­mos com­prar la pi­ca­do­ra”, aña­de el pro­duc­tor.

La idea de ha­cer el si­lo pro­pio sur­gió na­tu­ral­men­te en los úl­ti­mos años co­mo el cie­rre del círcu­lo de la em­pre­sa: con­fec­cio­nar el ali­men­to pa­ra los ani­ma­les, usán- do­lo tan­to pa­ra en­gor­de de no­vi­llos co­mo pa­ra los tam­bos. Pe­ro ade­más, la nue­va má­qui­na les per­mi­tió in­cre­men­tar la efi­cien­cia en la em­pre­sa.

Se­gún Ce­rei­gi­do, “es­ta pi­ca­do­ra nos brin­da un me­jor ma­ne­jo del tiem­po. Si bien los con­tra­tis­tas con los que tra­ba­já­ba­mos nos da­ban un buen ser­vi­cio, po­der ha­cer­lo no­so­tros mis­mos nos da au­to­no­mía pa­ra de­ci­dir el me­jor mo­men­to. Por ra­zo­nes ló­gi­cas, la coor­di­na­ción con un con­tra­tis­ta siem­pre con­lle­va un tiem­po ex­tra. En cam­bio, te­nien­do la má­qui­na, uno ha­ce las co­sas exac­ta­men­te cuan­do lo ne­ce­si­ta”.

EL MENU. LA JA­GUAR 930 LES PER­MI­TE PI­CAR EL ALI­MEN­TO EN TIEM­PO Y FOR­MA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.