EN BUS­CA DEL TO­MA­TE MAS NU­TRI­TI­VO

Se­gún una in­ves­ti­ga­ción, los to­ma­tes pro­du­ci­dos a cam­po tie­nen más vitamina E.

Clarin - Revista Rural - - Ciencia Y Agro - Cla­rín Ru­ral cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Un es­tu­dio rea­li­za­do por in­ves­ti­ga­do­res del INTA y del Co­ni­cet de­mos­tró que los to­ma­tes cul­ti­va­dos en el cam­po tie­nen ma­yor ex­pre­sión de vitamina E que los de in­ver­na­de­ro. Com­pro­ba­ron que es­ta di­fe­ren­cia se­ría atri­bui­ble a me­ca­nis­mos epi­ge­né­ti­cos, re­la­cio­na­dos con las con­di­cio­nes am­bien­ta­les.

Des­de ha­ce años, el equi­po de Fer­nan­do Ca­rra­ri, in­ves­ti­ga­dor del Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes en Cien­cias Ve­te­ri­na­rias y Agro­nó­mi­cas del INTA, tra­ba­ja en des­ci­frar el ge­no­ma del to­ma­te. “Con esa in­for­ma­ción se pue­den iden­ti­fi­car cuá­les son los ge­nes in­vo­lu­cra­dos en los fru­tos que se co­se­chan y a par­tir de eso im­ple­men­tar es­tra­te­gias pa­ra fo­men­tar la ex­pre­sión de al­gu­nas cua­li­da­des co­mo co­lor, sa­bor o nu­tri­ción, co­mo en el ca­so de la vitamina E”, se­ña­ló.

En es­te sen­ti­do, Ca­rra­ri di­jo que la ma­yo­ría de los ca­rac­te­res de in­te­rés agro­nó­mi­co del to­ma­te tie­nen ba­ja he­re­da­bi­li­dad, es de­cir que en las dis­tin­tas ge­ne­ra­cio­nes no se in­cre­men­ta su pre­sen­cia. “Que un fru­to acu­mu­le más o me­nos vitamina E po­dría no es­tar re­la­cio­na­do con el ge­no­ti­po en sí, sino con có­mo se mo­di­fi­ca el ADN no es­truc­tu­ral de esos ge­nes ba­jo di­fe­ren­tes con­di­cio­nes am­bien­ta­les”, in­di­có.

La vitamina E, tam­bién co­no­ci­da co­mo to­co­fe­rol, es un an­ti­oxi­dan­te que pro­te­ge a las cé­lu­las y dis­mi­nu­ye la oxi­da­ción de ‘co­les­te­rol ma­lo’ que in­ter­vie­ne en la obs­truc­ción las ar­te­rias. Ade­más, for­ta­le­ce el sis­te­ma in­mu­ne con­tra vi­rus y bac­te­rias y re­du­ce la in­ci­den­cia de en­fer­me­da­des de­ge­ne­ra­ti­vas co­mo cán­cer, dia­be­tes y pa­to­lo­gías car­dio­vas­cu­la­res.

El equi­po de INTA y Co­ni­cet ex­pe­ri­men­tó con plan­tas en dos con­di­cio­nes am­bien­ta­les con­tras­tan- tes: la pri­me­ra cul­ti­van­do los to­ma­tes en un in­ver­nácu­lo, don­de las con­di­cio­nes de luz, tem­pe­ra­tu­ra, agua y can­ti­da­des de nu­trien­tes con­tro­la­das per­mi­ten ob­te­ner ni­ve­les óp­ti­mos de pro­duc­ción. La segunda, en con­di­cio­nes de cam­po, don­de so­lo se re­gu­la el rie­go.

“Al com­pa­rar re­sul­ta­dos des­cu­bri­mos que en el cam­po, don­de la plan­ta tie­ne que li­diar con otras con­di­cio­nes am­bien­ta­les, se re­du­cen los ni­ve­les de me­ti­la­ción del gen, al mis­mo tiem­po que au­men­ta su ta­sa de ex­pre­sión, lo que lle­va al in­cre­men­to de los con­te­ni­dos de vitamina E”, ex­pli­có Ca­rra­ri.

En es­te sen­ti­do, los cien­tí­fi­cos ase­gu­ra­ron que el tra­ba­jo apor­ta co­no­ci­mien­tos fun­da­men­ta­les pa­ra el me­jo­ra­mien­to de cul­ti­vos. “Es im­por­tan­te se­ña­lar la ne­ce­si­dad de con­si­de­rar es­te ti­po de re­gu­la­ción en pro­gra­mas de me­jo­ra­mien­to ge­né­ti­co que tien­dan a ob­te­ner cul­ti­va­res con ma­yor va­lor nu­tri-

FUE­RA DE LOS IN­VER­NA­DE­ROS, LAS CON­DI­CIO­NES AM­BIEN­TA­LES AU­MEN­TAN LA TA­SA DE EXPRESION

cio­nal”, agre­ga­ron.

Ha­ce más de diez años que el equi­po del INTA-Co­ni­cet tra­ba­ja en pro­yec­tos que bus­can res­ca­tar las va­rie­da­des de to­ma­tes cul­ti­va­das por pe­que­ños pro­duc­to­res, por el sa­bor y las cua­li­da­des nu­tri­cio­na­les de sus fru­tos.

RI­CO. EL SA­BOR Y LAS CUA­LI­DA­DES NU­TRI­CIO­NA­LES SON ME­JO­RES A CAM­PO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.