SA­NI­DAD

El diag­nós­ti­co de ges­ta­ción ayu­da a pla­ni­fi­car me­jor la cam­pa­ña de cría.

Clarin - Revista Rural - - Sumario - ME­DI­CO VE­TE­RI­NA­RIO Javier Confalonieri

EL ANALISIS PER­MI­TE DI­VI­DIR EL RO­DEO EN GRU­POS Y ASIG­NAR­LE LO­TES DI­FE­REN­TES SE­GÚN LA EPO­CA DE PARICION

Es­ta­mos en la épo­ca de co­men­zar a eva­luar có­mo an­du­vo la es­ta­ción re­pro­duc­ti­va, me­dian­te el diag­nos­ti­co de ges­ta­ción. En al­gu­nas zo­nas ya lo es­tán lle­van­do a ca­bo y por suer­te los por­cen­ta­jes de pre­ñez re­fe­ri­dos por dis­tin­tos co­le­gas de va­rias provincias son muy bue­nos, su­peran­do en mu­chos ca­sos el 90 por cien­to de pre­ñez. Y es­to es tam­bién con­se­cuen­cia de la ex­ce­len­te pri­ma­ve­ra que tu­vi­mos en el 2014, con abun­dan­tes llu­vias y un buen ve­rano, por lo cual los cam­pos es­tu­vie­ron em­pas­ta­dos y las va­cas en bue­na con­di­ción cor­po­ral.

Es­te año sí se po­drá ser más es­tric­to a la ho­ra de des­car­tar los vien­tres que se en­cuen­tran va­cíos, pues­to que el fac­tor nu­tri­cio­nal no se­rá un pa­lia­ti­vo.

De to­das ma­ne­ras es­te diag­nós­ti­co es de su­ma im­por­tan­cia tan­to pa­ra la uti­li­za­ción de los re­cur­sos fo­rra­je­ros, asig­na­ción de lo­tes y car­ga por par­ce­la, así como tam­bién nos per­mi­te sa­ber la can­ti­dad de va­cas des­car­tes que sal­drán del cam­po ( en ge­ne­ral se en­cua­dran en es­ta ca­te­go­ría las va­cas que son vie­jas y no es­tán ges­tan­do), las cua­les po­drán ser in­ver­na­das en el es­ta­ble­ci­mien­to si hay re­cur­sos nu­tri­cio­na­les pa­ra tal fin, o se ven­de­rán di­rec­ta­men­te. Ade­más, el diag­nós­ti­co de ges­ta­ción da el nú­me­ro de fu­tu­ros ter­ne­ros a na­cer, y la can­ti­dad de los mis­mos que ten­dre­mos pa­ra la ven­ta en el 2016.

¿Qué da­tos po­de­mos ob­te­ner de es­te diag­nós­ti­co más allá del por­cen­ta­je de pre­ñez? Por ejem­plo, po­de­mos di­vi­dir la ges­ta­ción en gran­de, me­dia­na y chi­ca. Es­ta sim­ple di­vi­sión va a per­mi­tir asig­nar lo­tes a los di­fe­ren­tes ro­deos y po­der con­tro­lar la fu­tu­ra pa­ri­ción de una ma­ne­ra mas ajus­ta­da y dar­les di­fe­ren­tes ca­li­da­des de cam­pos se­gún la épo­ca de pa­ri­ción.

Tam­bién sa­bre­mos si en nues­tro cam­po exis­ten en­fer­me­da­des ve­né­reas, lo que se con­fir­ma­rá o des­car­ta­rá al ha­cer los con­tro­les sa­ni­ta­rios co­rres­pon­dien­tes a los to­ros.

Las otras dos ma­nio­bras que se uti­li­zan de la mano del diag­nós­ti­co de ges­ta­ción, son el des­te­te de los ter­ne­ros al pie y el bo­queo de las ma­dres.

Nor­mal­men­te, en un ro­deo con ser­vi­cio es­ta­cio­na­do en no más de tres o cua­tro me­ses de en­to­re, los ter­ne­ros lle­gan al tac­to con la edad su­fi­cien­te pa­ra po­der se­pa­rar­los de las ma­dres sin pro­ble­mas. Ca­so con­tra­rio, hay que ajus­tar las me­di­das de ma­ne­jo pa­ra que es­to no ocu­rra otra vez, (es­ta­cio­nar en­to­re, cam­biar épo­ca de ser­vi­cio, pro­gra­mar des­te­tes an­ti­ci­pa­dos o pre­co­ces, etc).

Or­de­nar el ro­deo lo má­xi­mo po­si­ble, pa­ra no te­ner lo­tes con cría al pie y lo­tes sin cría al pie, es clave ya que los re­que­ri­mien­tos nu­tri­cio­na­les de am­bos gru­pos son to­tal­men­te di­fe­ren­tes. El de­sa­co­ple nos obli­ga­ría a usar re­cur­sos fo­rra­je­ros que de­be­rían ser em­plea­dos pa­ra el en­gor­de de nues­tra in­ver­na­da o usa­dos como re­ser­va di­fe­ri­da pa­ra el in­vierno, o sim­ple­men­te nos com­pli­ca el ma­ne­jo, cuan­do uno es ne­ta­men­te cria­dor y de­be ven­der si o si el ter­ne­ro pa­ra re­cu­pe­rar la ma­dre en los me­ses ve­ni­de­ros.

A los ter­ne­ros des­te­ta­dos, se les de­be dar un tra­ta­mien­to an­ti­pa­ra­si­ta­rio, tan­to oral como in­yec­ta­ble, pa­ra ata­car las for­mas ju­ve­ni­les, adul­tas y los hue­vos de los pa­rá­si­tos, pa­ra que pue­dan en­trar a los ver­deos o pas­tu­ras lim­pios y man­te­ner baja la car­ga pa­ra­si­ta­ria del po­tre­ro.

Una me­di­da muy útil pa­ra sa­ber qué an­ti­pa­ra­si­ta­rios son los con­ve­nien­tes y no ha­cer gas­tos sin ra­zón, es to­mar mues­tras de ma­te­ria fe­cal de diez a quin­ce ter­ne­ros del lo­te y man­dar al la­bo­ra­to­rio pa­ra la rea­li­za­ción de un re­cuen­to de hue­vos de pa­rá­si­tos (HPG), o de ser po­si­ble pe­dir un cul­ti­vo de la­var, pa­ra te­ner una co­rrec­ta iden­ti­fi­ca­ción de los pa­rá­si­tos ac­tuan­tes, ya que no to­dos tie­nen la mis­ma im­por­tan­cia eco­nó­mi­ca en las pér­di­das que pro­du­cen. Al mis­mo tiem­po, es­tos aná­li­sis per­mi­ten evi­tar el uso inapro­pia­do de dro­gas, o do­sis inapro­pia­das, con el fin de no au­men­tar las re­sis­ten­cias a los an­ti­pa­ra­si­ta­rios, al­go que ya es evi­den­te en la ma­yo­ría de los mis­mos.

Hay que to­mar muy en cuen­ta que los la­bo­ra­to­rios no tie­nen en es­te mo­men­to desa­rro­lla­das nue­vas mo­lé­cu­las pa­ra uti­li­zar con­tra los pa­rá­si­tos, por lo tan­to, de­be­mos ha­cer un uso muy ra­cio­nal y pro­fe­sio­nal de los pro­duc­tos dis­po­ni­bles ac­tual­men­te en el mer­ca­do.

Las va­cu­nas in­dis­pen­sa­bles pa­ra es­ta ca­te­go­ría son la de Car­bun­clo (pri­me­ra do­sis) y las Clos­tri­dia­les, que a es­ta al­tu­ra de­be­ría ser la se­gun­da do­sis. Si los ani­ma­les van a en­cie­rres se re­co­mien­da va­cu­nar con­tra en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias y que­ra­to­con­jun­ti­vi­tis.

Es­to es la ba­se de una in­ver­na­da fu­tu­ra ren­ta­ble, un buen pie de in­mu­ni­dad, nos ga­ran­ti­za bue­nas ga­nan­cias de pe­so fu­tu­ras.

En cuan­to a las va­cas y va­qui­llo­nas pre­ña­das, sa­ni­ta­ria­men­te lo mí­ni­mo que de­be­ría­mos ha­cer es va­cu­nar con vi­ral re­pro­duc­ti­va a to­das y dar­le una se­gun­da do­sis a las pri­mo-in­mu­ni­za­das a los 21 días, pa­ra mi­ni­mi­zar las pér­di­das por abor­tos.

Se­gún la Ca­pro­ve, un ter­ne­ro no na­ci­do equi­va­le a 800 do­sis de es­ta cla­se de va­cu­na. To­man­do la mis­ma fuen­te, se va­cu­nan en la ac­tua­li­dad ca­si 8.000.000 de ca­be­zas, cuan­do el nú­me­ro de ani­ma­les sus­cep­ti­bles a ser va­cu­na­dos es de 27.000.000 de ani­ma­les. No es ca­sual que es­tos ani­ma­les va­cu­na­dos per­te­nez­can a los ro­deos que pre­sen­tan los por­cen­ta­jes mas ele­va­dos de pre­ñez (85%). La ga­na­de­ría, en al­gún mo­men­to, ten­drá que se­guir el ejem­plo de la agri­cul­tu­ra y to­mar me­di­cio­nes, ser pre­ci­sos e in­ver­tir pa­ra pro­du­cir más. En el ca­so con­tra­rio, se­gui­re­mos es­tan­ca­dos con los nú­me­ros que aca­rrea­mos des­de ha­ce dé­ca­das.

90 es el por­cen­ta­je de pre­ñez que es­tá te­nien­do gran par­te de los cam­pos es­te año.

A CO­RRER. LOS RE­QUE­RI­MIEN­TOS NU­TRI­CIO­NA­LES VA­RIAS SE­GUN EL ES­TA­DO DE VA­CAS Y CRIAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.