LOS RE­CUR­SOS HU­MA­NOS

Hoy, mo­ti­var al equi­po rin­de más que ba­jar lí­nea.

Clarin - Revista Rural - - Sumario - Dan­te Gar­cía cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

{ ta­blas } Pa­ra fi­jar ta­ri­fas de co­se­cha, hoy la ma­yo­ría usa ta­blas en don­de exis­te un va­lor pa­ra un ren­di­mien­to mí­ni­mo y una alí­cuo­ta por quin­tal adi­cio­nal.

Oriun­do de Ca­pi­tal Fe­de­ral, Luis Arias se re­ci­bió de in­ge­nie­ro agró­no­mo y se pu­so a tra­ba­jar en el Es­tu­dio Ca­ze­na­ve y Aso­cia­dos. El des­tino lo lle­vó ha­ce 25 años a ra­di­car­se en Gral. Pi­co, La Pam­pa, en don­de se hi­zo car­go de las siem­bras del Es­tu­dio en la zo­na. Nun­ca tu­vo cam­po pro­pio pe­ro co­no­cía ca­da vez más las ta­reas de mo­ni­to­reo de cul­ti­vos y lo­gís­ti­ca de co­se­cha, y lue­go de 15 años for­mó una so­cie­dad pa­ra ofre­cer ser­vi­cios de co­se­cha. El ne­go­cio de con­tra­tis­ta lle­gó pa­ra su­mar a su prin­ci­pal ac­ti­vi­dad. Ac­tual­men­te ocu­pa el car­go de pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Gi­ra­sol -ASAGIR-, y en ma­yo cum­pli­rá dos años al fren­te de la ins­ti­tu­ción.

La fir­ma de ser­vi­cios Ra­yo Pam­pa SA sur­gió des­de una apues­ta con­jun­ta en la que to­das las par­tes apor­ta­ron su ca­pi­tal y know how. Los dos co­se­che­ros tra­je­ron to­da la ex­pe­rien­cia y lo­gís­ti­ca del tra­ba­jo in si­tu, y Arias y su so­cio apor­ta­ron fi­nan­cia­mien­to, clien­tes y su­per­fi­cie. Com­pra­ron dos co­se­cha­do­ras Claas 204 Me­ga, ar­ma­ron un gal­pón y to­do co­men­zó a ro­dar. Hoy en día es­ti­man que tra­ba­jan al­re­de­dor de 4.000 hec­tá­reas por año en­tre co­se­cha fi­na y grue­sa. Con ca­be­za­les pa­ra re­co­lec­tar gi­ra­sol, maíz, so­ja y gra­nos fi­nos se man­tie­nen ocu­pa­dos ca­si to­do el año. “Asi arran­ca­mos de en­tra­da por­que es la úni­ca for­ma de ha­cer un vo­lu­men con­si­de­ra­ble de hec­tá- reas. Igual­men­te ha­ce­mos ca­da vez me­nos fi­na, por­que en es­ta zo­na no se ha­ce mu­cho y mo­ver­se re­sul­ta in­via­ble. An­tes nos íba­mos más al sur y has­ta en el nor­te es­tu­vi­mos en al­gu­nas oca­sio­nes, pe­ro hoy el cos­to de mo­ver la má­qui­na ha­ce que los már­ge­nes no cie­rren, so­lo un gran nú­me­ro de hec­tá­reas jus­ti­fi­ca­ría tal in­ver­sión ini­cial” ex­pli­ca Arias.

No han in­cur­sio­na­do to­da­vía en la siem­bra y pul­ve­ri­za­ción. Pe­ro él mis­mo re­cal­ca que es­ta no es su ac­ti­vi­dad prin­ci­pal y fun­cio­na como un com­ple­men­to den­tro de su ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal. Ex­pli­ca que es­to es lo que le per­mi­te sub­sis­tir en el ne­go­cio, que hoy es­tá muy fi­ni­to y mu­chos con­tra­tis­tas se ter­mi­nan fun­dien­do. El pro­duc­tor eva­lúa al de­ta­lle la re­la­ción en­tre el ser­vi­cio que se pres­ta y las ga­nan­cias. “Hoy el ne­go­cio es­tá en cri­sis, es­toy se­gu­ro que pa­ra la cam­pa­ña que vie­ne van a que­dar mu­chos cam­pos con su­per­fi­cie ocio­sa por­que no se lle­ga­rán a acor­dar con­tra­tos” des­ta­ca Arias.

La de­fi­ni­ción de las ta­ri­fas por el ser­vi­cio de co­se­cha re­sul­ta siem­pre un do­lor de ca­be­za y se de­fi­ne a par­tir de una pu­ja en­tre lo que le con­vie­ne a am­bas par­tes por la in­ver­sión aplicada. Siem­pre se va de­fi­nien­do muy cer­ca de la co­se­cha y es muy di­fí­cil que la in­fla­ción anual se tras­la­de a lo que se co­bra­rá. “Hoy en pro­me­dio se es­tá ha­blan­do de un 20 % más que la cam­pa­ña pa­sa­da, to­do de­pen­de de la ex­ten­sión del cam­po y la dis­tan­cia que de­be re­co­rrer el con­tra­tis­ta pa­ra lle­gar, to­do un com­bo que ha­ce que no exis­ta una úni­ca ta­ri­fa pa­ra to­dos. Pe­ro nun­ca lle­ga­rá ni cer­ca al 35 – 40 % que tu­vi­mos de in­fla­ción” mar­ca. Ex­pli­ca que exis­ten dos sis­te­mas de co­bran­za, uno que se ba­sa en ta­blas en don­de exis­te un va­lor pa­ra un ren­di­mien­to mí­ni­mo y una alí­cuo­ta por quin­tal adi­cio­nal, y otra que se ba­sa en los pre­cios de los gra­nos, en don­de los con­tra­tis­tas se lle­van un por­cen­ta­je. Hoy se tien­de más a la uti­li­za­ción de las ta­blas por­que los pre­cios

de los com­mo­di­ties fluc­túan mu­cho. En Ra­yo Pam­pa siem­pre uti­li­zan las ta­blas y el rin­de de ba­se lo acuer­dan se­gún en ser­vi­cio que se pres­te, si es con mo­ni­to­reo o no, ti­po de tec­no­lo­gía aplicada, etc.

En cuan­to a la ca­li­dad de su tra­ba­jo, si bien to­da­vía no cuen­tan con pi­lo­to au­to­má­ti­co, el sis­te­ma Te­le­ma­tic de Claas, que per­mi­te mo­ni­to­rear to­dos los pa­rá­me­tros de la má­qui­na des­de una compu­tado­ra en cual­quier lu­gar con in­ter­net, ha­ce que el tra­ba­jo lo pue­dan desa­rro­llar de for­ma óp­ti­ma. Rea­li­zan­do ma­pas de ren­di­mien­to y pu­dien­do tra­ba­jar con agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión por am­bien­tes. Pa­ra Arias el uso de es­tas tec­no­lo­gías so­fis­ti­ca­das lle­ga pa­ra me­jo­rar con­si­de­ra­ble­men­te el tra­ba­jo y ex­plo­tar al má­xi­mo los re­cur­sos, pe­ro ele­va la va­ra en cuan­to al per­so­nal idó­neo y ca­li­fi­ca­do pa­ra lle­var cier­tas ta­reas, los ope­ra­rios de­ben es­tar más pre­pa­ra­dos. “Jun­to con la eco­no­mía y el tiem­po, la ca­pa­ci­ta­ción es lo que más li­mi­ta el uso ma­si­vo de las tec­no­lo­gías de pre­ci­sión” se­ña­la.

Los clien­tes va­rían, pue­den ser fi­jos e his­tó­ri­cos o es­po­rá­di­cos, oca­sio­na­les. En ge­ne­ral ma­ne­jan cam­pos gran­des, por la ca­pa­ci­dad de trilla de la má­qui­na. Pue­den ha­cer 70 hec­tá­reas por día de gi­ra­sol y 50 o 60 de maíz, de­pen­dien­do del rin­de y la con­di­ción del cul­ti­vo. Pa­ra que es­to fun­cio­ne acor­de no hay que des­cui­dar nin­gún as­pec­to lo­gís­ti­co. Gra­cias al em­bol­sa­do se ha ace­le­ra­do y fa­ci­li­ta­do mu­cho la ta­rea. “Si no exis­tie­ra el si­lo­bol­sa no da­ría­mos abas­to pa­ra le­van­tar to­do el grano que pue­den re­co­lec­tar es­tas má­qui­nas. Po­dría­mos ne­ce­si­tar has­ta 20 ca­mio­nes en una jor­na­da de trilla de maíz, con 100 quin­ta­les de rin­de” apun­ta Luis.

Pa­ra con­cluir, el in­ge­nie­ro se­ña­la que se vie­ne un año com­pli­ca­do por­que no exis­ten in­di­cios de que el es­que­ma me­jo­re. “En la cam­pa­ña que vie­ne sem­bra­re­mos con un Go­bierno y le­van­ta­re­mos la co­se­cha con otro, y es­to no ge­ne­ra más que in­cer­ti­dum­bre por­que no se ven se­ña­les cla­ras ni del Go­bierno ni de la opo­si­ción en cuan­to a po­lí­ti­cas agro­pe­cua­rias”. Sin em­bar­go y con op­ti­mis­mo, Arias res­ca­ta que es in­du­da­ble que el ca­pi­tal hu­mano exis­te, que no hay re­tro­ce­so al­guno en las téc­ni­cas y ca­pa­ci­da­des ga­na­das, y que cuan­do el cam­po vuel­va a ser ren­ta­ble la efi­cien­cia con­ti­nua­rá in­tac­ta.

EN PLE­NA CO­SE­CHA. OR­LAN­DO RO­DRI­GUEZ Y LUIS ARIAS, EN EL LO­TE.

GI­RA­SO­LE­RO. ARIAS ES PRE­SI­DEN­TE DE ASAGIR. DI­CE QUE DE ESE CUL­TI­VO SU EM­PRE­SA PUE­DE CO­SE­CHAR 70 HAS POR DIA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.