EL DA­ÑO DE LAS CHIN­CHES, EN FO­CO

El efec­to de es­ta pla­ga va­ría se­gún su es­pe­cie, el es­ta­do fe­no­ló­gi­co de los cul­ti­vos y el cli­ma.

Clarin - Revista Rural - - Portada - ES­PE­CIA­LIS­TA EN ZOO­LO­GIA AGRICOLA Ni­co­lás Ian­no­ne

EN LOS UL­TI­MOS AÑOS LA ES­PE­CIE DO­MI­NAN­TE EN LA REGION PAM­PEA­NA ES LA CHIN­CHE DE LOS CUER­NOS EL MA­YOR IM­PAC­TO DE LAS CHIN­CHES EN LA SO­JA SE DA EN EL ES­TA­DO DE FOR­MA­CION DE VAI­NAS (R3 Y R4)

En los úl­ti­mos años la po­bla­ción de la chin­che de los cuer­nos, Di­che­lops fur­ca­tus, es­tu­vo di­fun­di­da en to­da la re­gión pam­pea­na pre­sen­tán­do­se como es­pe­cie ca­si pura en los agroe­co­sis­te­mas so­je­ros en siem­bras de pri­me­ra, prin­ci­pal­men­te (sal­vo ex­cep­cio­nes zo­na­les). Tal es así que, en un aná­li­sis más glo­bal, los cer­ca de diez años an­te­rio­res se ca­rac­te­ri­za­ron por te­ner a la chin­che de los cuer­nos como la chin­che más abun­dan­te en­tre to­dos los he­míp­te­ros fi­tó­fa­gos de so­ja, fun­da­men­tal­men­te en la zo­na nú­cleo.

En re­la­ción a las es­pe­cies de chin­ches, por la in­for­ma­ción dis­po­ni­ble ob­te­ni­da en dis­tin­tas re­gio­nes, sa­be­mos que exis­te una mar­ca­da di­fe­ren­cia en la ca­pa­ci­dad de pro­du­cir da­ño en­tre “chin­che verde” Ne­za­ra vi­ri­du­la y “chin­che de la al­fal­fa” Pie­zo­do­rus guil­di­nii, las dos tra­di­cio­na­les es­pe­cies de he­míp­te­ros fi­tó­fa­gos de la so­ja, y más con­si­de­ran­do la “chin­che de los cuer­nos” Di­che­lops fur­ca­tus, de pre­sen­cia do­mi­nan­te en la re­gión pam­pea­na en los úl­ti­mos años.

Pa­ra des­cri­bir­lo más pre­ci­sa­men­te, la chin­che de la al­fal­fa pro­du­ce el do­ble de da­ño que la chin­che verde por uni­dad o in­di­vi­duo (com­pa­ran­do el da­ño que po­ten­cial­men­te tie­ne ca­da es­pe­cie por chin­che adul­ta o nin­fa de los dos úl­ti­mos es­ta­dios), y a su vez es­ta es­pe­cie es al me­nos ocho ve­ces más da­ñi­na que la chin­che de los cuer­nos.

Es­ta dis­cri­mi­na­ción so­bre cuál de las es­pe­cies es­té pre­sen­te o do­mi­ne en los lo­tes re­sul­ta ob­via­men­te muy im­por­tan­te con­si­de­rar­la, ya que los pi­cos de di­fe­ren­tes chin­ches sue­len apa­re­cer en dis­tin­tos mo­men­tos. La so­ja de pri­me­ra se ca­rac­te­ri­za por una am­plia pre­do­mi­nan­cia de chin­che de los cuer­nos, y en al­gu­nos ca­sos chin­che verde o al­qui­che, se­gún con­di­cio­nes cli­má­ti­cas pre­via­men­te im­pe­ran­tes. Por ejem­plo, la úl­ti­ma es­pe­cie men­cio­na­da pre­sen­ta ma­yor desa­rro­llo po­bla­cio­nal en con­di­cio­nes de se­quía.

Sin em­bar­go, ha­cia fin de la cam­pa­ña es co­mún que se in­vier­ta la re­la­ción de pre­do­mi­nan­cia de las es­pe­cies de chin­ches, lle­gan­do a do­mi­nar la chin­che de la al­fal­fa y en otros ca­sos la verde al fi­nal del pe­río­do re­pro­duc­ti­vo en so­ja de se­gun­da.

Tam­bién es de di­fe­ren­cial im­pac­to en la pro­duc­ción el ata­que de chin­ches se­gún los dis­tin­tos es­ta­dos re­pro­duc­ti­vos de la so­ja, es de­cir que la pér­di­da va­ria­rá se­gún en qué es­ta­do re­pro­duc­ti­vo es­tén las chin­ches; de­bién­do­se te­ner en cuen­ta no só­lo for­ma­ción de gra­nos (R5) y grano lleno (R6), sino tam­bién los es­ta­dos an­te­rio­res don­de se desa­rro­llan las vai­nas (R3 y R4).

El ma­yor im­pac­to de chin­ches, en cuan­to a la sus­cep­ti­bi­li­dad de la so­ja a los da­ños de la pla­ga, re­sul­ta ser al es­ta­do de for­ma­ción de vai­nas ( R3 y R4). En es­tos es­ta­dos re­pro­duc­ti­vos de la so­ja el efec­to de las pun­cio­nes de chin­ches pro­du­cen rá­pi­da­men­te un re­tor­ci­mien­to de las vai­nas en for­ma es­pi­ra­la­da, las cua­les in­me­dia­ta­men­te se se­can y caen, per­dién­do­se la pro­duc­ción de vai­nas en­te­ras.

En cam­bio, los da­ños en la eta­pa de for­ma­ción de gra­nos (R5), si bien muy im­por­tan­tes son po­ten­cial­men­te me­no­res que en R3-4. Es de­cir que el ata­que en R5 pue­de pro­du­cir des­de vai­nas par­cial­men- te va­nas o va­cías has­ta gra­nos chu­zos, o bien só­lo con de­pre­sio­nes, de­pen­dien­do del me­nor o ma­yor desa­rro­llo del grano al mo­men­to de pro­du­cir­se los da­ños.

Tam­bién es­tos he­míp­te­ros pla­ga pro­du­cen un efec­to di­fe­ren­cial so­bre la ca­li­dad de la se­mi­lla de so­ja se­gún las es­pe­cies de chin­che y es­ta­dos re­pro­duc­ti­vos. Los da­ños al es­ta­do R5 afec­tan el po­der ger­mi­na­ti­vo (PG) de so­ja a par­tir de una chin­che verde por me­tro y de 0,5 chin­che de la al­fal­fa por me­tro, de­mos­tran­do es­ta úl­ti­ma chin­che su ma­yor se­ve­ri­dad que la verde tam­bién en la ca­li­dad de se­mi­lla. Al es­ta­do R7, la chin­che verde pro­du­ce só­lo una ten­den­cia a la mer­ma (ex­cep­to en po­bla­cio­nes muy al­tas) y la chin­che de la al­fal­fa, en cam­bio, en es­te es­ta­do avan­za­do con­ti­núa cau­san­do una sig­ni­fi­ca­ti­va re­duc­ción en via­bi­li­dad y vi­gor de la se­mi­lla.

ATEN­TOS. DIS­TIN­GUIR QUE TI­PO DE CHIN­CHE HAY AYU­DA A HA­CER UN ME­JOR CON­TROL.

VERDE. PUE­DE PRE­DO­MI­NAR AL FI­NAL DEL PE­RIO­DO RE­PRO­DUC­TI­VO DE LA SO­JA.

DE LOS CUER­NOS. ES LA ES­PE­CIE CON MA­YOR PRE­SEN­CIA EN LOS LO­TES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.