DE PRO­DUC­TOR A CON­TRA­TIS­TA

Ade­más de pre­si­dir Asagir, Luis Arias tie­ne una em­pre­sa de ser­vi­cios de siem­bra y co­se­cha.

Clarin - Revista Rural - - Portada - AA­PRE­SID Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

Las ma­le­zas re­sis­ten­tes tie­nen su prin­ci­pal ori­gen en una vi­sión sim­plis­ta de la siem­bra di­rec­ta, que pre­ten­de im­ple­men­tar­se en sis­te­mas don­de las ro­ta­cio­nes son es­ca­sas o nu­las, don­de el gli­fo­sa­to es el “mono pro­duc­to” o don­de se uti­li­zan dis­tin­tos her­bi­ci­das con el mis­mo mo­do de ac­ción. No ca­ben du­das de que es­ta pro­ble­má­ti­ca ya es­tá ins­ta­la­da en nues­tro país y que ga­nar es­ta ba­ta­lla de­pen­de­rá del es­fuer­zo de pro­duc­to­res y téc­ni­cos por co­men­zar a ma­ne­jar el sis­te­ma de for­ma di­fe­ren­te, a tra­vés de pro­gra­mas de ma­ne­jo ade­cua­dos que in­te­gren ac­cio­nes com­ple­men­ta­rias.

En­tre es­tas ac­cio­nes, el con­trol pre­ven­ti­vo es fun­da­men­tal y como par­te del mis­mo, la ade­cua­da lim­pie­za de la co­se­cha­do­ra es sin du­das un fac­tor re­le­van­te.

Téc­ni­cos del INTA Man­fre­di y del INTA Río Pri­me­ro brin­da­ron al­gu­nos con­se­jos prác­ti­cos a im­ple­men­tar al mo­men­to de rea­li­zar la lim­pie­za de las má­qui­nas co­se­cha­do­ras, con el ob­je­ti­vo de eli­mi­nar el 100% de las se­mi­llas de ma­le­zas re­sis­ten­tes que pu­die­ran ha­ber per­ma­ne­ci­do y fruc­ti­fi­ca­do en un de­ter­mi­na­do lo­te co­se­cha­do y que por tan­to son fo­cos pro­ba­bles de con­ta­mi­na­ción de nue­vas áreas.

Al fi­na­li­zar la ta­rea de co­se­cha de un lo­te de pro­duc­ción, el per­so­nal a car­go de­be pro­ce­der a la lim­pie­za ge­ne­ral de la má­qui­na co­se­cha­do­ra, la cual de­be rea­li­zar­se fue­ra del lo­te pro­duc­ti­vo, en al­gún si­tio don­de es­tas se­mi­llas no pue­dan ger­mi­nar y ge­ne­rar un pro­ble­ma. El lu­gar más ade­cua­do es el pa­tio de una ca­sa de cam­po, don­de lue­go se pue­dan jun­tar y des­truir los si­mien­tes de ma­le­zas.

El pro­ce­so de lim­pie­za uti­li­zan­do una so­pla­do­ra de­be ase­gu­rar que el flu­jo de ai­re de la mis­ma lle­gue a to­dos los ór­ga­nos de la má­qui­na. En­tre los pun­tos más crí­ti­cos se en­cuen­tran el sa­ca-pa­jas, zaranda y za­ran­dón (en má­qui­nas con­ven­cio­na­les) -te­nien­do en cuen­ta que es en el ma­te­rial no grano (pa­ja y gran­za) que in­gre­sa a la má­qui­na don­de hay ma­yo­res pro­ba­bi­li­da­des de en­con­trar se­mi­llas de ma­le­zas-, la no­ria y el sin fin de gra­nos de re­torno y de grano lim­pio, los cua­les de­ben des­ta­par­se y lim­piar­se cui­da­do­sa­men­te, y por úl­ti­mo el ca­be­zal y em­bo­ca­dor.

Una vez fi­na­li­za­do es­te pro­ce­so de lim­pie­za con ai­re a pre­sión (so­pla­do­ra) de­be po­ner­se en fun­cio­na­mien­to la co­se­cha­do­ra en va­cío, con el ca­be­zal em­bra­ga­do y a las “re­vo­lu­cio­nes de ré­gi­men”, de ma­ne­ra que las fuer­zas de vi­bra­ción que se pro­duz­can ayu­den a ex­pul­sar ma­te­rial que ha­ya si­do re­mo­vi­do por el so­pla­dor. En es­ta ope­ra­ción el va­ria­dor del ven­ti­la­dor o tur­bi­na de la co­se­cha­do­ra de­be ope­rar­se al má­xi­mo de su ca­pa­ci­dad.

Lue­go, se de­be ha­cer fluir por to­dos los ór­ga­nos in­ter­nos de la co­se­cha­do­ra ma­te­rial se­co con mu­cha ho­ja, que ayu­de a ba­rrer po­si­bles se­mi­llas de ma­le­zas. Du­ran­te es­te pro­ce­so, de­be pro­cu­rar­se que el ca­be­zal y el mo­li­ne­te es­tén em­bra­ga­dos, que es­te úl­ti­mo se dis­pon­ga a una al­tu­ra mí­ni­ma (lo más cer­ca po­si­ble de la ba­rra de cor­te, sin da­ñar los dien­tes) con un ré­gi­men de vuel­tas ele­va­do y que las ta­pas de los sin­fi­nes y no­rias per­ma­nez­can ce­rra­das.

En cuan­to al ma­te­rial verde a pro­ce­sar, los far­dos de al­fal­fa des­me­nu­za­dos son una ex­ce­len­te al­ter­na­ti­va. De­ben co­lo­car­se des­de am­bos ex­tre­mos del ca­be­zal y en for­ma con­ti­nua, te­nien­do es­pe­cial cui­da­do en la ubi­ca­ción del ope­ra­rio en la par­te pos­te­rior del ca­be­zal y en el uso de hor­qui­llas pa­ra in­tro­du­cir el ma­te­rial. Otros ma­te­ria­les que pue­den uti­li­zar­se son la pa­ja de tri­go y los ro­llos de al­fal­fa, co­rro­bo­ran­do en es­te ca­so que los mis­mos pro­ven­gan de lo­tes lim­pios. La can­ti­dad de far­dos a pro­ce­sar, de­pen­de­rá de la po­ten­cia de la má­qui­na, sien­do re­co­men­da­ble el em­pleo de 1, 2 o 3 far­dos se­gún la po­ten­cia sea de 200-300, 300-350 o 350-450 HP, res­pec­ti­va­men­te.

Por la par­te pos­te­rior de la má­qui­na sal­drá el far­do pro­ce­sa­do, mien­tras que los sin­fi­nes y no­rias ce­rra­dos ase­gu­ra­rán que las ho­jas que ba­rren con las se­mi­llas ad­he­ri­das se de­po­si­ten en la tol­va de grano, que tam­bién de­be­rá ser ac­cio­na­da pa­ra la lim­pie­za.

Una vez fi­na­li­za­do es­te pro­ce­so se de­be re­pe­tir la lim­pie­za con so­pla­do­ra de ai­re (de­jan­do las no­rias y sin­fi­nes abier­tos) pa­ra des­car­tar to­das aque­llas se­mi­llas y pa­ja que pu­die­ran no ha­ber si­do ex­pul­sa­das con el ba­rri­do del far­do. Se de­be pres­tar mu­cha aten­ción a la lim­pie­za del ca­rro tol­va que acom­pa­ña a la co­se­cha­do­ra, el cual tam­bién pue­de es­tar in­fec­ta­do.

A la ho­ra de in­gre­sar a tra­ba­jar a un lo­te des­ti­na­do a se­mi­lla, se de­be to­mar la pre­cau­ción de des­car­tar los gra­nos de la primer me­dia tol­va que se co­se­che, ase­gu­ran­do de es­ta for­ma que no se con­ta­mi­nen las se­mi­llas con si­mien­tes de ma­le­zas in­gre­sa­dos a la má­qui­nas en lo­tes an­te­rio­res. Lue­go del des­car­te se de­be so­ple­tear la tol­va au­to-des­car­ga­ble e in­tro­du­cir me­dio far­do de al­fal­fa des­me­nu­za­do pa­ra lim­piar las cie­gas de los sin­fi­nes y cual­quier otra par­te di­fí­cil.

PRI­ME­RO SE UTI­LI­ZA EL AI­RE A PRESION Y LUE­GO SE HA­CE CIR­CU­LAR MA­TE­RIAL SE­CO POR LOS OR­GA­NOS IN­TER­NOS

100 por cien­to de las se­mi­llas de ma­le­zas re­sis­ten­tes de­ben ser eli­mi­na­das.

FAR­DO. EL MA­TE­RIAL SE­CO QUE PA­SA POR EL CA­BE­ZAL Y EL SIN­FIN ARRAS­TRA LAS SE­MI­LLAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.