CON­TRA LAS MA­LE­ZAS

La lim­pie­za de las má­qui­nas des­pués de la co­se­cha es una de las cla­ves pa­ra lo­grar un ma­yor con­trol.

Clarin - Revista Rural - - Sumario - INTA Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

{ in­ver­sión } in­ver­sión El gas­to ini­cial de las em­pre­sas con­tra­tis­tas es muy ele­va­do por el cos­to de las má­qui­nas nue­vas, lo cual ha­ce que la ecua­ción sea ne­ga­ti­va.

La de­man­da en la con­tra­ta­ción de los prin­ci­pa­les ser­vi­cios de ma­qui­na­ria (co­se­cha, siem­bra y pul­ve­ri­za­ción) cre­ció no­ta­ble­men­te en­tre 1988 y 2002. En 1988 el 49% de las ex­plo­ta­cio­nes pam­pea­nas con­tra­ta­ban al­gún ser­vi­cio, mien­tras que en 2002 lo ha­cía el 75% de las ex­plo­ta­cio­nes.

Se­gún da­tos de la En­cues­ta Pro­vin­cial de Ser­vi­cios Agro­pe­cua­rios -rea­li­za­da en 2013 por la Di­vi­sión Pro­vin­cial Es­ta­dís­ti­ca del Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía de la Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res- se re­gis­tra un im­por­tan­te in­cre­men­to de la su­per­fi­cie tra­ba­ja­da en­tre las cam­pa­ñas de 2001/02 y 2003/4 que al­can­za el 33% y su­pera los 20 mi­llo­nes de hec­tá­reas. A par­tir de allí, la su­per­fi­cie al­can­za un pi­co de 23,5 mi­llo­nes de hec­tá­reas en 2006/07, de­cae has­ta 2008/09 y se re­cu­pe­ra en 2012/13. Efec­ti­va­men­te, en la cam­pa­ña 2012/13 los ser­vi­cios de ma­qui­na­ria agrí­co­la rea­li­za­dos por los pres­ta­do­res to­ta­li­za­ron 23,5 mi­llo­nes de hec­tá­reas, lo que re­pre­sen­ta un in­cre­men­to del 3,7% res­pec­to a la cam­pa­ña an­te­rior

En es­te con­tex­to, re­sul­ta in­tere­san­te es­tu­diar la evo­lu­ción de la ren­ta­bi­li­dad de la em­pre­sa con­tra­tis­ta pa­ra co­se­cha y pul­ve­ri­za­ción en fun­ción de los pre­cios de mer­ca­do es­ta­ble­ci­dos pa­ra di­chas la­bo­res. Pa­ra rea­li­zar el aná­li­sis se em­pleó el cos­to me­dio cal­cu­la­do en ba­se a dos si­tua­cio­nes de an­ti­güe­dad de los equi­pos: nue­vo y usa­do. En ba­se a es­tos cálcu­los se es­ti­ma- ron tam­bién los már­ge­nes bru­tos como una pri­me­ra apro­xi­ma­ción a las ga­nan­cias ob­te­ni­das en las dis­tin­tas la­bo­res. Pa­ra ca­da la­bor fue­ron de­ter­mi­na­dos equi­pos es­pe­cí­fi­cos uti­li­zán­do­se pre­cios pro­me­dio de mer­ca­do pa­ra rea­li­zar el aná­li­sis. Es­ta me­to­do­lo­gía fue rea­li­za­da en el 2007 y se vol­vió a re­pe­tir en 2013.

En­tre el 2007 y el 2013 los nú­me­ros arro­ja­dos por el aná­li­sis su­gie­ren que la ren­ta­bi­li­dad de la ac­ti­vi- dad con­tra­tis­ta ha dis­mi­nui­do, pre­sen­tan­do va­lo­res ne­ga­ti­vos que de­sa­lien­tan el ini­cio de pro­yec­tos de in­ver­sión de es­te ti­po. Con má­qui­nas nue­vas, el va­lor de la in­ver­sión ini­cial en esos equi­pos tie­ne un gran pe­so, trans­for­man­do en ne­ga­ti­va a la ren­ta­bi­li­dad del pro­yec­to de in­ver­sión. Es ne­ce­sa­rio des­ta­car que los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos en es­tos aná­li­sis res­pon­den a cier­tos pa­rá­me­tros pre­de­ter­mi­na­dos y a cálcu­los de ti­po teó­ri­co, por lo que las si­tua­cio­nes co­ti­dia­nas pue­den ser di­fe­ren­tes y di­ver­sas. Sin em­bar­go, más allá de los va­lo­res ab­so­lu­tos que sur­gen del es­tu­dio -es de­cir, de arro­jar o no pér­di­da- la com­pa­ra­ción en­tre los dos pe­río­dos ba­jo aná­li­sis mues­tra una ten­den­cia ha­cia la baja en las ren­ta­bi­li­da­des. Así se­ría po­si­ble afir­mar que la ren­ta­bi­li­dad del sec­tor se ha ido de­te­rio­ran­do con el co­rrer del tiem­po.

Se pre­sen­ta una si­tua­ción pa­ra­dó­ji­ca; aun­que los in­di­ca­do­res de la eva­lua­ción del pro­yec­to de in­ver­sión de la ac­ti­vi­dad re­sul­tan ne­ga­ti­vos, las em­pre­sas con­tra­tis­tas de ma­qui­na­ria agrí­co­la con­ti­núan ocu­pan­do un rol cen­tral en la ac­ti­vi­dad sin pre­sen­tar una con­trac­ción en la ofer­ta de sus ser­vi­cios. Es­to po­dría de­ber­se al ca­rác­ter fa­mi­liar de la em­pre­sa con­tra­tis­ta en Ar­gen­ti­na, don­de el pro­pio due­ño de la em­pre­sa apor­ta su fuer­za de tra­ba­jo en la ac­ti­vi­dad. Es­to ge­ne­ra­ría una su­per­po­si­ción en­tre la ren­ta del fac­tor ca­pi­tal y la ren­ta del fac­tor tra­ba­jo, dis­tor­sio­nan­do las ta­sas ne­ga­ti­vas en la ren­ta­bi­li­dad del ne­go­cio.

FIE­RRE­ROS. EN LA CAM­PA­ÑA 2012/13 LOS CON­TRA­TIS­TAS TRA­BA­JA­RON 23,5 MILL. DE HAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.