UNA HIS­TO­RIA PA­RA CON­TAR

En­ri­que Ber­ti­ni, una vida al ser­vi­cio de las sem­bra­do­ras.

Clarin - Revista Rural - - Sumario - Lu­cas Villamil cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

La his­to­ria de En­ri­que Ber­ti­ni es la his­to­ria de to­doo un sec­tor pro­duc­ti­vo, laa de los ita­lia­nos fie­rre­ros quee lle­ga­ron a la pam­pa grin­ga pa­ra re­vo­lu­cio­nar la agri­cul­tu­ra con su in­ge­nio y per­se­ve­ran­cia. Lle­gó jun­to a sus pa­dres en 1948 pro­ve­nien­te de Mo­de­na, Ita­lia, a Ro­sa­rio, y con tan so­lo ca­tor­ce años co­men­zó a tra­ba­jar du­ran­te el día en un ta­ller mien­tras que a la no­che cur­sa­ba el se­cun­da­rio.

A los die­ci­ocho se re­ci­bió de téc­ni­co me­cá­ni­co y en­se­gui­da em­pe­zó a tra­ba­jar como di­bu­jan­te en la em­pre­sa de ma­qui­na­ria agrí­co­lao­la Te­rra­no­va, en la que es­tu­vo die­ci- sie­te años ayu­dan­do a me­jo­rar sus di­fe­ren­tes lí­neas de fie­rros. Fue ahí don­de co­men­zó su fruc­tí­fe­ra re­la­ción con el cam­po ar­gen­tino, y

don­de Ber­ti­ni for­jó el co­no­ci- mien­to que lo lle­va­ría a ser un re­fe­ren­te.

“Iba al cam­po, via­ja­ba a ver los pro­ble­mas, ha­bla­ba con los me­cá­ni­cos, an­da­ba por Bue­nos Ai­res… -re­cuer­da- Mien­tras tan­to me re­ci­bí de in­ge­nie­ro y lle­gué a ser je­fe de pro­duc­ción y de di­se­ño”.

Por aque­llos tiem­pos, a fi­nes de los 50, Ber­ti­ni co­no­ció a su mu­jer, con la que se ca­só en el 63 y tu­vo a sus dos hi­jos: una con­ta­do­ra y un in­ge­nie­ro que tra­ba­ja en la em­pre­sa si­guien­do la tra­di­ción fa­mi­liar.

Cuan­do Te­rra­no­va ce­rró sus puer­tas, Ber­ti­ni se vio im­pul­sa­do a co­men­zar su ca­mino in­de­pen­dien­te y em­pe­zó a pro­du­cir im­ple­men­tos en un ta­ller en el fon­do de su ca­sa: ali­men­ta­do­res de se­mi­llas, ca­jas de ve­lo­ci­dad, ca­jo­nes de fer­ti­li­zan­te… “Cuan­do de­jé la em­pre­sa me pu­se el ma­me­lu­co y me sa­qué la cor­ba­ta”, ilus­tra. Su voz re­ve­la el or­gu­llo de ha­ber he­cho lo co­rrec­to. El tiem­po lo com­pro­bó. En aque­llos pri­me­ros años de pro­duc­ción in­de­pen­dien­te les ven­día a los que hoy son sus co­le­gas, como Agro­me­tal y Cru­cia­ne­lli, en­tre otros.

En el 80, Ber­ti­ni ya te­nía su primer gal­pón en Ro­sa­rio, y en 1983 hi­zo su pri­me­ra sem­bra­do­ra de sis­te­ma con­ven­cio­nal, el mo­de­lo 8500. Lue­go lle­gó una in­no­va­ción que con el tiem­po se con­vir­tió en un hi­to de su pro­pia vida y de la ma­qui­na­ria na­cio­nal: en el 88 pre­sen­tó en Pa­ler­mo su primer mo­de­lo de siem­bra di­rec­ta. Dos años más tar­de, per­fec­cio­nan­do esa má­qui­na y ha­cien­do una lec­tu­ra acer­ta­da del con­tex­to, sa­cu­dió el mer­ca­do. “En el 90 hi­ce el mo­de­lo 10.000 que aun se si­gue ven­dien­do. Tu­ve una bue­na po­lí­ti­ca por­que la má­qui­na era con­ven­cio­nal, pe­ro si se le agre­ga­ba el con­tra­pe­so atrás y las cu­chi­llas se trans­for­ma­ba en di­rec­ta. Fue un acier­to ha­cer­la po­li­va­len­te jus­to cuan­do se es­ta­ba ha­cien­do la tran­si­ción del sis­te­ma”, re­mar­ca.

Des­de en­ton­ces, Ber­ti­ni es un si­nó­ni­mo de sem­bra­do­ra na­cio­nal y acom­pa­ñó la evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca de to­do el sec­tor con vi­si­ble éxi­to. Ha­ce ya más de diez años em­pe­zó a ven­der má­qui­nas al ex­te­rior y la bús­que­da de mer­ca­dos lo lle­vó a Irán, Ka­zajs­tán, Ucra­nia, Ru­sia, Ale­ma­nia.. “Ten­go ami­gos en mu­chos la­dos. He­mos ven­di­do má­qui­nas de siem­bra di­rec­ta has­ta en las Fal­klands”, di­ce. Su prin­ci­pal mer­ca­do ex­terno es Fran­cia, don­de hay unas 100 má­qui­nas chi­cas con su mar­ca. “En Ita­lia tam­bién hay va­rias, y en Es­pa­ña, pe­ro ahí de­jé de man­dar­las por­que las rom­pían. Has­ta que no apren­dan a tra­ba­jar no les vuel­vo a ven­der”.

Res­pec­to a la co­yun­tu­ra del mer­ca­do in­terno, su am­plia ex­pe­rien­cia le in­di­ca que hay ci­clos, y que aho­ra se va a vol­ver a ven­der. “La in­no­va­ción ven­drá por su­mar­le más ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo a las má­qui­nas, que es lo que quie­re la gen­te. En­gan­char la má­qui­na y tra­ba­jar sin pa­rar”, di­ce.

Tra­ba­jar sin pa­rar es lo su­yo. “Ha­ce cua­ren­ta años que no me to­mo va­ca­cio­nes. Cuan­do era jo­ven te­nía otros in­tere­ses, pe­ro aho­ra no ten­go otra pa­sión que no sea la ma­qui­na­ria”, con­fie­sa. Lue­go, la con­ver­sa­ción se en­som­bre­ce.

El año pa­sa­do, Ber­ti­ni su­frió el peor gol­pe de su vida con la muer­te de uno de sus seis nie­tos. Ma­riano, de vein­ti­dós años, fue ase­si­na­do en un in­ten­to de ro­bo en la puer­ta de su ca­sa. “La fa­mi­lia que­dó des­trui­da. Ma­riano es­tu­dia­ba in­ge­nie­ría y ya tra­ba­ja­ba con no­so­tros, iba a ser el su­ce­sor”, lo re­cuer­da su abue­lo con pro­fun­do do­lor. Pe­ro la ale­gría vuel­ve cuan­do pien­sa en el res­to de su fa­mi­lia, que va más allá de sus hi­jos y sus nie­tos. “Las reu­nio­nes de la Cá­ma­ra Ar­gen­ti­na de Fa­bri­can­tes de Ma­qui­na­ria Agrí­co­la las ha­ce­mos en mi ca­sa, lo cual me lle­na de or­gu­llo por­que los quie­ro mu­cho a to­dos y so­mos como una fa­mi­lia a pe­sar de ser com­pe­ten­cia”, con­clu­ye.

CON OPOR­TU­NIS­MO, EN EL 90 LAN­ZO UNA SEM­BRA­DO­RA CON­VEN­CIO­NAL QUE SE ADAP­TA­BA A LA SIEM­BRA DI­REC­TA

OR­CAR HA­RIS­PE

DOS GE­NE­RA­CIO­NES. EN­RI­QUE BER­TI­NI PA­DRE (DER.) E HI­JO, EN LA UL­TI­MA EX­POA­GRO.

UN CA­CHO DE HIS­TO­RIA. A LA IZ­QUIER­DA, BER­TI­NI Y SU EQUI­PO EN LA OFI­CI­NA TECNICA, EN 1984. A LA DE­RE­CHA, LA PRI­ME­RA SEM­BRA­DO­RA CONVENCINAL, DE 1983.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.