AFRI­CA Y ASIA, EL EJE DE LA DE­MAN­DA

Las po­bla­cio­nes de esos dos con­ti­nen­tes im­pul­san el con­su­mo de ali­men­tos en el mun­do.

Clarin - Revista Rural - - Portada - Fau­ba Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

EN­TRE 2015 Y 2030 EL SAL­TO DE LA DE­MAN­DA DE OLEA­GI­NO­SAS SE­RA DE 75 MI­LLO­NES DE TO­NE­LA­DAS

L a de­man­da de ali­men­tos de Me­dio Orien­te y Afri­ca es de 18 bi­llo­nes de dó­la­res, de la cual Ar­gen­ti­na par­ti­ci­pa de un 25%. Pa­ra 2030, se­gún el De­par­ta­men­to de Agri­cul­tu­ra de Es­ta­dos Uni­dos, as­cen­de­ría a 30 bi­llo­nes de dó­la­res. Es­ta vi­sión so­bre pre­sen­te y fu­tu­ro de un sec­tor con una de­man­da cre­cien­te de ali­men­tos, es­pe­cial­men­te de ma­yor va­lor agre­ga­do, es­tu­vo re­cien­te­men­te a car­go de Juan Jo­sé Blan­chard, ge­ren­te ge­ne­ral de Ope­ra­cio­nes Glo­ba­les de Olea­gi­no­sas pa­ra Me­dio Orien­te y Áfri­ca de Louis Drey­fus Commodities, du­ran­te un con­gre­so de Agro­ne­go­cios or­ga­ni­za­do por la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la UBA.

Blan­chard des­ta­có que esa re­gión re­pre­sen­ta una gran opor­tu­ni­dad pa­ra las ex­por­ta­cio­nes argentinas de gra­nos y olea­gi­no­sas. Re­cor­dó que en los úl­ti­mos 40 años, el sal­to en la de­man­da de ce­rea­les y olea­gi­no­sos de Asia, Me­dio Orien­te y Áfri­ca fue cu­bier­to por la ma­yor ofer­ta de Amé­ri­ca del Nor­te, Su­da­mé­ri­ca -es­pe­cial­men­te Brasil- el Es­te eu­ro­peo -Ru­sia y Ucra­nia- y Aus­tra­lia. Y que en­tre 2015 y 2030 el sal­to de la de­man­da de olea­gi­no­sas se­rá de 75 mi­llo­nes de to­ne­la­das, es de­cir un 67%.

“La pre­gun­ta es sa­ber cuán­to de ese cre­ci­mien­to pro­yec­ta­do de la de­man­da mun­dial po­drá ser cap­tu­ra­do por la Ar­gen­ti­na. Y sa­ber con quién com­pe­ti­mos en lo­grar esa cap­tu­ra. En Me­dio Orien­te, de 2005 a 2015 la de­man­da de maíz cre­ció 12 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Ar­gen­ti­na en 2005 le ven­dió 6 mi­llo­nes de to­ne­la­das de maíz; ac­tual­men­te le ex­por­ta 8 mi­llo­nes. La ma­yor par­te de ese cre­ci­mien­to (las 10 mi­llo­nes de to­ne­la­das res­tan­tes) se las lle­va­ron Brasil y Ucra­nia”.

Tam­bién mar­có las di­fe­ren­cias en­tre la de­man­da chi­na y de los paí­ses ára­bes. En Asia, Chi­na en los úl­ti­mos 20 años pa­só de im­por- tar 27 mi­llo­nes de to­ne­la­das a 73 mi­llo­nes de so­ja. Pe­ro al mis­mo tiem­po, el go­bierno chino ha in­cen­ti­va­do fuer­te­men­te la pro­duc­ción lo­cal. En los úl­ti­mos 15 años pa­só de pro­du­cir 150 mi­llo­nes de to­ne­la­das a 240 mi­llo­nes de to­ne­la­das de maíz, co­mo par­te de una po­lí­ti­ca que ha lo­gra­do el au­to­abas­te­ci­mien­to de es­te ce­real. En cam­bio, Áfri­ca y Me­dio Orien­te son un de­sier­to y no tie­nen po­si­bi­li­da­des de pro­du­cir nin­gún ali­men­to.

Pe­se a te­ner una me­nor ta­sa de cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co que Chi­na, por te­ner que im­por­tar to­dos sus ali­men­tos, el im­pac­to en la de­man­da es más gran­de. “Ade­más - ex­pli­có- pa­ra el pe­río­do 2015-2030 se pre­vé un de­cre­ci­mien­to de la ta­sa de na­ta­li­dad en Chi­na y un en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción. En 2000, en Chi­na, el 70% de la po­bla­ción te­nía me­nos de 40 años. Pa­ra 2030, me­nos del 46% de la po­bla­ción va a te­ner me­nos de 30 años. En cam­bio, se da la si­tua­ción opues­ta en Me­dio Orien­te y Áfri­ca, don­de ac­tual­men­te, el 73% de la po­bla­ción tie­ne me­nos de 40 años, con una ta­sa de cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co ex­po­nen­cial del 23%”.

Pos­te­rior­men­te, Blan­chard des­cri­bió la pro­yec­ción de la im­por­ta­ción de ali­men­tos por par­te de los prin­ci­pa­les paí­ses de la re­gión, en­tre los cua­les se des­ta­can los más po­bla­dos: Irán, Ara­bia Sau­di­ta y Pa­quis­tán, Egipto, Ar­ge­lia y Ma­rrue­cos.

Irán tie­ne 80 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes y el prin­ci­pio de acuer­do que ha lo­gra­do con Es­ta­dos Uni­dos res­pec­to de su po­lí­ti­ca nu­clear per­mi­ti­rá que se le le­van­ten las san­cio­nes co­mer­cia­les. Allí ya es­tán ins­ta­la­das las más gran­des em­pre­sas del mun­do, ex­pec­tan­tes, pa­ra cap­tar la ava­lan­cha de in­ver­sio­nes que -acuer­do me­dian­te- so­bre­ven­drán en los pró­xi­mos años, pa­ra co­rre­gir las enor­mes in­efi­cien­cias que tie­ne la economía ira­ní, que arras­tra 30 años de fal­ta de in­ver­sión y que pro­vo­ca que sus con­su­mi­do­res ira- níes pa­guen ali­men­tos muy ca­ros (ac­tual­men­te la tonelada de so­ja en Irán cues­ta 600 dó­la­res).

Pa­quis­tán, con 200 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, era abas­te­ci­do de ha­ri­na de so­ja por In­dia, co­sa que es­tá de­jan­do de su­ce­der por­que la des­ti­na a su con­su­mo in­terno. Por eso, por pri­me­ra vez, en 2014, Ar­gen­ti­na le ven­dió ha­ri­na de so­ja a Pa­quis­tán, co­lo­can­do 600.000 to­ne­la­das. Es un país con gra­ves pro­ble­mas de ener­gía (cor­tes ha­bi­tua­les de 5 ho­ras dia­rias) que es­tán sien­do sub­sa­na­dos pau­la­ti­na­men­te con una gran in­ver­sión chi­na de 40 bi­llo­nes de dó­la­res.

Ara­bia Sau­di­ta, con 29 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, tie­ne el ma­yor pro­duc­to bru­to in­terno anual per cá- pi­ta de la re­gión: 26.000 dó­la­res. Es el ma­yor im­por­ta­dor mun­dial de car­ne de po­llo con un con­su­mo de 47 kg/hab/año, con un cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial: pa­só de no con­su­mir en 1985, a co­mer hoy 1,5 mi­llón de to­ne­la­das. Su ren­ta pe­tro­le­ra la ha vol­ca­do a sub­si­diar el con­su­mo de po­llo en­tre sus ha­bi­tan­tes. Brasil le ven­de el 80% de sus im­por­ta­cio­nes avia­res, aun­que ac­tual­men­te se en­cuen­tra em­bar­ca­do en pro­ce­so de sus­ti­tu­ción de ex­por­ta­cio­nes. En es­te sen­ti­do, sub­si­dia a im­por­ta­do­res de ha­ri­na de maíz y so­ja, en­tre 50 y 250 dó­la­res por tonelada pa­ra in­cen­ti­var la pro­duc­ción lo­cal de po­llos, lo cual ha im­pli­ca­do tam­bién la cons­truc­ción de ins­ta­la­cio­nes muy so­fis­ti­ca­das pa­ra con­tra­rres­tar las al­tas tem­pe­ra­tu­ras del país, ade­más de im­por­tar to­dos los in­su­mos pa­ra la ac­ti­vi­dad. La pro­duc­ción es muy in­efi­cien­te ya que tie­ne una ta­sa de mor­tan­dad es de 25%. “Es­ta po­lí­ti­ca sau­dí -apun­tó Blan­chard- pue­de ser una bue­na no­ti­cia pa­ra la Ar­gen­ti­na, por­que se pro­yec­ta una ma­yor com­pra de ha­ri­nas pro­tei­cas. Pe­ro el in­te­rro­gan­te es -si con un pre­cio del pe­tró­leo tan de­pri­mi­do- po­drán man­te­ner el es­que­ma de sub­si­dios pa­ra pro­du­cir po­llos lo­cal­men­te, y por en­de las com­pras de ha­ri­nas pro­tei­cas que ven­de el país. Im­por­ta 3 mi­llo­nes de to­ne­la­das de maíz ar­gen­tino, aun­que les cues­ta más que el ucra­niano, que por aho­ra no com­pran por su ba­ja ca­li­dad (grano par­ti­do). Pe­ro Ucra­nia es­tá tra­ba­jan­do pa­ra me­jo­rar­lo, con lo cual pue­de ser com­pe­ti­dor de la ar­gen­ti­na en bre­ve pla­zo. Tam­bién es un gran im­por­ta­dor de trigo. Y es el ma­yor com­pra­dor mun­dial de ce­ba­da fo­rra­je­ra ( 9 mi­llo­nes anua­les) que uti­li­za pa­ra ali­men­tar a los ca­me­llos. Im­por­ta 400.000 to­ne­la­das de po­ro­to de so­ja y 1,5 mi­llón de to­ne­la­das de ha­ri­na. No con­su­me acei­te de so­ja, sino de gi­ra­sol ucra­niano. Tam­bién es un gran com­pra­dor de cás­ca­ra de so­ja, que usa co­mo fo­rra­je pa­ra los ca­me­llos.

Egipto tie­ne 90 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes con­cen­tra­dos en su ca­pi­tal, El Cai­ro, Ale­jan­dría, y en el Del­ta y el li­to­ral del Ni­lo. Tie­ne un PBI por ha­bi­tan­te de 3.000 dó­la­res. Im­por­ta 7 mi­llo­nes de to­ne­la­das de maíz, ma­yo­ri­ta­ria­men­te de Ucra­nia. Es el ma­yor im­por­ta­dor de trigo del mun­do -10 mi­llo­nes de to­ne­la­das anua­les, ma­yor­men­te eu­ro­peo, del Mar Ne­gro-. En cuan­to a so­ja, lm­por­ta 1 mi­llón de to­ne­la­das de ha­ri­na y 1 mi­llón de to­ne­la­das de acei­te y 2 mi­llo­nes de to­ne­la­das de po­ro­to de la Ar­gen­ti­na. Ac­tual­men­te pue­de mo­ler 9.000 to­ne­la­das dia­rias. El po­ro­to de so­ja no pa­ga aran­ce­les de im­por­ta­ción, pe­ro la ha­ri­na im­por­ta­da pa­ga 5%, sien­do es­te el in­cen­ti­vo que el go­bierno da a la mo­lien­da lo­cal que en los pró­xi­mos años lle­ga­ría a 30 mil to­ne­la­das dia­rias de ca­pa­ci­dad. Has­ta la caí­da de Hos­ni Mu­ba­rak, en 2012, el go­bierno egip­cio par­ti­ci­pa­ba en to­da la ca­de­na de co­mer­cia­li­za­ción de ali­men­tos con un al­to ni­vel de sub­si­dios. Im­por­ta­ba el acei­te cru­do que re­fi­na­ba en plan­tas pro­pias o al­qui­la­das muy in­efi­cien­tes, don­de pro­du­cían la bo­te­lla pa­ra con­su­mo ma­si­vo y la ven­dían a pre­cios muy ba­jos a to­do pú­bli­co. El ac­tual go­bierno in­tro­du­jo el uso de una tar­je­ta mag­né­ti­ca lla­ma­da “smart card”, pa­ra las fa­mi­lias ca­ren­cia­das, tal co­mo la que se uti­li­za en In­dia. El acei­te tie­ne el va­lor real, pe­ro pre­sen­tan­do esa tar­je­ta le apli­can el des­cuen­to. Es­to per­mi­tió un im­por­tan­te aho­rro de sub­si­dios, que es­tá sien­do vol­ca­do a im­por­tan­tes obras de in­fra­es­truc­tu­ra, ener­gía e in­dus­trias que se es­tán ha­cien­do en Egipto. Tras 30 años de in­ter­ven­cio­nes hoy hay un gran cli­ma de ne­go­cios en Egipto.

Ma­rrue­cos tie­ne un PBI si­mi­lar a Egipto y una po­bla­ción de 33 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. Im­por­ta ha­ri­na de so­ja y maíz, 2 mi­llo­nes de to­ne­la­das de grano de maíz, 3 mi­llo­nes de to­ne­la­das de trigo, 400 mil de ha­ri­na, Has­ta 2008 las im­por­ta­cio­nes de acei­te de so­ja pa­ga­ban 20% de aran­cel y el po­ro­to no pa­ga­ba. Des­de ese año se li­be­ra­li­za el co­mer­cio. Así Ar­gen­ti­na y otros paí­ses co­mien­zan a ven­der acei­te y ha­ri­na. Es una economía al­ta­men­te li­ga­da al tu­ris­mo: re­ci­ben 10 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes al año. Es el 3º ex­por­ta­dor mun­dial de fos­fo­ro, lue­go de Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na. Por la de­pen­den­cia que la Ar­gen­ti­na tie­ne de la pro­vi­sión de ro­ca fos­fó­ri­ca de Ma­rrue­cos pa­ra la for­mu­la­ción de fer­ti­li­zan­tes y pa­ra equi­li­brar la ba­lan­za co­mer­cial, es es­tra­té­gi­co au­men­tar las ex­por­ta­cio­nes a es­te país.

A es­tos paí­ses se agre­gan pe­que­ñas na­cio­nes de es­ca­sa po­bla­ción co­mo Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, un cre­cien­te cen­tro de ne­go­cios pa­ra la re­gión con in­fluen­cia en to­do el Me­dio Orien­te, Nor­te de Áfri­ca y Asia, es­pe­cial­men­te In­dia y Pa­quis­tán.

CON HAM­BRE. CHI­NA APUN­TA­LA LA DE­MAN­DA DE PRO­TEI­NAS ANI­MA­LES EN EL MUN­DO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.