UN CON­TRA­TIS­TA, ES­PE­JO DEL SEC­TOR

Des­de Ru­fino, Fe­de­ri­co Ar­lía lle­va sus má­qui­nas to­dos los años has­ta Sal­ta y has­ta Co­ro­nel Sua­rez pa­ra co­se­char al­re­de­dor de 11.000 hec­tá­reas, y ade­más pro­du­ce lo su­yo.

Clarin - Revista Rural - - Portada - Dan­te Gar­cía cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

La his­to­ria del san­ta­fe­sino Fe­de­ri­co Ar­lía re­fle­ja la evo­lu­ción de la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria.

Fe­de­ri­co Ar­lía co­se­cha con sus equi­pos al­re­de­dor de 11.000 hec­tá­reas al año. Tra­ba­ja la grue­sa en los al­re­de­do­res de Ru­fino -dón­de vi­ve-, y lue­go se va al nor­te –Cha­co o Sal­ta-. Y pa­ra la fi­na se mue­ve ha­cie el sur, has­ta Car­hué o Co­ro­nel Sua­rez, que si­guen ha­cien­do tri­go por­que la so­ja no tie­ne éxi­to.

La his­to­ria de Ar­lía co­mo pres­ta­dor de ser­vi­cios agrí­co­las se re­mon­ta a los tiem­pos de la siem­bra con­ven­cio­nal, don­de ara­dos, ras­tras y es­car­di­llos sur­ca­ban los cam­pos dan­do vuel­ta el sue­lo pa­ra pre­pa­rar la ca­ma de siem­bra y lue­go sem­brar la se­mi­lla. A prin­ci­pios de los años 90, el ru­fi­nen­se co­men­zó a tra­ba­jar con una hu­mil­de sem­bra­do­ra y en­con­tró opor­tu­ni­da­des en los gran­des poo­les de siem­bra. A los po­cos años ya sem­bra­ba 10.000 hec­tá­reas. “Lle­gué a te­ner cin­co sem­bra­do­ras -tres Ber­ti­ni y dos Cru­cia­ne­lli- y ras­tras de dis­cos de 90 pla­tos con los que po­día tra­ba­jar has­ta 20.000 hec­tá­reas” co­men­ta Ar­lía.

Ya pa­ra 1994 la siem­bra di­rec­ta en­tra­ba con fuer­za en los plan­teos agrí­co­las ar­gen­ti­nos. Y es­te nue­vo mo­do de pro­du­cir, sin ro­tu­rar el sue­lo, qui­ta­ba los tra­ba­jos de la­bran­za de la es­ce­na. “Con la lle­ga­da de la siem­bra di­rec­ta me tu­ve que fo­ca­li­zar en otro ru­bro: la co­se­cha. Es­to fue inevi­ta­ble y de he­cho lo hi­ce bas­tan­te a tiem­po, ya que pu­de ir ven­dien­do los equi­pos de la­bran­za cuan­do to­da­vía te­nían va­lor. Fui opor­tuno, cuan­do vi que con la ras­tra de 90 pla­tos pa­se de ha­cer 30.000 hec­tá­reas una cam­pa­ña a ha­cer ce­ro la si­guien­te la cam­bié por una tol­va au­to­des­car­ga­ble, que en ese mo­men­to va­lía me­nos en va­lor de lis­ta, pe­ro a los cua­tro años los im­ple­men­tos de la­bran­za ni co­ti­za­ban y que­da­ron ob­so­le­tos” re­la­ta el con­tra­tis­ta.

Pa­ra pa­sar al ru­bro de co­se­cha ha­bía que dar un sal­to im­por­tan­te, y el hom­bre se tu­vo que aso­ciar con dos per­so­nas, sem­bra­do­res co­le­gas que tra­ba­ja­ban jun­tos, pa­ra que las tres car­pe­tas jun­tas pu­die­ran ob­te­ner el cré­di­to ne­ce­sa­rio y ha­cer­se de una co­se­cha­do­ra. “En el ’97 con­se­gui­mos un cré­di­to del Ban­co Bos­ton y pu­di­mos com­prar la pri­mer má­qui­na, una Ca­se. Ya al año si­guien­te, gra­cias a un buen tra­ba­jo, com­pra­mos una se­gun­da Ca­se. Nos fui­mos al nor­te e hi­ci­mos muy bue­na cam­pa­ña por­que no ha­bía tan­tas axia­les en el mer­ca­do y es­tas tri­lla­ban muy bien el po­ro­to, tam­bién la so­ja. Ya con ca­pi­tal, nos se­pa­ra­mos los so­cios y yo me que­dé con una má­qui­na. Todo fun­cio- nó muy bien pa­ra arran­car” ex­pli­ca Ar­lía, quién lue­go pa­só por las New Ho­lland y fi­nal­men­te ter­mi­nó con John Dee­re: pa­ra el 2007 su equi­po se con­for­ma­ba por tres de las ver­des. Ha­ce unos años se des­hi­zo de una por una cues­tión de ajus­te y reaco­mo­da­mien­to, com­pró al­go de cam­po pa­ra di­ver­si­fi­car.

Ar­lía es un con­tra­tis­ta de pun­ta y es­tá siem­pre equi­pa­do con lo úl­ti­mo en tec­no­lo­gía. Fue pio­ne­ro en el uso del dra­per en la Ar­gen­ti­na. Hoy tie­ne las dos co­se­cha­do­ras equi­pa­das con pla­ta­for­ma de lo­na, pe­ro allá por el 2008 ya ha­bía tes­tea­do el ca­be­zal. “En aque­lla épo­ca Ma­cDon que­ría en­trar al país con los Dra­per y por me­dio de un ami­go que te­nía un con­tac­to en Ca­na­dá, me die­ron uno pa­ra que lo pro­ba­ra. La ver­dad es que las ven­ta­jas de su uso son con­tun­den­tes: ma­yor pro­duc­ti­vi­dad a me­nor uso de com­bus­ti­ble, no se ato­ra ni ge­ne­ra pér­di­das cuan­do el cul­ti­vo es vo­lu­mi­no­so. Tra­ba­jan­do a la par de una má­qui­na con ca­be­zal de sin­fín yo ob­ten­go en­tre 100 y 120 ki­los más por hec­tá­rea de so­ja” se­ña­la Ar­lía.

El con­tra­tis­ta se re­sig­na cuan­do ve que to­da la in­ver­sión que ha­ce en sus equi­pos y me­jo­ra en las pres­ta­cio­nes no se ven re­fle­ja­das en las tarifas. La úl­ti­ma cam­pa­ña se pa­gó cer­ca de 400 pe­sos/ha en siem­bra y cer­ca de 700 pa­ra co­se­cha, ba­jí­si­mos pa­ra los cos­tos ac­tua­les. Se­ña­la que el pro­duc­tor pien­sa con la pla­ta arri­ba de la me­sa y es muy com­pli­ca­do que vea los ki­los que no ga­nó en el cam­po. “Los gra­nos que que­dan en el pi­so son gui­ta y yo ha­go mu­cho es­fuer­zo por ex­pli­car­les es­to, co­sa que no de­be­ría ser así. La cla­ve de hoy en día es man­te­ner al clien­te, y pa­ra eso hay que te­ner una cin­tu­ra bár-

CO­MEN­ZO EN LOS 90 CON SEM­BRA­DO­RAS CON­VEN­CIO­NA­LES, Y CON LA LLE­GA­DA DE LA DI­REC­TA PU­SO EL FO­CO EN LA CO­SE­CHA

ba­ra. Yo he per­di­do clien­tes por una cues­tión de pre­cio, apa­re­ce al­guno que le co­bra me­nos con equi­pos in­fe­rio­res. No­so­tros ter­mi­na­mos el lo­te, en­tre­ga­mos los ma­pas, ven que la má­qui­na no pier­de y que­dan muy con­for­mes, pe­ro al año si­guien­te por ahí te di­cen: no te pue­do pa­gar”, ex­pli­ca el con­tra­tis­ta. Ve su pre­sen­te co­mo una apues­ta a un fu­tu­ro pro­me­te­dor y sa­be que el que adop­te tec­no­lo­gía en al­gún mo­men­to ha­rá la di­fe­ren­cia. Se­gún él, mu­cha com­pe­ten­cia que­da­rá en el ca­mino en 3 o 4 años por­que sus equi­pos irán que­dan­do ob­so­le­tos, y pa­ra ese mo­men­to él tie­ne que es­tar pre­pa­ra­do y bien equi­pa­do.

Un gra­ve pro­ble­ma que ve hoy en día es la fal­ta de rotación que se ha­ce de los cul­ti­vos. En el nor­te, co­mo el maíz no es ren­ta­ble pa­sa­ron de ha­cer 50% so­ja y 50% de maíz a ha­cer 80% de so­ja. Y eso com­pli­ca mu­chí­si­mo al con­tra­tis­ta por­que exis­te una gran de­man­da de tra­ba­jo en un pe­río­do muy aco­ta­do. “El apu­ro es so­ja, y ter­mi­nan co­se­chan­do cua­tro má­qui­nas por­que son lo­tes gran­des en vez de po­der ha­cer con las dos mías los dos cul­ti­vos en di­fe­ren­te épo­ca. Acá por mi zo­na el tra­ba­jo es­tá que­dan- do cir­cuns­crip­to a abril. Es­to es in­sos­te­ni­ble, es im­po­si­ble adap­tar­se a al­go así por­que la fi­gu­ra del con­tra­tis­ta de­ja­ría de exis­tir co­mo tal, el pro­duc­tor es­tá ne­ce­si­tan­do mu­chas má­qui­nas en po­co tiem­po, y un con­tra­tis­ta con mu­chas má­qui­nas pa­ra sa­car­las un mes por año no exis­te” apun­ta Ar­lía.

El em­pre­sa­rio ve co­mo úni­ca es­pe­ran­za el cam­bio de go­bierno y de po­lí­ti­cas. Des­ta­ca que la ren­ta ac­tual es prác­ti­ca­men­te ne­ga­ti­va y que si no fue­ra por­que la úl­ti­ma co­se­cha fue ex­cep­cio­nal mu­chos es­ta­rían que­bra­dos. “Las re­ten­cio­nes y los ROEs no van más. ¡Los ame­ri­ca­nos sub­si­dian! En es­te país es todo tan di­fe­ren­te, el go­bierno aquí apro­ve­cha la ren­ta del pro­duc­tor pa­ra ta­par los agu­je­ros de la ma­la ad­mi­nis­tra­ción. El ne­go­cio es muy ra­ro hoy, los ce­rea­les tie­nen que vol­ver por­que has­ta la so­ja se ha­rá in­via­ble, con el mo­no­cul­ti­vo se de­gra­da la ma­te­ria or­gá­ni­ca, apa­re­cen ma­le­zas re­sis­ten­tes, todo en con­tra de la sus­ten­ta­bi­li­dad. Hay que mi­rar con fa­ros lar­gos y to­dos po­de­mos ga­nar” con­clu­ye. El con­tra­tis­ta man­tie­ne sus már­ge­nes por­que es pro­duc­tor al mis­mo tiem­po. Siem­bra en­tre 800 y 900 hec­tá­reas, en­tre cam­po pro­pio y al­qui­la­do. Cuen­ta que así ha­ce la di­fe­ren­cia y ve com­pli­ca­do al que es so­lo con­tra­tis­ta, ya que hay una so­bre­ofer­ta de co­se­cha y no pue­den com­pe­tir. “Po­der sem­brar a ba­jo cos­to por te­ner las má­qui­nas es lo que ha­ce que mi nú­me­ro cie­rre. A mo­do de ejem­plo, si un con­tra­tis­ta tra­ba­ja 5.000 hec­tá­reas o 5.500, su mar­gen no va a cam­biar en na­da, pe­ro si esas 500 son pro­pias sí y mu­cho, ya que le mien­te al nú­me­ro que le cues­ta pro­du­cir. Esa es mi ló­gi­ca y así pu­de cre­cer du­ran­te es­tos años. Yo es­te año hi­ce 1.500 hec­tá­reas me­nos que el pa­sa­do en el nor­te por una cues­tión cli­má­ti­ca y mi ne­go­cio no cam­bió”, apun­ta Ar­lía.

VER­DO­LA­GA. FE­DE­RI­CO ARLIA CON UNO DE SUS FIE­RROS, EN UNA PAU­SA DE LA CO­SE­CHA.

TRILLA. CON CA­BE­ZAL DRA­PER LE­VAN­TA 120 KI­LOS DE SO­JA MAS POR HECTAREA.

A PLENO. EL EQUI­PO DE ARLIA CON LAS MA­QUI­NAS. ADVIRTIO QUE LA FAL­TA DE RO­TA­CIO­NES ES UN PRO­BLE­MA SE­RIO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.