UNA HIS­TO­RIA PA­RA CON­TAR

Ha­bla Martín Fra­guío, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Mai­zar.

Clarin - Revista Rural - - Sumario - Lu­cas Villamil cla­rin­ru­ral@clarin.com

RURAL RE­VIS­TA es un pro­duc­to de Cla­rín Edi­ción Nº 50. Año 2016. Edi­tor res­pon­sa­ble: Héctor Huer­go Coor­di­na­ción: Lu­cas Villamil. Edi­tor fo­to­grá­fi­co: Os­car Ha­ris­pe Di­se­ño: Verónica Bor­sa­ni Co­la­bo­ran en es­te nú­me­ro: Juan Ig­na­cio Martínez Dod­da, Dan­te Gar­cía, Mar­ce­lo Car­mo­na, Javier Confalonieri, Fer­nan­do Preu­mayr y Eu­ge­nia Bus­ta­man­te. Sub­ge­ren­te de Ven­tas: Javier Molina jmo­li­na@agea.com.ar Eje­cu­ti­vo de Cuen­tas: Da­vid Ti­ga­ni dti­ga­ni@agea.com.ar y Martín Arre­se ma­rre­se@agea.com.ar Redacción: Pie­dras 1743. 1440. Ca­pi­tal Fe­de­ral. Ar­gen­ti­na. ISSN: 977-1851299011

Martín Fra­guío apren­dió des­de chi­co lo que es adap­tar­se a los cam­bios. A los diez años de edad se mu­dó a Ja­pón con to­da su fa­mi­lia por el tra­ba­jo del pa­dre, que era avia­dor na­val. Ahí hi­zo par­te del co­le­gio jun­to a sus cua­tro her­ma­nos y lue­go es­tu­dió tres años Ad­mi­nis­tra­ción en una uni­ver­si­dad con el sis­te­ma nor­te­ame­ri­cano. “Yo ele­gía di­fe­ren­tes ma­te­rias, me in­tere­sa­ban so­bre to­do las de cul­tu­ra y eco­no­mía com­pa­ra­da”, re­cuer­da el ac­tual di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Mai­zar. Y acla­ra: “Yo sa­bía que iba a es­tu­diar agro­no­mía, pe­ro no allá”.

So­bre aque­llos años afir­ma que al­go que lo mar­có mu­cho fue ver la evo­lu­ción de un Ja­pón po­bre, en los 70, que aun su­fría las con­se- cuen­cias de la se­gun­da gue­rra, a un Ja­pón ri­co en los 80. “Fue un cam­bio enor­me muy rá­pi­do, se re­cons­truía to­do al mis­mo tiem­po. Cuan­do em­pe­cé la uni­ver­si­dad allá mi pre­gun­ta era có­mo ha­cen los paí­ses pa­ra desa­rro­llar­se”.

El víncu­lo de Fra­guío con el cam­po ha­bía na­ci­do en su inn­fan­cia por­que su abue­lo ma­terrno, de ori­gen es­pa­ñol, te­nía ía cam­pos en Cha­bás, pro­vin­cia a de San­ta Fe. Por eso en 1981, 1, cuan­do vol­vió, es­tu­dió Cien- cias Agra­rias en la Uni­ver­si- dad Ca­tó­li­ca Ar­gen­ti­na a (UCA). “Yo siem­pre pen­sé que iba a tra­ba­jar en el cam­po fa­mi­liar, pe­ro a fi­nes del 84, cuan­do ter­mi­né la uni­ver­si­dad y fui, me di cuen­ta de que ahí no ha­bía lu­gar pa­ra mí por­que mi ma­dre no iba a lar­gar las rien­das”, di­ce.

En­ton­ces le lle­gó una bús­que­da­que­da la­bo­ral que le plan­teó el pri­mer gran desafío pro­fe­sio­nal. Se tra­ta­ba de una em­pre­sa pe­tro­le­ra del es­ta­do ita­liano que ha­bía com­pra­do

cam­pos en La Paz, En­tre Ríos. A los cua­tro me­ses de es­tar ahí, a prin­ci­pios del 85, cuan­do la eco­no­mía es­ta­ba en baja y los nú­me­ros del cam­po no ce­rra­ban, hu­bo una gran cri­sis en la em­pre­sa y echa­ron a ca­si to­do el per­so­nal. En­ton­ces, el pre­si­den­te de la em­pre­sa se reunió con Fra­guío y le di­jo: “Es­toy can­sa­do de po­ner pla­ta en es­to. Us­ted si quie­re se va con to­dos los de­más, o se que­da pe­ro yo no quie­ro sa­ber qué es lo que ha­ce y no le voy a dar más pla­ta. Si tie­ne que pa­gar suel­dos, ven­da co­sas, y cuan­do se le aca­ba la pla­ta us­ted se va y yo cie­rro to­do”. El jo­ven de­ci­dió afron­tar su pri­mer gran desafío. En­tre idas y ve­ni­das en co­lec­ti­vo de Bue­nos Ai­res a En­tre Ríos, lo­gró es­ta­ble­cer ne­go­cios sus­ten­ta­bles y ha­cer cre­cer la em­pre­sa, en la que se ter­mi­nó que­dan­do on­ce años.

“En la fa­cul­tad, Luis Enrique Ga­rat me ha­bía in­sis­ti­do en apren­der el ci­clo ga­na­de­ro. La ha­cien­da va­lía muy po­co y com­pré ha­cien­da pa­ra agran­dar el stock, por­que pa­ra mi era inevi­ta­ble que el pre­cio subie­ra. El mis­mo año que hi­ci­mos la gran com­pra, en el 85, el pre­cio subió y a fin de año ya ha­bía­mos te­ni­do una ga­nan­cia que lue­go me per­mi­tió en­ca­rar otras in­ver­sio­nes. Fue­ron on­ce años de una ex­pe­rien­cia muy in­tere­san­te, de mu­cho es­trés pe­ro mu­cho apren­di­za­je”, cuen­ta Fra­guío.

Su si­guien­te des­tino fue nue­va­men­te la UCA. “Siem­pre me pa­re­ció que la Uni­ver­si­dad era muy im­por­tan­te, que­ría ayu­dar a que me­jo­re el sis­te­ma edu­ca­ti­vo. En Ja­pón ha­bía vis­to la im­por­tan­cia que te­nía que el alumno se in­vo­lu­cre con la ac­ti­vi­dad real de la pro­fe­sión”, di­ce. En lí­nea con esa idea ha­bía ar­ma­do pa­san­tías en el cam­po de En­tre Ríos pa­ra los alum­nos de la fa­cul­tad, y lue­go se de­di­có a ar­mar la par­te in­ter­na­cio­nal vin­cu­lán­do­se con uni­ver­si­da­des ex­tran­je­ras. Más tar­de de­ci­dió ha­cer un MBA y ter­mi­nó tra­ba­jan­do pa­ra el área de Eco­nó­mi­cas de la UCA.

Fi­nal­men­te lle­gó el turno de Mai­zar. “En fe­bre­ro de 2004 hu­bo una se­lec­ción en la que me eli­gie­ron como di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Mai­zar, que to­da­vía no es­ta­ba for­ma­do”, re­cuer­da. Fra­guío par­ti­ci­pó des­de el co­mien­zo en las dis­cu­sio­nes pa­ra el ar­ma­do de la en­ti­dad. “La in­ten­ción ori­gi­nal era trans­for­mar­se en el re­fe­ren­te de maíz, pe­ro en el país hay un mon­tón de ex­per­tos en maíz. Ha­bía que en­con­trar qué era lo que Mai­zar iba a te­ner de es­pe­cial pa­ra de­cir”.

Las dis­cu­sio­nes se da­ban a dia­rio en­tre Fra­guío, Johnny Ave­lla­ne­da, pri­mer pre­si­den­te de Mai­zar, y Pa­blo Va­que­ro (Mon­san­to). “La gen­te no sa­bía si Mai­zar era una fá­bri­ca de po­len­ta, o qué… en­ton­ces em­pe­za­mos a de­fi­nir el per­fil: te­nía que ser trans­pa­ren­te, res­pe­tar y bus­car el in­te­rés co­mún de to­dos los ac­to­res”, afir­ma.

Ac­tual­men­te, Fra­guío re­par­te su tiem­po en­tre la en­ti­dad de la cade-

SU HI­JO ES RE­ME­RO Y FUE ME­DA­LLIS­TA EN EL CAM­PEO­NA­TO SUD­AME­RI­CANO. “ME DESENCHUFO A TRA­VES DE MI HI­JO”

na mai­ce­ra y su fa­mi­lia. En el 89, mien­tras tra­ba­ja­ba en En­tre Ríos, se ca­só y hoy tie­ne un hi­jo de 18 años. “Juan Martín va a es­tu­diar In­ge­nie­ría In­dus­trial y es re­me­ro. Fue me­da­llis­ta en el cam­peo­na­to sud­ame­ri­cano y fue al mun­dial de Río de Ja­nei­ro”, cuen­ta or­gu­llo­so. Y agre­ga: “Me desenchufo a tra­vés de mi hi­jo”.

Ade­más de las com­pe­ten­cias de­por­ti­vas de su hi­jo, uno de sus gran­des dis­fru­tes ac­tua­les es la en­se­ñan­za. Da cla­ses en maes­trías y afir­ma que la pre­pa­ra­ción de las cla­ses es un desafío que le si­gue abrien­do nue­vos ho­ri­zon­tes. Con vis­tas al fu­tu­ro, pien­sa en tra­ba­jar pa­ra una ma­yor in­ser­ción in­ter­na­cio­nal de la Ar­gen­ti­na. “Te­ne­mos que ocu­par un lu­gar más im­por­tan­te en el mun­do. El gran desafío nues­tro pa­sa por ahí”, ase­gu­ra. t

FRAGUIO PO­SA EN EL BAL­CON DE LA SE­DE DE MAI­ZAR, FREN­TE AL LU­NA PARK.

FRAGUIO (EL MAS AL­TO) DE JOVENJOVEN, EN JAPONJAPON. CON SUSUMMUJERUJER Y SUSUHIJOHIJO, YEN­DO ALALMUNDIALMUNDIAL DE RE­MO.RE­MO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.