UNA VIE­JA RE­CE­TA QUE AUN DA MUY BUEN RE­SUL­TA­DO

En Tan­dil, Leo­nar­do He­rre­ra Ve­gas in­te­gra el ci­clo com­ple­to ga­na­de­ro con la agri­cul­tu­ra y apro­ve­cha la si­ner­gia.

Clarin - Revista Rural - - Integracion Productiva - Cla­rín Rural cla­rin­ru­ral@clarin.com

Leo­nar­do He­rre­ra Ve­gas (73 años) es­tá acos­tum­bra­do a asu­mir gran­des res­pon­sa­bi­li­da­des. Criar a sus 11 hi­jos fue una de ellas. Otra es lle­var ade­lan­te la es­tan­cia San­ta Rosa, de al­re­de­dor de 3.000 hec­tá­reas, de las cua­les apro­xi­ma­da­men­te la mi­tad es­tán ocu­pa­das por sie­rras tan­di­len­ses. Es in­ge­nie­ro agró­no­mo, con una his­to­ria des­ta­ca­da en el mo­vi­mien­to CREA, don­de fue ase­sor, pre­si­den­te del gru­po Aya­cu­cho-Ful­ton y, por úl­ti­mo, coor­di­na­dor de la Zo­na Sud­es­te.

El es­ta­ble­ci­mien­to San­ta Rosa man­tie­ne un sis­te­ma mix­to de pro­duc­ción, don­de la agri­cul­tu­ra y la ga­na­de­ría se re­par­ten la su­per­fi­cie por par­tes igua­les. Tam­bién se di­vi­de por mi­ta­des la pro­por­ción del

LA RO­TA­CION DE CULTIVOS AGRI­CO­LAS CON PRA­DE­RAS AYU­DA A CON­TRO­LAR LA PO­BLA­CION DE HIER­BAS

cam­po ocu­pa­do por sie­rras y el res­to de las hec­tá­reas de­di­ca­das a la siem­bra de gra­nos fi­nos y grue­sos. “Acá hay ce­rros de más de 400 me­tros de al­tu­ra, de los más al­tos de Tan­dil”, di­ce He­rre­ra Ve­gas. En ellos pas­to­rean las va­cas de cría que, so­bre sus pas­ti­za­les na­tu­ra­les, man­tie­nen a los ter­ne­ros has­ta el des­te­te.

La in­ver­na­da se rea­li­za en ro­ta­ción con la agri­cul­tu­ra y se ba­sa en ver­deos y pas­tu­ras so­bre los que se ter­mi­nan los no­vi­llos con los que cie­rra el ci­clo com­ple­to ga­na­de­ro.

En San­ta Rosa hay dos ro­deos. Uno pu­ro, de He­re­ford as­ta­do, y otro cru­za so­bre el que se usan to­ros Short­horn como ra­za ter­mi­nal bus­can­do que el vi­gor hí­bri­do ca­ta- li­ce el cre­ci­mien­to de los no­vi­llos.

La to­ta­li­dad de las va­qui­llo­nas se in­se­mi­nan y lo­gran un 98% de pre­ñez. Las va­cas re­ci­ben un ser­vi­cio na­tu­ral y la pre­ñez al­can­za el 95%. “Es­po­rá­di­ca­men­te in­se­mi­na­mos hem­bras adul­tas, pe­ro eso es cuan­do con­se­gui­mos se­men de al­gún to­ro que se des­ta­ca”, ex­pli­ca He­rre­ra Ve­gas. “En la Ar­gen­ti­na, el He­re­ford as­ta­do es muy es­ca­so, hay muy po­cos pro­vee­do­res de es­tos to­ros –agre­ga-, por lo tan­to a ve­ces he­mos re­cu­rri­do a Uru­guay que tie­ne no me­nos de un 50% de to­ros as­ta­dos”. Re­co­no­ce que la op­ción en­tre as­ta­do y mo­cho “es una dis­cu­sión im­por­tan­te en­tre los cria­do­res de He­re­ford”, pe­ro en­tre otros mo­ti­vos re­mar­ca que “el no­vi­llo as­ta­do sa­le muy bueno”.

El en­to­re de pri­ma­ve­ra (du­ran­te oc­tu­bre, no­viem­bre y di­ciem­bre) lle­va a los par­tos de in­vierno y al des­te­te en mar­zo/abril con ter­ne­ros de 6 a 8 me­ses. “El pe­so de des­te­te es re­gu­lar por­que el ce­rro se se­ca mu­cho en ve­rano –in­di­ca He­rre­ra Ve­gas-, por lo tan­to los ter­ne­ros ma­chos des­te­ta­dos en abril ron­dan los 170 ki­los”. La to­ta­li­dad de la su­per­fi­cie ocu­pa­da con sie­rras es­tá cu­bier­ta con pas­ti­za­les na­tu­ra­les. “Es­te año hi­ci­mos un po­co de pra­de­ra -di­ce el pro­duc­tor-, pe­ro en una su­per­fi­cie muy chi­ca que tie­ne me­nos pie­dra”.

El pri­mer año de la eta­pa de in­ver­na­da los no­vi­lli­tos lo pa­san so­bre pra­de­ras y el se­gun­do so­bre el ver­deo de ave­na. Pa­ra la ter­mi­na­ción se su­ple­men­tan con maíz du­ran­te los úl­ti­mos 70 a 90 días. A los 23/24 me­ses de edad es­tán lis­tos pa­ra la ven­ta con un pe­so de 480 ki­los que los ca­te­go­ri­za como no­vi­llos de ex­por­ta­ción. “Ese es un pro­duc­to que hoy es­tá ca­mi­nan­do un po­co me­jor que otras co­sas. Por lo pron­to, me­jor que la agri­cul­tu­ra”, di­ce He­rre­ra Ve­gas.

“En gra­nos fi­nos, has­ta ha­ce po­co só­lo ha­cía­mos tri­go y ave­na pa­ra la ra­ma ne­gra”, apun­ta.

Cuan­do He­rre­ra Ve­gas ha­bla del ma­ne­jo de San­ta Rosa, sin pro­po­nér­se­lo va de­jan­do en des­cu­bier­to su per­so­na­li­dad. “El per­so­nal vi­ve en el cam­po con sus fa­mi­lias, tan­to el en­car­ga­do como las cua­tro per­so­nas que atien­den la ga­na­de­ría, los tres que tra­ba­jan en agri­cul­tu­ra, el que se en­car­ga del par­que y del man­te­ni­mien­to ge­ne­ral de la es­truc­tu­ra y la co­ci­ne­ra del per­so­nal”, ex­pli­ca el pro­duc­tor.

“Es al­go que se es­tá per­dien­do –agre­ga-, pe­ro ha­go lo po­si­ble por man­te­ner­lo por­que con­si­de­ro que la gen­te tie­ne que vi­vir en el cam­po y pa­ra eso es ne­ce­sa­rio con­tar con es­cue­las y cen­tros de sa­lud cer­ca­nos, en­tre otros ser­vi­cios”.

HE­RRE­RA VE­GAS TU­VO ON­CE HI­JOS Y AHO­RA SE DE­DI­CA DE LLENO AL CAM­PO

ES UNA ZO­NA TRI­GUE­RA, PE­RO EN LOS UL­TI­MOS AÑOS LA CE­BA­DA GANO TE­RRENO POR TE­MAS DE MER­CA­DO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.