LAS ESPIGAS SE CUI­DAN CAL­CU­LA­DO­RA EN MANO

El mo­ni­to­reo per­ma­nen­te y el co­no­ci­mien­to de los um­bra­les de da­ño son con­di­cio­nes bá­si­cas pa­ra re­du­cir las pér­di­das por en­fer­me­da­des.

Clarin - Revista Rural - - Agricultura Sanidad -

cep­ti­bi­li­dad de los ge­no­ti­pos.

Las man­chas fo­lia­res son más se­ve­ras y apa­re­cen más fre­cuen­te­men­te en lo­tes ba­jo mo­no­cul­ti­vo y siem­bra di­rec­ta. Los es­tu­dios so­bre Man­cha Ama­ri­lla y Septoria en tri­go re­gis­tran pér­di­das del ren­di­mien­to de has­ta el 30 por cien­to. Res­pec­to a la Ro­ya de la ho­ja, su gran plas­ti­ci­dad en cuan­to a re­que­ri­mien­tos tér­mi­cos y la fre­cuen­te siem­bra de cul­ti­va­res sus­cep­ti­bles le ha per­mi­ti­do un cre­ci­mien­to con­ti­nuo en la re­gión Pam­pea­na.

Es­tas ra­zo­nes ha­cen que la ro­ya de la ho­ja sea con­si­de­ra­da una de las en­fer­me­da­des ob­je­to de con­trol más im­por­tan­tes. De ma­ne­ra ge­ne­ral, se pue­de afir­mar que la gra­ve­dad de la ro­yas es tal que obli­ga a los pro­duc­to­res a aban­do­nar cul­ti­va­res y a los me­jo­ra­do­res a ge­ne­rar otros en for­ma cons­tan­te. paí­ses y re­gio­nes. En Ar­gen­ti­na se re­gis­tra­ron epi­de­mias im­por­tan­tes en los años 1925/ 26, 1929/ 30, 1940/41 y 1950/51, ge­ne­ran­do da­ños de has­ta 1.900.000 to­ne­la­das pa­ra el pe­río­do 1949-1958. Cul­ti­vos com­ple­ta­men­te sa­nos pue­den que­dar to­tal­men­te des­trui­dos en ape­nas unos po­cos días.

Has­ta ha­ce po­co tiem­po, y de­bi- do a la dis­po­ni­bi­li­dad de cul­ti­va­res con re­sis­ten­cia a las dis­tin­tas ra­zas del pa­tó­geno, es­ta en­fer­me­dad ha­bía si­do efi­cien­te­men­te con­tro­la­da por el gen Sr31, has­ta que en 1999 sur­gió una nue­va ra­za en Ugan­da, la de­no­mi­na­da Ug99 que afec­to los tri­gos de ese país y Ke­nia, de­jan­do inefec­ti­vo al gen Sr31. Más tar­de apa­re­ció otra va­rian­te de esa ra­za que co­men­zó, jun­to con la Ug99, a do­ble­gar los ge­nes Sr31 y Sr24 que du­ran­te años ha­bían otor­ga­do re­sis­ten­cia a la ma­yo­ría de los ge­no­ti­pos de tri­go del mun­do.

En Ar­gen­ti­na, des­de ha­ce al­gu­nos años, va­rias zo­nas del país fue­ron in­va­di­das gra­dual­men­te por la apa­ri­ción de la ro­ya ne­gra, pri­me­ro en par­ce­las ex­pe­ri­men­ta­les y aho­ra en lo­tes co­mer­cia­les. De es­ta for­ma, lo­tes en el nor­te de San­ta Fe, En­tre Ríos y nor­te de Bue­nos Ai­res han mos­tra­do sín­to­mas de es­ta pe­li­gro­sa en­fer­me­dad, que aler­tó a pro­duc­to­res y ase­so­res.

Por ello, el pro­duc­tor/ase­sor de­be­rá in­for­mar­se con los or­ga­nis­mos ofi­cia­les co­mo el INTA y el INASE y con los se­mi­lle­ros de cuál es el com­por­ta­mien­to sa­ni­ta­rio de los ge­no­ti­pos que desea sem­brar y se­lec­cio­nar aque­llos que ten­gan los ma­yo­res ni­ve­les de re­sis­ten­cia. El mo­ni­to­reo y el even­tual uso de fun­gi­ci­das se­rá cla­ve en aque­llos lo­tes don­de se en­cuen­tre la en­fer­me­dad a con­se­cuen­cia de sem­brar una va­rie­dad sus­cep­ti­ble.

Sin em­bar­go, el uso de do­sis ba­jas o me­dias do­sis, o for­mu­la­cio­nes mo­no­mo­lé­cu­las ( tria­zo­les) fre-

LAS MAN­CHAS Y LAS RO­YAS SON LAS PRIN­CI­PA­LES AME­NA­ZAS DEL TRI­GO.

LA MAN­CHA AMA­RI­LLA ES DE LAS EN­FER­ME­DA­DES MAS DIFUNDIDAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.