UN MA­YOR CON­TROL EN LA GANADERIA

El cum­pli­mien­to de las re­gu­la­cio­nes en la ac­ti­vi­dad per­mi­ti­rá lle­gar a mer­ca­dos ca­da vez más exi­gen­tes y au­men­tar los es­tán­da­res de ca­li­dad pa­ra el con­su­mo lo­cal.

Clarin - Revista Rural - - Legislacion -

men de pro­pie­dad y tras­la­do de ha­cien­da. La mar­ca, que con­sis­te en la im­pre­sión so­bre el ani­mal de un di­bu­jo o di­se­ño por me­dio de hie­rro can­den­te o de mar­ca­ción en frío, de­be ser apli­ca­da du­ran­te el pri­mer año de vi­da al ga­na­do ma­yor: bo­vi­nos y equi­nos. La se­ñal es un cor­te, in­ci­sión, per­fo­ra­ción o gra­ba­ción he­cha a fue­go en la ore­ja del ani­mal, y se apli­ca al ga­na­do me­nor: ca­pri­nos y ovi­nos an­tes de los seis me­ses, y a los por­ci­nos an­tes de los 45 días. La úl­ti­ma re­for­ma, ley 26.478, in­clu­yó co­mo me­dios al­ter­na­ti­vos de iden­ti­fi­ca­ción la ca­ra­va­na, el ta­tua­je y el im­plan­te so­lo pa­ra por­ci­nos.

To­do pro­pie­ta­rio de ga­na­do de­be te­ner re­gis­tra­do a su nom­bre el di­se­ño de la mar­ca y la se­ñal, que le otor­ga el de­re­cho de uso ex­clu­si­vo por cier­to tiem­po. La mar­ca se pue­de trans­fe­rir por ven­ta, do­na­ción, per­mu­ta o su­ce­sión, y de­be ins­cri­bir­se la trans­mi­sión al nue­vo pro­pie­ta­rio. No hay dos mar­cas igua­les o que pu­die­ran con­fun­dir­se en­tre sí den­tro del te­rri­to­rio de una pro­vin­cia, ya que los re­gis­tros son pro­vin­cia­les.

La mar­ca es una for­ma de acre­di­tar la pro­pie­dad ori­gi­na­ria del ga­na­do, es­to sig­ni­fi­ca que los pro­duc­to­res de­ben mar­car las crías que na­cen en el cam­po y que cuan­do és­tas se ven­den no re­quie­re de la con­tra­mar­ca, re­duc­ción de mar- ca ni mar­ca de ven­ta co­mo se ha­cía an­tes de la ley. Aho­ra, las su­ce­si­vas trans­fe­ren­cias de la ha­cien­da se ins­tru­men­tan con un Cer­ti­fi­ca­do de Ad­qui­si­ción fir­ma­do por las par­tes que se pre­sen­ta an­te la au­to­ri­dad lo­cal. De es­ta for­ma se evi­ta la ye­rra ca­da vez que un pro­duc­tor ad­quie­re ga­na­do, lo cual además de da­ñar el cue­ro de los ani­ma­les, los so­me­te a un su­fri­mien­to in­ne­ce­sa­rio se­gún los prin­ci­pios de bie­nes­tar ani­mal.

En la prác­ti­ca, es­ta dis­po­si­ción le­gal no siem­pre se cum­ple, ya que mu­chos pro­duc­to­res con­ti­núan apli­can­do su pro­pia mar­ca al ga­na­do que ad­qui­rie­ren por­que es una cos­tum­bre muy arrai­ga­da, que he­re­da­mos de Es­pa­ña des­de la épo­ca de la co­lo­nia.

Pa­ra el tras­la­do del ga­na­do, la guía de trán­si­to acre­di­ta la li­ci­tud

LOS CON­SU­MI­DO­RES CO­MEN­ZA­RAN A MI­RAR LA FOR­MA DE PRODUCCION IN­CLU­YEN­DO EL IM­PAC­TO AM­BIEN­TAL

CA­DA ANI­MAL DE­BE ES­TAR IDEN­TI­FI­CA­DO CON MAR­CA O CA­RA­VA­NA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.