TO­DA UNA VI­DA AL SER­VI­CIO DE LAS COSECHAS AR­GEN­TI­NAS

El con­tra­tis­ta Fredy Si­mo­ne cuen­ta có­mo evo­lu­cio­nó su em­pre­sa adap­tán­do­se a la de­man­da de la pro­duc­ción, la evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca y has­ta la ne­ce­si­dad de sus em­plea­dos.

Clarin - Revista Rural - - Pasion Por Los Fierros - Dan­te García cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Con tan so­lo do­ce años, Fredy Si­mo­ne ya se subía a la co­se­cha­do­ra de su pa­dre. Hoy tie­ne 44 y no per­dió la pa­sión por los fierros: “Ca­da vez que me com­pro una má­qui­na vuel­vo a la ale­gría de la in­fan­cia” se­ña­la.

Jun­to a un pri­mo su­yo, Si­mo­ne acom­pa­ñó des­de jo­ven a su pa­dre Al­ber­to en el ne­go­cio de sem­brar y co­se­char cam­pos a por­cen­ta­je. Nun­ca tu­vie­ron tie­rra pro­pia y los fierros fue­ron siem­pre to­do el ha­ber de es­ta fa­mi­lia de in­mi­gran­tes ita­lia­nos ra­di­ca­da en Chi­vil­coy, pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res.

Ha­cia fi­nes de los ochen­ta y con 16 años, el jo­ven Fredy ya se mo­vía has­ta Tan­dil pa­ra co­se­char tri­go, y ya pa­ra el año 1990 los Si­mo­ne se hi­cie­ron de la se­gun­da má­qui­na. Po­co des­pués, en el 93, tu­vie­ron gran­des pér­di­das por las inun­da­cio­nes (cuan­do ya sem­bra­ban bas­tan­te su­per­fi­cie) y de­ci­die­ron de­jar de sem­brar a por­cen­ta­je pa­ra co­brar por ta­ri­fa y pa­sar a ser 100 por cien­to con­tra­tis­tas.

Pa­ra el año 2003, cuan­do ve­nían cre­cien­do mu­cho en tra­ba­jo y re­co-

“HA­CER­NOS DE UN PLAN­TEL SOLIDO DE SO­CIOS NOS BRIN­DA MA­YOR FOR­TA­LE­ZA”, AFIR­MA EL CON­TRA­TIS­TA

rri­do por el país, los Si­mo­ne em­pe­za­ron a su­mar má­qui­nas a me­dias con sus em­plea­dos más his­tó­ri­cos, pa­ra des­preo­cu­par­se un po­co por el man­te­ni­mien­to y mo­vi­mien­to de los fierros y de­di­car­se más a la par­te ad­mi­nis­tra­ti­va, sin re­le­gar tra­ba­jo.

“Era un es­trés fí­si­co y men­tal an­dar via­jan­do por to­do el país” de­ta­lla Si­mo­ne. “Mu­chos me tra­tan de lo­co por ha­cer es­to de ir a me­dias con los em­plea­dos, pe­ro no­so­tros lo vi­mos co­mo una for­ma de con­ti­nui­dad y hoy no nos arre­pen­ti­mos, te­ne­mos cua­tro co­se­cha­do­ras ba­jo es­ta mo­da­li­dad. En su mo­men­to nos sir­vió pa­ra me­ter de lleno en el ne­go­cio a al­gu­nos em­plea­dos que te­nían otros tra­ba­jos en el año y que so­lo co­mo ma­qui­nis­tas no les al­can­za­ba. Ha­cer­nos de un plan­tel só­li­do de so­cios nos da for­ta­le­za”, ase­gu­ra.

Has­ta el año 2008 fue to­do cre­ci­mien­to pa­ra los Si­mo­ne. Lle­ga­ron a te­ner has­ta ocho má­qui­nas pro­pias y al­gu­nas más en por­cen- ta­je con em­plea­dos. Co­se­cha­ban 20.000 hec­tá­reas por año, en­tre fi­na y grue­sa, yen­do des­de Tu­cu­mán has­ta Tan­dil. Pe­ro lue­go, la caí­da del área de­di­ca­da a los ce­rea­les -tan­to tri­go co­mo maíz- hi­zo que el tra­ba­jo se con­cen­tra­se en po­cos me­ses.

“Hu­bo un año se­co que tra­ba­ja­mos so­lo dos me­ses no­más con la so­ja y 15 días con el tri­go, no ha­bía for­ma de so­bre­vi­vir así”, ex­pli­ca Fredy, que co­mo tan­tos se vio per­ju­di­ca­do por el mo­no­cul­ti­vo de so­ja. Y fue allí don­de tu­vo que re­di­se­ñar el par­que de ma­qui­na­ria y co­men­zó a com­prar sem­bra­do­ras pa­ra po­der tra­ba­jar du­ran­te el ma­yor tiem­po po­si­ble al año. Tu­vo tam­bién una pul­ve­ri­za­do­ra de arras­tre pe­ro di­ce que no se com­pa­ti­bi­li­za con la co­se­cha. “La fu­mi­ga­da es buen ne­go­cio pe­ro se pi­sa con la co­se­cha­do­ra y no­so­tros so­mos co­se­che­ros de al­ma”.

Hoy, en to­tal cuen­tan con un cir­co de 6 sem­bra­do­ras y 6 co­se­cha­do­ras. Y es­pe­ran pa­ra es­te año una gran cam­pa­ña tri­gue­ra que trac­cio­ne mu­cho tra­ba­jo. “Va­mos a ter­mi­nar sem­bran­do más del do­ble de fi­na que el año pa­sa­do y eso nos da mu­cha ale­gría, va­mos a te­ner un di­ciem­bre con mu­cho tra­ba­jo, gra­cias a Dios” ex­pre­sa Si­mo­ne, quien va­lo­ra mu­cho el mo­vi­mien­to que se ge­ne­ra cuan­do se ha­cen cul­ti­vos en el in­vierno: “Es in­creí­ble co­mo re­su­ci­tan los pue­blos de cam­pa­ña, más em­plea­dos. Es­te año el sud­es­te va a ser digno de ver cuan­do se pon­ga ver­de, nos va­mos a acor­dar del 2008”, di­ce. Lue­go afir­ma que tam­bién ve que se ha­rá más maíz y eso los man­ten­drá muy ocu­pa­dos du­ran­te to­do el 2017.

Los Si­mo­ne tra­tan de man­te­ner siem­pre a los mis­mos clien­tes, de los cua­les hay mu­chos que son his­tó­ri­cos. Pe­ro acla­ran que mu­chas ve­ces sur­gen pro­ble­mas por­que es­tos sue­len sa­lir a bus­car pre­cio y ahí ellos pier­den, por­que exis­ten otros que to­man los tra­ba­jos por va­lo­res me­no­res. “Hoy no se tie­ne en cuen­ta la ca­li­dad de gen­te y de equi­pos. Pe­ro es­te año, por suer­te, mu­chos se die­ron cuen­ta de la im­pru­den­cia que co­me­ten al no con­tra­tar las má­qui­nas con tiem­po, por­que ter­mi­na­ron sa­lien­do a bus- car má­qui­nas a las ro­ton­das, se fi­jan en los cen­ta­vos y ter­mi­nan per­dien­do pe­sos” sen­ten­cia el con­tra­tis­ta.

Si­mo­ne además es pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Bo­nae­ren­se de Con­tra­tis­tas Ru­ra­les y allí tra­ta de in­cul­car a sus co­le­gas. “Les de­ci­mos que no pue­den sa­lir a re­ma­tar los tra­ba­jos por­que per­de­mos to­dos”. En cuan­to a la tec­no­lo­gía, pre­go­na que no de­jen la efi­cien­cia de la­do ava­lan­do pre­cios in­jus­tos. “Yo, por ejem­plo, to­da­vía no in­cor­po­ré Dra­per por­que lo co­bran muy ca­ro, eva­lúo mu­cho las he­rra­mien­tas y no ad­quie­ro na­da que no me rin­da, y eso lo tra­to de in­cul­car” di­ce.

Lue­go re­mar­ca que “el Go­bierno tie­ne que rever ur­gen­te lo que sa­len las má­qui­nas agrí­co­las en Ar­gen­ti­na”. “Co­mo en nin­gún lu­gar del mun­do, se­gún ten­go en­ten­di­do, y es­to no pue­de se­guir así. Yo me com­pre una má­qui­na ha­ce cin­co años que hoy va­le el do­ble, im­po­si­ble de man­te­ner la tec­no­lo­gía de es­ta for­ma, por­que además lo que co­bra­mos en dó­la­res fue ca­da vez me­nos” di­ce Si­mo­ne.

El con­tra­tis­ta ve que se ni­ve­la pa­ra aba­jo por­que no le pa­gan más al que más equi­pa­do es­tá, sino me­nos al que no tie­ne la úl­ti­ma tec­no­lo­gía. “Por eso, si no la in­cor­po­rás te ter­mi­nás que­dan­do afue­ra, y eso es lo

FREDY (IZQ.) JUN­TO A SU PA­DRE AL­BER­TO Y UNA CO­SE­CHA­DO­RA.

UNO D ELOS EQUI­POS DE SI­MO­NE TRA­BA­JAN­DO EN EL LO­TE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.