VEIN­TI­SIE­TE AÑOS HA­CIEN­DO LA PI­CA­DA

El con­tra­tis­ta Wal­ter Bar­neix es es­pe­cia­lis­ta en pi­ca­do de fo­rra­jes ha­ce 27 años y, mien­tras es­pe­ra la re­cu­pe­ra­ción de los tam­bos, cre­ce de la mano de la ga­na­de­ría.

Clarin - Revista Rural - - Portada - Dan­te García cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

El con­tra­tis­ta fo­rra­je­ro Wal­ter Bar­neix cuen­ta su his­to­ria en la co­ci­na de la ga­na­de­ría.

Ha­ce 27 años que Wal­ter Bar­neix se de­di­ca al pi­ca­do y en­si­la­do de fo­rra­jes con ba­se en Lin­coln, pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. Su pa­dre fue em­plea­do en un tam­bo du­ran­te to­da su vi­da, pe­ro a él siem­pre le gus­ta­ron más los fie­rros que los ani­ma­les. “Arran­qué con unas má­qui­nas mar­ca Fra­ga de arras­tre y de dos sur­cos, pi­cán­do­le pa­ra el tam­bo don­de tra­ba­ja­ba mi pa­dre. No ha­bía de otro ti­po de má­qui­na en aque­lla épo­ca” apun­ta en diá­lo­go con Cla­rín Ru­ral Re­vis­ta.

En aquel en­ton­ces exis­tían las vie­jas pi­ca­do­ras de mar­ti­llo que ha­cían pi­ca­do grue­so, pe­ro el hom­bre ya veía fu­tu­ro en es­te ti­po de con­fec­ción de re­ser­vas. Siem­pre fue el úni­co so­cio en su em­pre­sa, que lle­va el nom­bre WRB Si­la­jes, y en aquel en­ton­ces tra­ba­ja­ba du­ro y pa­re­jo arri­ba del trac­tor.

Pre­vio a que se lar­ga­ra só­lo con el pi­ca­do, tra­ba­jó co­mo apren­diz jun­to a Héc­tor Huer­go, edi­tor de es­ta re­vis­ta, quien es­ta­ba aso­cia­do con el pa­trón del pa­dre de Wal­ter. En aque­lla épo­ca eran pio­ne­ros en el pi­ca­do fino de maíz y pro­ba­ron un mo­de­lo de pi­ca­do­ra au­to­pro­pul- sa­da na­cio­nal que lue­go no tu­vo mu­cho éxi­to. Se tra­ta­ba de la mar­ca Ma­ra­ni, mo­de­lo Co­bra 2000.

Lue­go, Wal­ter se lan­zó so­lo y lle­gó a te­ner dos má­qui­nas de arras­tre de dos sur­cos. Has­ta que en el año 1994 Claas lle­gó a la Ar­gen­ti­na con sus equi­pos au­to­pro­pul­sa­dos, que fue­ron la nue­va me­ta pa­ra Wal­ter. “Pa­ra el año 1995, New Ho­lland me fi­nan­cia una má­qui­na a 4 sur­cos, no me da­ban las car­pe­tas pa­ra la Claas que yo que­ría. Y jus­to ese año me fue tan bien, que lle­gué a pa­gar la New Ho­lland an­tes de tiem­po y pa­ra 1996 ya en­tré en la era Claas”.

Hoy tie­ne dos má­qui­nas Ja­guar, una de 10 sur­cos y la otra de 12. Y por el mo­men­to ve que es jus­ta es-

EL CON­TRA­TIS­TA CUEN­TA HOY CON DOS EQUI­POS, Y CON­SI­DE­RA SU­MAR UN TER­CE­RO SI LA LECHERIA RE­PUN­TA

ta can­ti­dad de equi­pa­mien­to, ya que la le­che­ría es­tá en cri­sis y has­ta que no re­pun­te no pien­sa en cre­cer. “Si es­to lle­ga a su­ce­der, se­gu­ra­men­te in­cor­po­re otro equi­po”, di­ce Wal­ter, quien hoy pi­ca cer­ca de 5.000 hec­tá­reas en to­do el país. Ex­pli­ca que la su­per­fi­cie de pi­ca­do cre­ce pe­ro no lo que de­be­ría, y que el mo­tor de cre­ci­mien­to so­lo lo lle­va la ga­na­de­ría de carne. Del to­tal de es­ta­ble­ci­mien­tos que tra­ba­ja, hoy el 70 por cien­to son pa­ra carne y el 30 por cien­to pa­ra le­che. La ta­ba se dio vuel­ta en los úl­ti­mos años, mal­tre­chos pa­ra la le­che­ría.

En cuan­to a los cul­ti­vos que en­si­la, la ma­yo­ría es maíz pe­ro ha cre­ci­do mu­cho el sor­go en el úl­ti­mo tiem­po. Y co­mo la ga­na­de­ría de carne ha cre­ci­do tan­to, los ver­deos de in­vierno son ca­da vez más, so­bre to­do ce­ba­da y tri­go.

WRB Si­la­jes po­see el equi­pa­mien­to ne­ce­sa­rio pa­ra rea­li­zar tan­to si­lo puen­te co­mo bol­sa. “Es un te­ma de ma­ne­jo de ca­da clien­te y de las he­rra­mien­tas que po­sea”, ex­pli­ca Wal­ter. Lue­go acla­ra que no es cier­ta aque­lla creen­cia de que con la bol­sa hay ce­ro pér­di­da. “Siem­pre hay un po­co más de pér­di­da en el si­lo puen­te, se pue­de ha­blar de un 7 por cien­to en es­te y 3 por cien­to en la bol­sa, por el sim­ple he­cho de pér­di­da en el pro­ce­so de fer­men­ta­ción bac­te­ria­na. Des­pués, en el ma­ne­jo y, so­bre to­do, la ex­trac­ción y su­mi­nis­tro del si­lo, las pér­di­das se pue­den ele­var mu­cho si se ha­cen las co­sas mal” acla­ra.

Las ta­ri­fas siem­pre son un te­ma, pe­ro des­de la Cá­ma­ra de Con­tra­tis­tas de Fo­rra­je, se en­car­gan de fi­jar una úni­ca anual por cam­pa­ña en ba­se a los cos­tos de man­te­ner los equi­pos y de tra­ba­jo. Lue­go, el pro­ble­ma apa­re­ce cuan­do hay co­le­gas que sa­len a re­ba­jar pre­cios y se ter-

mi­na ni­ve­lan­do pa­ra aba­jo. “Hay quie­nes co­bran fi­jo por hec­tá­rea o por to­ne­la­da. Yo co­bro por to­ne­la­da”, se­ña­la Wal­ter. Pe­ro tam­bién hay que te­ner en cuen­ta la ca­li­dad de pi­ca­do que se ha­ga. Lo ideal pa­ra los es­pe­cia­lis­tas es pi­car en­tre 35 a 40 por cien­to de ma­te­ria se­ca, de­pen­dien­do de lo que le gus­te a ca­da nu­tri­cio­nis­ta.

Bar­neix ha­ce la ma­yo­ría de hec­tá­reas por su zo­na –no­roes­te de Bue­nos Ai­res-, pe­ro se mue­ve des­de Lin­coln has­ta Cór­do­ba, San Luis y Men­do­za, y tam­bién an­da por el sur de Bue­nos Ai­res. Ade­más del pi­ca­do, se de­di­ca a pres­tar ser­vi­cios de con­fec­ción de me­ga­far­dos. Una prác­ti­ca que ha cre­ci­do mu­cho úl­ti­ma­men­te, so­bre to­do pa­ra he­ni­fi­car al­fal­fa.

El con­tra­tis­ta em­plea a 27 per­so­nas en ple­na tem­po­ra­da y po­see ca­mio­nes pro­pios con ca­rros com­pac­ta­do­res. “Los ca­rros com­pac­ta­do­res traen la po­si­bi­li­dad de aca­rrear has­ta 18 to­ne­la­das de ma­te­rial, ver­sus 12 que se lle­va­rían en uno co­mún”, ex­pli­ca.

Siem­pre tie­ne a los dos equi­pos por se­pa­ra­do, ya que en nin­gún ca­so se jus­ti­fi­ca que tra­ba­jen jun­tos, se­ría de­ma­sia­da ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo. “Has­ta un es­ta­ble­ci­mien­to de 400 hec­tá­reas lo pue­do ha­cer con un so­lo equi­po” se­ña­la. Ya que si se dan las con­di­cio­nes, pue­de ha­cer has­ta 80 hec­tá­reas por día con la Ja­guar 980 de 12 sur­cos. A lo lar­go del año, con­si­de­ra que tra­ba­ja cer­ca de 90 días “reales”, lue­go es­tá mu­cho tiem­po sin pi­car por es­tar de via­je o pa­ra­do por las con­tin­gen­cias cli­má­ti­cas. Bar­neix se sube to­dos los días a las má­qui­nas y con­si­de­ra muy im­por­tan­tes las re­la­cio­nes hu­ma­nas en su ac­ti­vi­dad. Tan­to con los clien­tes co­mo con los em­plea­dos. “Con los clien­tes me ten­go que ver muy se­gui­do, to­mar ma­te, pla­ni­fi­car las cam­pa­ñas; y con los em­plea­dos tra­to de al­mor­zar to­dos los días, es­cu­char sus in­quie­tu­des y mos­trar­me cer­ca, por­que es la me­jor for­ma de man­te­ner al gru­po uni­do y ha­cer las co­sas bien a lo lar­go del tiem­po” con­clu­ye.

FE­LIZ. WAL­TER BAR­NEIX JUN­TO A UNA BOL­SA DE SI­LA­JE CON SU FIR­MA.

A PLENO. BAR­NEIX SU­PO APRO­VE­CHAR EL ENOR­ME CRE­CI­MIEN­TO QUE EX­PE­RI­MEN­TO EL PI­CA­DO DE MAIZ EN LA AR­GEN­TI­NA.

SEGADORA. LAS MA­QUI­NAS A PLENO COR­TAN­DO UNA PASTURA DE AL­FAL­FA PA­RA LA CONFECCION DE ME­GA­FAR­DOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.