LAS SE­MI­LLAS Y LA TEC­NO­LO­GIA EN EL CEN­TRO DE LA ES­CE­NA

En pleno de­ba­te por una nue­va Ley de Se­mi­llas, la au­to­ra afir­ma que el co­bro de re­ga­lías y del ca­non por bio­tec­no­lo­gía es el in­cen­ti­vo pa­ra es­ti­mu­lar la in­no­va­ción.

Clarin - Revista Rural - - Legislacion -

no­ci­mien­to de la pro­pie­dad in­te­lec­tual me­dian­te el pa­go de re­ga­lías e in­vo­lu­cra a to­da la in­dus­tria se­mi­lle­ra, don­de hay em­pre­sas na­cio­na­les y ex­tran­je­ras e ins­ti­tu­cio­nes ofi­cia­les co­mo el IN­TA.

La cues­tión de la pro­pie­dad in­te­lec­tual se plan­tea con re­la­ción a las es­pe­cies au­tó­ga­mas, co­mo la so­ja o el tri­go, en las cua­les el grano co­se­cha­do es ge­né­ti­ca­men­te idén­ti­co a la se­mi­lla sem­bra­da, y por lo tan­to pue­de re­sem­brar­se sin ne­ce­si­dad de ad­qui­rir nue­vas se­mi­llas en ca­da cam­pa­ña. Es­ta prác­ti­ca, co­no­ci­da co­mo “uso pro­pio” re­fie­re a la cos­tum­bre de los pro­duc­to­res de re­ser­var par­te de la se­mi­lla co­se­cha­da pa­ra re­sem­brar­la, par­tien­do de que la mis­ma es de su pro­pie­dad por­que ya pa­ga­ron por ella.

Sin em­bar­go, por los avan­ces cien­tí­fi­cos, la se­mi­lla que se co­mer­cia­li­za ac­tual­men­te es el re­sul­ta­do de la in­ves­ti­ga­ción e in­ver­sión de em­pre­sas que rea­li­zan el me­jo­ra­mien­to ve­ge­tal. La se­mi­lla en sí mis­ma es un so­por­te fí­si­co que con­tie­ne un con­jun­to de tec­no­lo­gías ge­ne­ra­do por pro­fe­sio­na­les es­pe­cia­li­za­dos, y el agri­cul­tor es un usua­rio de ese pa­que­te tec­no­ló­gi­co, y si lo usa su­ce­si­va­men­te es­tá re­pro­du­cien­do tec­no­lo­gía desa­rro­lla­da por otros.

La nor­ma­ti­va vi­gen­te so­bre se­mi­llas es­tá in­te­gra­da por la Ley 20.247 de Se­mi­llas y Crea­cio­nes Fi­to­ge­né­ti­cas, su De­cre­to Re­gla­men­ta­rio 2183/91 y los con­ve­nios in­ter­na­cio­na­les apro­ba­dos por nues­tro país: Con­ve­nio UPOV ‘78 (Ley 24.376) y Acuer­do ADPIC (Ley 24.425). La ley 20.247 fue san­cio­na­da en 1973 y es an­te­rior al desa­rro­llo de la bio­tec­no­lo­gía, por eso res­guar­da la pro­pie­dad in­te­lec­tual de quien lle­vó a ca­bo la in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­lló una nue­va va­rie­dad ve­ge­tal con el nom­bre de una ca­te­go­ría es­pe­cial: el “de­re­cho del ob­ten­tor” que pro­te­ge el ger­mo­plas­ma. Los ob­ten­to­res son quie­nes desa­rro­llan una va­rie­dad, que de­be ser nue­va, dis­tin­gui­ble de otras exis­ten­tes, y con ca­rac­te­rís­ti­cas es­ta­bles y ho­mo­gé­neas a tra­vés de ge­ne­ra­cio­nes su­ce­si­vas. La ley pro­te­ge su in­ven­ción otor­gán­do­les el de­re­cho ex­clu­si­vo de ex­plo­ta­ción por vein­te años.

A su vez, la ley con­tem­pla el “de­re­cho del agri­cul­tor” co­mo ex­cep­ción a ese de­re­cho de pro­pie­dad, per­mi­tién­do­les a los pro­duc­to­res re­ser­var y sem­brar las se­mi­llas pa­ra su pro­pio uso. Tal co­mo es­tá re­dac­ta­da la ley, la ex­cep­ción del agri­cul­tor no tie­ne nin­gún ti­po de lí­mi­tes: es pa­ra to­das las es­pe­cies ve­ge­ta­les y cla­ses de agri­cul­to­res, no hay lí­mi­tes res­pec­to a la can­ti­dad de se­mi­llas que se pue­de re­ser­var ni de la can­ti­dad de ve­ces que se pue­de re­sem­brar, y no se es­ta­ble­ce la obli­ga­ción de pa­gar con­tra­pres­ta­ción al­gu­na, o sea de pa­gar re­ga­lías.

Con una ex­cep­ción tan am­plia, el de­re­cho del ob­ten­tor que­da des­di­bu­ja­do. Por eso, es­tan­do pen­dien­te la re­for­ma de la ley, el de­re­cho del agri­cul­tor ha si­do aco­ta­do me­dian­te re­so­lu­cio­nes del INASE. Así, la re­so­lu­ción 187/2015 obli­ga a los pro­duc­to­res a pre­sen­tar de­cla­ra­ción ju­ra­da so­bre el ori­gen le­gal de la se­mi­lla y a in­for­mar la se­mi­lla re­ser­va­da pa­ra la si­guien­te cam­pa­ña. Se bus­ca evi­tar el co­mer­cio

LA LEY VI­GEN­TE PER­MI­TE A LOS PRO­DUC­TO­RES RE­SER­VAR LAS SE­MI­LLAS PA­RA SU PRO­PIO USO

LAS EM­PRE­SAS DE TEC­NO­LO­GIA Y LOS PRO­DUC­TO­RES, EN CON­FLIC­TO.

SO­LO LOS ME­JO­RES GRA­NOS SE UTI­LI­ZAN CO­MO SE­MI­LLAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.