LA JO­VEN GUAR­DIA DE LOS CON­TRA­TIS­TAS AGRICOLAS

Ma­tías Fe­rrei­ra na­ció en­tre los fie­rros, tra­ba­ja unas 3.000 hec­tá­reas en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res y di­ce que hoy el ne­go­cio es más fi­nan­cie­ro que téc­ni­co.

Clarin - Revista Rural - - Maquinaria - Dan­te Gar­cía cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Ma­tías Fe­rrei­ra fue he­cho pa­ra an­dar arri­ba de las má­qui­nas. Su pa­dre, Car­los, tra­ba­ja des­de el año 1974 pa­ra una fir­ma con gran­des ex­ten­sio­nes de cam­po en Sa­li­que­ló, pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. Allí se afian­zó co­mo en­car­ga­do y a los vein­ti­cua­tro años ya se ha­bía com­pra­do al­gu­nos fie­rros pa­ra em­pe­zar a te­ner un in­gre­so ex­tra. De a po­co se fue ha­cien­do de al­gu­nos ara­dos (que to­da­vía se usa­ban en aque­lla épo­ca) y sem­bra­do­ras, el cam­po ne­ce­si­ta­ba mu­chas má­qui­nas pa­ra po­ner­se en pro­duc­ción y el pa­dre de Ma­tías em­pe­za­ba a ha­cer su aporte.

Pa­sa­ron cua­ren­ta años y los Fe­rrei­ra si­guen tra­ba­jan­do pa­ra los dueños de esa fir­ma. En el año ’89 to­da la fa­mi­lia se mu­dó a un cam­po de la mis­ma em­pre­sa en Chi­vil­coy, don­de Ma­tías pa­só to­da su in­fan­cia, y en 2004, tras ir­se a es­tu­diar a Bue­nos Ai­res, el jo­ven vol­vió pa­ra de­di­car­se de lleno a las ta­reas de con­tra­tis­ta. Hoy, el 70 por cien­to de su tra­ba­jo es­tá den­tro de la fir­ma agro­pe­cua­ria que to­da­vía em­plea a su pa­dre, quien con 65 años ya no se sube más a las má­qui­nas pe­ro apor­ta su ex­pe­rien­cia des­de otras ta­reas.

“La gran ven­ta­ja que ten­go yo es que mi tra­ba­jo de­pen­de de un clien­te con el que ten­go to­da la con­fian­za y sa­be en­ten­der los nú­me­ros de los con­tra­tis­tas, por­que si no se­ría muy di­fí­cil sub­sis­tir en el ne­go­cio. Él tie­ne la men­ta­li­dad del pro­duc­tor pe­ro es muy ra­zo­na­ble a la ho­ra de de­fi­nir las ta­ri­fas, en­ten­dien­do nues­tros cos­tos”, se­ña­la Ma­tías. Con esa em­pre­sa, el con­tra­tis­ta tra­ba­ja na­da me­nos que 2.000 hec­tá­reas, y ha­ce otras en otros cam­pos fa­mi­lia­res 1.000 por la mis­ma zo­na. Hoy Fe­rrei­ra tra­ba­ja cer­ca de 3.000 hec­tá­reas, con­tan­do do­bles cul­ti­vos.

En cuan­to a los ma­yo­res do­lo­res de ca­be­za que tie­nen los con­tra­tis-

PA­SAR A UNA CO­SE­CHA­DO­RA AXIAL ES MUY COS­TO­SO Y LOS PRO­DUC­TO­RES NO PA­GAN POR EL DI­FE­REN­CIAL

tas, que son los cre­cien­tes cos­tos, Ma­tías ex­pli­ca que pa­ra él lo más gra­ve no es el com­bus­ti­ble sino el pre­cio de las má­qui­nas. “Es ver­dad que el cos­to del ga­soil es­tá por las nu­bes, pe­ro se con­tem­pla en la ta­ri­fa. Lo com­pli­ca­do es que te des­fi­nan­cia, por­que se pa­ga en el mo­men­to y el clien­te nos pa­ga a los me­ses. Los con­tra­tis­tas ter­mi­na­mos fi­nan­cian­do a los pro­duc­to­res, hay que te­ner cin­tu­ra”, ex­pli­ca el jo­ven con­tra­tis­ta de 36 años. “Pe­ro lo que sí preo­cu­pa más hoy es el cos­to de las má­qui­nas, se vuelve muy di­fí­cil amor­ti­zar una co­se­cha­do­ra, tal vez la pa­gás en quin­ce años”, ex­cla­ma.

Fe­rrei­ra ex­pli­ca que nun­ca fue­ron ba­ra­tas las má­qui­nas, pe­ro que en es­te mo­men­to es­tán en un “va­lor prohi­bi­ti­vo” pa­ra mu­chos. Cuen­ta que el pa­sa­je de una má­qui­na con­ven­cio­nal a una axial (que le da una me­jor ca­li­dad de co­se­cha, be­ne­fi­cio­so pa­ra el pro­duc­tor), le cos­tó el va­lor de una co­se­cha­do­ra y me­dia. Y hoy las ta­ri­fas si­guen sien­do las mis­mas pa­ra am­bas. “Los úni­cos que pue­den cam­biar las má­qui­nas sin des­fi­nan­ciar­se son aque­llos que vie­nen sien­do con­tra­tis­tas des­de ha­ce mu­cho tiem­po y nun­ca se que­da­ron atra­sa­dos en la tec­no­lo­gía, pa­ra los otros es im­po­si­ble, a me­nos que ten­gan un in­gre­so por otra vía. A los con­tra­tis­tas chi­cos, co­mo yo, nos cuesta mu­cho agran­dar­nos” se­ña­la Fe­rrei­ra, quien hoy po­see tres sem­bra­do­ras, una pul­ve­ri­za­do­ra au­to­pro­pul­sa­da y una gran co­se­cha­do­ra.

El con­tra­tis­ta se­ña­la que hoy el ne­go­cio pa­sa por la ofi­ci­na, que “es más fi­nan­cie­ro que téc­ni­co”. Y al mo­men­to de re­pa­rar, bus­car el me­jor pre­cio. “Es al­go que no de­be­ría pa­sar, pe­ro es así. Hoy me la paso

MATIAS JUN­TO A CAR­LOS, SU PA­DRE, EN EL GALPON DE LA MA­QUI­NA­RIA.

PAR­TE DEL EQUI­PO DE TRA­BA­JO, UNA CO­SE­CHA­DO­RA Y DOS TRAC­TO­RES CON TOLVAS, EN PLE­NA TRILLA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.