LA SA­NI­DAD ANI­MAL, EN FO­CO

La abo­ga­da Eugenia Bus­ta­man­te ana­li­za el sis­te­ma de con­trol de en­fer­me­da­des vi­gen­te en la Ar­gen­ti­na.

Clarin - Revista Rural - - Sumario - Eugenia Bus­ta­man­te Es­pe­cial pa­ra Clarín Ru­ral

Ar­gen­ti­na es re­co­no­ci­da in­ter­na­cio­nal­men­te por la ca­li­dad de la car­ne va­cu­na que se pro­du­ce en el país, y a pe­sar de la dis­mi­nu­ción en la ex­por­ta­ción de car­ne de los úl­ti­mos años, nues­tro país ha si­do en el pa­sa­do y tie­ne el po­ten­cial pa­ra ser en el fu­tu­ro uno de los prin­ci­pa­les ex­por­ta­do­res de car­ne bo­vi­na y tam­bién de otras es­pe­cies.

La pro­duc­ción de car­ne exi­ge ca­da vez más el cum­pli­mien­to de es­tán­da­res sa­ni­ta­rios que ase­gu­ren la ino­cui­dad de es­te ali­men­to. Por eso el cum­pli­mien­to de las re­gu­la­cio­nes so­bre sa­ni­dad ani­mal, la pre­ven­ción y el con­trol pa­ra evi­tar el in­gre­so de nue­vas en­fer­me­da­des o bro­tes de las en­fer­me­da­des exis­ten­tes son fun­da­men­ta­les pa­ra la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria de las per­so­nas que la con­su­men.

En ma­te­ria de sa­ni­dad ani­mal Ar­gen­ti­na no tie­ne nin­gu­na de las cin­co en­fer­me­da­des que ame­na­zan al mun­do en la ac­tua­li­dad, ya que es li­bre de las En­ce­fa­lo­pa­tías Es­pon­gi­for­mes Bo­vi­nas (Mal de la va­ca lo­ca), de In­fluen­za Aviar, de la en­fer­me­dad de New­castle, de Pes­te Por­ci­na clá­si­ca, y li­bre de Fie­bre Af­to­sa (sin va­cu­na­ción en to­da la Pa­ta­go­nia, y con va­cu­na­ción al nor­te del Río Co­lo­ra­do).

En nues­tro país ri­ge la Ley de Po­li­cía Sa­ni­ta­ria Ani­mal N° 3.959 del año 1900 con mo­di­fi­ca­cio­nes pa­ra la de­fen­sa del ga­na­do de dos cla­ses de en­fer­me­da­des: las epi­zoo­tias con­ta­gio­sas exó­ti­cas y las epi­zoo­tias ya exis­ten­tes en el país. Es­te tex­to legal de más de un si­glo de vi­gen­cia, con­tie­ne los li­nea­mien­tos básicos so­bre sa­ni­dad a par­tir de los cua­les se dic­tan le­yes con pla­nes de lu­cha con­tra di­ver­sas en­fer­me­da­des (Fie­bre Af­to­sa, Bru­ce­lo­sis, Tu­bercu­losis, Sar­na, Ga­rra­pa­ta, etc.) y las re­so­lu­cio­nes que im­ple­men­tan en for­ma con­cre­ta las me­di­das adop­ta­das.

AC­TUAL­MEN­TE LA AR­GEN­TI­NA ES­TA LI­BRE DE LAS CIN­CO PRIN­CI­PA­LES EN­FER­ME­DA­DES A NI­VEL MUN­DIAL

La ley es­ta­ble­ce la fa­cul­tad de re­gu­lar so­bre las ope­ra­cio­nes de im­por­ta­ción y ex­por­ta­ción de ga­na­do, y so­bre el trá­fi­co y co­mer­cio de ga­na­do en­tre las pro­vin­cias. De­ter­mi­na la fa­cul­tad del Es­ta­do de rea­li­zar la no­men­cla­tu­ra de las en­fer­me­da­des so­bre las que ac­tua­rá. Tam­bién po­drá de­cla­rar in­fes­ta­da la pro­pie­dad, la cir­cuns­crip­ción o la Pro­vin­cia en­te­ra se­gún la gra­ve­dad del ca­so, y es­tá au­to­ri­za­do pa­ra ais­lar, se­cues­trar y prohi­bir el trán­si­to de los ani­ma­les de las zo­nas in­fes­ta- das, pa­ra de­sin­fec­tar y aún des­truir los ani­ma­les y las co­sas que pue­dan ser vehícu­los de con­ta­gio. De­be­rá re­gla­men­tar to­do lo re­la­cio­na­do con la ha­bi­li­ta­ción, fis­ca­li­za­ción sa­ni­ta­ria e ins­pec­ción de mer­ca­dos de ga­na­do, fe­rias, ma­ta­de­ros, fri­go­rí­fi­cos, y to­dos los es­ta­ble­ci­mien­tos don­de se ela­bo­ren o de­po­si­ten pro­duc­tos de ori­gen ani­mal.

Por su par­te los pro­pie­ta­rios de ani­ma­les afec­ta­dos por en­fer­me­da­des con­ta­gio­sas o sos­pe­cho­sos de te­ner­las, es­tán obli­ga­dos a in­for­mar a la au­to­ri­dad lo­cal, de­be­rán ais­lar a los ani­ma­les en­fer­mos y des­truir los des­po­jos de los ani­ma­les muer­tos. Se es­ta­ble­cen las pe­na­li­da­des por el in­cum­pli­mien­to de lo dis­pues­to por la ley, y tam­bién in­dem­ni­za­cio­nes a los pro­pie­ta­rios cuan­do se hu­bie­se or­de­na­do la des­truc­ción de ani­ma­les, ob­je­tos y cons­truc­cio­nes en los ca­sos que co­rres­pon­die­re.

Des­de el pun­to de vis­ta ins­ti­tu­cio­nal a ni­vel na­cio­nal, en el área de sa­ni­dad ani­mal, el Ser­vi­cio Na­cio­nal de Sa­ni­dad y Ca­li­dad Agroa­li­men­ta­ria (SENASA) es el or­ga­nis­mo en­car­ga­do de lle­var ade­lan­te las po­lí­ti­cas de pre­ven­ción, con­trol y erra­di­ca­ción de las en­fer­me­da­des de los ani­ma­les. Tam­bién es­tán a su car­go los pro­gra­mas de vi­gi­lan-

cia epi­de­mio­ló­gi­ca, de­tec­ción, pre­ven­ción, con­trol y erra­di­ca­ción de las en­fer­me­da­des de los ani­ma­les y sus pro­duc­tos, aten­dien­do las re­co­men­da­cio­nes que en ma­te­ria zoo­sa­ni­ta­ria se ori­gi­nen en los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les de re­fe­ren­cia; co­mo así tam­bién los pro­gra­mas so­bre iden­ti­fi­ca­ción ani­mal y tra­za­bi­li­dad, y bie­nes­tar ani­mal.

El co­mer­cio in­ter­na­cio­nal de car­ne va­cu­na ha mo­ti­va­do el es­ta­ble­ci­mien­to de nor­mas in­ter­na­cio­na­les que uni­fi­quen cri­te­rios de exi­gen­cias so­bre sa­ni­dad. Con tal fin, la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Sa­ni­dad Ani­mal (OIE) es la or­ga­ni­za­ción in­ter­gu­ber­na­men­tal en­car­ga­da de me­jo­rar la sa­ni­dad ani­mal en el mun­do. La OIE tie­ne su se­de en Pa­rís, y cuen­ta con 180 paí­ses miem­bros, man­tie­ne re­la­cio­nes con otras or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les y re­gio­na­les y dis­po­ne de ofi­ci­nas en to­dos los con­ti­nen­tes. Es­ta or­ga­ni­za­ción sur­gió en 1924, cuan­do con el pro­pó­si­to de com­ba­tir con­tra las en­fer­me­da­des de los ani­ma­les a ni­vel mun­dial, se creó la “Ofi­ci­na In­ter­na­cio­nal de Epi­zoo­tias” que te­nía por si­gla “OIE”. En 2003 cam­bió su nom­bre por el de “Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Sa­ni­dad Ani­mal”, pe­ro con­ser­vó la si­gla ori­gi­nal.

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio (OMC) ha re­co­no­ci­do ofi­cial­men­te a la OIE co­mo úni­co or­ga­nis­mo ha­bi­li­ta­do a dic­tar nor­mas ofi­cia­les en ma­te­ria de sa­ni­dad ani­mal y de zoo­no­sis apli­ca­bles en el mar­co del co­mer­cio in­ter­na­cio­nal. Las nor­mas de la OIE es­tán or­de­na­das en dos Có­di­gos, uno pa­ra ani­ma­les te­rres­tres y otro pa­ra ani­ma­les acuá­ti­cos, que tra­di­cio­nal­men­te se en­fo­ca­ban en la sa­ni­dad ani­mal y las zoo­no­sis, pe­ro en los úl­ti­mos años su con­te­ni­do se fue am­plian­do y co­men­zó a in­cor­po­rar nor­mas de bie­nes­tar ani­mal y so­bre la se­gu­ri­dad sa­ni­ta­ria de los ali­men­tos de­ri­va­dos de la pro­duc­ción ani­mal. Tam­bién dic­ta dos Ma­nua­les de las Prue­bas de diag­nós­ti­co y de las va­cu­nas pa­ra am­bas cla­ses de ani­ma­les, que des­cri­ben las téc­ni­cas de diag­nós­ti­co de la­bo­ra­to­rio acep­ta­das in­ter­na­cio­nal­men­te.

En la ciu­dad de Bue­nos Ai­res fun­cio­nan dos ofi­ci­nas de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Sa­ni­dad Ani­mal, lo cual po­ne de ma­ni­fies­to la im­por­tan­cia de nues­tro país a ni­vel re­gio­nal: 1. El Cen­tro Co­la­bo­ra­dor de la OIE que fun­cio­na des­de 2007 ba­jo el nom­bre de Cen­tro Bue­nos Ai­res pa­ra la Ca­pa­ci­ta­ción de Servicios Ve­te­ri­na­rios (CEBASEV), y tie­ne por man­da­to de la OIE la mi­sión de co­la­bo­rar en la ca­pa­ci­ta­ción de los servicios ve­te­ri­na­rios es­pe­cia­les de los paí­ses de ha­bla his­pa­na. Es­te or­ga­nis­mo lle­va a ca­bo su la­bor con­jun­ta­men­te con el SENASA, el IN­TA y la Fundación pa­ra la Pro­mo­ción, In­ves­ti­ga­ción y Edu­ca­ción pa­ra la Se­gu­ri­dad Ali­men­ta­ria (PROSAIA).

2. La Re­pre­sen­ta­ción Re­gio­nal de la OIE pa­ra las Amé­ri­cas, que al igual que las re­pre­sen­ta­cio­nes en otras re­gio­nes del mun­do, tie­ne la mi­sión de ofre­cer a los paí­ses miem­bros servicios adap­ta­dos a sus re­gio­nes pa­ra re­for­zar el con­trol de en­fer­me­da­des.

El me­jo­ra­mien­to de la sa­ni­dad ani­mal es esen­cial pa­ra el de­sa­rro­llo de la pro­duc­ción ga­na­de­ra, por eso es pre­ci­so que su re­gu­la­ción res­pon­da a prin­ci­pios ho­mo­gé­neos en­tre los dis­tin­tos paí­ses pro­duc­to­res y con­su­mi­do­res de car­ne, lo cual in­vo­lu­cra el tra­ba­jo con­jun­to de or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, los go­bier­nos de los paí­ses a tra­vés de las ins­ti­tu­cio­nes co­rres­pon­dien­tes y del sec­tor pri­va­do.

EL CO­MER­CIO IN­TER­NA­CIO­NAL DE CAR­NE MO­TI­VO LA CREA­CION DE NOR­MAS SA­NI­TA­RIAS IN­TER­NA­CIO­NA­LES

SA­LU­DA­BLES. MAN­TE­NER EL RO­DEO LI­BRE DE EN­FER­ME­DA­DES ES EL PRI­MER MAN­DA­MIEN­TO.

UN TER­NE­RO CON SAR­NA UNA DE LAS EN­FER­ME­DA­DES CO­MU­NES IN­CLUI­DAS EN LOS PLA­NES DE LU­CHA.

ACCION. LAS CAM­PA­ÑAS DE VACUNACION SON UNA DE LAS ETA­PAS DEL PLAN DE PREVENCION DE EN­FER­ME­DA­DES.

LA­BO­RA­TO­RIO. JORNADA DE CA­PA­CI­TA­CION DE TEC­NI­COS VE­TE­RI­NA­RIOS EN EL CEBASEV, EN BUE­NOS AI­RES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.