CRE­CE EL MAIZ TARDIO

El 60 por cien­to del ce­real se siem­bra en fe­chas avan­za­das. Los pro­duc­to­res lo eli­gen por­que ofre­ce ma­yor es­ta­bi­li­dad.

Clarin - Revista Rural - - Sumario - Pa­blo Ro­set/So­bre la Tie­rra Es­pe­cial pa­ra Clarín Ru­ral

El maíz tar­dío (MT) es­tá en­tre no­so­tros pa­ra que­dar­se. Su uso se di­fun­dió tan­to en la zo­na nú­cleo co­mo en re­gio­nes y pro­vin­cias no tra­di­cio­na­les. Se­gún las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas y los ti­pos de suelos, se lo pre­fie­re por so­bre el maíz tem­prano, y en cier­tos am­bien­tes has­ta lo­gró des­pla­zar a la so­ja de se­gun­da.

En la úl­ti­ma dé­ca­da, la su­per­fi­cie sem­bra­da con es­te cul­ti­vo cre­ció un 45 por cien­to y hoy cu­bre el 60 por cien­to del área cul­ti­va­da con maíz en la Ar­gen­ti­na. Aun­que po­ten­cial­men­te su rin­de es me­nor que el de los maí­ces tem­pra­nos, el productor lo siem­bra por­que es más es­ta­ble. Es­tas ra­zo­nes, en­tre otras, ha­cen que in­ves­ti­ga­do­res de la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la UBA (FAUBA) lo pro­pon­gan co­mo nue­va al­ter­na­ti­va pro­duc­ti­va.

“Su uso tie­ne cier­tas ven­ta­jas res­pec­to del maíz tem­prano”, ex­pli­có Gus­ta­vo Mad­don­ni, pro­fe­sor de la cá­te­dra de Ce­rea­li­cul­tu­ra de

UNA CON­TRA ES QUE CUAN­TO MAS TAR­DE SE SIEM­BRA MAS AL­TO ES EL COS­TO DE SE­CA­DO Y HAY MAS RIES­GO DE HON­GOS

la FAUBA, y aña­dió: “En el re­cien­te con­gre­so de maíz tar­dío que­dó cla­ro que des­de la eco­fi­sio­lo­gía, el ren­di­mien­to de es­te cul­ti­vo es­tá muy re­la­cio­na­do con el pe­so de los gra­nos, a di­fe­ren­cia del maíz tem­prano, que de­pen­de más del nú­me­ro de gra­nos en la es­pi­ga. En maíz, lo­grar bue­nos ren­di­mien­tos de­pen­de de que el cul­ti­vo no su­fra nin­gún es­trés en un lap­so lla­ma­do pe­río­do crí­ti­co (PC). Al sem­brar­se el MT más ade­lan­te en la cam­pa­ña, fi­nes de pri­ma­ve­ra a prin­ci­pios del ve­rano, ese pe­río­do cae en un mo­men­to del año en el que las pro­ba­bi­li­da­des de es­trés hídrico son re­la­ti­va­men­te ba­jas”.

Al pro­fun­di­zar en esa ven­ta­jas, el in­ves­ti­ga­dor hi­zo hin­ca­pié en los dis­tin­tos es­ce­na­rios climáticos que be­ne­fi­cian al MT.

“Al­gu­nos de los pro­ble­mas climáticos pa­ra los tem­pra­nos des­apa­re­cen pa­ra los tar­díos: no es­tán li­mi­ta­dos por agua du­ran­te el PC, dis­po­nen de hu­me­dad en el sue­lo a la siem­bra y de tem­pe­ra­tu­ras ade­cua­das que ase­gu­ran un buen stand de plan­tas, y no su­fren gol­pes de ca­lor des­de el PC en ade­lan­te. Aho­ra bien, hay que te­ner en cuen­ta que a fi­nes de pri­ma­ve­ra, en general, llue­ve más que a fin del in­vierno. En­ton­ces, la con­tra­par­te de dis­po­ner de agua a la siem­bra es que a ve­ces apa­re­cen pro­ble­mas de pi­so pa­ra las sem­bra­do­ras, se de­mo­ra aún más la siem­bra o mue­ren plán­tu­las por anega­mien­to en los maí­ces tar­díos que pu­die­ron sem­brar­se”.

Mad­don­ni, quien tam­bién es in­ves­ti­ga­dor del Co­ni­cet, re­mar­có que las mis­mas con­di­cio­nes fa­vo­ra­bles de hu­me­dad y tem­pe­ra­tu­ra que be­ne­fi­cian al maíz tar­dío tam­bién pro­mue­ven, en al­gu­nas re­gio- nes, la apa­ri­ción de ad­ver­si­da­des bió­ti­cas co­mo el ti­zón, ade­más de al­gu­nas pla­gas, es­pe­cial­men­te le­pi­dóp­te­ros. Va­rias de ellas son un pro­ble­ma, a pe­sar de con­tar con la tec­no­lo­gía de las trans­gé­ne­sis.

Otras dos ad­ver­si­da­des abió­ti­cas que Gus­ta­vo se­ña­ló al cul­ti­var maí­ces tar­díos son las he­la­das du­ran­te el lle­na­do de grano y la al­ta hu­me­dad du­ran­te el se­ca­do.

“Las he­la­das in­ten­sas en el lle­na­do pue­den cor­tar la acu­mu­la­ción de ma­te­ria se­ca en los gra­nos, que al ser más li­via­nos dis­mi­nu­yen el ren­di­mien­to. Son he­la­das tem­pra­nas pa­ra el año, pe­ro tar­días pa­ra el cul­ti­vo. Es­te ries­go se pue­de dis­mi­nuir usan­do maí­ces de ci­clo más cor­to.

En cuan­to al se­ca­do del grano, téc­ni­cos de CREA de zo­na nú­cleo cal­cu­la­ron que cuan­to más tar­de se siem­bra el maíz tar­dío, más allá de fi­nes de di­ciem­bre, la hu­me­dad a la co­se­cha en ju­nio es ma­yor. Es­to im­pli­ca un cos­to de se­ca­do: lle­var los gra­nos a 19 por cien­to de hu­me­dad equi­va­len­te a 2,5 dó­la­res por pun­to de hu­me­dad. Ade­más, tam­bién au­men­ta la pro­ba­bi­li­dad de ata­ques de hon­gos en la es­pi­ga, cu­yas to­xi­nas son pe­na­li­za­das en la co­mer­cia­li­za­ción”.

Un cul­ti­vo muy acep­ta­do

“En los úl­ti­mos años, el MT co­bró gran im­por­tan­cia en cuan­to a su­per­fi­cie sem­bra­da. Ya al­can­zó el 60 por cien­to del área sem­bra­da con maíz en la Ar­gen­ti­na y veo di­fí­cil que esa ten­den­cia cam­bie, al me­nos en cier­tas zo­nas mar­gi­na­les o con pri­ma­ve­ras se­cas, don­de el MT es la úni­ca al­ter­na­ti­va de siem­bra. Tal vez don­de ese por­cen­ta­je pue­da cam­biar es en la zo­na nú­cleo, y eso ten­drá que ver con el ti­po de sue­lo, con el es­ce­na­rio hídrico a la siem­bra del cul­ti­vo y con las pers­pec­ti­vas cli­má­ti­cas pa­ra la cam­pa­ña. De to­das ma­ne­ras, creo que ya lle­ga­mos a un va­lor de es­ta­bi­li­za­ción”, Co­men­tó Mad­don­ni.

El ti­po de sue­lo tam­bién in­flu­ye en la de­ci­sión de sem­brar MT y per­mi­te ex­pli­car, en par­te, por qué es­te maíz es el úni­co que se siem­bra en de­ter­mi­na­das zo­nas. “Ha­cia el oes­te, en suelos sin ac­ce­so a na­pas, los pro­duc­to­res im­plan­tan só­lo maí­ces tar­díos en suelos con al­to con­te­ni­do de are­nas (ha­plus­to­les). En aque­llos lo­tes que en sep­tiem­bre es­tán en­ma­le­za­dos con plan­tas que se trans­pi­ra­ron prác­ti­ca­men­te to­da el agua del oto­ño, van de­re­cho a un tar­dío. Ade­más, la con­di­ción de año tam­bién es cla­ve: en suelos con po­ca re­ten­ción de agua, co­mo los del oes­te, y con pro­nós­ti­co de año ni­ña, los pro­duc­to­res pre­fie­ren sem­brar tar­de”, afir­mó el es­pe­cia­lis­ta.

RO­BER­TO PERA

A PLENO. UN MAIZ QUE PIN­TA MUY BIEN SO­BRE RASTROJO DE TRI­GO EN EN­TRE RIOS.

EN LO­TES DEL OESTE, ARENOSOS Y SIN AC­CE­SO A NAPAS, LOS PRO­DUC­TO­RES VAN DI­REC­TO A SIEMBRAS TARDIAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.