LAS NA­PAS EXI­GEN MA­NE­JO

Las pas­tu­ras pue­den mi­ti­gar el as­cen­so de los ni­ve­les freá­ti­cos.

Clarin - Revista Rural - - Sumario -

En el oes­te pam­peano exis­ten áreas que his­tó­ri­ca­men­te han su­fri­do ci­clos de anega­mien­to y que atra­ve­sa­ron su úl­ti­ma “gran ola” de inun­da­cio­nes en­tre el 1996 y 2001, cuan­do llo­vió 20% por encima del pro­me­dio his­tó­ri­co. En ese lap­so, la su­per­fi­cie afec­ta­da en la re­gión cre­ció del 3 al 27% y las na­pas subie­ron de 3,5 a 1,3 me­tros de pro­fun­di­dad. Lue­go, si bien la inun­da­ción se re­tra­jo, los ni­ve­les freá­ti­cos no vol­vie­ron a los de 1996, y ac­tual­men­te es­tán a 2 me­tros de pro­fun­di­dad. Es­to im­pli­ca que hoy, la mis­ma inun­da­ción se po­dría re­pe­tir con só­lo la mi­tad del au­men­to del al­ma­ce­na­je que ocu­rrió en 2001.

Por otro la­do, va­rias zo­nas de la lla­nu­ra don­de no exis­ten re­gis­tros his­tó­ri­cos de anega­mien­tos ma­si­vos co­men­za­ron a ex­hi­bir­los en los úl­ti­mos cin­co años. Por ejemplo, más del 25% de la re­gión cen­troes­te de Cór­do­ba, cu­yas tie­rras — ori­gi­nal­men­te pas­ti­za­les— se en­con­tra­ban en­tre las más fér­ti­les del país, hoy es­tá ba­jo el agua. En la lo­ca­li­dad de Mar­cos Juá­rez, los ni­ve­les freá­ti­cos me­di­dos por el IN­TA vie­nen tre­pan­do des­de 11 me­tros de pro­fun­di­dad (1970) has­ta 1 me­tro (2016).

Más al nor­te, la lo­ca­li­dad de Ban­de­ra (San­tia­go del Es­te­ro), uno de los fo­cos agrí­co­las más an­ti­guos y ex­ten­sos del bos­que cha­que­ño se­co, tam­bién pre­sen­ta anega­mien­tos sin pre­ce­den­tes. Has­ta los ‘90, es­ta re­gión se cu­bría es­po­rá­di­ca­men­te con agua só­lo en la zo­na de cau­ces de río, am­bien­tes sa­li­nos de po­ca ap­ti­tud agrí­co­la. A par­tir de los años 2000, y en es­pe­cial en los úl­ti­mos años, apa­re­cie­ron por pri­me­ra vez anega­mien­tos en los lo­tes de las zo­nas más al­tas de la re­gión. Las na­pas freá­ti­cas, a más de 8 me­tros de pro­fun­di­dad cuan­do se cons­truía el fe­rro­ca­rril, ya lle­ga­ron a la su­per­fi­cie, y con aguas muy sa­li­nas.

El exa­men de las se­ries his­tó­ri­cas de llu­vias en es­ta zo­na, al igual que en el cen­tro de Cór­do­ba, no mues­tra una si­tua­ción muy ex­cep­cio­nal: pe­se a que los años re­cien­tes fue­ron hú­me­dos, en el pa­sa­do ocu­rrie­ron pe­río­dos más hú­me­dos aun. Si bien las fluc­tua­cio­nes de las llu­vias ex­pli­can en par­te la subida de las na­pas, la ten­den­cia sos­te­ni­da de as­cen­so es­tá más re­la­cio­na­da al cam­bio en el uso de la tie­rra.

Ca­be es­pe­cu­lar que el re­em­pla­zo de pas­tu­ras, pas­ti­za­les y mon­tes por cul­ti­vos agrí­co­las es res­pon­sa­ble de los cam­bios ob­ser­va­dos. El ex­ce­so hídrico en la lla­nu­ra se de­be a la di­fe­ren­cia en­tre los in­gre­sos de agua al sis­te­ma y las pér­di­das por eva­po­ra­ción (muy re­gu­la­das por la ve­ge­ta­ción). Ob­via­men­te, tam­bién es cla­ve qué ti­po de ro­ta­ción agrí­co­la se im­ple­men­te.

Las evi­den­cias más só­li­das que apo­yan es­ta hi­pó­te­sis vie­nen de ex­pe­ri­men­tos de cam­po y de mo­de­los de si­mu­la­ción. Un es­tu­dio de diez pa­res de lo­tes ve­ci­nos de pas­tu­ras de al­fal­fa y cul­ti­vos de maíz en Tren­que Lau­quen mues­tra que las pas­tu­ras man­tie­nen las na­pas 20 cm más pro­fun­das, aun a pe­sar de la cons­tan­te lle­ga­da de agua sub­te­rrá­nea des­de la ma­triz agrí­co­la a es­tas “is­las” de pas­tu­ra. Por un la­do, las pas­tu­ras de­jan “es­ca­par” ha­cia aba­jo me­nos agua que los cul­ti­vos. Por otro la­do, son ca­pa­ces de al­can­zar y apro­ve­char na­pas en pe­río­dos se­cos (¡has­ta 5 me­tros de pro­fun­di­dad!). Ob­ser­va­cio­nes sa­te­li­ta­les del ver­dor de la ve­ge­ta­ción mues­tran que mien­tras las pas­tu­ras trans­pi­ran 1075 mm/año, cul­ti­vos de ve­rano co­mo so­ja y maíz de pri­me­ra só­lo trans­pi­ran 680 mm al año.

En Ban­de­ra, una com­pa­ra­ción si­mi­lar a la rea­li­za­da en Tren­que Lau­quen (en es­te ca­so, cin­co pa­res de par­ce­las agrí­co­las y ve­ci­nas ocu­pa­das por mon­te) mos­tró di­fe­ren­cias aun ma­yo­res: en­tre 2013 y 2015 (un bie­nio re­la­ti­va­men­te llu­vio­so) ba­jo ve­ge­ta­ción na­tu­ral, las na­pas per­ma­ne­cían 70 cm más pro­fun- das. Por otra par­te se en­con­tró que los re­lic­tos de mon­te con­su­mie­ron agua freá­ti­ca a pe­sar de que era muy sa­la­da. Es­to su­gie­re que las cor­ti­nas o los re­ma­nen­tes de ve­ge­ta­ción na­tu­ral pres­tan un ser­vi­cio hi­dro­ló­gi­co tan im­por­tan­te co­mo ig­no­ra­do.

El co­lor de las so­lu­cio­nes

His­tó­ri­ca­men­te, en los pe­río­dos de má­xi­mo anega­mien­to sur­gen las de­man­das de obras hi­dráu­li­cas. Son so­lu­cio­nes azu­les al pro­ble­ma: im­pli­can fa­ci­li­tar la sa­li­da del agua del es­ta­ble­ci­mien­to, pue­blo, re­gión o pro­vin­cia en cues­tión. En es­tos pá­rra­fos se plan­tea que su im­pac­to en el lar­go pla­zo es li­mi­ta­do y con­flic­ti­vo: son po­si­ti­vas só­lo mien­tras du­ra la emer­gen­cia y trans­fie­ren el pro­ble­ma de una lo­ca­li­dad a otra, desatan­do con­flic­tos de muy di­fí­cil re­so­lu­ción.

Que­da cla­ro que las so­lu­cio­nes in­clu­yen au­men­tar con­su­mo y la eva­cua­ción de agua en pe­río­dos hú­me­dos. Sin em­bar­go, tam­bién se de­ben ma­xi­mi­zar el con­su­mo y “va­cia­do del bal­de freá­ti­co” en los pe­río­dos se­cos. Las prác­ti­cas agro­nó­mi­cas abren la po­si­bi­li­dad de so­lu­cio­nes más es­truc­tu­ra­les al pro­ble­ma de los anega­mien­tos. Se tra­ta de so­lu­cio­nes ver­des que im­pli­can au­men­tar la ca­pa­ci­dad de con­su­mir agua, des­de una pro­fun­di­dad ma­yor y con el be­ne­fi­cio adi­cio­nal de ele­var la pro­duc­ti­vi­dad ve­ge­tal. En pe­río­dos hú­me­dos ne­ce­si­ta­mos más co­ber­tu­ra ver­de, aún en las par­tes anega­das del pai­sa­je. En los pe­río­dos se­cos ne­ce­si­ta­mos ex­traer agua des­de es­tra­tos más pro­fun­dos, lo que se lo­gra con raí­ces más pro­fun­das o (ig­no­ran­do una se­rie de com­ple­ji­da­des e in­cer­ti­dum­bres) con riego con agua sub­te­rrá­nea. Ob­via­men­te, un es­que­ma rí­gi­do de siem­bras de ve­rano tar­dío (p. ej., maíz o so­ja) sin cul­ti­vos acom­pa­ñan­tes no ayu­da en es­te sen­ti­do.

Los plan­teos ver­des re­quie­ren de es­que­mas fle­xi­bles, apo­ya­dos en el mo­ni­to­reo freá­ti­co y en un aba­ni­co más am­plio de cul­ti­vos po­si­bles. Un ejemplo de fle­xi­bi­li­dad ba­sa­da en el mo­ni­to­reo es ele­gir en ma­yo si se ha­rá maíz tar­dío con ni­vel me­dio de in­su­mos, maíz tem­prano con ni­vel má­xi­mo de in­su­mos, tri­go-so­ja o co­ber­tu­ra de rai­grás se­gún los lo­tes pre­sen­ten na­pas de­ma­sia­do pro­fun­das (más de 3 m), idea­les (en­tre 1,5 y 3 m), ries­go­sas (0,7 a 1,5 m) o pro­ble­má­ti­cas (a me­nos de 0,7 m). Con una re­gla de de­ci­sión de es­te ti­po se pue­den con­tro­lar par­cial­men­te los ni­ve­les freá­ti­cos y re­du­cir el ries­go de anega­mien­to sin li­mi­tar el con­su­mo de agua, co­sa que no se lo­gra­ría si an­te el anega­mien­to só­lo se eli­ge re­tra­sar la fe­cha de siem­bra, o in­clu­so no sem­brar na­da.

Por úl­ti­mo, exis­te tam­bién una so­lu­ción ver­de-azu­la­da, que es el riego con agua sub­te­rrá­nea. Con frac­cio­nes re­ga­das del 20% o más del te­rri­to­rio se po­drían dis­mi­nuir los ni­ve­les freá­ti­cos. La pro­pa­ga­ción de los efec­tos en el pai­sa­je es muy in­cier­ta y de­pen­de de las con­di­cio­nes hí­dri­cas y geo­ló­gi­cas del acuí­fe­ro usa­do, y de su co­ne­xión con el ni­vel freá­ti­co. El riego co­mo he­rra­mien­ta de con­trol de anega­mien­tos im­po­ne nu­me­ro­sos desafíos téc­ni­cos, de or­ga­ni­za­ción y de po­lí­ti­ca te­rri­to­rial, pe­ro no de­be­ría des­car­tar­se den­tro de la familia de so­lu­cio­nes po­si­bles.

Im­ple­men­tar so­lu­cio­nes ver­des y azu­les a tiem­po y con un mo­ni­to­reo con­ti­nuo de sus re­sul­ta­dos pue­de lle­var a la lla­nu­ra a una si­tua­ción mu­cho más vir­tuo­sa, en la que más agua se uti­li­ce pa­ra la trans­pi­ra­ción ve­ge­tal y se con­vier­ta en pro­duc­ción. t

EN MAR­COS JUA­REZ, EL NI­VEL FREATICO PA­SO DE 11 ME­TROS DE PRO­FUN­DI­DAD EN 1970 HAS­TA UN ME­TRO EN 2016 LAS SO­LU­CIO­NES IN­CLU­YEN AU­MEN­TAR EL CON­SU­MO Y LA EVACUACION DE AGUA EN PE­RIO­DOS HUMEDOS Y SE­COS

No­ta de redacción: El au­tor es do­cen­te de la Es­pe­cia­li­za­ción en Te­le­de­tec­ción de la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la UBA (FAUBA) e in­ves­ti­ga­dor del Co­ni­cet en la UNSL, y es­cri­bió el ar­tícu­lo en co­la­bo­ra­ción con Mar­ce­lo No­set­to, Raúl Gi­mé­nez y Jor­ge Mer­cau, del Gru­po de Es­tu­dios Am­bien­ta­les –(UNSL).

EN CORDOBA Y SANTIAGO SE INUNDAN ZO­NAS QUE JAMAS SE ANEGABAN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.