LA SO­JA DEL NEA EXI­GE UN MA­NE­JO PA­RA CA­DA AM­BIEN­TE

Téc­ni­cos del IN­TA es­tán me­jo­ran­do los rin­des de la olea­gi­no­sa en zo­nas con li­mi­tan­tes.

Clarin - Revista Rural - - Agricultura - IN­TA Es­pe­cial pa­ra Clarín Ru­ral

En los úl­ti­mos años, el NEA se con­vir­tió en una re­gión agrí­co­la di­ná­mi­ca gra­cias a la po­si­bi­li­dad de in­cor­po­rar nue­vas tie­rras de­di­ca­das a la agri­cul­tu­ra. De he­cho, en Cha­co y con una su­per­fi­cie de 700 mil hec­tá­reas, des­de ha­ce más de 15 años que la so­ja es el principal cul­ti­vo. El IN­TA Las Bre­ñas –Cha­co– pro­po­ne prác­ti­cas de ma­ne­jo pa­ra re­du­cir la bre­cha que exis­te en­tre los rin­des que se ob­tie­nen y los que se po­drían al­can­zar.

La ca­rac­te­ri­za­ción de los am­bien­tes su­ma­do a es­que­mas de ro­ta­ción y ajus­tes en las fe­chas de siem­bra re­sul­tan fun­da­men­ta­les pa­ra el ma­ne­jo efi­cien­te de los re­cur­sos. Es­ta in­for­ma­ción fue pre­sen­ta­da ha­ce po­cas se­ma­nas en una jornada rea­li­za­da por la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Pro­duc­to­res en Siem­bra Di­rec­ta (Aa­pre­sid) jun­to con el IN­TA en la lo­ca­li­dad de Ban­de­ra, San­tia­go del Es­te­ro.

Ge­rar­do Quin­ta­na, es­pe­cia­lis­ta en ma­ne­jo de cul­ti­vos del IN­TA Las Bre­ñas, des­ta­có el po­ten­cial pro­duc­ti­vo de la re­gión y pu­so el fo­co en las prác­ti­cas que se pue­den im­ple­men­tar pa­ra ma­xi­mi­zar los ren­di­mien­tos. “Se de­ben prio­ri­zar aque­llas que con­tri­bu­yan con la acu­mu­la­ción de agua en el sue­lo, co­mo la siem­bra di­rec­ta y las ro­ta­cio­nes que in­cor­po­ren maíz o sor­go, con la mi­ra­da pues­ta en el am­bien­te”.

Así, la ca­rac­te­ri­za­ción del am­bien­te –que im­pli­ca ana­li­zar el lo­te, te­ner en cuen­ta la fe­cha de siem­bra y el año en par­ti­cu­lar– es fun­da- men­tal pa­ra ma­xi­mi­zar la pro­duc­ción, por­que de es­to de­pen­de­rán las prác­ti­cas de ma­ne­jo apli­ca­das. “En Cha­co el rin­de pro­me­dio de so­ja no al­can­za los 2.000 ki­los”, afir­mó Quin­ta­na quien ase­gu­ró que “te­nien­do en cuen­ta al­gu­nas prác­ti­cas de ma­ne­jo se pue­den su­pe­rar los 4.000 ki­los por hec­tá­rea.

La dis­po­ni­bi­li­dad hí­dri­ca es una de las ma­yo­res li­mi­tan­tes que tie­ne la re­gión, por es­to se en­fo­can en la di­fu­sión de prác­ti­cas que al­ma­ce­nen la ma­yor can­ti­dad de agua po­si­ble en el perfil pa­ra los cul­ti­vos. “La va­ria­bi­li­dad cli­má­ti­ca ha­ce que el es­trés por se­quía se de en cual­quier mo­men­to del año”, ex­pre­só Quin­ta­na, quien re­co­men­dó: “Otra prác­ti­ca im­por­tan­te es di­ver­si­fi­car la fe­cha de siem­bra y ajus­tar la elec­ción de la va­rie­dad”.

Di­ver­si­fi­car el ries­go

La re­gión com­pren­di­da por la pro­vin­cia del Cha­co, es­te de San­tia­go del Es­te­ro y nor­te de San­ta Fe es una zo­na en la que se siem­bra prin­ci­pal­men­te du­ran­te la úl­ti­ma se­ma­na de di­ciem­bre. Sin em­bar­go, Quin­ta­na pro­po­ne am­pliar la ven­ta­na: “Ex­ten­der las fe­chas des­de las pri­me­ras se­ma­nas de di­ciem­bre has­ta los pri­me­ros 10 días de enero, com­bi­nan­do va­rie­da­des de di­fe­ren­tes ci­clos nos da la po­si­bi­li­dad de es­ca­par a los es­trés pro­vo­ca­dos por al­tas tem­pe­ra­tu­ras y fal­ta de agua”.

La Red de Eva­lua­ción de Cul­ti­va­res del NEA –lle­va­da ade­lan­te por Aa­pre­sid jun­to con el IN­TA– ana­li­za y ca­rac­te­ri­za el com­por­ta­mien­to de las va­rie­da­des re­co­men­da­das pa­ra la re­gión. Ade­más, iden­ti­fi­ca aque­llas que se adap­tan me­jor a las con­di­cio­nes –cli­má­ti­cas y de sue­lo– de la zo­na y brin­dan in­for­ma­ción pa­ra que un productor o un ase­sor téc­ni­co eli­jan el cul­ti­var ade­cua­do.

“Una vez de­fi­ni­da la fe­cha de siem­bra, la elec­ción del cul­ti­var a im­plan­tar en un de­ter­mi­na­do lo­te re­per­cu­ti­rá fuer­te­men­te en los ren­di­mien­tos al­can­za­dos”, ex­pli­có el es­pe­cia­lis­ta del IN­TA, y lue­go acla­ró: “La in­ter­ac­ción en­tre el po­ten­cial pro­duc­ti­vo, su ca­pa­ci­dad de man­te­ner el ren­di­mien­to o au­men­tar­lo fren­te las con­di­cio­nes am­bien­ta­les, de­ter­mi­na en la ma­yo­ría de los ca­sos la ex­pre­sión del ren­di­mien­to”.

El in­cre­men­to de va­rie­da­des dis­po­ni­bles en el mer­ca­do adap­ta­das al NEA, su­ma­do a la ne­ce­si­dad de co­no­cer el po­ten­cial pro­duc­ti­vo, la es­ta­bi­li­dad y adap­ta­bi­li­dad, con­vier­te a la Red en una he­rra­mien­ta de so­por­te cla­ve que ayu­da a pro­duc­to­res y téc­ni­cos.

“Hoy te­ne­mos iden­ti­fi­ca­das ocho va­rie­da­des que po­seen ca­pa­ci­dad de man­te­ner ren­di­mien­tos por encima de la me­dia en am­bien­tes de ba­ja pro­duc­ti­vi­dad”, se­ña­ló Quin­ta­na y agre­gó: “Es­to sig­ni­fi­ca que su ren­di­mien­to dis­mi­nu­ye me­nos que otras va­rie­da­des a pe­sar de la ba­ja fer­ti­li­dad fí­si­co- quí­mi­ca de los suelos o la dis­po­ni­bi­li­dad hí­dri­ca”.

Asi­mis­mo, Quin­ta­na se re­fi­rió a la im­por­tan­cia que tie­ne el con­trol de las ma­le­zas en los sis­te­mas: “En la ac­tua­li­dad, son una gran li­mi­tan­te pro­duc­ti­va, por lo que cual­quier prác­ti­ca que con­tri­bu­ya a un ma­ne­jo efi­cien­te de los re­cur­sos, va a re­per­cu­tir po­si­ti­va­men­te en el ren­di­mien­to de so­ja”, in­di­có. t

LAS PRAC­TI­CAS DE­BEN APUN­TAR A ACU­MU­LAR LA MA­YOR CAN­TI­DAD DE AGUA EN LOS PER­FI­LES

EL RIN­DE PROMEDIO DE LA SOJA NO LLE­GA A 2.000 KI­LOS POR HECTAREA.

EL ESTRES POR SEQUIA PUE­DE SER EN CUAL­QUIER EPOCA DEL AÑO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.