QUE LA RO­YA AMA­RI­LLA NO PA­SE A ALER­TA RO­JA

Es­te año, por el uso de va­rie­da­des sus­cep­ti­bles y las par­ti­cu­la­ri­da­des cli­má­ti­cas de la cam­pa­ña, la en­fer­me­dad afec­tó a mu­chos lo­tes de tri­go.

Clarin - Revista Rural - - Agricultura Sanidad -

En Ar­gen­ti­na, la ocu­rren­cia de la ro­ya ama­ri­lla cau­sa­da por Puc­ci­nia strii­for­mis f.sp. tri­ti­ci (PST) siem­pre fue es­po­rá­di­ca, por ello, nues­tro país fue con­si­de­ra­do siem­pre co­mo zo­na “mar­gi­nal­men­te fa­vo­ra­ble”. Sin em­bar­go, con los cam­bios climáticos, la sus­cep­ti­bi­li­dad de las va­rie­da­des y la vi­ru­len­cia de nue­vas ra­zas, es­te año se re­gis­tra­ron y cuan­ti­fi­ca­ron epi­fi­tias que en va­rios ca­sos re­qui­rie­ron in­ter­ven­ción quí­mi­ca.

Los da­ños por la en­fer­me­dad pue­den lle­gar has­ta el 100 por cien­to. Ac­tual­men­te, el 88 por cien­to de la pro­duc­ción mun­dial de tri­go es sus­cep­ti­ble a la ro­ya li­neal del tri­go, lo que lle­va a las pér­di­das glo­ba­les de más de 5 mi­llo­nes de to­ne­la­das de tri­go.

En 2009/2010 se de­tec­tó en Reino Uni­do la apa­ri­ción de nue­vas ra­zas de ro­ya ama­ri­lla y la en­fer­me­dad se dis­tri­bu­yó lue­go por Fran­cia y España en 2014. La nue­va ra­za de PST se de­no­mi­na Wa­rrior/Am­bi­tion por in­fec­tar ini­cial­men­te a la va­rie­dad in­gle­sa y da­ne­sa de tri­go.

CA­DA AÑO SE PIER­DEN EN EL MUN­DO MAS DE 5 MI­LLO­NES DE TO­NE­LA­DAS DE TRI­GO POR RO­YA AMA­RI­LLA

Es muy vi­ru­len­ta y ade­más que­bró la re­sis­ten­cia de va­rie­da­des. Por ello exis­ten es­tu­dios que in­di­can que la ro­ya ama­ri­lla pue­de ge­ne­rar el do­ble de da­ños que los que pro­vo­ca la ro­ya na­ran­ja.En nues­tro país aún no se ha con­fir­ma­do la pre­sen­cia de es­ta mue­va ra­za.

Sín­to­mas en la plan­ta

La en­fer­me­dad pue­de apa­re­cer en cual­quier es­ta­dio fe­no­ló­gi­co. En plán­tu­las, las pús­tu­las no se dis­tri­bu­yen en for­ma de es­trías o lí­neas, sino más bien en for­ma de par­ches o aglo­me­ra­das o in­clu­so en for­ma in­di­vi­dual.

Las pús­tu­las ure­do­só­ri­cas son ama­ri­llen­ta/anaran­ja­das y fre­cuen­te­men­te dis­pues­tas en es­trías alar- ga­das en ho­jas de plan­tas adul­tas a par­tir de en­ca­ña­zón. Aún sin lu­pa es fá­cil ob­ser­var las lí­neas pa­ra­le­las con pús­tu­las ama­ri­llen­tas.

Es­ta dis­po­si­ción es la que le da el nom­bre co­mún a es­ta ro­ya . Pue­de ob­ser­vár­se­la tam­bién en la ca­ra in­ter­na de las glu­mas, don­de pro­du­ce gran can­ti­dad de ure­dos­po­ras. Las pús­tu­las te­le­uto­só­ri­cas de PST, cons­ti­tui­dos por te­le­utos­po­ras os- cu­ras, tie­nen ten­den­cia de ocu­par la ca­ra su­pe­rior de las ho­jas tam­bién en for­ma de es­trías y per­ma­ne­cen re­cu­bier­tas por los te­ji­dos epi­dér­mi­cos mu­cho tiem­po.

Am­bien­te

De las tres ro­yas que ata­can al tri­go, la ama­ri­lla es la que re­quie­re ba­jas tem­pe­ra­tu­ras. El cli­ma óp­ti­mo pa­ra la ger­mi­na­ción de es­po­ras es 10-12 gra­dos y de 7-15 pa­ra la in­fec­ción. Las ure­dos­po­ras de PST pue­den per­der su via­bi­li­dad con tem­pe­ra­tu­ras me­dias su­pe­rio­res a los 18 gra­dos. Sin em­bar­go, ac­tual­men­te exis­ten ce­pas adap­ta­das a ma­yor tem­pe­ra­tu­ra cu­yo ori­gen de di­se­mi­na­ción es Afri­ca.

Uso de fun­gi­ci­das

Re­cor­dar que la re­sis­ten­cia ge­né­ti­ca es la principal tác­ti­ca pa­ra ma­ne­jar es­ta en­fer­me­dad, pe­ro en va­rie­da­des sus­cep­ti­bles, la op­ción quí­mi­ca cons­ti­tu­ye la úni­ca téc­ni­ca dis­po­ni­ble

En nues­tro país, aun no exis­ten investigaciones re­la­cio­na­das con el con­trol quí­mi­co de la ro­ya ama­ri­lla ba­sa­do en um­bra­les de da­ño.

En otros paí­ses re­co­mien­dan um­bra­les al­re­de­dor del 1% de se­ve­ri­dad fo­liar pro­me­dio que sería equi­va­len­te, apro­xi­ma­da­men­te, a la pre­sen­cia de ro­ya en 35 ho­jas de ca­da 100. Sin em­bar­go es­tos va­lo­res de in­ci­den­cia pa­re­ce­rían ser ele­va­dos, es­pe­cial­men­te por la in­ten­si­dad de ata­que que se re­gis­tra en va­rie­da­des sus­cep­ti­bles. A mo­do de ejemplo, y en com­pa­ra­ción pa­ra nues­tro país pa­ra la ro­ya na­ran­ja, la re­la­ción en­tre 1% de se­ve-

EN LOS LO­TES SE PUE­DE VISUALIZAR LA EN­FER­ME­DAD EN MANCHONES.

LA EN­FER­ME­DAD PUE­DE APARECER EN CUAL­QUIER ES­TA­DIO FENOLOGICO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.