ES EL FA­MO­SO COR­DE­RO PLA­YE­RO

Des­de Ma­da­ria­ga, Mi­guel Gu­gliel­met­ti pro­du­ce car­ne de cor­de­ro ba­jo un sis­te­ma in­ten­si­vo apa­lan­ca­do en la se­lec­ción ge­né­ti­ca, la nu­tri­ción y un acei­ta­do cir­cui­to co­mer­cial.

Clarin - Revista Rural - - Portada - Juan I. Mar­tí­nez Dod­da cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Mi­guel Gu­gliel­met­ti cuen­ta có­mo pro­du­ce cor­de­ros pa­ra to­da la cos­ta bo­nae­ren­se.

Hom­bre de an­dar con boi­na la­dea­da pa­ra amor­ti­guar el im­pac­to del sol o el frío, el médico ve­te­ri­na­rio Mi­guel Gu­gliel­met­ti es un apa­sio­na­do por las ove­jas. La his­to­ria fa­mi­liar atra­vie­sa va­rias ge­ne­ra­cio­nes y “pi­sa” tres si­glos di­fe­ren­tes. “No­so­tros so­mos familia de in­mi­gran­tes sui­zo-ita­lia­nos y vas­co-fran­ce­ses, mis bi­sa­bue­los lle­ga­ron en 1876 a la Ar­gen­ti­na y dos años des­pués se ra­di­ca­ron en Es­tan­cia La Ar­gen­ti­na, en Ma­da­ria­ga”, re­pa­só Gu­gliel­met­ti. “Siem­pre vin­cu­la­dos al ovino”, re­cor­dó.

Hoy, tie­nen un es­ta­ble­ci­mien­to mo­de­lo que se des­ta­ca por un sis­te­ma in­ten­si­vo, que pon­de­ra la nu­tri­ción equi­li­bra­da, la sa­ni­dad y la co­mer­cia­li­za­ción de car­ne en dis­tin­tos pun­tos de ven­ta de la cos­ta ar­gen­ti­na. De las 423 hec­tá­reas pues­tas en pro­duc­ción, los ovi­nos ocu­pan 180. En la su­per­fi­cie res­tan­te ha­cen agri­cul­tu­ra y en­gor­dan bo­vi­nos. Ac­tual­men­te, Ar­gen­ti­na

LA AR­GEN­TI­NA TIE­NE HOY EN­TRE 12 Y 14 MI­LLO­NES DE OVI­NOS, PO­CO COM­PA­RA­DO CON LOS 70 MI­LLO­NES QUE SU­PO TE­NER

tie­ne una ma­ja­da de 12 a 14 mi­llo­nes de ovi­nos, un nú­me­ro fla­co a la luz de los 70 mi­llo­nes de ovi­nos que su­po te­ner. Pa­ra Gu­gliel­met­ti, quien jun­to a su her­mano se crió y edu­có en el cam­po, prác­ti­ca­men­te no hu­bo otra op­ción, él y su familia siem­pre pon­de­ra­ron los be­ne­fi­cios de pro­du­cir ovi­nos.

Des­de ha­ce unos años tra­ba­ja con cer­ca de 2.000 ma­dres (ac­tual­men­te de­ja­ron 500 cor­de­ras pa­ra co­mer­cia­li­zar co­mo ma­dres) y pro­du­cen 2.000 a 2.400 cor­de­ros. “Una de nues­tras for­ta­le­zas es que te­ne­mos un al­to ín­di­ce de pre­ñez, de 90 por cien­to, y mu­chas me­lli­ze­ras”, jus­ti­fi­có Gu­gliel­met­ti. Pa­ra la se­lec­ción tra­ba­jan con eco­gra­fías, lo que les ha per­mi­ti­do efi­cien­ti­zar la cla­si­fi­ca­ción de las ma­dres pre­ña­das con uno, dos o tres cor­de­ros, las pa­to­ló­gi­cas y las va­cías.

La in­ten­si­fi­ca­ción “bien acei­ta­da” es otra de las cla­ves de Gu­gliel­met­ti. El cam­po es­tá bien dis­tri­bui­do con par­ce­las pe­que­ñas de 1, 2, 10 y 15 hec­tá­reas se­pa­ra­das por alam­bra­do eléc­tri­co don­de se van aco­mo­dan­do los plan­te­les con dis­tin­tas ne­ce­si­da­des.

Usual­men­te, la pro­duc­ción de cor­de­ros es muy es­ta­cio­nal, con un ser­vi­cio de oto­ño y pa­ri­cio­nes en pri­ma­ve­ra que lle­gan a la me­sa pa­ra las fiestas de fin de año. Con el pro­pó­si­to de te­ner cor­de­ros 365 días, Gu­gliel­met­ti pro­po­ne dos o tres servicios anua­les. “Ha­ce­mos un ser­vi­cio pri­ma­ve­ral y otro de oto­ño, y a ve­ces ha­ce­mos dos servicios pri­ma­ve­ra­les”, con­tó. Pe­ro ade­más, han he­cho una se­lec­ción ge­né­ti­ca de ma­dres “me­lli­ce­ras”. Así, en oto­ño tie­nen has­ta un 68 por cien­to de me­lli­zos en la ma­ja­da, tam­bién tri­lli­zos y cua­tri­lli­zos.

“A me­di­da que van pa­rien­do las ove­jas las vamos sa­can­do a los cua­dros don­de te­ne­mos pas­tu­ras y ver­deos y en ju­lio o di­ciem­bre des­te­ta­mos to­dos los cor­de­ros que van a al­fal­fa o ver­deos de ave­na con si­los de au­to­con­su­mo”, re­pa­só.

Los cam­pos es­tán en una zo­na ga­na­de­ra en la que se ha­ce muy bue­na agri­cul­tu­ra, com­bi­na muy bue­nos suelos y un cli­ma con fuer­te in­fluen­cia “ma­ri­na” que de­ter­mi­na un am­bien­te con al­to po­ten­cial pro­duc­ti­vo.

El ma­ne­jo agrí­co­la cuen­ta con el ase­so­ra­mien­to de Ga­briel San­dín, que per­te­ne­ce a una em­pre­sa con la que Gu­gliel­met­ti tra­ba­ja a por­cen­ta­je des­de ha­ce ya va­rios años. La dis­tri­bu­ción nor­mal de suelos de un cam­po de la zo­na es 33 por cien­to lo­ma agrí­co­la, 33 por cien­to ten­di­dos ga­na­de­ros, 33 por cien­to la­gu­nas y ca­ña­do­nes. El cam­po de Gu­gliel­met­ti se en­cuen­tra en la me­jor zo­na de la re­gión, Pa­ra­je Ma­ce­do (de­be su nom­bre al ca­ci­que Ma­ce­do, que te­nía sus tol­de­rías por allí), don­de las lo­mas agrí­co­las

EL 50 % DEL AREA CUL­TI­VA­BLE SE DES­TI­NA A LA AGRI­CUL­TU­RA Y EL RES­TO A RE­CUR­SOS FO­RRA­JE­ROS

por lo general ocu­pan el 50 por cien­to de la su­per­fi­cie.

En las lo­mas se pue­den lo­grar en pro­me­dio 100 quin­ta­les por hec­tá­rea de maíz, 65 de tri­go, 35 de gi­ra­sol, 40 quin­ta­les de so­ja y 25 de so­ja de se­gun­da.

“En el ca­so de San Ber­nar­do, el 50 por cien­to de la su­per­fi­cie cul­ti­va­ble se des­ti­na a agri­cul­tu­ra, en los lo­tes más ale­ja­dos del casco e ins­ta­la­cio­nes, y el res­to se des­ti­na a re­cur­sos fo­rra­je­ros, los lo­tes más cer­ca­nos pa­ra fa­vo­re­cer el ma­ne­jo in­ten­si­vo”, ex­pli­có San­dín.

La ro­ta­ción en general es tri­go/ so­ja-maíz-so­ja-tri­go/so­ja-gi­ra­sol. “Es­te es­que­ma se cam­bia se­gún las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas y eco­nó­mi­cas pe­ro sin per­der de vis­ta la im­por­tan­cia de la ro­ta­ción pa­ra la sus­ten­ta­bi­li­dad del sis­te­ma”, ex­pli­có San­dín. Se fer­ti­li­zan con fós­fo­ro to­dos los cul­ti­vos (la zo­na tie­ne na­tu­ral­men­te ni­ve­les ba­jos de en­tre 8-15 par­tes por mi­llón) y tam­bién con ni­tró­geno se­gún aná­li­sis.

Los re­cur­sos fo­rra­je­ros en las lo­mas agrí­co­las bá­si­ca­men­te son ver­deos in­vierno co­mo ave­na y rai­grás te­tra­ploi­de (70%) y pa­ra pri­ma­ve­ra/ ve­rano/ oto­ño al­fal­fas

(30%). “El uso de al­fal­fas pa­ra en­gor­dar los cor­de­ros fue un fuer­te cam­bio tec­no­ló­gi­co por­que se pu­do sin­cro­ni­zar una muy bue­na ter­mi­na­ción con la épo­ca de ma­yor de­man­da en la cos­ta du­ran­te el ve­rano”, ex­pli­có San­dín, al tiem­po que re­co­no­ció que re­qui­rió un pro­ce­so de apren­di­za­je im­por­tan­te pa­ra el ma­ne­jo de la al­fal­fa: pas­to­reo ro­ta­ti­vo, mo­men­to de pas­to­reo, par­ce­las chi­cas, tiem­pos de des­can­so obli­ga­to­rios, etc... “pe­ro con gran­des lo­gros”.

Los lo­tes que se en­cuen­tran en los ten­di­dos y la­gu­nas se ma­ne­jan co­mo pas­ti­zal na­tu­ral, ya que tie­nen en­char­ca­mien­tos o inun­da­cio­nes re­cu­rren­tes y no jus­ti­fi­ca implantación de pas­tu­ras por el ries­go de pér­di­da de la in­ver­sión. “En años se­cos, es­tos lo­tes son gran­des y en años hú­me­dos co­mo el ac­tual es­tos lo­tes es­tán chi­cos por­que mu­cha su­per­fi­cie es­tá ocu­pa­da por agua”, gra­fi­có San­dín.

En lo que res­pec­ta a bo­vi­nos, com­pran no­vi­llos y ha­cen un cir­cui­to de en­gor­de con maíz y nú­cleo en esos ba­jos. “Es una al­ter­na­ti­va, no lo ha­ce­mos en can­ti­dad pe­ro sí pa­ra op­ti­mi­zar esos ba­jos que de­pen­de ca­da año có­mo vie­nen”, ex­pli­có Gu­gliel­met­ti.

Al re­pa­sar las cla­ves de su pro­duc­ción, el médico ve­te­ri­na­rio des­ta­có la se­lec­ción ge­né­ti­ca, el uso de car­ne­ros pu­ros de pe­di­gree, el con­trol ex­haus­ti­vo de la nu­tri­ción y la sa­ni­dad (cla­ve en pro­duc­cio­nes tan in­ten­si­vas con 1200 cor­de­ros des­te­ta­dos en pi­que­tes). Tam­bién con­tar con agua­das en ca­si to­dos los lu­ga­res del cam­po “pa­ra que el ani­mal se mue­va lo me­nos po­si­ble por agua.

“Siem­pre hay co­sas pa­ra me­jo­rar, lás­ti­ma que es una ac­ti­vi­dad muy ve­ni­da a me­nos, no es co­mo en Nue­va Ze­lan­da o Aus­tra­lia don­de si­gue cre­cien­do”, se la­men­tó Gu­gliel­met­ti. Y agre­gó: “Den­tro de nues­tra pro­duc­ción pon­go én­fa­sis en el ma­ne­jo, pe­ro tam­bién en la par­te co­mer­cial (Ver La car­ne y…) que es una pa­ta im­por­tan­tí­si­ma que nun­ca hay que des­cui­dar, por­que si caés en la bo­ca de ex­pen­dio equi­vo­ca­da el ne­go­cio se te de­rrum­ba”.

LAS MA­DRES SON 2.000 Y PRO­DU­CEN EN­TRE 2.000 Y 2.400 COR­DE­ROS AL AÑO EN 180 HECTAREAS DE CAM­PO.

GU­GLIEL­MET­TI EN UN LO­TE DE TRI­GO, QUE SUE­LE DAR 65 QUIN­TA­LES.

PAS­TOR. EL PRODUCTOR JUN­TO A SUS OVE­JAS. ES CUAR­TA GENERACION DE OVEJEROS EN LA ZO­NA DE MA­DA­RIA­GA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.