LA EVOLUCION DE LOS CO­RRA­LES

En En­tre Ríos, el IN­TA usa la ro­ta­ción en par­ce­las pa­ra me­jo­rar el bie­nes­tar ani­mal, evi­tar el pro­ble­ma del ba­rro y abo­nar el sue­lo.

Clarin - Revista Rural - - Portada - IN­TA Es­pe­cial pa­ra Clarín Ru­ral

En En­tre Ríos, el IN­TA usa la ro­ta­ción en par­ce­las pa­ra re­sol­ver el pro­ble­ma del ba­rro.

En un es­ce­na­rio glo­bal pro­pi­cio pa­ra la ga­na­de­ría ar­gen­ti­na, el IN­TA Con­cep­ción del Uru­guay –En­tre Ríos– desa­rro­lló un mo­de­lo de en­gor­de in­ten­si­vo que, ba­sa­do en la ro­ta­ción en­tre par­ce­las, fa­vo­re­ce el bie­nes­tar ani­mal y ase­gu­ra ga­nan­cias de pe­so si­mi­la­res a las de un feed­lot con­ven­cio­nal. Ade­más, me­jo­ra el ni­vel de fer­ti­li­dad del sue­lo y per­mi­te la siem­bra pos­te­rior de so­ja y maíz con au­men­tos de has­ta el 10 por cien­to en los rin­des.

Co­no­ci­da co­mo “feed­lot eco­ló­gi­co”, es­ta tec­no­lo­gía fue va­li­da­da du­ran­te ocho años de ma­ne­ra ex­pe­ri­men­tal y es apli­ca­da en cam­pos co­mer­cia­les de la zo­na nú­cleo. Sus ca­rac­te­rís­ti­cas y es­tra­te­gias de ma­ne­jo se pre­sen­ta­ron en el Día de Cam­po que lle­vó a ca­bo el ins­ti­tu­to re­cien­te­men­te en Con­cep­ción del Uru­guay.

Sebastián Vittone, es­pe­cia­lis­ta en pro­duc­ción ani­mal del IN­TA Con­cep­ción del Uru­guay, ex­pli­có que “la con­cen­tra­ción de ani­ma­les en es­pa­cios re­du­ci­dos con en­cie­rres pre­ca­rios y la fal­ta de pro­gra­mas de ins­ta­la­cio­nes, así co­mo de es­tra­te­gias de ma­ne­jo de in­su­mos y efluen­tes, ge­ne­ran con­flic­tos des- de el pun­to de vis­ta am­bien­tal en cer­ca­nías a ciu­da­des, pue­blos y ru­tas y exi­gen la bús­que­da de otras al­ter­na­ti­vas pro­duc­ti­vas”.

Es­te mo­de­lo de in­ver­na­da es­ti­ma un nú­me­ro má­xi­mo de en­tre 500 y 1.000 ani­ma­les por uni­dad pro­duc­ti­va con una car­ga má­xi­ma de 100 ca­be­zas por hec­tá­rea –equi­va­len­te a 80 me­tros cua­dra­dos por bo­vino en par­ce­las de 40 in­di­vi­duos–. “La su­per­fi­cie es de 5 a 10 ve­ces ma­yor de la que pue­de lle­gar a te­ner un feed­lot con­ven­cio­nal”, com­pa­ró Vittone.

El téc­ni­co des­ta­có los re­sul­ta­dos de los en­sa­yos y di­jo “la asig­na­ción de ma­yor su­per­fi­cie por ani­mal en sis­te­mas de en­gor­de ba­jo con­di­cio­nes de en­cie­rre no pro­vo­can al­te­ra­cio­nes re­la­cio­na­das con la con­ta­mi­na­ción de suelos y aguas cir­cun­dan­tes”.

En cuan­to al en­cie­rre, su­gi­rió ro­tar a los ani­ma­les se­ma­nal­men­te en di­vi­sio­nes de cua­tro par­ce­las pa­ra fa­ci­li­tar el ma­ne­jo de efluen­tes. “Esas con­di­cio­nes per­mi­ten que el ani­mal vuel­va a las par­ce­las con los ex­cre­men­tos se­cos, ate­núan la li­be­ra­ción de olo­res des­agra­da­bles y fa­vo­re­cen la dis­tri­bu­ción del es­tiér­col, de­bi­do a que los bo­vi­nos se ins­ta­lan en di­fe­ren­tes lu­ga­res del área de en­cie­rre”, re­mar­có Vittone.

El en­cie­rre se or­ga­ni­za en po­tre­ros con un ma­ne­jo si­mi­lar a un pas­to­reo ro­ta­ti­vo en fran­jas o sis­te­ma de pas­to­reo ra­dial sin ca­lle. Ade­más, re­quie­re ca­mi­nos ac­ce­si­bles pa­ra ga­ran­ti­zar el abas­te­ci­mien­to re­gu­lar de ali­men­to y el trán­si­to de los ani­ma­les; uti­li­za alam­bra­do eléc­tri­co pa­ra las di­vi­sio­nes y, se­gún el di­se­ño, in­cor­po­ra agua­das y co­me­de­ros mó­vi­les.

De acuer­do con el es­pe­cia­lis­ta, la pro­vi­sión de ali­men­tos en tol­vas si­gue el es­que­ma de “a co­me­de­ro lleno, grano en­te­ro y fi­bra ce­ro”. De es­ta for­ma, “se eli­mi­nan las ex­pre­sio­nes de do­mi­nan­cia de los más agre­si­vos res­pec­to de los más pa­si­vos cuan­do se su­mi­nis­tra el ali­men­to en po­cas to­mas dia­rias, que ge­ne­ran fal­ta de bie­nes­tar ani­mal”, apun­tó.

Más allá de la ca­te­go­ría de que se tra­te, consideró la im­por­tan­cia de in­cor­po­rar ani­ma­les de no me­nos de 200 ki­los de pe­so vi­vo. “La ra­zón de es­te pe­so mí­ni­mo se re­la­cio­na con la for­ma de ofre­cer la ra­ción –a vo­lun­tad– en los co­me­de­ros tol­va y con el pe­so mí­ni­mo de fae­na fi­ja­do por dis­po­si­ción na­cio­nal”, ex­pli­có Vittone.

La ra­ción uti­li­za­da es­tá com­pues­ta por un 90 por cien­to de maíz y un 10 por cien­to de con­cen­tra­do pro­tei­co. “La pre­sen­cia de grano en­te­ro de maíz evi­ta tim­pa­nis­mos y aci­do­sis, ya que no se apor­ta fi­bra de nin­gún ti­po du­ran­te el en­gor­de –far­do o ro­llo–“, di­jo el téc­ni­co, quien ade­más re­co­men­dó: “Al igual que en cual­quier en­cie­rre ter­mi­nal con gra­nos, es necesario el pe­río­do de acos­tum­bra­mien­to pa­ra aque­llos ani­ma­les que pro­vie­nen de sis­te­mas pas­to­ri­les”.

Con el apo­yo del Gru­po de Cría Bo­vi­na In­ten­si­va del IN­TA Ve­na­do Tuer­to, el sis­te­ma de feed­lot ro­ta­ti­vo fue ins­ta­la­do en cua­tro es­ta­ble­ci­mien­tos ubi­ca­dos en San­ta Fe y Cór­do­ba, con di­fe­ren­tes al­ter­na­ti­vas de par­ce­la­mien­to, co­me­de­ros y agua­das.

Se rea­li­za­ron aná­li­sis de sue­lo pre y post en­gor­de y, pos­te­rior­men­te, se hi­zo la siem­bra de cul­ti­vos de so­ja y maíz so­bre las par­ce­las fer­ti­li­za­das ba­jo es­te sis­te­ma. “Los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos se co­rres­pon­den con los re­gis­tra­dos en los en­sa­yos del ins­ti­tu­to en cuan­to a la in­cor­po­ra­ción de mi­ne­ra­les, fós­fo- ro, so­bre to­do”, se­ña­ló el téc­ni­co.

Por su par­te, los cul­ti­vos de so­ja y maíz –co­se­cha­dos en las par­ce­las don­de se es­ta­ble­ció el en­gor­de ro­ta­ti­vo– ob­tu­vie­ron un 9 y 10 por cien­to más de ren­di­mien­to res­pec­ti­va­men­te, con re­la­ción a los ín­di­ces re­gis­tra­dos en un lo­te tes­ti­go sin ani­ma­les.

Se­gún el es­ta­ble­ci­mien­to, se uti­li­zó una car­ga de en­tre 30 y 50 ani­ma­les por hec­tá­rea, mien­tras que la du­ra­ción to­tal de los ci­clos de en­gor­de os­ci­ló en­tre 105 y 140 días. “En to­dos los ca­sos, los em­pre­sa­rios que adop­ta­ron el sis­te­ma en­con­tra­ron un im­por­tan­te apor­te de fer­ti­li­zan­te, a tra­vés del bos­teo re­si­dual que los ani­ma­les de­ja­ron en la par­ce­la”, ex­pli­có Vittone.

Los es­tu­dios a cam­po, lle­va­dos a ca­bo por el IN­TA Con­cep­ción del Uru­guay com­pro­ba­ron que el apor­te de las de­yec­cio­nes al sue­lo –con una car­ga de 100 ca­be­zas por hec­tá­rea du­ran­te 100 días– equi­pa­ró la fer­ti­li­za­ción re­que­ri­da por un cul­ti­vo agrí­co­la de al­to po­ten­cial. “Es­to abre la po­si­bi­li­dad de com­pa­ti­bi­li­zar un sis­te­ma de en­gor­de no con­ta­mi­nan­te con un ma­ne­jo sus­ten­ta­ble de los suelos en ro­ta­ción”, va­lo­ró Vittone.

Asi­mis­mo, se re­gis­tra­ron me­jo­ras en la fer­ti­li­dad del sue­lo que “al­can­za­ron in­cre­men­tos de fós­fo­ro com­pa­ti­bles con un cul­ti­vo de al­to po­ten­cial de ren­di­mien­to”, de­ta­lló el téc­ni­co.

En re­fe­ren­cia a la pro­duc­ti­vi­dad del ro­deo, el es­pe­cia­lis­ta cal­cu­ló que “la du­ra­ción de los pe­río­dos de en­gor­de y la evo­lu­ción de pe­so de los ani­ma­les son com­pa­ra­bles con las ob­ser­va­das en los en­gor­des a co­rral con gra­nos de ti­po tra­di­cio­nal. A su vez, los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos in­di­can que, prác­ti­ca­men­te, no se for­ma ba­rro –ca­rac­te­rís­ti­co de los en­cie­rres a co­rral en la pam­pa hú­me­da–, in­clu­so lue­go de pre­ci­pi­ta­cio­nes de 80 mm; no se per­ci­ben los olo­res des­agra­da­bles y los ani­ma­les tie­nen más es­pa­cio y siem­pre dis­po­nen de un lu­gar se­co pa­ra echar­se”, enume­ró Vittone.

Con re­la­ción al im­pac­to, el es­pe­cia­lis­ta ase­gu­ró que es­te mo­de­lo de in­ver­na­da “per­mi­te an­ti­ci­par­se a me­di­das pa­ra­aran­ce­la­rias ba­sa­das en la con­ta­mi­na­ción am­bien­tal de­ri­va­da de los feed­lots tra­di­cio­na­les pa­ra po­si­bles des­ti­nos de ex­por­ta­ción”.

El sis­te­ma de en­gor­de di­se­ña­do cons­ti­tu­ye una bue­na al­ter­na­ti­va al en­cie­rre con­ven­cio­nal en la zo­na en­tre­rria­na, don­de la ocu­rren­cia de pre­ci­pi­ta­cio­nes en in­vierno y el ca­rác­ter ar­ci­llo­so de los suelos acen­túan si­tua­cio­nes no desea­das –re­cu­rren­tes en los feed­lots– co­mo son la con­cen­tra­ción de ani­ma­les, la for­ma­ción de ba­rro en los co­rra­les y la ema­na­ción de olo­res des­agra­da­bles. t

“LA SU­PER­FI­CIE ES 5 A 10 VE­CES MA­YOR DE LA QUE PUE­DE LLE­GAR A TE­NER UN FEED­LOT CON­VEN­CIO­NAL”, EX­PLI­CA VITTONE LA SO­JA Y EL MAIZ SEM­BRA­DOS SO­BRE LAS PAR­CE­LAS RIN­DIE­RON 9 Y 10 % MAS QUE LOS DE OTROS LO­TES

SE­GÚN EL ES­TA­BLE­CI­MIEN­TO, SE ENGORDO EN­TRE 30 Y 50 ANI­MA­LES POR HECTAREA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.