CO­SE­CHA DIFICIL

El cli­ma de la cam­pa­ña obli­ga a pre­pa­rar ca­da de­ta­lle de las má­qui­nas.

Clarin - Revista Rural - - Sumario - INTA Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

Ane­ga­dos, vol­ca­dos o gol­pea­dos. Así es­tán los cul­ti­vos de so­ja, girasol y maíz en nu­me­ro­sos cam­pos de Cór­do­ba, San­ta Fe, En­tre Ríos y Bue­nos Ai­res. Es que, pro­duc­to de las abun­dan­tes pre­ci­pi­ta­cio­nes re­gis­tra­das en las úl­ti­mas se­ma­nas, los cul­ti­vos pre­sen­tan al­gún gra­do de da­ño que im­pac­ta­ría en los ren­di­mien­tos. Re­co­men­da­cio­nes téc­ni­cas del INTA pa­ra re­du­cir las pér­di­das.

De acuer­do con el análisis de Juan Ma­nuel Or­ce­llet –téc­ni­co del INTA San­ta Fe–, se­rá ne­ce­sa­rio “de­fi­nir qué cul­ti­vos y qué ta­reas se rea­li­za­rán pa­ra op­ti­mi­zar los tiem­pos y no re­tra­sar, más aún, la siem­bra”. En es­te sen­ti­do, ad­vir­tió so­bre los ries­gos en los cul­ti­vos tar­díos de so­ja, de­bi­do a la me­nor du­ra­ción de las eta­pas ve­ge­ta­ti­vas por el acor­ta­mien­to de los días y las al­tas tem­pe­ra­tu­ras a las que es­ta­rá ex­pues­to en sus pri­me­ras eta­pas.

Ade­más, re­mar­có que “la in­duc­ción a flo­ra­ción en una eta­pa ve­ge­ta­ti­va tem­pra­na pro­vo­ca una me­nor al­tu­ra y una me­nor can­ti­dad de nu­dos de la plan­ta, lo que dis­mi­nu­ye el ín­di­ce de área fo­liar y, por en­de, la acu­mu­la­ción de ma­te­ria seca”.

En cuan­to al maíz, lo con­si­de­ró co­mo “una al­ter­na­ti­va pro­mi­so­ria pa­ra fe­chas tar­días”, pe­ro ad­vir­tió so­bre los in­con­ve­nien­tes que pue­den cau­sar el ele­va­do cos­to de la se­mi­lla y su dis­po­ni­bi­li­dad.

Da­da la me­nor ra­dia­ción al mo­men­to de lle­na­do de grano, el téc­ni­co acon­se­jó “re­du­cir la den­si­dad de siem­bra y cuan­ti­fi­car el ni­tró­geno dis­po­ni­ble pa­ra una co­rrec­ta elec­ción de la do­sis a uti­li­zar, ya que los ex­ce­sos hí­dri­cos po­si­ble­men­te pro­vo­quen pérdida de ni­tró­geno por li­xi­via­ción”.

Pa­ra el ca­so del girasol, Juan Mar­cos Gior­dano, téc­ni­co del INTA Ra­fae­la, San­ta Fe, de­ta­lló que “en la zo­na, en su ma­yo­ría, al­can­za­ron la ma­du­rez fi­sio­ló­gi­ca y es­tán pró­xi­mos a co­se­cha, sin em­bar­go, en gran par­te de los lo­tes de siem­bra di­rec­ta se ve de­te­rio­ra­do su an­cla­je con un ele­va­do por­cen­ta­je de plan­tas in­cli­na­das o vol­ca­das, anega­das y con ries­go de po­dre­dum­bre”.

De acuer­do con Gior­dano, re­sul­ta “pri­mor­dial” rea­li­zar un ex­haus­ti­vo análisis de si­tua­ción ba­sa­do en prio­ri­da­des pa­ra evi­tar pér­di­das. En pri­mer lu­gar, pa­ra de­ci­dir el or­den de co­se­cha se­rá ne­ce­sa­rio co­no­cer las con­di­cio­nes del cul­ti­vo: humedad del grano, pro­por­ción de plan­tas vol­ca­das, y zo­nas anega­das.

En se­gun­do lu­gar, se de­be­rá te- ner en cuen­ta el so­bre­cos­to por el se­ca­do de grano, ya que no se re­co­mien­da su guar­da­do ba­jo es­tas con­di­cio­nes de humedad. Ade­más, se­rá ne­ce­sa­rio uti­li­zar cosechadoras de la cla­se 4 a la 7 y re­gu­la­das pa­ra las con­di­cio­nes.

“La pérdida por co­se­cha ad­mi­si­ble es has­ta 70 ki­los de gra­nos por hec­tá­rea, los cua­les sue­len ser por el ca­be­zal”, ad­vir­tió el es­pe­cia­lis­ta y acon­se­jó “con­tar con im­ple­men­tos que con­tri­bu­yan a re­du­cir las pér­di­das de co­se­cha”. t

AL PEN­SAR EN SIEMBRAS TARDIAS SE DE­BE TE­NER EN CUEN­TA EL COS­TO DE LAS SE­MI­LLAS Y DEL SE­CA­DO DE GRA­NOS

GIRASOL. ACON­SE­JAN UTI­LI­ZAR COSECHADORAS DE LAS CLA­SES 4 A LA 7.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.