RACIONAR LAS RE­SER­VAS

Pau­tas pa­ra ali­men­tar al ro­deo tras los in­cen­dios.

Clarin - Revista Rural - - Sumario -

Una ex­ten­sa su­per­fi­cie de La Pam­pa, nor­te de Río Ne­gro y sur de Bue­nos Ai­res fue afec­ta­da por los in­cen­dios ru­ra­les. El fue­go con­su­mió gran par­te del fo­rra­je que el ga­na­do dis­po­nía co­mo ali­men­to pa­ra la tem­po­ra­da. La fal­ta de pas­tos dis­po­ni­bles pue­de afec­tar su su­per­vi­ven­cia. Por es­to, es­pe­cia­lis­tas del INTA re­co­mien­dan cla­si­fi­car el ro­deo y prio­ri­zar las ca­te­go­rías más sen­si­bles pa­ra pla­ni­fi­car las die­tas.

Se­gún un do­cu­men­to ti­tu­la­do Pau­tas pa­ra el ma­ne­jo tran­si­cio­nal del ro­deo en cam­pos que­ma­dos, “los sec­to­res que­ma­dos se lo­ca­li­zan en las pro­vin­cias fi­to­geo­grá­fi­cas del Es­pi­nal, del Mon­te y tam­bién en al­gu­nas fracciones de la lla­nu­ra Pam­pea­na”.

En la re­gión, una de las ac­ti­vi­da­des que pre­do­mi­na es la cría bo­vi­na, cu­ya ba­se ali­men­ta­ria son los

LA PRI­MA­VE­RA PERMITIO UN OPTIMO CRE­CI­MIEN­TO DE LOS PAS­TI­ZA­LES Y LA HA­CIEN­DA ES­TA­BA EN BUEN ES­TA­DO

pas­ti­za­les es­pon­tá­neos, plan­tas de mon­te y al­gu­nas forrajeras cul­ti­va­das. “En el ca­so de es­ta­ble­ci­mien­tos to­tal­men­te afec­ta­dos por el fue­go, una op­ción es el tras­la­do de la ha­cien­da ha­cia cam­pos cer­ca­nos con bue­na dis­po­ni­bi­li­dad de fo­rra­je y te­nien­do en cuen­ta el ma­ne­jo sa­ni­ta­rio co­rres­pon­dien­te a la si­tua­ción zo­nal”, re­co­mien­da el do­cu­men­to.

“El área afec­ta­da abar­ca am­bas márgenes del río Colorado, al sur del cual el es­ta­tus sa­ni­ta­rio del ro­deo es li­bre de fie­bre af­to­sa sin va­cu­na­ción”, des­cri­be el do­cu­men­to y acla­ra: “Es­to li­mi­ta el mo­vi­mien­to de ani­ma­les ha­cia zo­nas con va­cu­na­ción e im­pi­de el in­gre­so de ha­cien­da des­de el nor­te de ese lí­mi­te geo­grá­fi­co”.

Jo­se­fi­na Ma­ri­nis­sen, res­pon­sa­ble del gru­po Pro­duc­ción Ani­mal del INTA Hi­la­rio As­ca­su­bi –Bue­nos Ai­res–, di­ce que una pri­ma­ve­ra con bue­nas con­di­cio­nes cli­má­ti­cas de­ri­vó en un óp­ti­mo cre­ci­mien­to de los pas­ti­za­les, por lo que “an­tes de la ocu­rren­cia de los in­cen­dios, la ha­cien­da con­ta­ba con un buen es­ta­do cor­po­ral”.

En el sur de Bue­nos Ai­res, los ro­deos de cría es­ta­cio­na­dos fi­na­li­za­ron la eta­pa del ser­vi­cio por lo que las hem­bras que ya es­tán pre­ña­das cuen­tan con dos o tres me­ses de ges­ta­ción y, las que pa­rie­ron en­tre agos­to y oc­tu­bre, es­tán con ter­ne­ro de tres a cin­co me­ses de edad.

De acuer­do con Ma­ri­nis­sen, pa­ra pla­ni­fi­car una ali­men­ta­ción su­ple­men­ta­ria “es fun­da­men­tal cla­si­fi­car el ro­deo en gru­pos: ter­ne­ros des­te­ta­dos de 80 a 100 ki­lo­gra­mos de pe­so vi­vo; ro­deo ge­ne­ral con va­cas pre­ña­das, sin cría al pie y con con­di­ción cor­po­ral 3; ro­deo des­car­te, que in­clu­ye va­cas vie­jas, va­cías, con con­di­ción cor­po­ral me­nor a 2,5 y aque­llas que pa­rie­ron el úl­ti­mo ter­ne­ro; y to­ros que en­tra­ran a ser­vi­cio en el cuar­to tri­mes­tre del año”.

Nés­tor Stritz­ler, di­rec­tor del Cen­tro Re­gio­nal La Pam­pa-San Luis del INTA, se­ña­ló que “una vez pa­sa­do el fue­go se de­be ha­cer una eva­lua­ción de ca­da si­tua­ción y po­ner en mar­cha un plan de ali­men­ta­ción pa­ra los ani­ma­les”.

El tiem­po pa­ra que los ani­ma­les re­gre­sen al cam­po es­ta­rá con­di­cio­na­do por las llu­vias. Se­gún Stritz­ler, “es­ti­ma­mos que po­drán ha­cer­lo a par­tir de trans­cu­rri­dos los tres me­ses, tiem­po pro­pi­cio pa­ra la re­cu­pe­ra­ción de las pas­tu­ras”.

Sin em­bar­go, “los ani­ma­les que no pue­dan ser tras­la­da­dos a lu­ga­res con dis­po­ni­bi­li­dad fo­rra­je­ra de­be­rán ser encerrados pa­ra su ali­men­ta­ción”, in­di­có el di­rec­tor del INTA y agre­gó: “Prác­ti­cas co­mo el des­te­te tra­di­cio­nal y pre­coz son al­ter­na­ti­vas a con­si­de­rar pa­ra dis­mi­nuir los re­que­ri­mien­tos nu­tri­cio­na­les de las va­cas”.

Un in­for­me ela­bo­ra­do por el INTA Va­lle In­fe­rior –Río Ne­gro– es­ti­ma que “la pérdida de fo­rra­je su­pera las 500.000 to­ne­la­das” y re­co­mien­da: “Tras­la­dar la ha­cien­da a otros cam­pos y pro­veer­les ali­men­tos ex­ter­nos. Ade­más, se su­gie­re rea­li­zar un lis­ta­do con­so­li­da­do de cam­pos con dis­po­ni­bi­li­dad pa­ra re­ci­bir ha­cien­da así co­mo un lis­ta­do de pro­vee­do­res de fo­rra­je de la re­gión pa­ra man­te­ner la ha­cien­da de los cam­pos más afec­ta­dos”.

La fal­ta de fo­rra­je en los cam­pos obli­ga­rá a ha­cer ajus­tes y to­mar de­ci­sio­nes. Ma­ria Gabriela Gar­ci­la­zo, es­pe­cia­lis­ta en pro­duc­ción ani­mal de esa uni­dad del INTA, pun­tua­li­zó: “Ha­brá que pri­vi­le­giar las ca­te­go­rías más va­lio­sas y des­car­tar las im­pro­duc­ti­vas de­bi­do a que el po­co ali­men­to dis­po­ni­ble, y el que sea po­si­ble com­prar, de­be­rá des­ti­nar­se a los vien­tres pre­ña­dos”.

Es es­tra­té­gi­co ana­li­zar qué ali­men­to se su­mi­nis­tra­rá en fun­ción de los cos­tos y dis­po­ni­bi­li­dad. “Pa­ra la ali­men­ta­ción del ga­na­do pue­de uti­li­zar­se afre­chi­llo, grano de ce­ba­da, ave­na, maíz o ali­men­to ba­lan­cea­do”, re­su­mió la es­pe­cia­lis­ta del INTA Va­lle In­fe­rior y aña­dió: “Tam­bién de­be con­si­de­rar­se dar heno, por­que los gra­nos u otros

PA­RA PLA­NI­FI­CAR, EL RO­DEO DE­BE SER DI­VI­DI­DO EN GRU­POS SE­GÚN LA CA­TE­GO­RIA Y EL ES­TA­DO COR­PO­RAL

ali­men­tos ba­lan­cea­dos ne­ce­si­tan un por­cen­ta­je de fi­bras que com­ple­men­ten la die­ta, a fin de ase­gu­rar un ade­cua­do fun­cio­na­mien­to del ru­men”.

La ali­men­ta­ción su­ple­men­ta­ria re­quie­re de un se­gui­mien­to per­ma­nen­te pa­ra evi­tar pro­ble­mas de di­ges­ti­bi­li­dad o fal­ta de acep­ta­ción en los ani­ma­les. “Ha­brá que re­co­rrer el cam­po, ob­ser­var la evo­lu­ción y es­ta­do de las ma­tas, mi­rar qué co­men las va­cas o si no lo ha­cen”, re­co­men­dó Gar­ci­la­zo.

Se­gún Ma­ri­nis­sen: “Pa­ra ca­sos con pérdida to­tal del fo­rra­je, recomendamos el con­fi­na­mien­to tran­si­to­rio de la ha­cien­da a la es­pe­ra del re­bro­te es­pon­tá­neo de­bi­do a que su tras­la­do pre­sen­ta ries­go sa­ni­ta­rio”. Y agre­gó: “Siem­pre, y an­tes de to­mar cual­quier de­ci­sión, recomendamos que el pro­duc­tor se acer­que a cual­quier uni­dad del INTA y con­sul­te a un es­pe­cia­lis­ta”.

En es­te sen­ti­do, Stritz­ler ex­pre­só el com­pro­mi­so de la ins­ti­tu­ción pa­ra asis­tir a los pro­duc­to­res en el ma­ne­jo de los ro­deos en los cam­pos que­ma­dos. “Es­tán a dis­po­si­ción to­das las Agen­cias de Ex­ten­sión Ru­ral pa­ra dar el ase­so­ra­mien­to pro­fe­sio­nal que sea ne­ce­sa­rio”, afir­mó. t

ENCERRADOS. SI NO HAY DIS­PO­NI­BI­LI­DAD FO­RRA­JE­RA, LOS ANI­MA­LES DE­BEN ES­TAR EN CO­RRA­LES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.