A OB­SER­VAR LAS CA­REN­CIAS MI­NE­RA­LES

Co­no­cer la com­po­si­ción del ali­men­to dis­po­ni­ble pa­ra el ro­deo per­mi­te rea­li­zar diag­nós­ti­cos más cer­te­ros y to­mar me­di­das pa­ra me­jo­rar la sa­ni­dad.

Clarin - Revista Rural - - Portada - Ja­vier Con­fa­lo­nie­ri Es mé­di­co ve­te­ri­na­rio. Se lo pue­de con­sul­tar por mail a ja­con­fa@hot­mail.com.

Co­no­cer la com­po­si­ción nu­tri­cio­nal del fo­rra­je per­mi­te evi­tar gra­ves pro­ble­mas de sa­ni­dad.

cien­cia de vi­ta­mi­na E, pro­du­ce la en­fer­me­dad del músculo blan­co en ter­ne­ros, y tam­bién se ob­ser­van pro­ble­mas re­pro­duc­ti­vos co­mo ma­yor por­cen­ta­je de muer­tes em­brio­na­rias, in­fer­ti­li­dad, mas­ti­tis, re­ten­ción de pla­cen­ta y abor­tos.

La ca­ren­cia de co­bre, por su par­te, se lla­ma hi­po­cu­pro­sis y se pro­du­ce en ge­ne­ral por la in­ter­ac­ción o in­ter­fe­ren­cia de otros ele­men­tos co­mo el mo­lib­deno, el hie­rro o sul­fa­tos. Es­ta in­ter­ac­ción en mu­chas opor­tu­ni­da­des se pro­du­ce lue­go de inun­da­cio­nes, jus­to pa­ra las con­di­cio­nes ac­tua­les, y oca­sio­nan gran­des pér­di­das eco­nó­mi­cas por in­ter­fe­rir en la ga­nan­cia de pe­so, pro­ble­mas ar­ti­cu­la­res y fa­llas re­pro­duc­ti­vas en adul­tos, pues­to que se al­te­ra el ci­clo es­tral y la es­per­ma­to­gé­ne­sis.

En ge­ne­ral los ani­ma­les de cam­po no son de pa­de­cer ca­ren­cia de cal­cio por ser te­ner am­plias re­ser­vas cor­po­ra­les, pe­ro cuan­do se pre­sen­ta se ma­ni­fies­ta fun­da­men­tal­men­te al par­to, pro­vo­can­do “la va­ca caí­da” ca­si en si­mul­tá­neo. Lo nor­mal es que nin­guno de es­tos cua­dros se pro­duz­can en pu­re­za. Es­tán re­la­cio­na­dos en­tre to­dos, lo cual ha­ce más di­fí­cil el diag­nós­ti­co y le con­fie­re un gra­do pre­pon­de­ran­te a la pre­ven­ción con el uso de sa­les en ba­tea, don­de los ani­ma­les co­men au­to­rre­gu­lan­do el con­su­mo a su ne­ce­si­dad. Si el pro­ble­ma es le­ve las pie­dras pue­den en­tre­gar las can­ti­da­des ne­ce­sa­rias de mi­ne­ra­les, ca­so con­tra­rio ten­drían que pa­sar el día la­mien­do pa­ra le­van­tar lo ade­cua­do.

Sin du­das que­dan mu­chos más mi­ne­ra­les por des­cri­bir y mu­cho más por pro­fun­di­zar. Si al­guien quie­re sa­ber más del te­ma o hay al­gún te­ma en par­ti­cu­lar del que qui­sie­ran in­for­ma­ción, me pue­den scri­bir al mail y con gus­to da­re­mos la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria. Ha­ce unos días en un cam­po en la zo­na de Chas­co­mús, uno de los gau­chos -co­rren­tino el hom­bre- me hi­zo el si­guien­te co­men­ta­rio: “¡Có­mo co­men hue­so las va­cas, Con­fa!”. Es­to es nor­mal cuan­do se pre­sen­tan ca­ren­cias mi­ne­ra­les y no ten­dría una sig­ni­fi­can­cia ma­yor, sal­vo por un da­to: los ani­ma­les ya te­nían pues­tas pie­dras de sal en el lo­te.

Acá sí se pre­sen­ta un pro­ble­ma que pue­de oca­sio­nar pér­di­das im­por­tan­tes, por­que uno al ha­ber pues­to las pie­dras -de mar­ca re­co­no­ci­da- tien­de a pen­sar que ya so­lu­cio­nó el pro­ble­ma de ca­ren­cias mi­ne­ra­les, y has­ta pue­de des­cui­dar­se.

Si bien en no­tas an­te­rio­res hi­ce men­ción a es­ta pro­ble­má­ti­ca con un en­fo­que ma­yor en el sín­dro­me “va­ca caí­da”, don­de es­tas ca­ren­cias es­tán muy re­la­cio­na­das con el pe­rio­do que se lla­ma va­ca fres­ca y va­ca post par­to, en es­ta oca­sión ve­re­mos las dis­tin­tas pér­di­das y en­fer­me­da­des con­co­mi­tan­tes que se pue­den pre­sen­tar por es­ta ba­ja en los mi­ne­ra­les y oli­go­ele­men­tos.

Ima­gí­nen­se que un in­di­vi­duo tie­ne en su com­po­si­ción or­gá­ni­ca al­re­de­dor de 17 mi­ne­ra­les di­fe­ren­tes, así que las dis­tin­tas de­fi­cien­cias nos van a pro­vo­car un gran cua­dro de en­fer­me­da­des y pér­di­das muy va­ria­das.

En la cría, al ser una ac­tivi­dad ex­ten­si­va, mu­chas ve­ces es­tos pro­ble­mas no son eva­lua­dos, por lo cual las pér­di­das son ele­va­das a com­pa­ra­ción de la ac­tivi­dad le­che­ra, don­de hay más me­di­cio­nes y con­tro­les de los ani­ma­les ade­más de pro­fe­sio­na­les en nu­tri­ción y die­tas ba­lan­cea­das que in­ten­tan mi­ni­mi­zar es­ta si­tua­ción. Aun­que, de­bo re­co­no­cer, por lo po­co ob­ser­va­do en mi ex­pe­rien­cia, aun en es­ta ac­tivi­dad de­ja mu­cho que desear la par­te nu­tri­cio­nal, asignación pen­dien­te pa­ra otra vez.

En la cría, to­da la ali­men­ta­ción es a ba­se de cam­pos na­tu­ra­les, pas­tu­ras o ver­deos, sien­do és­ta la ba­se des­de don­de van a ex­traer los mi­ne­ra­les, vi­ta­mi­nas y de­más nu­trien­tes. Por eso se­ría muy útil un aná­li­sis del sue­lo de los po­tre­ros pa­ra sa­ber en qué son ca­ren­tes, y tam­bién con­sul­tar con las es­ta­cio­nes ex­pe­ri­men­ta­les del INTA de ca­da zo­na, las cua­les tie­nen muy bien sec­to­ri­za­das las ca­ren­cias mi­ne­ra­les en las pro­vin­cias.

Los pro­ble­mas que va­mos a en­con­trar van des­de una ba­ja en el con­su­mo, pro­ble­mas po­da­les, in­fer­ti­li­dad o ba­ja ta­sa de pre­ñez se­gún el mi­ne­ral que fal­te, la épo­ca del año o la ca­te­go­ría a la que afec­te.

En ge­ne­ral, y pa­ra dar un pan­ta­lla­zo del te­ma, una de­fi­cien­cia de fós­fo­ro es una de las más im­por­tan­tes a ni­vel eco­nó­mi­co. Pro­du­ce dis­mi­nu­ción del con­su­mo, por en­de, pér­di­da de con­di­ción cor­po­ral. Co­mo ac­túa en in­fi­ni­dad de pro­ce­sos hor­mo­na­les y en­zi­má­ti­cos afec­ta los por­cen­ta­jes de pre­ñez, lle­gan­do en al­gu­nas oca­sio­nes a que­dar la mi­tad del ro­deo sin pre­ñar­se, y las ter­ne­ras de re­cría tie­nen un de­sa­rro­llo me­nor, alar­gan­do las re­po­si­cio­nes y pro­vo­can­do una dis­mi­nu­ción en la pro­duc­ción de le­che, por lo que te­ne­mos ter­ne­ros más dé­bi­les y li­via­nos.

Otro mi­ne­ral de su­ma im­por­tan­cia es el mag­ne­sio, que pro­vo­ca la te­ta­nia. An­ti­gua­men­te se la aso­cia­ba a la ave­na y afec­ta tan­to a hem­bras co­mo a ma­chos, cau­san­do la caí­da y la muer­te de los ani­ma­les si no son tra­ta­dos a tiem­po. La de­fi­cien­cia de zinc cau­sa pro­ble­mas a ni­vel po­dal, pro­ble­mas de piel, fa­llas pro­duc­ti­vas, in­mu­no­ló­gi­cas, me­no­res ga­nan­cias de pe­so y fa­llas re­pro­duc­ti­vas, y jue­ga un rol im­por­tan­te co­mo an­ti­oxi­dan­te jun­to al se­le­nio y la vi­ta­mi­na E.

La fal­ta de se­le­nio, jun­to a la de­fi-

¡Salud! Las en­fer­me­da­des por de­fi­cien­cia de mi­ne­ra­les en la pas­tu­ra son di­fí­ci­les de diag­nos­ti­car y pue­den ser pre­ve­ni­das con la pro­vi­sión de sa­les en ba­tea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.