La ra­bia del gar­ban­zo exi­ge un cam­bio de en­fo­que en el ma­ne­jo

En­fer­me­da­des. Pau­tas pa­ra iden­ti­fi­car y man­te­ner con­tro­la­da a la ra­bia, prin­ci­pal pro­ble­má­ti­ca del gar­ban­zo, que pue­de ge­ne­rar pér­di­das de has­ta el 100 por cien­to.

Clarin - Revista Rural - - Sanidad Vegetal -

El cul­ti­vo de gar­ban­zo (Ci­cer arie­ti­num L) ha cre­ci­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en Ar­gen­ti­na du­ran­te los úl­ti­mos años. Las pro­vin­cias de Sal­ta, Ju­juy, Tu­cu­mán, San­tia­go del Es­te­ro, Cór­do­ba, Catamarca y Bue­nos Ai­res son las que con­for­man la ma­triz pro­duc­ti­va del gar­ban­zo. In­dia es el prin­ci­pal país pro­duc­tor (65%) se­gui­do por Pa­kis­tán (25%) y lue­go Tur­quía con un 5-6% del vo­lu­men mundial. Otros pro­duc­to­res son Ca­na­dá, Mé­xi­co, Es­ta­dos Uni­dos y Aus­tra­lia, sien­do es­te úl­ti­mo el prin­ci­pal ex­por­ta­dor mundial.

En­tre las li­mi­tan­tes de la pro­duc­ción de es­ta fa­bá­cea (le­gu­mi­no­sa), se men­cio­nan más de 25 en­fer­me­da­des que la afec­tan y, en­tre ellas, la “ra­bia” del gar­ban­zo cau­sa­da por el hon­go As­cochy­ta ra­biei es la más des­truc­ti­va. La ra­bia o ti­zón del gar­ban­zo es una de las en­fer­me­da­des de cul­ti­vos más des­truc­ti­vas re­por­ta­das en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad, pu­dien­do li­te­ral­men­te des­truir en for­ma com­ple­ta cul­ti­vos de gar­ban­zo cuan­do las con­di­cio­nes am­bien­ta­les son fa­vo­ra­bles pa­ra el desa­rro­llo epi­dé­mi­co de la en­fer­me­dad. A. ra­biei oca­sio­na da­ños gra­ves, afec­tan­do la can­ti­dad y ca­li­dad de los gra­nos. Las pér­di­das re- por­ta­das pue­den al­can­zar el 100%, re­gis­trán­do­se epi­de­mias se­ve­ras en 34 paí­ses.

Los prin­ci­pa­les da­ños es­tán aso­cia­dos a la ne­cro­sis de te­ji­dos (man­chas) en los ta­llos y en las ra­mas, que al al­te­rar la cir­cu­la­ción de agua, nu­trien­tes y fo­to­asi­mi­la­dos ter­mi­na pro­du­cien­do la muer­te de la plan­ta en for­ma pre­ma­tu­ra. Cuan­do la in­fec­ción ocu­rre en for­ma tar­día (vai­nas ya for­ma­das), no só­lo pue­de oca­sio­nar pér­di­da de ren­di­mien­to (fal­ta de desa­rro­llo o me­nor ta­ma­ño de los gra­nos), sino que tam­bién afec­ta la ca­li­dad de­bi­do a su ca­pa­ci­dad de in­fec­tar los gra­nos y las se­mi­llas (gra­nos des­ti­na­dos a la pró­xi­ma siem­bra).

En la Ar­gen­ti­na es­ta en­fer­me­dad fue in­tro­du­ci­da con se­mi­llas infectadas, al no ha­ber­se abor­da­do ade­cua­da­men­te los as­pec­tos téc­ni­cos, prin­ci­pal­men­te los re­la­cio­na­dos con la sa­ni­dad. El he­cho de que la en­fer­me­dad se ha­ya de­tec­ta­do en dos pro­vin­cias (Cór­do­ba y Bue­nos Ai­res) de­no­ta que la pro­ble­má­ti­ca ya es­tá ins­ta­la­da en el país. La in­tro­duc­ción de es­te pa­tó­geno al país fue se­gu­ra­men­te a tra­vés de se­mi­llas infectadas, ya que la di­se­mi­na­ción a lar­ga dis­tan­cia só­lo ocu­rre por es­ta vía. Es­to su­ce­dió con A. ra­biei en otros paí­ses co­mo

La ca­pa­ci­ta­ción de téc­ni­cos y pro­duc­to­res es la pri­me­ra he­rra­mien­ta

Aus­tra­lia (1993), Irán (1968), Ca­na­dá (1974) y Es­ta­dos Uni­dos (1983). Ha­ber­la de­tec­ta­do im­pli­ca que, en ade­lan­te, se­rá im­pe­ra­ti­vo cam­biar ro­tun­da­men­te el en­fo­que de ma­ne­jo sa­ni­ta­rio del gar­ban­zo en la Ar­gen­ti­na.

Las prin­ci­pa­les es­tra­te­gias de ma­ne­jo de la en­fer­me­dad, las cua­les de­ben uti­li­zar­se de ma­ne­ra com­bi­na­da pa­ra lo­grar un ma­ne­jo in­te­gra­do, se ba­san en las si­guien­tes pre­mi­sas:

- Ca­pa­ci­ta­ción y ase­so­ra­mien­to de téc­ni­cos y pro­duc­to­res so­bre la epi­de­mio­lo­gía y ma­ne­jo sa­ni­ta­rio de la en­fer­me­dad.

- Se­lec­ción de va­rie­da­des con la ma­yor re­sis­ten­cia po­si­ble fren­te a As­cochy­ta, más ade­cua­da a ca­da re­gión.

- Uso de se­mi­lla sa­na. Es­ta me­di­da es muy im­por­tan­te. Si el test de sa­ni­dad arro­ja 0% igual se acon­se­ja el tra­ta­mien­to quí­mi­co. El test de sa­ni­dad de se­mi­lla se de­be rea­li­zar en agar pa­pa glu­co­sa­do o Blot­ter test con res­tric­ción hí­dri­ca (Blot­ter test tra­di­cio­nal no es sen­si­ble pa­ra la de­tec­ción).

- Ro­ta­ción de por lo me­nos 2 años con cul­ti­vos no le­gu­mi­no­sos.

- Prác­ti­cas cul­tu­ra­les ade­cua­das (fe­cha de siem­bra, den­si­dad de siem­bra, nu­tri­ción ba­lan­cea­da, etc.).

- Mo­ni­to­reo por mo­ni­to­rea­do­res ca­pa­ci­ta­dos. - Con­trol bio­ló­gi­co. - Uso efi­cien­te de fun­gi­ci­das apli­ca­dos en el mo­men­to co­rrec­to. Es ne­ce­sa­rio el se­gui­mien­to de las llu­vias y mo­ni­to­reo de lo­tes pa­ra de­tec­ción tem­pra­na de los pri­me­ros sín­to­mas.

- Equi­po de as­per­sión ca­li­bra­do es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra ca­da apli­ca­ción.

En ac­ción. Al al­te­rar la cir­cu­la­ción de agua, nu­trien­tes y fo­to­asi­mi­la­dos ter­mi­na pro­du­cien­do la muer­te de la plan­ta en for­ma pre­ma­tu­ra.

Ti­zón. Cau­sa­da por el hon­go As­cochy­ta ra­biei, es la más des­truc­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.