Tra­ba­jo y con­vi­ven­cia, en un fino equi­li­brio

Com­pren­der la di­ná­mi­ca de las re­la­cio­nes hu­ma­nas es vi­tal pa­ra ade­lan­tar­se a los pro­ble­mas en las em­pre­sas del cam­po.

Clarin - Revista Rural - - empresas a Escala Humana -

“No se tra­ta de que la gen­te sea ami­ga, pe­ro sí que se tra­te con res­pe­to. La con­vi­ven­cia es cla­ve, cuan­do hay un pro­ble­ma es tí­pi­co que fru­to de él se va­yan tres per­so­nas. En es­te tra­ba­jo don­de es­ta­mos tan­to tiem­po jun­tos hay que tra­tar de es­tar un pa­so de­lan­te de los pro­ble­mas”. Las pa­la­bras son de Ro­ber­to, el encargado de un cam­po, y dan pie pa­ra la re­fle­xión so­bre las re­la­cio­nes hu­ma­nas..

Nues­tra vi­da, en ge­ne­ral, y nues­tro tra­ba­jo en par­ti­cu­lar, se desa­rro­llan en una ex­ten­sa red de re­la­cio­nes hu­ma­nas. Nues­tros lo­gros la­bo­ra­les e in­clu­so nues­tra mis­ma fe­li­ci­dad de­pen­den, en gran me­di­da, de nues­tra ca­pa­ci­dad pa­ra cons­truir, man­te­ner y en­ri­que­cer es­tas re­la­cio­nes. La vi­da hu­ma­na es muy com­ple­ja y la re­la­ción hu­ma­na ma­ni­fies­ta es­ta com­ple­ji­dad.

Hay cues­tio­nes que de­fi­nen es­tas re­la­cio­nes y que se dan en to­dos los ám­bi­tos en los que nos mo­ve­mos, pe­ro que tie­nen un par­ti­cu­lar pe­so en el tra­ba­jo. Hay po­cos tra­ba­jos, co­mo se ci­ta en el tes­ti­mo­nio, don­de la gen­te pa­se tan­to tiem­po jun­ta, y en mu­chos ca­sos con­vi­vien­do ba­jo un mis­mo te­cho.

Uno de los pro­ble­mas fre­cuen­te­men­te ci­ta­dos co­mo obs­tácu­lo en los es­ta­ble­ci­mien­tos es el am­bien­te de tra­ba­jo, que es­tá ex­pues­to a los cor- to­cir­cui­tos nor­ma­les, que su­ma­dos a las ca­rac­te­rís­ti­cas de la gen­te y a que a ve­ces el des­can­so es en el mis­mo lu­gar don­de se tra­ba­ja, ha­cen to­do más di­fí­cil.

Por eso se ha­ce in­dis­pen­sa­ble pen­sar en al­gu­nas “re­glas de bue­na con­vi­ven­cia” que, vá­li­das pa­ra to­dos, de­be­rían ser res­pe­ta­das pa­ra pre­ser­var las re­la­cio­nes per­so­na­les, que es sin du­da una de las co­sas más va­lio­sas que te­ne­mos.

Al­gu­nas con­di­cio­nes que de­ben te­ner­se en cuen­ta se­rían fa­vo­re­cer el in­ter­cam­bio so­cial y fa­ci­li­tar el buen co­no­ci­mien­to en­tre nues­tra gen­te pro­mo­vien­do la to­le­ran­cia y el res­pe­to co­mo dos va­lo­res cen­tra­les.

De par­te de la di­rec­ción es ne­ce­sa­rio dar­le un mar­co de ac­ción a la gen­te tras­mi­tién­do­les cla­ra­men­te qué es­pe­ra la em­pre­sa de ellos, de su ma­ne­ra de tra­tar­se y con­vi­vir. Por ello de­ci­mos que res­pe­to y to­le­ran­cia son los va­lo­res cen­tra­les, no se tra­ta de coin­ci­dir en to­do y de he­cho to­dos so­mos di­fe­ren­tes, pe­ro nos de­be­mos un tra­to que su­me al am­bien­te.

Las di­fe­ren­cias hay que ex­pli­car­las por más que pa­rez­can evi­den­tes: to­dos los se­res hu­ma­nos so­mos di­fe­ren­tes en la ma­ne­ra de va­lo­rar, de pen­sar, de sen­tir, y por lo tan­to a la ho­ra de de­ci­dir y ac­tuar. Co­no­cer me­jor a los de­más es co­no­cer es­tas di­fe­ren­cias que enume­ro y per­mi­tir que po­da­mos, an­tes de juz­gar a los otros, mi­rar có­mo son y có­mo sien­ten los de­más.

La prin­ci­pal ba­rre­ra en la co­mu­ni­ca­ción son los “pre­jui­cios”, o lo que es lo mis­mo, nues­tros jui­cios apre­su­ra­dos so­bre los otros sin pen­sar. Cuan­do los jui­cios se con­vier­ten en pa­la­bras la co­sa em­peo­ra, y de allí al agra- vio hay poco tre­cho.

Cuan­do ma­ne­ja­mos un gru­po so­mos en cier­ta for­ma res­pon­sa­bles de dar con­di­cio­nes pa­ra el in­ter­cam­bio so­cial, la co­mu­ni­ca­ción es­pon­tá­nea, y la re­ve­la­ción mu­tua, que son pa­sos pa­ra la bue­na con­vi­ven­cia. La esen­cia de la con­vi­ven­cia es la co­mu­ni­ca­ción, ha­blan­do se en­tien­de la gen­te, ¿no es cier­to? Los al­ti­ba­jos

Nues­tras re­la­cio­nes con los de­más no son rec­ti­lí­neas, sino que ex­pe­ri­men­tan al­ti­ba­jos. Cuan­to más pro­fun­das son es­tas re­la­cio­nes, tan­to más se no­tan los al­ti­ba­jos.

De­jan­do a un la­do nues­tros ras­gos de per­so­na­li­dad, que in­du­da­ble­men­te in­flu­yen, hay dos pro­ce­sos que afec­tan a los al­ti­ba­jos de nues­tras re­la­cio­nes. En pri­mer lu­gar, las ten­sio­nes pro­du­ci­das por el tra­ba­jo que por un la­do, nos vuel­ve irri­ta­bles y, por otro la­do, se­can las fuen­tes de nues­tra afec­ti­vi­dad. En se­gun­do lu­gar, la fre­cuen­cia y la du­ra­ción de nues­tra in­ter­ac­ción con las per­so­nas que for­man par­te de nues­tro círcu­lo de re­la­cio­nes ín­ti­mas.

Las idas y vuel­tas en las re­la­cio­nes son al­go nor­mal. Fru­to de las per­so­na­li­da­des y la con­vi­ven­cia hay que apren­der a ad­mi­nis­trar con­flic­tos fre­cuen­te­men­te.

Una co­sa que es cu­rio­sa: una re­la­ción es un en­tra­ma­do de bue­nos y de ma­los sen­ti­mien­tos. Y cuan­to más pro­fun­da es una re­la­ción, tan­to más pro­fun­dos son es­tos sen­ti­mien­tos. Las he­ri­das más pro­fun­das las pro­du­cen las per­so­nas más pró­xi­mas a no­so­tros.

Por el otro la­do, cuan­to más pro­fun­da es la re­la­ción tan­to más profundo es el efec­to te­ra­péu­ti­co de unas pa­la­bras di­chas a tiem­po. Por eso, el va­lor in­cal­cu­la­ble de la amis­tad. Pe­ro más allá de que po­da­mos ser ami­gos es­tá cla­ro cuán­to ne­ce­si­ta­mos los unos de los otros y, pa­ra­le­la­men­te, cuán­to po­de­mos ha­cer los unos por los otros.

Por ello es que con­vie­ne an­ti­ci­par y es­tar un pa­so ade­lan­te. A ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad en un equi­po de tra­ba­jo se ha­ce más ne­ce­sa­rio que con nues­tro tes­ti­mo­nio de­mos ejem­plo.

Bas­ta con que nos ca­lle­mos, es­cu­che­mos, in­ten­te­mos en­ten­der­los y les ayu­de­mos a re­fle­xio­nar. Ca­da vez que ha­ce­mos es­to rea­li­za­mos una obra de va­lor in­cal­cu­la­ble, por­que es­ta­mos ayu­dan­do a otra per­so­na a vi­vir en es­te mun­do don­de se mez­clan pe­que­ñas y gran­des ale­grías y pe­que­ños y gran­des su­fri­mien­tos. Re­cor­de­mos, pues, que las bue­nas re­la­cio­nes hu­ma­nas son te­ra­péu­ti­cas y que to­dos, en al­gún mo­men­to, te­ne­mos el po­der de cu­rar un co­ra­zón do­lo­ri­do o ali­viar una an­sie­dad.

En sín­te­sis, las fór­mu­las pa­ra me­jo­rar la con­vi­ven­cia en cual­quier ám­bi­to se ba­san en el co­no­ci­mien­to mu­tuo, en la co­mu­ni­ca­ción, en el res­pe­to y la to­le­ran­cia de las di­fe­ren­cias. Mu­chas de es­tas co­sas se lo­gran cuan­do so­mos ca­pa­ces de po­ner ob­je­ti­vos o desafíos co­mu­nes, que nos ha­cen mi­rar me­nos lo que nos se­pa­ra y po­ner más el fo­co en lo que te­ne­mos en co­mún.

La de­fen­si­vi­dad, enemi­go mor­tal De to­dos los fac­to­res que di­fi­cul­tan el con­tac­to, la co­mu­ni­ca­ción y la con­vi­ven­cia, di­ría que lo que lla­mo la “de­fen­si­vi­dad” es de los peo­res enemi­gos. Es­to ocu­rre sen­ci­lla­men­te cuan­do nos sen­ti­mos “en pe­li­gro”, que tra­du­ci­do es: cues­tio­na­dos, dis­cu­ti­dos, o al me­nos no va­lo­ra­dos co­mo pen­sa­mos.

Allí se dis­pa­ra un me­ca­nis­mo jus­ta­men­te de “de­fen­sa” que nos po­ne en guar­dia, sur­ge la adre­na­li­na y de­ja de te­ner im­por­tan­cia el pro­ble­ma y pa­sa a te­ner re­le­van­cia que ten­ga­mos o de­mos­tre­mos la ra­zón, que no se nos cues­tio­ne o du­de de no­so­tros, lo que hi­ci­mos o nues­tra ca­pa­ci­dad.

Es no­ta­ble, pe­ro es­to (sin lle­gar a la ex­tre­ma sus­cep­ti­bi­li­dad que es pa­to­ló­gi­ca, aun­que ocu­rre) im­pi­de que es­cu­che­mos, ya que to­da nues­tra aten­ción se con­cen­tra en de­mos­trar que te­ne­mos ra­zón, que el otro no en­tien­de na­da, etc. De es­ta ma­ne­ra se con­vier­te en per­so­nal al­go que po­si­ble­men­te no lo ha­ya si­do, de una con­ver­sa­ción pa­sa­mos a una dispu­ta rá­pi­da­men­te y cues­ta enor­me es­fuer­zo des­ac­ti­var­la.

La di­ná­mi­ca ataque/de­fen­sa nos lle­va a com­pli­car las re­la­cio­nes y en­tur­biar la con­vi­ven­cia. La es­ca­la­da de ar­gu­men­tos e in­fe­ren­cias da pa­so a jui­cios, mu­chos de ellos te­me­ra­rios, que no ayu­dan al en­ten­di­mien­to y al res­pe­to.

La me­jor ma­ne­ra de sa­lir de es­te círcu­lo es ba­jar es­ta es­ca­le­ra de in­fe­ren­cias, es dar pie a pre­gun­tar los por­qué de los jui­cios que se ha­cen, an­tes de res­pon­der y de­fen­der­nos. El diá­lo­go se cons­tru­ye so­bre la es­cu­cha, los he­chos y las des­crip­cio­nes, co­sa que cues­ta ho­rro­res. Sa­lir­se de la bús-

To­dos, en al­gún mo­men­to, te­ne­mos el po­der de cu­rar un co­ra­zón do­lo­ri­do

que­da del cul­pa­ble pa­ra in­ten­tar en­con­trar la raíz del pro­ble­ma es una ma­ne­ra prác­ti­ca de me­jo­rar la con­vi­ven­cia.

Co­mo plan­tea­ba Ro­ber­to, el encargado, en el co­mien­zo de la no­ta, es­tar de­lan­te de los pro­ble­mas tie­ne que ver con la ma­ne­ra en que apren­de­mos y mos­tra­mos el ca­mino pa­ra ana­li­zar los pun­tos de vis­ta en­con­tra­dos. Es así y so­lo así co­mo po­dre­mos de­cir: ¡vi­van las di­fe­ren­cias!

Jun­tos, al fren­te. Res­pe­to y to­le­ran­cia son los va­lo­res cen­tra­les, no se tra­ta de coin­ci­dir en to­do.

Fer­nan­do Preu­mayr El au­tor es con­sul­tor pri­va­do y pro­fe­sor de Com­por­ta­mien­to Hu­mano en el Pro­gra­ma de Agro­ne­go­cios de la Uni­ver­si­dad Aus­tral.

Reunión. A ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad en un equi­po, más ne­ce­sa­rio es que de­mos el ejem­plo con nues­tra ac­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.