In­ves­ti­ga­ción orien­ta­da a la trans­fe­ren­cia tec­no­ló­gi­ca

El INTA tra­ba­ja en el desa­rro­llo de una vacuna con­tra la leu­co­sis bo­vi­na en­zoó­ti­ca que pue­de ge­ne­rar be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos pa­ra to­do el sec­tor le­che­ro.

Clarin - Revista Rural - - Ciencia Y Agro - INTA Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

Por de­fi­ni­ción ins­ti­tu­cio­nal, la vin­cu­la­ción tec­no­ló­gi­ca se ocu­pa de trans­fe­rir bie­nes o pro­duc­tos ge­ne­ra­dos por el INTA al sec­tor pri­va­do pa­ra que los ven­da. Só­lo de es­te mo­do, el co­no­ci­mien­to ob­te­ni­do con fi­nan­cia­mien­to del Es­ta­do pue­de trans­for­mar­se en in­su­mos ca­pa­ces de re­sol­ver una de­man­da pro­duc­ti­va pos­ter­ga­da.

En su evo­lu­ción, es­ta área atra­ve­só di­fe­ren­tes eta­pas y, al co­mien­zo, su ac­ción se ba­só en la ins­crip­ción de cul­ti­va­res desa­rro­lla­dos por es­pe­cia­lis­tas del ins­ti­tu­to y trans­fe­ri­dos a una em­pre­sa pa­ra que los mul­ti­pli­que y los co­mer­cia­li­ce. En es­tos ca­sos, las tec­no­lo­gías no pue­den ser mo­di­fi­ca­das por el li­cen­cia­ta­rio y, en el ca­so de ser­lo por el ob­ten­tor, cons­ti­tu­yen una nue­va crea­ción y, por lo tan­to, de­ben ins­cri­bir­se.

Pe­ro hoy y con ma­yor in­ten­si­dad a fu­tu­ro, el sis­te­ma pro­duc­ti­vo exi­ge pro­duc­tos – bio­tec­no­ló­gi­cos, por ejem­plo– con al­to ni­vel de co­no­ci­mien­to, que ne­ce­si­tan su­pe­rar cos­to­sas prue­bas de va­li­da­ción pa­ra cons­ti­tuir­se en in­no­va­cio­nes y cu­yo pa­ten­ta­mien­to re­sul­ta com­ple­jo en tér­mi­nos de pro­pie­dad in­te­lec­tual. Prin­ci­pal­men­te, por­que se tra­ta de desa­rro­llos ob­te­ni­dos a tra­vés de ar­ti­cu­la­cio­nes en­tre ac­to­res pú­bli­cos y pri­va­dos que tie­nen la po­si­bi­li­dad, in­clu­so, de mo­di­fi­car la tec­no­lo­gía y me­jo­rar­la.

En es­te con­tex­to, el INTA im­pul­sa es­tra­te­gias de vin­cu­la­ción que buscan po­ner en va­lor el co­no­ci­mien­to ge­ne­ra­do en los cen­tros de in­ves­ti­ga­ción del ins­ti­tu­to. “Los cam­bios que in­tro­du­ci­mos apun­tan a ace­le­rar la trans­fe­ren­cia de tec­no­lo­gías y a con­so­li­dar un mo­de­lo de ges­tión que fa­ci­li­te los pro­ce­sos de in­no­va­ción”, afir­mó Adol­fo Ce­rio­ni, coor­di­na­dor na­cio­nal de Vin­cu­la­ción Tec­no­ló­gi­ca del INTA.

En es­ta lí­nea, des­ta­có la im­por­tan­cia de in­cor­po­rar una vi­sión in­te­gral. “La vin­cu­la­ción es la in­ter­fa­se que ana­li­za las ca­pa­ci­da­des ins­ti­tu­cio­na­les y di­fun­de el po­ten­cial tec­no­ló­gi­co in­terno en fun­ción de las in­no­va­cio­nes re­que­ri­das por em­pre­sas na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les y la ofer­ta de po­lí­ti­cas pú­bli­cas de fi­nan­cia­mien­to”, ex­pli­có Ce­rio­ni.

Es­ta do­ble mi­ra­da –ins­ti­tu­cio­nal y de mer­ca­do– po­ten­cia la po­si­bi­li­dad de lo­grar co­no­ci­mien­to apli­ca­do y con lle­ga­da a la so­cie­dad. Ba­jo es­ta es­tra­te­gia, se en­cuen­tra en ges­ta­ción la vacuna con­tra la Leu­co­sis Bo­vi­na En­zoó­ti­ca (LBE): se tra­ta del pri­mer desa­rro­llo del INTA que in­clu­ye, des­de su gé­ne­sis, un ri­gu­ro­so es­tu­dio orien­ta­do al ne­go­cio tec­no­ló­gi­co.

La LBE es una in­fec­ción vi­ral am­plia­men­te dis­tri­bui­da en los ro­deos de tam­bo del país que apa­re­ce en ani­ma­les de muy tem­pra­na edad y cau­sa la muer­te de has­ta el 10% de los in­fec­ta­dos. Re­quie­re la apli­ca­ción de una es­tra­te­gia de con­trol pre­coz y su im­pac­to eco­nó­mi­co se agra­va por la fal­ta de tra­ta­mien­to y de una al­ter­na­ti­va de pro­fi­la­xis con­tem­pla­da en el ca­len­da­rio ofi­cial de sa­ni­dad ani­mal.

Fren­te a es­ta pro­ble­má­ti­ca, in­ves­ti­ga­do­res del INTA avan­zan en el desa­rro­llo de una vacuna con­tra es­ta pa­to­lo­gía, ba­sa­da en una ce­pa mo­di­fi­ca- da ge­né­ti­ca­men­te. “Es­ta es­tra­te­gia per­mi­ti­ría re­du­cir el con­ta­gio y la car­ga pro­vi­ral”, ase­gu­ró Ka­ri­na Trono, di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to de Vi­ro­lo­gía del INTA, quien aña­dió: “Co­mo re­sul­ta­dos co­la­te­ra­les, se re­du­ci­ría el ni­vel de lin­fo­sar­co­ma y se eli­mi­na­ría el vi­rus y pro­vi­rus en le­che”.

A seis años del ini­cio de la in­ves­ti­ga­ción, la vacuna pa­só sa­tis­fac­to­ria­men­te las prue­bas a cam­po en con­di­cio­nes con­tro­la­das y se en­cuen­tra en pro­ce­so de en­sa­yo en un tam­bo de la pro­vin­cia de San­ta Fe. “Es­pe­ra­mos con in­te­rés los re­sul­ta­dos de com­por­ta­mien­to de la ce­pa en la fa­se pro­duc­ti­va le­che­ra, que es­ta­rán en poco más de un año”, es­ti­mó Trono.

Se­gún un es­tu­dio del INTA, en 2013 las pér­di­das eco­nó­mi­cas por ani­mal muer­to as­cen­dían a un va­lor apro­xi­ma­do de 5.300 dó­la­res. Es­ta ci­fra con­tem­pla la fal­ta de par­tos y con­se­cuen­te re­po­si­ción de ter­ne­ras; de pro­duc­ción de le­che por va­ca –al­re­de­dor de 9.000 li­tros por año en ca­da lac­tan­cia– y de in­gre­sos por ki­los de car­ne ven­di­dos pa­ra con­su­mo.

En­ton­ces: ¿Se tra­ta de trans­fe­rir una tec­no­lo­gía en es­ta­do ex­pe­ri­men­tal al sec­tor pri­va­do? ¿O avan­zar has­ta com­ple­tar su desa­rro­llo y lue­go trans­fe­rir­la? ¿Con­si­de­rar su trans­fe­ren­cia a tra­vés de una in­cu­ba­do­ra de em­pre­sas pú­bli­ca? ¿De­le­gar su pro­duc­ción en se­rie y su co­mer­cia­li­za­ción a un la­bo­ra­to­rio na­cio­nal o ex­tran­je­ro? ¿Qué con­di­cio­nes de­be­rían con­tem­plar los con­ve­nios de trans­fe­ren­cia pa­ra ali­near in­tere­ses pú­bli­cos y pri­va­dos?

“Es­tos in­te­rro­gan­tes per­mi­tie­ron ana­li­zar el mar­gen de ac­ción del INTA en pos de ges­tio­nar los efec­tos desea­dos de las in­no­va­cio­nes que ge­ne­ra, en lí­nea con las de­man­das del me­dio pro­duc­ti­vo y dan­do ac­ce­so prio­ri­ta­rio a los pro­duc­to­res ar­gen­ti­nos”, ex­pli­có An­drés Cas­te­llano, es­pe­cia­lis­ta en Va­lor Agre­ga­do del Área de Eco­no­mía del INTA Bal­car­ce.

Pa­ra Cas­te­llano, que reali­zó el es­tu­dio de via­bi­li­dad de la vacuna jun­to con Mer­ce­des Goi­zue­ta –in­ves­ti­ga­do­ra de la mis­ma uni­dad del ins­ti­tu­to–, la eva­lua­ción eco­nó­mi­ca y fi­nan­cie­ra de las dis­tin­tas ins­tan­cias que el INTA pue­de asu­mir en el pro­ce­so de trans­fe­ren­cia de la vacuna “de­mos­tró ser una al­ter­na­ti­va aus­pi­cio­sa e in­no­va­do­ra co­mo mo­de­lo de ges­tión”.

La in­ves­ti­ga­ción es­ti­mó el im­pac­to de la in­no­va­ción en fun­ción de su po­ten­cial de mer­ca­do na­cio­nal, re­gio­nal –Mer­co­sur– y global, así co­mo los po­si­bles már­ge­nes per­ci­bi­dos por ob­ten­to­res, in­ver­so­res y el sis­te­ma cien­tí­fi­co-pro­duc­ti­vo del país.

“La exis­ten­cia de la vacuna pue­de traer be­ne­fi­cios pri­va­dos o apro­pia­bles, cap­ta­dos por el in­ver­sor que em­pren­de la pro­duc­ción y co­mer­cia­li­za­ción; be­ne­fi­cios so­cia­les o no apro­pia­bles por el in­ver­sor, pe­ro sí por el sec­tor pri­ma­rio pro­duc­tor de le­che, y aque­llos po­ten­cial­men­te apro­pia­bles por el país en su con­jun­to”, enume­ró Cas­te­llano.

Se­gún el es­tu­dio, la im­ple­men­ta­ción de es­te desa­rro­llo ge­ne­ra­ría un mer­ca­do to­tal de 1.592 mi­llo­nes de dó­la­res en 20 años. En tan­to, “los be­ne­fi­cios so­cia­les, que re­pre­sen­tan in­gre­sos eco­nó­mi­cos no per­ci­bi­dos y cos­tos in­cu­rri­dos por los tam­bos con LBE, al­can­zan los 300 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les –en va­lor pre­sen­te–, si la en­fer­me­dad se erra­di­ca”, cal­cu­ló Cas­te­llano.

Pa­ra el país, las opor­tu­ni­da­des “se des­pren­den de los po­ten­cia­les ne­go­cios que de­ven­drían de li­be­rar de es­ta pa­to­lo­gía al ro­deo le­che­ro ar­gen­tino, y co­mer­cia­li­zar pro­duc­tos li­bres de LBE – va­qui­llo­nas, se­men u em­brio­nes– a paí­ses en fa­ses ini­cia­les de cre­ci­mien­to del sec­tor lác­teo, co­mo Chi­na e In­dia”, se­ña­ló.

Se­gún Goi­zue­ta, la mo­da­li­dad ins­tau­ra­da por es­te es­tu­dio “atien­de a una es­tra­te­gia de va­lor agre­ga­do ins­ti­tu­cio­nal, sus­ten­ta­da en la pro­pie­dad in­te­lec­tual de la vacuna en ma­nos del Es­ta­do na­cio­nal y fi­nan­cia­da en­te­ra­men­te con re­cur­sos pú­bli­cos”. No obs­tan­te, “el Es­ta­do no de­be in­te­grar to­das las eta­pas de una in­no­va­ción, sino aque­llas en las que pue­de avan­zar ha­cia un ma­yor desa­rro­llo y ges­tio­nar su im­pac­to”, acla­ró.

La LBE cau­sa la muer­te de has­ta el 10 por cien­to de los in­fec­ta­dos El mer­ca­do po­ten­cial de la vacuna es de 1.592 mi­llo­nes de dó­la­res en 20 años

Bien sa­ni­tas. Si la en­fer­me­dad se erra­di­ca, los be­ne­fi­cios de­ri­va­dos de la re­duc­ción de cos­tos po­drían al­can­zar los U$S 300 mi­llo­nes anua­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.