Pro­duc­to­res mi­sio­ne­ros, al res­ca­te de la yer­ba Bar­ba­cuá

Un gru­po de yer­ba­te­ros que man­tie­ne un tra­di­cio­nal mo­do de se­ca­do lo­gró cre­cer en pro­duc­ción y ven­tas.

Clarin - Revista Rural - - Alternativas Productivas - INTA Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

Las ho­jas se ex­po­nen al ca­lor del fue­go de le­ña de un se­lec­to gru­po de ma­de­ras

Len­to y de­di­ca­do. Ar­te­sa­nal y na­tu­ral. Así es el pro­ce­so de des­hi­dra­ta­ción al que son so­me­ti­das las ho­jas de yer­ba ma­te. Os­ten­to­sas se ex­po­nen fren­te al ca­lor del fue­go de le­ña de un se­lec­to gru­po de ma­de­ras, pa­ra irra­diar un sa­bor y aro­ma in­con­fun- di­ble. Se tra­ta del sis­te­ma de se­ca­do ti­po Bar­ba­cuá uti­li­za­do por los gua­ra­níes ha­ce más de 400 años.

Gra­cias al apo­yo del INTA, un gru­po Cam­bio Ru­ral de 62 pro­duc­to­res y 16 se­ca­do­res fa­mi­lia­res de Obe­rá, Mi­sio­nes, res­ca­tó la tra­di­ción y se con­vir­tió en la Coope­ra­ti­va de Pro­duc­to­res de Yer­ba Ma­te “Bar­ba­cuá” Li­mi­ta­da. Asi­mis­mo, co­mer­cia­li­zan sus pro­duc­tos en fe­rias co­mo Ca­mi­nos y Sa­bo­res.

“Es­tá­ba­mos a pun­to de des­apa­re­cer”, re­cor­dó emo­cio­na­do Héc­tor Kwasz­ka, uno de los pro­duc­to­res yer­ba­te­ros in­te­gran­te de la Coope­ra­ti­va, quien ase­gu­ró: “Si no hu­bié­se­mos con­ta­do con el apo­yo de los ex­ten­sio­nis­tas del INTA, nos es­ta­ría­mos de- di­can­do a otra co­sa”, ase­gu­ró.

“An­tes, quie­nes pro­du­cía­mos ba­jo sis­te­ma bar­ba­cuá sen­tía­mos ver­güen­za de nues­tro tra­ba­jo. Éra­mos se­ña­la­dos por ha­ber­nos que­da­do en la his­to­ria”, ex­pli­có con nos­tal­gia Kwasz­ka y ase­gu­ró: “Hoy, jun­to al INTA, lo­gra­mos pro­mo­cio­nar nues­tra yer­ba y dar­le pres­ti­gio, ade­más de au­men­tar nues­tra pro­duc­ción por las me­jo­ras en el ma­ne­jo de las plan­ta­cio­nes y por la in­cor­po­ra­ción de tec­no­lo­gía”.

En­tre las nu­me­ro­sas di­fi­cul­ta­des que te­nían pa­ra la ela­bo­ra­ción de la yer­ba, les re­sul­ta­ba im­po­si­ble com­pe­tir con las gran­des in­dus­trias, pro­duc­to de los al­tos cos­tos de es­te sis­te­ma de se­ca­do. Es que, mien­tras los pro­duc­to­res yer­ba­te­ros ba­jo sis­te­ma de bar­ba­cuá se­can 10 mil ki­los de ho­ja ver­de por día, las gran­des em­pre­sas al­can­zan los 150 mil.

En es­te sen­ti­do, Luis Bar­ba­ro, ex­ten­sio­nis­ta del INTA Obe­rá, Mi­sio­nes, que par­ti­ci­pó del apo­yo a los pro­duc­to­res en el pro­ce­so de or­ga­ni­za­ción y ca­pa­ci­ta­ción, ex­pli­có: “Tra­ba­ja­mos jun­to a ellos en el res­ca­te y va­lo­ri­za­ción de es­te pro­duc­to di­fe­ren­cia­do por su sa­bor sua­ve y aro­ma agra­da­ble con más de 400 años de his­to­ria”.

En re­fe­ren­cia al apor­te del INTA, Bar­ba­ro des­ta­có: “Lo más in­te­re­san­te fue de­tec­tar la de­man­da no ex­plí­ci­ta de los pro­duc­to­res y se­ca­de­ros pe­que­ños que se que­da­ban fue­ra de la ca- de­na yer­ba­te­ra y po­der, jun­to con ellos, cons­truir una es­tra­te­gia de desa­rro­llo que con­tem­ple los dis­tin­tos as­pec­tos pa­ra vi­si­bi­li­zar­los”.

Co­mo re­sul­ta­do del tra­ba­jo con­jun­to, se con­for­mó una Coope­ra­ti­va, se acor­dó un pre­cio jus­to del pro­duc­to a co­mer­cia­li­zar ba­jo las 14 mar­cas que tra­ba­jan, al tiem­po que tra­mi­tan la mar­ca co­lec­ti­va e in­cor­po­ran el tu­ris­mo y las fe­rias pa­ra me­jo­rar la pro­mo­ción de sus pro­duc­tos.

Ade­más, su­ma­ron tec­no­lo­gía re­la­cio­na­da con el ma­ne­jo del sue­lo y de las plan­tas que les per­mi­tió el au­men­to de la pro­duc­ción, al tiem­po que se me­jo­ró el pro­ce­so de pro­duc­ción y car­ga con la ins­ta­la­ción de gri­llas, trampas de hu­mo, y la au­to­ma­ti­za­ción de la car­ga de la ma­te­ria pri­ma al bar­ba­cuá.

Pa­ra Bar­ba­ro, “es­ta yer­ba es la com­bi­na­ción jus­ta de ins­ta­la­cio­nes e in- su­mos es­pe­cí cos y de sa­be­res lo­ca­les”, mien­tras que pa­ra Kwasz­ka es “par­te de su his­to­ria, de sus an­te­pa­sa­dos, de sus abue­los”.

Es­te yer­ba es un pro­duc­to di­fe­ren­cia­do que sur­ge de un len­to y de­di­ca­do pro­ce­so de des­hi­dra­ta­ción al que son so­me­ti­das las ho­jas de yer­ba ma­te. Al ser ex­pues­tas por mu­chas ho­ras al ca­lor del fue­go de le­ña de un se­lec­to gru­po de ma­de­ras, irra­dian un sa­bor y un aro­ma in­con­fun­di­ble.

Es­te sis­te­ma an­ces­tral de se­ca­do tie­ne nu­me­ro­sas ven­ta­jas: la ca­li­dad de la ho­ja ver­de co­mo ma­te­ria pri­ma, de­bi­do a la pro­xi­mi­dad de las plan­ta­cio­nes a los pe­que­ños se­ca­de­ros dis­tri­bui­dos en el in­te­rior de las áreas ru­ra­les, y la lo­gís­ti­ca sen­ci­lla, sin in­ter­me­dia­rios.

En es­ta lí­nea, Bar­ba­ro se­ña­ló que el tra­ba­jo ar­te­sa­nal de es­te sis­te­ma in­clu­ye a las fa­mi­lias ru­ra­les en gran par­te del pro­ce­so pro­duc­ti­vo y de ela­bo­ra­ción. Ade­más, per­mi­te el desa­rro­llo eco­nó­mi­co zo­nal –que in­vo­lu­cra a pe­que­ños pro­duc­to­res mi­ni­fun­dis­tas y a los pro­pie­ta­rios de las pe­que­ñas plan­tas ela­bo­ra­do­ras– y por ser un re­ser­vo­rio cul­tu­ral.

Uni­dos. Con apo­yo del INTA, 62 pro­duc­to­res y 16 se­ca­do­res de Obe­rá se con­vir­tie­ron en la Coop. de Pro­duc­to­res de Yer­ba Ma­te “Bar­ba­cuá” Lt­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.