TO­DOS LOS SECRETOS SO­BRE LA PAL­TA

Des­de Tu­cu­mán, Fe­de­ri­co Mar­tí­nez cuen­ta pa­so a pa­so có­mo pro­du­ce es­te co­di­cia­do fruto.

Clarin - Revista Rural - - Portada - Juan I. Mar­tí­nez Dod­da ju­mar­ti­nez­dod­da@gmail.com

“De­me una pa­ra hoy”, pi­de la jo­ven al ver­du­le­ro mien­tras se­ña­la el ca­jón con pal­tas co­mo exi­gién­do­le un cer­ti- fi­ca­do de ga­ran­tía. Lo pri­me­ro que cual­quier de­vo­to de es­te pro­duc­to de­be sa­ber es que en Ar­gen­ti­na el grue­so de la co­se­cha es de abril a ju­lio, aun­que la va­rie­dad Hass (la más co­mún) se pue­de co­se­char has­ta sep­tiem­bre. De mo­do que el in­vierno es la épo­ca don­de la pal­ta de­be­ría es­tar a pre­cios más ac­ce­si­bles, por una cues­tión de ofer­ta y de­man­da.

Por sus re­que­ri­mien­tos en Ar­gen­ti­na, la pro­duc­ción de pal­ta se con­cen­tra en la pro­vin­cia de Tu­cu­mán (70% del to­tal pro­du­ci­do), y se ex­tien­de ha­cia otras re­gio­nes del no­roes­te ar­gen-

En Ar­gen­ti­na el grue­so de la co­se­cha es de abril a ju­lio, y el 70% es­tá en Tu­cu­mán

tino co­mo Sal­ta y Ju­juy.

Jus­ta­men­te en la lo­ca­li­dad de Yu­to, en la pro­vin­cia de Ju­juy, la Fin­ca “La Igua­na” pro­du­ce, en­tre otros fru­tos, pal­ta. “La historia em­pe­zó con mi bi­sa­bue­lo en 1930 que era pro­duc­tor de hor­ta­li­zas, lue­go con mi abue­lo y los cí­tri­cos, ya en 1985 mi pa­dre em­pe­zó a tra­ba­jar en la fin­ca y apos­tó a di­ver­si­fi­car por los pro­ble­mas que atra­ve­sa­ban los cí­tri­cos, en­ton­ces plan­tó pal­tas y man­gos”, re­pa­só Fe­de­ri­co Mar­tí­nez, que hoy lle­va ade­lan­te la fin­ca jun­to a su fa­mi­lia.

En una su­per­fi­cie de 100 hec­tá­reas hoy ade­más cul­ti­van pa­pa­yas, ba­na­na, maracuyá, na­ran­ja, man­da­ri­na, li­món y una ex­tra­ña fru­ta de moda lla­ma­da Pi­taha­ya, una plan­ta cac­tá­cea (fa­mi­lia de los cac­tus) muy re­sis­ten­te a las se­quías, cu­yos “ten­tácu­los” se en­re­dan en los ár­bo­les bus­can­do ali­men­tar­se de la hu­me­dad en sus cor­te­zas. Es una fru­ta dul­ce de car­ne ju­go­sa con se­mi­llas di­mi­nu­tas si­mi­la­res a las del ki­wi.

Vol­vien­do a la pal­ta, tie­nen 10 hec­tá­reas en pro­duc­ción y 12 hec­tá­reas más re­cién im­plan­ta­das. La pro­duc­ción de la fin­ca, de­pen­dien­do del año,

va de 100.000 a 200.000 ki­los por año.

“Es un cul­ti­vo tro­pi­cal que re­quie­re de rie­go adi­cio­nal fue­ra de la tem­po­ra­da de llu­vias, so­por­ta tan­to tem­pe­ra­tu­ras ele­va­das co­mo ba­jas”, re­pa­só Mar­tí­nez. En la fin­ca lle­gan a te­ner 45 gra­dos en ve­rano y hu­bo días de in­vierno con 4 gra­dos ba­jo ce­ro “y la plan­ta lo so­por­tó, só­lo que la flor se vio afec­ta­da com­pli­can­do la pro­duc­ción del año si­guien­te”. “Una he­la­da te pue­de de­jar sin pro­duc­ción pa­ra el año si­guien­te, co­mo ocu­rrió en 2013”, agre­gó Mar­tí­nez.

El ci­clo de pro­duc­ción de la pal­ta se ini­cia en mar­zo con la in­duc­ción de las ye­mas. En agos­to se pro­du­ce la flo­ra­ción y has­ta ene­ro es tiem­po de fi­ja­ción de la fru­ta. De abril a ju­lio es tiem­po de co­se­cha.

“La pal­ta es un cul­ti­vo que re­quie­re de múl­ti­ples cui­da­dos y es ne­ce­sa­rio de­di­car­le mu­cho tiem­po, por­que ade­más del rie­go, la plan­ta re­quie­re fer­ti­li­za­ción, po­da, pul­ve­ri­za­cio­nes y des­ma­le­za­mien­to”, con­tó Mar­tí­nez. En es­te sen­ti­do, una de las di­fi­cul­ta­des es que re­quie­re mu­cha mano de obra, la cual, “no abun­da en la zo­na”.

La prin­ci­pal va­rie­dad que se cul­ti­va en Ar­gen­ti­na –y el mun­do- es la Hass, aun­que tam­bién se cul­ti­van la Lu­la, la Etin­ger y la To­rres, que es de ori­gen na­cio­nal y de gran ta­ma­ño. En “La Igua­na” pro­du­cen Hass y Etin­ger.

Pa­ra Mar­tí­nez, Ar­gen­ti­na no po­dría pro­du­cir mu­cho más de lo que pro­du­ce por­que es un fruto que tie­ne que ser cul­ti­va­do en zo­nas sub­tro­pi­ca­les con cier­to mi­cro­cli­ma, co­mo son el pe­de­mon­te tu­cu­mano, el sal­te­ño o el ju­je­ño, por ejem­plo.

Se­gún Car­los Agui­rre, del INTA Yu­to-Ju­juy, “tem­pe­ra­tu­ras arriba de 40° o su­pe­rio­res cau­san caí­da de fru­tos a me­dio desa­rro­llar o que­ma­du­ras en los fru­tos desa­rro­lla­dos”. El dre­na­je del sue­lo es otro fac­tor im­por­tan­te a te­ner en cuen­ta. Es un cul­ti­vo que ne­ce­si­ta sue­los pro­fun­dos y permea­bles. El lu­gar don­de se desa­rro­lla la plan­ta­ción de­be te­ner un buen dre­na­je pa­ra evi­tar los pro­ble­mas de as­fi­xia ra­di­cu­lar y de en­fer­me­da­des de la raíz (fi­tóf­to­ra, por ejem­plo). Los rie­gos es­pe­cí­fi­cos y pa­ra­me­tri­za­dos hoy per­mi­ten sem­brar en lu­ga­res que no ne­ce­sa­ria­men­te ten­gan ex­tre­ma­da pen­dien­te por­que el agua apor­ta­da se do­si­fi­ca.

En cuan­to a la co­mer­cia­li­za­ción, los pro­duc­to­res ven­den a unos 20 pe­sos el ki­lo cuan­do en las ver­du­le­rías se con­si­guen, se­gún la épo­ca, la zo­na y el ver­du­le­ro, 20 a 30 pe­sos ca­da uni­dad. ¿Es ne­go­cio? “Si se lo­gra una pro­duc­ción de 15.000 ki­los por hec­tá­rea sí - ar­gu­men­tó Mar­tí­nez-, pe­ro es com­pli­ca­do de lo­grar­lo por­que es un cul­ti­vo muy irre­gu­lar”.

En Amé­ri­ca, la pro­duc­ción de pal­ta se con­cen­tra en Nor­te y Cen­troa­mé­ri­ca, que pro­du­cen el 41% del to­tal mun­dial mien­tras a Amé­ri­ca del Sur le co­rres­pon­de un se­gun­do pues­to con un 21% so­bre el to­tal.

Los prin­ci­pa­les im­por­ta­do­res son In­gla­te­rra, Fran­cia, Ale­ma­nia, Ita­lia, Bélgica, Paí­ses Ba­jos, Di­na­mar­ca, Sue­cia, Ja­pón y No­rue­ga. En­tre los prin­ci­pa­les ex­por­ta­do­res se des­ta­can Is­rael, Mé­xi­co (des­ta­ca­do tam­bién en con­su­mo), Su­dá­fri­ca, Es­pa­ña, Chile y Es­ta­dos Uni­dos.

En Ar­gen­ti­na, si bien ha cre­ci­do el con­su­mo de pal­ta no hay es­ta­dís­ti­cas con­cre­tas, pe­ro os­ci­la en­tre 100 y 500 gra­mos por per­so­na por año (en Chile al­can­za los 3 ki­los y en Mé­xi­co tre­pa a 10). La prin­ci­pal for­ma de con­su­mo lo­cal es en fres­co. Ar­gen­ti­na con­su­me lo que pro­du­ce. Cuan­do fal­ta se im­por­ta de Chile o Mé­xi­co.

Des­de el pun­to de vis­ta nu­tri­cio­nal, la pal­ta con­tie­ne una gra­sa si­mi­lar a la de la acei­tu­na, que fa­vo­re­ce el buen fun­cio­na­mien­to del co­ra­zón. Tam­bién es ri­ca en vi­ta­mi­na E. 100 gra­mos de pul­pa de pal­ta apor­tan al­re­de­dor de 160 ca­lo­rías, 2 gra­mos de pro­teí­na y 15 gra­mos de gra­sas sa­lu­da­bles. Pe­ro tam­bién es ri­ca en mag­ne­sio, áci­do as­cór­bi­co, fós­fo­ro y po­ta­sio. Un da­to: tie­ne 60 ve­ces más po­ta­sio que la ba­na­na.

El desafío pa­ra Mar­tí­nez y la fin­ca fa­mi­liar es se­guir co­mo des­de ha­ce 90 años pro­du­cien­do y desa­rro­llan­do la re­gión, bien me­ti­do en el “em­pei­ne” del za­pa­to ima­gi­na­rio que di­bu­ja la pro­vin­cia de Ju­juy.

Los pro­duc­to­res ven­den a 20 pe­sos el ki­lo y en ver­du­le­rías se pa­ga 30 la uni­dad

Cul­ti­vo tro­pi­cal. La pal­ta re­quie­re rie­go adi­cio­nal fue­ra de la tem­po­ra­da de llu­vias. En “La Igua­na” tie­nen 10 hec­tá­reas en pro­duc­ción y 12 hec­tá­reas más re­cién im­plan­ta­das.

Vi­ve­ro. En el es­ta­ble­ci­mien­to pro­du­cen las va­rie­da­des de pal­ta Hass y Etin­ger..

Ca­jo­nes. La pro­duc­ción de la fin­ca, de­pen­dien­do del año, va de 100.000 a 200.000 ki­los.

Cac­tá­cea. La pi­taha­ya es una ex­tra­ña fru­ta de moda, par­te del aba­ni­co pro­duc­ti­vo.

Com­pa­ñía de lu­jo. Martinez (de­re­cha) jun­to a su mu­jer y el chef Ger­mán Mar­ti­te­gui.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.