EN TIEM­POS IN­CIER­TOS, CUEN­TAS CLA­RAS

Una guía prác­ti­ca pa­ra cal­cu­lar to­dos los cos­tos de la em­pre­sa de ma­qui­na­ria agrí­co­la.

Clarin - Revista Rural - - Portada - Juan B. Rag­gio jrag­gio@fyea.com.ar

Cuan­do termina la co­se­cha, que­da un tiem­po al­go más cal­mo que pue­de ser apli­ca­do a pen­sar en la es­pi­na dor­sal del equi­po, co­mo son sus cos­tos. El co­no­ci­mien­to de sus cos­tos al de­ta­lle ayu­da­rá a tra­ba­jar con sus equi­pos co­no­cien­do el mar­gen y sor­tean­do los even­tua­les ries­gos de ca­da ne­go­cio. Des­apa­re­cen los cré­di­tos ba­ra­tos y la in­fla­ción aprie­ta con el au­men­to de los in­su­mos de ba­se, co­mo mano de obra y ga­soil, y se po­ne bra­va la si­tua­ción de la em­pre­sa de ma­qui­na­ria. Más aún si es una ac­ti­vi­dad fi­nal, no in­ter­me­dia.

Exis­ten ne­go­cios en los que el con­tra­tis­ta pue­de de­fen­der sus po­ro­tos y tam­bién hay de los otros. Cuan­to más co­noz­ca sus cos­tos, más co­no­ce­rá sus lí­mi­tes. Co­mo el ca­pi­tán del bar­co que sa­be dón­de es­tán los arre­ci­fes, o el nadador sa­be dón­de hay ti­bu­ro­nes. Pa­sa­do el pe­río­do de in­fla­ción al­ta, co­mo en épo­cas an­te­rio­res, ha­brá fi­na­li­za­do otro za­ran­deo y que­da­rán los me­jo­res y más pre­ca­vi­dos com­pe­ti­do­res. Es me­jor ele­gir los ne­go­cios y no es cier­to que to­do su­ma. Vea­mos en­ton­ces al­gu­nas cla­ves.

Los cos­tos son de te­nen­cia y ope­ra­ción y po­dría de­cir­se que los pri- me­ros son los fi­jos y los se­gun­dos va­ria­bles, re­la­ti­vos al anual del equi­po.

Los cos­tos fi­jos ge­ne­ra­dos por la pro­pie­dad de los equi­pos, in­clu­yen las com­pen­sa­cio­nes (amor­ti­za­cio­nes) por la de­pre­cia­ción, el in­te­rés por el ca­pi­tal in­ver­ti­do, cos­to de guar­da, se­gu­ros e im­pues­tos di­ver­sos.

Los cos­tos va­ria­bles (por la ope­ra­ción) in­clu­yen: mano de obra (ope­ra­do­res), re­pa­ra­cio­nes y man­te­ni­mien­to, combustible, lu­bri­can­tes.

La amor­ti­za­ción –uno de los com­po­nen­tes cen­tra­les del cos­to fi­jo- es la com­pen­sa­ción por la de­pre­cia­ción del bien, y es­ta de­pre­cia­ción es la de­cli­na­ción en el va­lor del equi­po de­bi­do a la edad, uso o por­que la tec­no­lo­gía per­mi­tió la in­tro­duc­ción en el mer­ca­do de má­qui­nas que de­jan ob­so­le­to al equi­po en cues­tión.

Por ejem­plo, su­pon­ga que pla­nea ar­mar un equi­po pa­ra la siem­bra di­rec­ta de grano fino con un trac­tor de 140 HP de cua­tro rue­das mo­tri­ces, cu­yo pre­cio de lis­ta es US$80.000. En la ope­ra­ción lo­gra un buen des­cuen­to y lo pa­ga fi­nal­men­te US$ 74.000 y es­pe­ra ven­der­lo a 35.000 lue­go de 8 años de uso. Por lo tan­to la amor­ti­za­ción anual se­rá (74.000 – 35.000)/8= US$ 4.875 US$/año. Es­te cálculo es a mo­ne­da cons­tan­te, li­bre de in­fla­ción. Cuan­do la in­fla­ción ge­ne­ra au­men­to de va­lor re­la­ti­vo de los equi­pos (aun con el pa­so del tiem­po y su uso), es ne­ce­sa­rio re­va­lo­ri­zar la cuo­ta de amor­ti­za­ción en un ran­go en­tre va­lor mí­ni­mo y va­lor má­xi­mo. El mí­ni­mo con­si­de­ra una cuo­ta que per­mi­ta re­no­var el equi­po en tiem­po y for­ma. El má­xi­mo, un va­lor que per­mi­ta com­pe­tir en al­gu­na ca­te­go­ría de mer- ca­do de los pres­ta­do­res de ser­vi­cio.

Es­ta­mos ha­blan­do siem­pre de la amor­ti­za­ción eco­nó­mi­ca que es la cuo­ta a re­ser­var des­ti­na­da a la reposición del bien, o bien es la pér­di­da de va­lor o de­pre­cia­ción de­bi­do al des­gas­te o la ob­so­les­cen­cia. Un pro­ce­di­mien­to apli­ca­ble es guiar­se por los va­lo­res ac­tua­li­za­dos del pre­cio de lis­ta del trac­tor de su va­lor de re­ven­ta.

Otra di­fe­ren­te es la amor­ti­za­ción, la im­po­si­ti­va que sue­len es­ta­ble­cer en­tes pro­vin­cia­les o na­cio­na­les con fi­nes re­cau­da­to­rios.

El In­te­rés que co­rres­pon­de al ca­pi­tal in­ver­ti­do –otro com­po­nen­te del cos­to fi­jo-, pue­de ser el que us­ted le pa­gue al ban­co por el prés­ta­mo pa­ra la com­pra del equi­po, aun­que si tie­ne pla­ta y pre­fie­re in­ver­tir­la en es­ta nue­va má­qui­na y no pe­dir pres­ta­do, es la si­tua­ción si­mi­lar a la del ban­co, só­lo que el in­te­rés de­be ano­tar­se a su fa­vor. Una bue­na apro­xi­ma­ción de cálculo es sa­car el pro­me­dio del ca­pi­tal in­ver­ti­do en el bien a lo lar­go de su vi­da útil. En el ejem­plo del trac­tor la in­ver­sión pro­me­dio se­rá ( US$ 74.000+ US$ 35.000)/ 2= US$54.500.

En es­tos ca­sos, co­mo ta­sa de in­te­rés se pue­de to­mar una ta­sa pro­me­dio equi­va­len­te a in­ver­sio­nes de si­mi­lar ries­go. En ma­qui­na­ria agrí­co­la, la cual for­ma par­te del ca­pi­tal fi­jo in­ani­ma­do y tam­bién lla­ma­do ac­ti­vo cir­cu­lan­te de la em­pre­sa -y den­tro del es­te es un bien de uso-, se pue­den apli­car ta­sas que ron­dan 7%. La in­fla­ción exis­ten­te, al­ta o ba­ja, es com­pen­sa­da al con­si­de­rar la va­ria­ción del pre­cio del bien en el mer­ca­do, (que mo­di­fi­ca el ca­pi­tal in­ver­ti­do). En otras pa­la­bras, si se to­ma una ta­sa del 7% anual pa­ra el in­te­rés del ca­pi­tal in­ver­ti­do, co­mo el va­lor del bien (usa­do y nue­vo) es de­fi­ni­do por el va­lor del mer­ca­do, y es­te va­lor es­tá di­rec­ta­men­te in­fluen­cia­do por la in­fla­ción con un va­lor ac­tua­li­za­do, (ac­tua­li­za­ción de la que se en­car­ga el mer­ca­do).

Si se re­cu­rre a ta­sas de in­ver­sión fi­nan­cie­ra -ta­sas ban­ca­rias-, es ne­ce­sa­rio di­fe­ren­ciar en­tre ta­sa real de in­te­rés, ta­sa no­mi­nal -que es la su­ma de la ta­sa real más la ta­sa de in­fla­ción-, y ta­sa de in­fla­ción. Es es­pe­ra­ble que la ta­sa no­mi­nal su­pere a la de la in­fla­ción, co­sa que no se cum­ple con las ta­sas sub­ven­cio­na­das con fon­dos fis­ca­les. A fin de no so­bre­di­men­sio­nar cos­tos es con­ve­nien­te re­cor­dar nue­va­men­te que el va­lor de mer­ca­do de un equi­po es afec­ta­do por la in­fla­ción.

En­ton­ces en nues­tro ejem­plo, y con­si­de­ran­do la ta­sa que se apli­ca a los bie­nes de ca­pi­tal, el mon­to del in­te­rés anual se­rá US$54.500 x 0,07 = US$3.815. Ade­más el va­lor de la má­qui­na cam­bia con la in­fla­ción. Así el cos­to fi­jo to­tal anual se­rá = US$4.875 + US$3.815 = US$ 8.690

No ol­vi­de­mos que un cos­to es una foto ya que es útil pa­ra el mo­men­to en el que se ha­ce el cálculo y un “po­co de tiem­po más ade­lan­te”, trans­cu­rri­do el cual de­be ac­tua­li­zar­se el cálculo. El rit­mo in­fla­cio­na­rio de­ter­mi­na la du­ra­bi­li­dad del cálculo. En la ac­tua­li­dad la compu­tación es la he­rra­mien­ta que per­mi­te la re­no­va­ción del cálculo de ma­ne­ra rá­pi­da y precisa.

El cos­to va­ria­ble -combustible, man­te­ni­mien­to y mano de obra- lo de­ja­mos pa­ra una pró­xi­ma no­ta.

En uso. Los cos­tos fi­jos por la pro­pie­dad de los equi­pos in­clu­yen las amor­ti­za­cio­nes por la de­pre­cia­ción, el in­te­rés por el ca­pi­tal in­ver­ti­do, cos­to de guar­da, se­gu­ros e im­pues­tos di­ver­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.